Carrera de resistencia


Lograr educación y empleo para un joven en Bogotá, es una carrera de resistencia. En el cierre de 2020, 539.911 jóvenes no accedían a educación ni empleo en la ciudad (DANE – GEIH). Adicionalmente, según ha documentado GOYN Bogotá, preocupa la salida de jóvenes del mercado laboral a causa de la pandemia con especial afectación en jóvenes mujeres.

Esta carrera de resistencia tiene diversos obstáculos. El primero, es ingresar a la educación superior. En promedio en Bogotá se gradúan al año de educación media 81 mil jóvenes de los cuales solo el 48,2% transita inmediatamente a la educación superior. El segundo es que todos quienes ingresan a la educación superior no logran finalizarla, según el Sistema para la Prevención de la Deserción de la Educación Superior, solo el 48,9% terminan esta formación.

Finalmente, cuando un joven logró pasar la trayectoria de ingresar a la educación superior y finalizarla, se enfrenta a un reto de alta complejidad: ingresar al mercado laboral. La tasa de desempleo de los jóvenes durante el 2020 en la ciudad fue de 27,5%. En síntesis, de cada 100 jóvenes que se gradúan del colegio en Bogotá solo 48 accederían a formación superior, de estos solo 21 se graduarían y 14 conseguirían empleo.

Se puede concluir categóricamente que, si buscamos una reactivación económica inclusiva y sostenible, se debe posicionar la falta de oportunidades para los jóvenes. En esta agenda urge que sean escuchadas las demandas de la juventud y puedan ser canalizadas por el gobierno, instituciones educativas de todo nivel y el sector privado buscando generar puentes y escenarios de transformación de una realidad que es y será cada vez mas costosa para nuestra ciudad.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, jueves 3 de junio de 2021.