Bogotá: retos para 2015

Compartimos algunos de los principales retos que tiene la ciudad en 2015 para mejorar su calidad de vida

SEGURIDAD

De acuerdo con la Encuesta de Percepción Ciudadana que realiza el programa, en los últimos siete años la percepción de inseguridad en la ciudad casi se duplica. Si bien ha habido avances en indicadores como la tasa de homicidios y ya se cumplió con la meta establecida en el Plan de Desarrollo, aún no se cumplen las metas para hurto a personas, lesiones personales y hurto a residencias.

En cuanto a la tasa de homicidios es pertinente que la Administración evalúe la efectividad del plan 75/100, pues el aumento de 64 casos entre los años 2013 y 2014 indica que las medidas no están logrando el impacto esperado. En esa misma línea, se debe ahondar en estudios que permitan comprender o evaluar el impacto de otras medidas adoptadas por la Administración Distrital, como por ejemplo la política de desarme, la flexibilidad del horario de la rumba extendida, la restricción de horario y del expendio y consumo de bebidas alcohólicas o embriagantes, y el Plan Cuadrantes de la Policía.

De igual forma, es necesario continuar atacando delitos de alto impacto como el hurto a celulares que representó el principal tipo de robo, con 67% de quienes fueron víctimas, de acuerdo con datos de la Encuesta de Percepción Ciudadana 2014. El Programa considera que es pertinente reestructurar la estrategia de identificación, judicialización y captura de los delincuentes asociados al hurto a personas en Bogotá, apoyando con mayor presencia institucional en espacios de alta concentración de población (transporte y espacio público).

Además de las medidas policivas, avanzar en programas que incluyan aspectos de seguridad y de convivencia ciudadana, así como mejorar el mobiliario urbano y la iluminación son estrategias complementarias que deben ejecutarse para reducir la inseguridad en la ciudad.

MOVILIDAD

El 50% de los bogotanos piensa que la construcción del Metro es una de las principales soluciones para los problemas de movilidad de la ciudad, pero a la vez, el 54% opina que se deben arreglar las vías, según datos revelados en la Encuesta de Percepción Ciudadana 2014. Esto evidencia que la ciudadanía reclama obras de infraestructura a la vez que soluciones tangibles de corto plazo que mejoren su calidad de vida: el 65% cree que en 2014 sus trayectos de demoraron más.

Las obras contenidas en el cupo de endeudamiento están programadas para ser construidas entre 2014 y 2016 y en su mayoría deberán estar terminadas después del fin de la vigencia del Plan de Desarrollo Bogotá Humana, un asunto preocupante porque la administración se había comprometido a construir buena parte de estas durante el actual Plan de Desarrollo. Ninguna de las construcciones de transporte público estará lista antes de 2016.

La Administración requiere avanzar no sólo en la creación de la institución que gerenciará el megaproyecto del metro, la construcción del primer cable en la ciudad y definir la construcción de la troncal de Transmilenio por la Avenida Boyacá, sino también en consolidar la implementación del 100% del SITP, agilizar el cronograma de obras para el mejoramiento de la malla vial y lograr una mejora en el servicio actual de Transmilenio.

Por su parte, la administración actual se comprometió en el Plan de Desarrollo con la construcción de 145 kilómetros de ciclorrutas, hasta el momento sin avances significativos. Además se debe avanzar con el contrato de bicicletas públicas en Bogotá, para contar con una política pública de movilidad sostenible, que ha sido unos de los temas bandera de la Administración con pocos avances significativos para la ciudad.

Con relación a Transmilenio, debe señalarse en los últimos 7 años la satisfacción con este medio de transporte ha registrado una reducción de 34 puntos porcentuales, de acuerdo con la Encuesta de Percepción Ciudadana 2014. En este año sólo el 15% de quienes lo utilizan se siente satisfecho con él, lo cual hace necesario que en este año la Administración tome medidas para evitar que continúe el deterioro de este sistema.

Otra tarea importante en 2015 es la chatarrización para lograr sacar de circulación 7.650 vehículos de transporte público convencional.

Liderazgo institucional, una juiciosa evaluación de riesgos y reestablecer la confianza ciudadana en la ejecución de obras, son tareas adicionales que se suman en este nuevo año.

PRIMERA INFANCIA

Siendo una de las apuestas de la actual Administración, el Programa quiere llamar la atención en 2015 sobre una mirada territorial a la situación de la primera infancia en Bogotá. Según un estudio realizado por Bogotá Cómo Vamos presentado el año pasado, los niños y niñas de 0 a 5 años en la ciudad pueden estar teniendo menos oportunidades por vivir en ciertas zonas, al comparar 12 indicadores. Esto significa que las trampas de desigualdad podrían estar convirtiendo al territorio en parte de la fuente de exclusión para miles de pequeños bogotanos.

Las 5 localidades que se diagnosticaron con una condición desfavorable en 2014 para la primera infancia son: Usme, Ciudad Bolívar, Santafé, La Candelaria y San Cristóbal, al analizar 4 tipos de realizaciones, entre las cuales están: nutridos adecuadamente, saludables, con sus derechos promocionados o restablecidos y en ambientes favorables a su desarrollo.

Identificar qué territorios y aspectos requieren un esfuerzo integral de la política pública para mejorar las condiciones de la niñez, es vital para este 2015.

CONCLUSIONES

La satisfacción ciudadana con la calidad de vida que ofrece Bogotá como una ciudad para vivir tuvo una caída de 13 puntos porcentuales, al pasar de una calificación de 61% a 48%, de acuerdo con la Encuesta de Percepción Ciudadana 2014. La Encuesta revela además que 2 de cada 10 ciudadanos manifestaron sentirse insatisfechos con Bogotá y el optimismo y el orgullo por la ciudad decrecieron nueve puntos porcentuales entre 2013 y 2014, alcanzando 49% y 30%, respectivamente.

Esta situación indica que en 2015 debe haber avances en múltiples frentes para lograr que en su vida cotidiana los bogotanos perciban mejoras en su relación con la ciudad. Si bien, el debate electoral estará presente, la Administración necesita concentrarse en el cumplimiento de metas del Plan de Desarrollo, lo cual debe estar acompañado de una adecuada gestión presupuestal y restablecimiento de la confianza ciudadana: el 47% de los bogotanos cree que el nivel de corrupción en 2014 sigue igual (datos de la Encuesta de Percepción Ciudadana 2014).