Artículos

¿Cómo vamos en medioambiente en Bogotá?

El Informe de Calidad de Vida del programa Bogotá como Vamos ha demostrado ser una herramienta de evaluación que desde hace veinticuatro años ha permitido conocer los resultados de la gestión de la ciudad para mejorar la calidad de vida y su impacto en la ciudadanía. En particular, el capítulo de Cómo Vamos en Medioambiente ha consolidado un diagnóstico permanente de las tendencias del estado ambiental de la ciudad con la intención de aportar a su desarrollo y responder a las expectativas y demandas al derecho de un ambiente sano y una mejor calidad de vida para la ciudadanía.

Actualmente, la evaluación ambiental presentada por Bogotá Cómo Vamos se ha convertido en una herramienta activa del proceso de planificación y gestión ambiental en la ciudad. Ha hecho énfasis en factores como el aire, el ruido, el agua, los residuos sólidos, las áreas verdes y la adaptación al cambio climático. Este enfoque integrador apoya la formulación de estrategias de control e informa a la población sobre la situación ambiental urbana, contribuyendo a la consolidación de una ciudad más habitable, sostenible y resiliente. Gracias a la información reportada en el informe 2019 se establecieron dos nuevas estaciones de monitoreo de material particulado (MP) durante el segundo semestre del 2020 (Ciudad Bolívar, Jazmín) y tres nuevas estaciones durante el 2021 (Bolivia, Móvil Fontibón y Usme).

Un factor importante en el que se evidencia el aporte del programa Bogotá Cómo Vamos es el de los residuos sólidos. Los residuos sólidos afectan la calidad de vida humana, los ecosistemas y en general la salud pública. Entre los años 2017 y 2019 se registró en Bogotá una tendencia creciente en el volumen de residuos sólidos dispuestos (entre 64 y 97.000 toneladas) lo que conllevó entre otros, a consolidar el programa «Pongamos a Dieta a Doña Juana», el cual se implementó en 2021 y tuvo como objetivo minimizar el impacto ambiental en la ciudad, promover la cultura del reciclaje y el aprovechamiento, estimular la economía circular y apoyar a los más de 24.000 recicladores de oficio de la capital.

Así mismo, Bogotá Cómo Vamos resalta en el Informe 2021 la gestión de la administración local por el incremento en la cobertura arbórea por hectárea. Este indicador ha obtenido los valores más altos en los últimos 5 años. El aumento en la cobertura arbórea urbana implica beneficios directos en la calidad ambiental de la ciudad, ya que resulta en una mayor capacidad de regulación térmica para la ciudad, uno de los servicios ecosistémicos más necesarios en las ciudades contemporáneas. Así mismo, mejora la calidad del aire y promueve la disponibilidad de hábitat, para la flora y fauna urbana, manteniendo así la biodiversidad.

Por: Camilo Correa y María Cristina Arenas. Profesores, Facultad de Estudios Ambientales y Rurales, Pontificia Universidad Javeriana. Capítulo de Medioambiente Informe de Calidad de Vida 2021,  Bogotá Cómo Vamos

Columna de opinión publicada en periódico El Tiempo, 16 de septiembre de 2022

Artículos

Paz en Bogotá

Ayer se celebró el Día Internacional de la Paz, declarado por la ONU. Es difícil describir cómo vamos en el tema sin mencionar el comportamiento de los homicidios en general y contra líderes sociales, las lesiones personales, entre otros indicadores que se aproximan, en una noción limitada, a la paz territorial.

Ello sucede, si nos hacemos la pregunta desde la mirada clásica de Bogotá Cómo Vamos en la que el lenguaje se plantea con cifras y las tendencias dan parte de la realidad.

En una evolución del Programa Bogotá Cómo Vamos, sin descuidar lo que nos mantiene vigentes, a través de los proyectos «Yo aporto al derecho a la ciudad» e «Incubadora de expertos» nos aproximamos a la creación y movilización de conocimiento desde una perspectiva centrada en las personas. En el marco de estos dos proyectos nos ilusiona el trabajo de incidencia con mujeres rurales de Quiba, área rural de Ciudad Bolívar, y las estudiantes de la Universidad del Rosario, en torno a la asociatividad e independencia económica.

El desafío, tanto de las estudiantes como de las mujeres rurales de esta casi megaciudad-región, implica un ejercicio de memoria y diálogo de paz entre la academia, la comunidad y la sociedad civil. Justamente, desde el componente que reivindica los vínculos urbano-rurales, expuesto por el concepto de Derecho a la Ciudad, estamos empezando a construir una noción más profunda de la paz. Esperamos, desde Bogotá Cómo Vamos, seguir incorporando más visiones como la de las mujeres quibanas en nuestra forma de aproximarnos a la comprensión de nuestro hogar.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 22 de septiembre de 2022

Artículos

Inclusión y equidad en la reactivación económica de Bogotá

Para una recuperación inclusiva y equitativa, Bogotá adoptó políticas orientadas a tres ejes.

Bogotá Cómo Vamos en conjunto con investigadores de Alianza EFI y el equipo técnico de UR Equidad de la Universidad del Rosario realizaron el análisis del capítulo de Economía y Pobreza del Informe de Calidad de Vida 2021. El proceso de recuperación económica postpandemia no se trató solamente de acelerar la reactivación económica, sino de hacerlo con un enfoque inclusivo y de equidad que mitigara las brechas que se profundizaron como consecuencia de la pandemia.

Bogotá adoptó este reto desde tres ejes: Un eje de subsidios y transferencias a nivel distrital, dentro del cual se resalta el programa Bogotá Solidaria en Casa como una de las primeras apuestas en América Latina para constituir una Renta Básica Universal; un eje de género y economía del cuidado, destacándose las manzanas del cuidado para relevar a miles de mujeres de las exigencias del trabajo doméstico no remunerado; y, finalmente, un eje de recuperación del empleo enfocado en acciones específicas de promoción para los grupos sociales más vulnerables.

Las diversas apuestas de política pública adoptadas en el marco de la recuperación económica permitieron ampliar el horizonte de atención de la red social del Distrito Capital. En Bogotá, 849.542 hogares recibieron algún tipo de transferencia monetaria periódica durante el transcurso de la pandemia que, complementado por las apuestas de generación de empleo como el subsidio de nómina y de acceso a crédito, fortalecieron la liquidez de los hogares más vulnerables. La respuesta del distrito también permitió poner a prueba la red de cuidado distrital, beneficiando a 24.000 mujeres microempresarias, 15.000 niños y adolescentes en condición de vulnerabilidad, y 23.338 adultos mayores atendidos en el marco de las apuestas de género y economía del cuidado.

Si bien hemos escapado a lo peor de la pandemia, los datos de la recuperación para Bogotá en el 2021 nos invitan a no descuidarnos en la consecución de las metas propuestas. A pesar de que 327.324 personas lograron salir de la pobreza en el 2021, representando aproximadamente el 23,4 % de la reducción de la pobreza a nivel nacional, la ciudad aún presenta niveles de pobreza y desigualdad históricamente altos, sobre todo entre grupos de especial vulnerabilidad.

En la misma línea, persisten impactos importantes sobre mujeres, migrantes y de estratos bajos que debemos atender. Por ejemplo, si bien es cierto que, algunas apuestas de política pública estuvieron encaminadas a reducir la brecha de género, se observó que estas persistieron entre el 2020 y el 2021. En específico, la proporción de mujeres en trabajos no remunerados y labores de cuidado superó a la de los hombres en 19,1 p.p. En el caso de la población migrante venezolana, su nivel de pobreza monetaria ha continuado en aumento pasando de estar en un 66,9 % en 2020 a un 70,6 % en 2021, similar a lo que ha sucedido con las personas de los estratos 1 y 2, cuyo nivel de pobreza aumentó del 45,9 % en 2020 al 48,2 % en 2021.

 

Por Carlos Eduardo SepúlvedaDecano de Economía de la Universidad del Rosario. Líder capítulo de Economía y pobreza Informe de Calidad de Vida 2021, Bogotá Cómo Vamos.

Publicado en El Tiempo, 09 de septiembre de 2022

Artículos

Concejo de Bogotá: ¿cuáles son los temas sobre los…

Informe de Concejo Cómo Vamos 2022-I les puso la lupa a las temáticas de los debates.

¿Sobre qué temas están debatiendo los concejales de Bogotá? Esta es otra de las preguntas que respondió Bogotá Cómo Vamos (BCV) en su nuevo ‘Informe de monitoreo, seguimiento y evaluación al Concejo’, en el primer semestre de 2022, a través de su equipo de Concejo Cómo Vamos.

Según las mediciones, el cabildo hizo el semestre pasado 67 sesiones de control político. En estas sesiones se identificaron 15 temas, entre los cuales predominaron la gestión pública (28 %), igualdad de oportunidades y equidad (11 %) y movilidad y transporte (9 %).

De acuerdo con Érika Huartos, coordinadora de Gobernanza y Participación de BCV, entre los temas más sonados en materia de gestión pública figuraron la revisión del manejo de recursos para el sistema integrado de transporte y el control a la ejecución de los recursos aprobados en cupo de endeudamiento para la administración. Asimismo, Felipe Mariño, director de BCV, destacó debates como el relacionado con la ETB, BogData y la gestión de la Secretaría de Seguridad.

Por otra parte, el informe también contabilizó un total de 41 debates para la actividad normativa. En estas sesiones se debatieron 24 proyectos de acuerdo que trataban, principalmente, asuntos como salud (21 %), movilidad y transporte (13 %) y medioambiente (8%). 

Huartos destaca que ese semestre se posicionaron proyectos de acuerdo alrededor de la salud mental, la discapacidad, la siniestralidad vial, el emprendimiento y el trabajo.
Además de las temáticas tratadas, hubo dos elementos que llamaron la atención del equipo de Concejo Cómo Vamos en cuanto a lo que se hablaba y debatía en el cabildo: la progresiva entrada de temáticas que responden al derecho a la ciudad y a la Nueva Agenda Urbana, y el nivel técnico de los debates.

BCV ha comenzado a posicionar en su trabajo el derecho a la ciudad, entendido por Naciones Unidas como “el derecho de todos a habitar, utilizar, ocupar, producir, transformar, gobernar y disfrutar ciudades, pueblos y asentamientos urbanos justos, inclusivos, seguros, sostenibles y democráticos, definidos como bienes comunes para una vida digna”.

Y, precisamente, en este nuevo informe de gestión del Concejo se implementó el concepto por primera vez.

De acuerdo con Mariño, si bien los concejales no mencionan explícitamente el derecho a la ciudad dentro de sus proposiciones y proyectos de acuerdo, sí se evidencia que los elementos de ese derecho están siendo promovidos y protegidos en el cabildo.
“Revisamos los debates de control político y la actividad normativa, y lo que tenga que ver, por ejemplo, con cuestiones diferenciales y poblacionales y temas de participación lo podemos relacionado con esos componentes de derecho a la ciudad”, dice Mariño.

En el informe, incluso, se cuantifica esa incidencia. Por ejemplo, uno de los elementos del derecho a la ciudad es tener espacios y servicios públicos de calidad, y este aspecto estuvo en 40 por ciento de las proposiciones hechas por los concejales en los debates.

A su vez, el elemento relacionado con la ciudades que cumplen funciones sociales y garantizan acceso a vivienda, bienes, servicios y oportunidades urbanas, en especial a grupos vulnerables, estuvo presente en el 17 por ciento de las proposiciones.
“Varios concejales y concejalas en sus intervenciones mencionan de manera recurrente en sus temas los enfoques diferenciales, poblacionales y de inclusión”, destacó Huartos.

Frente a la calidad de los debates, Huartos también reconoció que en estos se han incorporado elementos mucho más técnicos y rigurosos: “Hemos tenido la oportunidad de hablar con personas que hicieron parte de los procesos anteriores de Concejo Cómo Vamos y con las coordinaciones anteriores y sí reconocemos que hubo un avance de la corporación. En términos generales, se pulen mucho más los debates”.

Para mejorar

Los datos que arroja el informe del primer semestre de 2022 son, de cierta manera, el punto de partida para sugerir mejoras en la gestión en el Concejo de Bogotá.

Mariño, por ejemplo, dice que ya se envió un material a los concejales para que conozcan los cambios en las próxima mediciones. “Vamos a seguir subiendo al volumen al análisis cualitativo. Queremos profundizar un poco más en los proyectos de acuerdo”, afirma Mariño, y explica que esto permitirá saber qué tanto impacta la normativa que está saliendo de allí.

Otra oportunidad de mejora está en la participación ciudadana. “Una de las recomendaciones es seguir fortaleciendo sus debates tanto en la parte técnica como en la incorporación de la ciudadanía. Una innovación será premiar o reconocer que las actividades normativas lleven la voz de la ciudadanía, porque legitima ese trabajo que tienen como representantes de los ciudadanos”, argumenta Mariño. La participación ciudadana, anota Huartos, podría ocurrir mediante inclusión de videos en las ponencias o mediante la invitación de ciudadanos al cabildo.

Una recomendación adicional, agrega Huartos, tiene que ver con “ser más rigurosos en el uso del tiempo en los debates”. Esta conclusión se da luego de que el Informe de Concejo Cómo Vamos detectara que “al Concejo de Bogotá le toma 1,2 sesiones debatir una proposición” y que “el 60,4 % de proposiciones de control político tomaron más de una sesión en cerrarse”. La importancia de este dato solo se entiende si se tiene en cuenta que “durante el semestre se radicaron 270 proposiciones, lo que quiere decir que al Concejo le tomará 270 sesiones debatir las restantes, sin contar aquellas pendientes de segundo debate que no lograron culminarse”.

Huartos explica que estas proposiciones se traducen en “problemas de ciudad que los concejales identificaron y que aún no han sido resueltos. Si se genera una eficiencia en el uso del tiempo en las intervenciones, en que las mesas directivas sean mucho más rigurosas con el orden del día, va a facilitar que estos temas, estos problemas de ciudad sean resueltos”.

Ahora, una de las críticas más sonadas por parte de los concejales luego de conocido el informe fue que no se evaluó la presencia de los cabildantes y sus equipos en la calle y con trabajo en terreno. A esto, BCV respondió que tienen ese criterio en el radar, pero que no es tan fácil de incluir. “No lo tendremos en este semestre 2022-II y tampoco hemos logrado resolver cómo incorporarlo en el futuro. No significa que ese trabajo (en campo) no sea importante, sino que hay cuestiones técnicas que no se han podido resolver”, afirmó Mariño.

Por lo pronto, lo que sí llegará en la medición de 2022-II será la participación ciudadana en los debates de Concejo y, además, una caracterización de los temas particulares que abanderan algunos concejales. “Más allá de los grandes temas como seguridad y movilidad, estamos preguntando a los concejales cuáles son sus temas bandera y estamos encontrando defensa de sectores específicos como discapacidad, etnias o diversidades”, reconoce Huartos.

 

Por: Ana Puentes, Redacción Bogotá EL TIEMPO

Publicado en EL TIEMPO 11 de septiembre de 2022

Artículos

Prevenir el suicidio

El 10 de septiembre es el Día Mundial de Prevención del Suicidio. En Bogotá Cómo Vamos hacemos una reflexión desde el cuidado de la salud mental y las condiciones de calidad de vida. En el contexto internacional, el Informe de Calidad de Vida 2021 destaca que 700 mil personas se suicidan al año en el mundo, y esta es la principal causa de muerte en jóvenes entre 15 y 19 años, según la OMS.

En un contexto local, Bogotá es el segundo territorio, después de Antioquia, que más casos de intentos de suicidio registra en el 2020, que es el último año de reporte al cual se tiene acceso. Las principales concentraciones del fenómeno se hallan en Kennedy, Suba y Bosa que suman 1.140 de los 3.017 casos, lo que representa casi un 40%. Así mismo, Bogotá tiene la tasa de suicidio más alta y la tendencia del indicador viene en ascenso. En 2013 la tasa de suicidio era de 3,3 por cada 100 mil habitantes, en el 2019 de 6,1 y el primer semestre de 2021, cinco.

Casi el 60% de los suicidios se concentran en población con edades entre los 15 y 44 años. Usaquén, Suba y Ciudad Bolívar son las localidades con más casos.

La tasa de suicidio es un indicador de la forma de aproximarse para determinar la salud mental de una sociedad. La pandemia, sobre todo en sus periodos más restrictivos, no se configuró como un factor en la evolución del indicador. En los 5 momentos en que hicimos la encuesta virtual #miVozmiCiudad, entre 2020 y 2021, las personas que manifestaron que su salud mental estaba peor osciló entre el 41%, en julio del 2020, al 39% en noviembre de 2021, mostrando una reducción de 2 puntos. Esperamos que Bogotá pueda ofrecer mejores condiciones para mejorar la salud mental.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 15 de septiembre de 2022

 

Artículos

¿Cómo va la Salud en Bogotá?

Los indicadores de salud en Bogotá se han venido deteriorando y no hay una apuesta clara del modelo de salud para Bogotá en un contexto regional. Bogotá Como Vamos, en conjunto con las Universidades de los Andes, Javeriana, Corpas y Así Vamos en Salud, realizaron el análisis de la situación de salud en Bogotá, la cual ha estado enmarcada el «Plan de Rescate de la Salud Pública» de la Alcaldía Mayor.

Disminuyen los nacimientos

La natalidad ha disminuido progresivamente en el Distrito Capital. Desde el año 2017 hay una disminución de los nacimientos en un 27,5 %. Esto tiene grandes impactos porque la población ha venido envejeciendo. Según el DANE, Bogotá (15,4%), Antioquia (14,10%) y Valle del Cauca (10,6%) son las entidades territoriales con mayor número de personas mayores. A lo anterior se agrega el bono demográfico por el ingreso en los últimos 4 años de casi 2,4 millones de migrantes venezolanos.

Aumentó la mortalidad por desnutrición en menores de 5 años

En el Plan de Desarrollo Distrital 2020-2024 se fija como meta llevar a cero el número de muertes por esta causa. Sin embargo, pese al buen comportamiento de este indicador en años anteriores, en los que se logró llegar a una tasa de mortalidad de cero, en 2021 se han reportado en Bogotá, entre los años 2021 y 2022, siete (7) mortalidades por desnutrición en menores de 5 años. Lo anterior se registra en el boletín 16 SIVIGILA publicado por la Secretaría de Salud de Bogotá.

Bajó la Vacunación

De los años 2017 a 2019 se observan las coberturas de vacunación con triple viral por encima del 89% en la mayoría de las localidades. En 2020 y 2021 este cumplimiento es menor, siendo el 2021 el que registra más bajos cumplimientos, donde el valor agregado de Bogotá fue 78,0%, el cual es bajo teniendo en cuenta que sigue el riesgo de brotes epidémicos de sarampión.

Mortalidad Materna

Desde el año 2020 se observó una tendencia al aumento. Para el año 2021 se presentaron 41 casos de muertes maternas, equivalente a una razón de mortalidad materna de 61,4 por 100.000 nacidos vivos, lo que evidencia un aumento del 43,9% en relación con el mismo período del año anterior. La causa principal fue la pandemia COVID 19. A junio de 2022, Bogotá ha notificado 13 mortalidades maternas, lo cual equivale a una razón de mortalidad acumulada de 40,6 casos por 100mil nacidos vivos.

Mortalidad en menores de 1 año

Para 2021, la tasa de mortalidad infantil fue de 8,3 muertes por cada 1.000 nacidos vivos. Este valor significa un aumento de 0,5 décimas respecto al 2020.

Aumento la tasa de suicidios

El Distrito Capital continúa siendo el ente territorial que notifica el mayor número de muertes por suicidio en Colombia, con unas tasas que muestran una línea de tendencia al incremento de los casos, como se ha visto en los últimos 8 años. En el año 2012 se contaba con una tasa de 3,2 suicidios por cada 100.000 habitantes, mientras que para el 2020 se registró una cifra de 5 suicidios por cada 100.000 habitantes, equivalente a 389 casos (DANE, 2020).

Aumento de enfermedades crónicas

Las enfermedades crónicas no transmisibles constituyen la primera causa de morbimortalidad en Bogotá. En el 2020, aumentaron las tasas de mortalidad temprana por enfermedad hipertensiva. En el caso de la diabetes mellitus, se incrementó la incidencia en Bogotá, pasó de 2,4, en el año 2016, a 6,0 por 100 mil habitantes en 2020.

Es clave en el Distrito Capital disponer de un modelo de salud basado en la atención primaria que mejore al máximo los indicadores de resultado e impacto del «Plan de Rescate de la Salud Pública».

 

Por: Luis Jorge Hernández Flórez, profesor asociado y director de investigaciones, Facultad de Medicina, Universidad de los Andes, líder capítulo de Bienestar y salud Informe de Calidad de Vida 2021, Bogotá Cómo Vamos.

Columna publicada en el periódico EL TIEMPO 23 de agosto de 2022

 

Artículos

¿Cómo va el Concejo?

Desde Concejo Cómo Vamos publicamos el informe de monitoreo y seguimiento al desempeño de las y los concejales durante el primer semestre de 2022. Se fortaleció el insumo informativo para que la ciudadanía bogotana lo tenga en cuenta al momento de votar en las elecciones 2023.

Por primera vez se hizo valoración financiera para calcular cuánto cuestan las sesiones del Concejo en relación con la labor en control político a la administración distrital y el debate de proyectos de acuerdo de ciudad.

Así mismo, de vuelta a la presencialidad de la corporación se retomó la variable de quorum y permanencia que es de interés para la ciudadanía ya que de la asistencia a las sesiones dependen los salarios de los cabildantes. Otra de las novedades da cuenta de cómo votaron las y los concejales los proyectos presentados por la administración, como el cupo de endeudamiento, la elección de contralor distrital y otros hitos fundamentales para el desarrollo y la gestión de la ciudad. Esto con el objetivo de brindar información sobre la coherencia de los cabildantes e identificar posibles desencuentros dentro de las mismas bancadas.

Analizamos 135 sesiones, que representan 24.521 minutos, donde se tomaron decisiones importantes para la ciudad y se aplazaron otras. Lo anterior, nos ayudó a determinar el ranking de los 45 concejales y las bancadas según su desempeño en las variables de control político, actividad normativa y quorum y permanencia. Los invitamos a leer en detalle el Informe de monitoreo, seguimiento y evaluación al Concejo.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 08 de septiembre de 2022

Artículos

Durante el primer semestre de 2022, las sesiones del…

  • El Concejo adelantó 135 sesiones, casi la mitad de ellas dedicadas a Control Político. En promedio cada sesión tomó 3 horas y solo el 24 % de las sesiones alcanzaron o estuvieron cerca de llegar al máximo de 4 horas señaladas en el reglamento interno.
  • De las y los 45 concejales de la corporación, el 24,4 % contó con un desempeño destacado, el 51,1 % desempeño promedio, el 15,5 % bajo y el 8,8 % deficiente.
  • Las mujeres se destacan en el ranking general de desempeño. Siete concejalas se ubicaron entre los 11 lugares con desempeño destacado.
  • Por primera vez, Concejo Cómo Vamos hizo el cálculo de los costos para la ciudad de las sesiones del Concejo.
  • El Informe Concejo Cómo Vamos fue analizado a la luz de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a través de los componentes de la Nueva Agenda Urbana y el Derecho a la Ciudad.

Bogotá, 07 de septiembre de 2022. Concejo Cómo Vamos presenta a la ciudad el Informe de monitoreo, seguimiento y evaluación al Concejo de Bogotá, D.C. correspondiente al desempeño de las y los concejales durante el primer semestre de 2022.

Por primera vez, Concejo Cómo Vamos hizo una valoración económica de los componentes de actividad normativa, control político y los hitos del semestre para evidenciar el impacto financiero de las sesiones del Concejo y sus logros. Debido al retorno a la presencialidad, este informe retomó la tradicional variable de Quorum y Permanencia, donde se evidencia además de la asistencia, el tiempo que las y los concejales permanecen en las sesiones. Así mismo, el informe incorpora el enfoque de Derecho a la Ciudad y la Nueva Agenda Urbana a través de temáticas diferenciales, poblacionales y participativas para identificar la contribución del Concejo al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

PRINCIPALES HITOS
En el informe se destacan algunos de los principales hitos durante el semestre, entre ellos:

  • El partido Polo Democrático se declaró en oposición.
  • Se modificó el Reglamento Interno del Concejo.
  • Se radicó el Proyecto de Acuerdo sobre Región Metropolitana, para lo cual se desarrollaron dos audiencias públicas que permitieron escuchar a la ciudadanía, y el primer trámite de recusaciones, que puso a prueba las modificaciones del Reglamento.
  • Se eligió el Contralor Distrital.
  • Se debatió y aprobó el Cupo de Endeudamiento global por 11,7 billones de pesos destinados a cumplir objetivos del Plan Distrital de Desarrollo 2020 -2024.
  • Se presentó la modificación del presupuesto 2022.
  • Ingresaron nueve concejales en reemplazo de quienes renunciaron para lanzarse al Congreso de la República.

SESIONES Y PROPOSICIONES
Concejo Cómo Vamos estuvo presente en las 135 sesiones, distribuidas de la siguiente manera: 67 sesiones de Control Político, 41 de Actividad Normativa, y las 27 restantes para trámite de impedimentos y recusaciones, elección de Contralor Distrital e instalación de sesiones ordinarias y extraordinarias. Gestión Pública fue el tema más tratado durante el semestre, tanto en Control Político como en Actividad Normativa. Cada sesión tomó en promedio 3 horas y solo el 24 % de las sesiones alcanzaron o estuvieron cerca de llegar al máximo de cuatro horas especificadas en el reglamento interno, lo que contrasta con el hecho de que el Concejo está requiriendo más de una sesión para abordar y cerrar un tema. El 49, 6 % de las sesiones se dedicaron a Control Político y el 30, 3 % a Actividad Normativa, donde se debatieron 24 proyectos de acuerdo, de los cuales 10 fueron aprobados. Hay que tener en cuenta que ningún proyecto fue rechazado, los pendientes quedaron a la espera de nuevo agendamiento para continuar su trámite.

Durante el semestre se radicaron 270 proposiciones de Control Político y se debatieron 53. De las debatidas, el 60,4 % tomaron más de una sesión en cerrarse, lo que implica que para debatir las restantes se necesitan 260 sesiones, sin contar las pendientes de segundo debate. A ese ritmo el Concejo tardaría 4 semestres más en atenderlas, siempre y cuando no se presentaran más proposiciones. Desde Concejo Cómo Vamos se hizo una asociación de las proposiciones debatidas y la contribución a la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a través de los componentes de la Nueva Agenda Urbana y el Derecho a la Ciudad. En este ejercicio se pudo establecer que el componente de espacios y servicios públicos de calidad fue el más influyente al haber sido abordado en el 40 % de las proposiciones. Este componente se centra en mejorar las interacciones sociales y la participación política, promover las expresiones socioculturales, la diversidad, la cohesión social y contribuir a la construcción de ciudades más seguras.

COSTO DE SESIONES DEL CONCEJO
Para hacer el costeo de las diferentes sesiones del Concejo hay que tener en cuenta que a los Concejales se les reconocen honorarios por su asistencia a cada sesión plenaria o de comisión permanente, así no pertenezcan a la comisión a la que asisten o no estén presentes todo el tiempo que dure la sesión. Cada sesión representa $1.500.000 por cabildante. La metodología de cálculo que implementó Concejo Cómo Vamos consideró el valor de honorarios por sesión de los concejales, el costo por minuto de las Unidades de Apoyo Normativo (UAN) y el valor diario de las secretarías de las comisiones. Durante el primer semestre de 2022, el estimado es que las sesiones del Concejo de Bogotá costaron en total a la ciudad $14.263.122.440.

De manera particular, los costos por categoría de sesiones fueron los siguientes: Elección del Contralor Distrital $293.100.536; trámites de impedimentos y recusaciones $528.931.834; modificación del reglamento interno del Concejo $1.205.784.155; sesiones especiales (Día de la mujer y del cabildante estudiantil) $283.741.442; debates de Control Político $827.675.618; Comisión primera $1.894.809.145; Comisión segunda $1.675.728.851; Comisión tercera $1.406.708.076, Plenaria $1.037.169.586; Proyectos de Acuerdo presentados por la Administración Distrital (Cupo de Endeudamiento, Región Metropolitana, modificación del presupuesto) $1.764.660.226. Sobresale que, de estos tres proyectos, solo se aprobó el Cupo de Endeudamiento, el cual tardó 50 horas en 11 sesiones para ser aprobado. La modificación al presupuesto solo tuvo una sesión en la última jornada, en la que se anunció que se retomaría al siguiente semestre. El Proyecto de Acuerdo de Región Metropolitana fue retirado por la Administración luego de 3 sesiones.

DESEMPEÑO DE BANCADAS Y CONCEJALES
En bancadas los resultados se establecen con base en el desempeño individual de las y los concejales en proporción con el tamaño de la correspondiente bancada. Nuevo Liberalismo y Colombia Humana -UP fueron las bancadas más destacadas. El Polo Democrático, Alianza Verde y Centro Democrático las que tuvieron más debates de Control Político. Del total de las 13 bancadas, 7 contaron con concejales ocupando posiciones destacadas y 3 con concejales en calificación baja. Las bancadas minoritarias presentaron mejor resultado que las unipersonales y mayoritarias. Los cinco concejales con calificaciones más altas en el acumulado son de las bancadas Polo Democrático (2), Alianza Verde (1), Nuevo Liberalismo (1), Colombia Humana – UP (1).

En el desempeño individual de concejales, de la evaluación hecha por Concejo Cómo Vamos, se resalta que en el ranking general siete mujeres se ubicaron entre los 11 once lugares con desempeño destacado, y nueve, del total de las 12 mujeres que hacen parte del Concejo, quedaron entre los primeros 13 lugares. Las mujeres son el grupo con mayor representación en los cinco primeros puestos tanto en actividad normativa, como en control político. De los 45 concejales y concejalas de la corporación, el 24,4 % contó con un desempeño destacado, el 51,1 % desempeño promedio, el 15,5 % bajo y el 8,8 % deficiente. Dentro de los 10 primeros puestos de quorum, solo se encuentra 1 de los 12 integrantes de las mesas directivas de las comisiones y las Plenarias, lo que indica que ni los presidentes, primeros vicepresidentes y segundos vicepresidentes llegan puntual a las sesiones que deben ordenar y presidir. En promedio, concejales y concejalas permanecen en el recinto un 62 % del tiempo total que duran las sesiones de su comisión y de Plenaria. Es decir, si las sesiones toman en promedio 3 horas, la mayoría de concejales y concejalas permanecen 1,8 horas en las sesiones de su comisión y de plenaria.
Los primeros cinco Concejales del acumulado general del ranking de desempeño fueron en su orden: Luis Carlos Leal Angarita, Partido Alianza Verde; Segundo Celio Nieves Herrera, Polo Democrático; Carlos Alberto Carrillo Arenas, Polo Democrático; Juan Javier Baena Merlano, Nuevo Liberalismo; Ana Teresa Bernal Montañez, Colombia Humana-UP.


El ejercicio de evaluación y seguimiento al Concejo surge como contribución a la misionalidad de Bogotá Cómo Vamos, para la construcción de una ciudad sostenible y con mejor calidad de vida de las personas, y busca fortalecer y hacer visible el desempeño institucional del Concejo a partir del seguimiento de sus atribuciones normativas y de control político. Concejo Cómo Vamos es un ejercicio ciudadano que, desde 2002, realiza monitoreo, seguimiento y evaluación al Concejo de Bogotá con el objetivo de analizar el desempeño de la Corporación, los concejales, las bancadas y las mesas directivas.

#ConcejoCómoVamos

Descargar documento

 

Artículos

Oportunidades y seguridad

¿Quién gana con el conflicto violento que viven Colombia y Bogotá?

Desde hace semanas ha habido noticias del recrudecimiento de la violencia en Colombia y Bogotá no es la excepción. Si bien la ciudad tiene mayor presencia institucional para mantener el estado de derecho, está lejos de escapar de las dinámicas violentas de las disputas del narcomenudeo, extorsiones y contrabando, entre otras fuentes de financiación, de la delincuencia común y organizada de la ciudad. Pero ¿Quién gana con el conflicto violento que viven el país y la capital?, y, aún más importante, ¿quiénes pierden?

Los resultados en materia de seguridad y convivencia en Bogotá son disímiles. Primero, según la Secretaría Distrital de Seguridad, Convivencia y Justicia, julio de 2022 cierra con una reducción en los homicidios cercana al 15 %, ofreciendo un escenario optimista de cara a la posibilidad de cumplir la meta histórica de tener menos de 1.000 homicidios en un año. Sin embargo, lo anterior contrasta con el aumento de homicidios por modalidad de sicariato. Según el estudio sobre sicariato de Futuros Urbanos, que parte de los datos de SIEDCO -PONAL, el 2021 fue el primer año en el que el sicariato (39 %) superó a las riñas (34 %) como principal modalidad de homicidio en Bogotá (comportamiento desde el 2017 hasta el 22 de agosto del presente año) y configura un escenario pesimista frente a la consolidación de esta modalidad como la más frecuente, de mantenerse la tendencia actual.

Al profundizar en la caracterización de los homicidios, el panorama es aún más devastador si observamos la aparente imposibilidad de prevenir y controlar la violencia focalizada en las poblaciones históricas de mayor incidencia, como los jóvenes, y en territorios históricamente golpeados por este flagelo. Para 2021, el 46 % de las víctimas de homicidios estuvieron en el rango de 15 a 29 años, esta concentración no evidencia cambios sustanciales en lo que va del 2022 ni ha presentado cambios relevantes históricamente. Así mismo, 14 UPZ (12,3 %) de las 113 de Bogotá concentraron el 46 % de los homicidios, destacando territorios donde históricamente se presenta esta problemática como: Bosa occidental, Ismael Perdomo y Lucero en Ciudad Bolívar, Corabastos y Patio Bonito en Kennedy, la Sabana en Los Mártires y El Rincón y Tibabuyes en Suba.

De igual forma, en el último informe de la Global Oportunities Youth Network – GOYN encontramos que buena parte de las UPZ arriba mencionadas son las que mayor cantidad de jóvenes con potencial (jóvenes que ni están estudiando, ni están trabajando o que trabajan en la informalidad) concentran. Es así como Tibabuyes, Bosa Central, El Rincón, Lucero e Ismael Perdomo son las UPZ con mayor número de jóvenes con potencial y La Sabana, Lucero nuevamente, Marco Fidel Suárez, Corabastos y Jerusalén son las que mayor porcentaje de jóvenes no están accediendo a oportunidades de formación o de empleo formal. La literatura es extensa cuando se trata de estimar las correlaciones entre estos factores y la violencia, pero valdría la pena hacer el análisis para el caso de la Bogotá actual, sobre todo, abordando la problemática desde la sostenibilidad de una ciudad incapaz de proteger la vida de los jóvenes en el marco de una perspectiva de derechos.

Para responder a las preguntas formuladas al inicio de esta columna: los ganadores son los grupos delincuenciales que reciben rentas criminales y hacen demostraciones de poder a través de torturas y sicariato; y los perdedores, los jóvenes y los territorios históricamente privados de oportunidades.

El llamado es a subir el volumen, la inversión y el seguimiento a las políticas de prevención del crimen y la violencia focalizada en poblaciones en riesgo, territorios y conductas. Así mismo, a promover acciones transectoriales que busquen atender, desde la Administración Distrital, en coordinación con la nación y más allá de las fronteras institucionales y burocráticas, la solución a estas problemáticas.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna de opinión publicada en periódico EL TIEMPO, 02 de septiembre de 2022

Artículos

Entre el desespero y la esperanza

Con varias entradas en esta columna relacionadas con la satisfacción de la movilidad en la ciudad y las brechas de género, los frentes de obras activos podrían tener incidencia en el comportamiento de dichas satisfacciones y percepciones de ciudad, que naturalmente afectan la calidad de vida. Además, Bogotá Cómo Vamos lidera, con algunos alidados, el diseño de soluciones basadas en el análisis de datos y de la participación de la comunidad en el seguimiento a la construcción del metro. Estas discusiones sobre el tema marcan la pauta en la agenda de opinión pública.

Esta semana, por ejemplo, se realizan los primeros debates en el Concejo sobre el cupo de endeudamiento solicitado por la Administración Distrital de alrededor de 18 billones de pesos para la segunda línea del metro. Asimismo, la llegada de la secretaria de Movilidad, Deyanira Ávila, quien tendrá entre sus retos liderar la gestión del día a día. Sin embargo, no se ha reflexionado mucho en cómo se vería la ciudad cuando los proyectos entren en funcionamiento.

Con obras de gran envergadura como la de la avenida 68, la ampliación de la calle 13, los avances en el Regiotram, el cable en San Cristóbal y otros casi 500 frentes de obra proyectados, es natural que surjan dudas de si para la fecha de su inauguración serán suficientes para generar un impacto positivo en los niveles de satisfacción de la movilidad. Con esta información, es prudente preguntarse: ¿En qué proporción los costos en tiempo, estrés, dinero y calidad de vida que asumimos hoy los capitalinos van a mitigar esos mismos ítems de los ciudadanos del futuro?

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 01 de septiembre de 2022