Bogotá: a trabajar como región y desde lo local

La ciudad debe gestionar sus relaciones con la región y a la vez trabajar desde las realidades de sus 20 localidades.

Para mejorar la calidad de vida de los bogotanos, la ciudad debe gestionar sus relaciones con la región y a la vez trabajar desde las realidades de sus 20 localidades. Entender cómo se interrelacionan estas dos  perspectivas, incide en la formulación de políticas más ajustadas a las dinámicas de la ciudad.

Desde el enfoque regional un avance importante es la consolidación de la Región Administrativa de Planeación Especial (RAPE) de la Región Central, que agrupa a Bogotá con Cundinamarca, Boyacá, Meta y Tolima, suma 316 municipios y representa el 40% del PIB nacional.

Por su parte, un enfoque local implica analizar las dinámicas propias de las  localidades de Bogotá, reconociendo su territorio y población. Por ejemplo, Usaquén tiene una población similar a Pereira, San Cristóbal a Pasto y Suba tiene dos veces la cantidad de personas que Ibagué, lo cual evidencia que Bogotá es muchas ciudades en una sola.

Enfrentar fenómenos como la pobreza oculta o establecer la focalización de subsidios, requiere un trabajo local, pero otros retos como la descontaminación del Río Bogotá, la integración del SITP y la seguridad alimentaria, evidencian la necesidad de trabajar desde la región y lo local al mismo tiempo. Ambos enfoques son indispensables para una Bogotá que mejora las condiciones de su población, sin perder de vista a sus vecinos.