100 días de Galán

Una ciudad no se cambia en 100 días, pero Bogotá Cómo Vamos se adelanta a hacer un balance sobre algunos indicadores de calidad de vida en lo que vamos de año administrativo.

Columna ADN.

Una ciudad no se cambia en 100 días, pero Bogotá Cómo Vamos se adelanta a hacer un balance sobre algunos indicadores de calidad de vida en lo que vamos de año administrativo.  

Entre los retos que el alcalde ha tenido que asumir está la calidad del aire. Los incendios forestales de enero que llegaron a niveles críticos en marzo, y declararon la alerta por una semana, conllevaron a que Bogotá tuviera un inicio de año con los peores niveles de calidad de aire en comparación con cualquier mes de 2023. Un año con fenómeno de El Niño es exigente en materia ambiental y la calidad del aire debe ser una prioridad. 

Posteriormente, los medios se llenaron de noticias sobre el aumento en la inseguridad de Bogotá. No obstante, entre enero y marzo de 2024 ocurrieron 17 homicidios menos que en el mismo periodo del año pasado, así como 8.000 denuncias menos de hurtos a personas; indicador que mide el número de hurtos denunciados, por lo que no se sabe si disminuyeron los hurtos o si bajó la denuncia. Sin embargo, los delitos como las lesiones personales y la extorsión subieron considerablemente en los primeros meses del año. 

Finalmente, un tema al que la administración debe prestar mayor atención es la seguridad vial. Entre enero y marzo de 2024 hubo 148 muertes por siniestros viales, 8 más que en el mismo periodo del año pasado. Todas estas muertes son prevenibles, pero es necesario intervenir múltiples frente para evitarlas. 

En 100 días Galán se ha enfrentado a coyunturas que empiezan a dilucidar su estilo de gobierno, pero vendrán muchas más y desde Bogotá Cómo Vamos seguiremos analizando los indicadores de manera independiente e imparcial.