Artículos

Bicicleta y medio ambiente

Estamos pasando por una época donde la conversación ha tenido foco en la crisis. No obstante, no se puede perder de vista los retos urbanos que afectan la calidad de vida. Hace unas semanas, coincidieron los días mundiales de la bicicleta del medio ambiente; relacionados con el futuro de una ciudad sostenible.

Se ha posicionado que los confinamientos, impactaron positivamente en la calidad del medio ambiente debido a una disminución de la actividad. Sin embargo, si analizamos un indicador trazador como es la calidad del aire, la reducción no fue significativa; los niveles de concentración promedio anual de PM10 y PM2,5 fue solo del 6%. La principal fuente de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) es el transporte, de acuerdo con el inventario de GEI actualizado en 2017, el 48% de las emisiones provienen de este medio.

Por esta razón, la apuesta por la bicicleta es relevante y pertinente. Bogotá cuenta con un entorno habilitante para impulsarla: recientemente se aprobó la Política Pública de la Bicicleta 2021-2039, en los últimos cinco años se ha aumentado la red de infraestructura ciclo inclusiva pasando de 477 km en 2016 a 584 km en 2020; y, en la última encuesta de percepción #miVozmiCiudad, el 13% de personas encuestadas declaró que usa la bicicleta como principal medio de transporte.

Este entorno debe ser acompañado por seguridad, inclusividad e incentivos para los ciudadanos, que sigan impulsando la bici como una de las apuestas que aporten a descarbonizar la movilidad en la ciudad.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 17 de junio de 2021

Foto de Personas creado por freepik – www.freepik.es

Artículos

¿Reactivación duradera?

El martes pasado empezó un nuevo intento de reactivación económica en Bogotá con más barreras que los anteriores intentos. Esta vez los números de ocupación de camas UCI son más elevados y venimos de una prolongada protesta social que ha provocado frenos a la dinámica productiva de la ciudad. ¿Es posible que este nuevo intento de reactivación se mantenga en el tiempo?

Esto solo será posible mediante un avance significativo en la vacunación y el cese de las protestas y bloqueos. En vacunación, aún estamos lejos de lo esperado, según datos de la Secretaría de Salud, a corte de 8 de junio, en Bogotá se han aplicado 2.362.799 dosis; de las cuales el 72% han sido para primera dosis y el 28% restante para la segunda. Poniendo en blanco y negro estos datos, para lograr la anhelada inmunidad de rebaño, solo se lleva un 30% de avance del total de la meta en la primera dosis y un 12,08% de la segunda dosis.

Respecto al impacto de las protestas, de acuerdo con la Encuesta mensual sobre reactivación productiva de la Cámara de Comercio de Bogotá realizada en abril, en la cual se analizan los resultados de ese mes y las expectativas de mayo (mes de protestas), el porcentaje de empresas operando a plena capacidad pasó del 30% en marzo al 8% en abril.

Parecen caminos lógicos que permitirían una reactivación sostenida en el tiempo, sin embargo, ambos desafíos nos han mostrado que tenemos un camino largo por recorrer, para lo cual la confianza, el optimismo y el trabajo conjunto tienen que ser ejes de la recuperación de la ciudad ante las adversidades del contexto.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 10 de junio de 2021.

Artículos

Resultados de la 3era versión del Índice Cómo Vamos…

Principales resultados de la 3ra versión del Índice de Ciudades Universitarias- ICU:

Los resultados generales del ICU evidencian una mejoría general de las ciudades evaluadas entre 2014 y 2019. Durante este periodo, el promedio de las ciudades pasó de 49,7 (2014) a 53,6 (2019), sin embargo, presentó un leve retroceso entre 2017 y 2018 para luego retomar una trayectoria ascendente en 2019.

Para el año 2019, las ciudades con los mejores resultados en el ICU fueron; Manizales, Medellín, Pereira, Barranquilla, Bucaramanga y Cali, respectivamente. Al otro lado del espectro, las ciudades que ofrecen las condiciones menos favorables para los estudiantes son Cúcuta, Armenia y Quibdó. Este grupo presenta problemas ligados a la calidad de la educación superior, el ambiente universitario y la empleabilidad de los egresados.

En cuanto a las dimensiones de análisis, para el año 2019 las dos dimensiones con mejores resultados son Ambiente Universitario y Calidad de Vida, ambas con los mayores progresos durante el periodo de análisis adicionalmente. La dimensión más rezagada en cambio fue la de empleabilidad, la cual fue a su vez la que mostró un mayor retroceso entre 2014 y 2019.

De las 14 ciudades analizadas en esta 3era entrega del ICU, 8 presentaron mejoras entre 2014 y 2019, donde se destacan Cali, Pereira, Barranquilla y Quibdó. Las únicas ciudades que presentaron un retroceso relevante durante dicho periodo fueron Santa Marta y Armenia. Medellín, Bucaramanga y Bogotá tuvieron ligeros retrocesos, pero inferiores a 2.0 pp.

  • En cuanto a las cinco dimensiones que analiza el ICU, se destaca que el ambiente universitario es la dimensión con el mejor resultado promedio en 2019 (62,3 puntos) y la dimensión con el tercer mayor incremento entre 2014 y 2019 con un crecimiento del 12%. La ciudad con el mejor resultado en 2019 es Manizales con un puntaje de 88.7%, más de 10 puntos por encima de Medellín, la 2da ciudad en esta dimensión. La ciudad con mejor progreso histórico es Pereira, con un progreso del 41%, es decir un aumento de 21,32 puntos entre el 2014 y el 2019.
  • La dimensión de calidad de la educación superior es la de mayor progreso con un aumento del 28% entre 2014 y 2019. En 2019, la ciudad con el mejor resultado es Bogotá (85.7%) mientras que la ciudad con el mayor progreso histórico es Barranquilla, que aumentó 24,73 puntos entre el 2014 y el 2019, equivalente a un progreso del 73%. La mejora generalizada en esta dimensión se debe, entre otros, la mayor disponibilidad de docentes con alto nivel de formación, que tuvo un aumento de 55% en el periodo de análisis.
  • La dimensión costo de vida fue la más estable y no presentó mayor incremento ni entre 2018 y 2019, ni en el periodo completo desde 2014. La ciudad con los menores costos de vida para los estudiantes universitarios en 2019 es Quibdó (94.1%) seguida por Cúcuta, Ibagué y Santa Marta, con resultados por encima del 70%. En contraste, la ciudad con peor resultado histórico es Medellín, que disminuyó 10,80%, entre el 2014 y el 2019.
  • La dimensión empleabilidad de los egresados presentó un aumento entre 2014 y 2016, pero descendió a partir de 2017 y continúo dicha senda en 2018 y 2019. En 2019 esta dimensión alcanzó un resultado de 47.4%, contrastante con el resultado del año 2014 donde alcanzó un valor de 52.3%. El retroceso se debe al comportamiento de las variables Salario de enganche y Tasa de Desempleo Juvenil que disminuyeron en promedio un 6,8%, frente al 2014, y un 3,8% frente al 2016.
  • Finalmente, la dimensión calidad de vida en las ciudades fue la segunda dimensión con mejor resultado promedio en 2019, con 60,4 puntos. Durante el periodo de análisis logró un crecimiento del 18,3%. Manizales presenta el mejor resultado en esta dimensión en el año 2019, mientras que Ibagué y Cartagena tuvieron el mejor progreso entre 2014 y 2019, con aumentos de más de 25 pp.

Descargar presentación de resultados

Artículos

Índice Cómo Vamos de Ciudades Universitarias- ICU: conoce la…

El Índice Cómo Vamos de Ciudades Universitarias- ICU, es una iniciativa de la Fundación Lúker y la Red de Ciudades Cómo Vamos, que propone una mirada integral al concepto de “ciudad universitaria”, combinando la medición de diferentes dimensiones para evaluar el bienestar del estudiante universitario y la calidad de servicios y bienes que le ofrece la ciudad. Las cinco dimensiones de análisis son: calidad de la educación superior, el ambiente universitario, el costo de vida, la calidad de vida en las ciudades y la empleabilidad de los egresados.

Esta tercera entrega del ICU construye sobre sus dos primeras versiones, la primera publicada en 2017 y la segunda en 2019, y amplia su alcance a las 14 ciudades capitales que hacen parte de la Red Cómo Vamos. Estas ciudades son: Armenia, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Pereira, Manizales, Medellín, Ibagué, Montería, Quibdó y Santa Marta.

Conoce la ficha de resultados Bogotá:


Artículos

ICU – Índice Cómo Vamos de Ciudades Universitarias: conoce…

El Índice Cómo Vamos de Ciudades Universitarias- ICU, es una iniciativa de la Fundación Lúker y la Red de Ciudades Cómo Vamos, que propone una mirada integral al concepto de “ciudad universitaria”, combinando la medición de diferentes dimensiones para evaluar el bienestar del estudiante universitario y la calidad de servicios y bienes que le ofrece la ciudad. Las cinco dimensiones de análisis son: calidad de la educación superior, el ambiente universitario, el costo de vida, la calidad de vida en las ciudades y la empleabilidad de los egresados.

Esta tercera entrega del ICU construye sobre sus dos primeras versiones, la primera publicada en 2017 y la segunda en 2019, y amplia su alcance a las 14 ciudades capitales que hacen parte de la Red Cómo Vamos. Estas ciudades son: Armenia, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Pereira, Manizales, Medellín, Ibagué, Montería, Quibdó y Santa Marta.

Descarga las fichas de resultados para las ciudades

Artículos

Manizales y Medellín lideran la 3era medición del Índice…

  • El ICU 2019 ofrece un panorama claro y valioso para la comprensión del contexto en las ciudades del país, previo a los impactos que ha traído la pandemia del COVID-19 a partir del año 2020.
  • Manizales y Medellín lideraron esta entrega del ICU, con las mejores condiciones para los estudiantes universitarios, y se destacan especialmente por la calidad de la educación superior, la calidad de vida y el ambiente universitario.
  • De las 14 ciudades analizadas en esta 3era entrega, 9 ciudades presentaron mejoras entre 2014 y 2019, donde se destacan Cali, Pereira, Barranquilla y Quibdó.
  • El ICU demuestra una importante mejoría en sus componentes de “Calidad de la Educación Superior” y la “Calidad de Vida”, y un retroceso en el componente de “Empleabilidad”, pasando de 52,3 (2014) a 47,4 (2019). 

3 de junio de 2021. Este jueves 3 de junio se hizo entrega de la 3era versión del Índice Cómo Vamos de Ciudades Universitarias- ICU, el cual hace un análisis de las condiciones que ofrecen las ciudades colombianas a los estudiantes universitarios durante el periodo 2014-2019. Si bien existen múltiples indicadores que miden la calidad de la educación superior, estos se centran en evaluar las instituciones educativas y no se involucran en la medición del concepto de ‘ciudad universitaria’.

El Índice es una iniciativa de la Fundación Luker y la Red de Ciudades Cómo Vamos, que propone una mirada integral al concepto de “ciudad universitaria”, combinando la medición de diferentes dimensiones para evaluar el bienestar del estudiante universitario y la calidad de servicios y bienes que le ofrece la ciudad. Las cinco dimensiones de análisis son: calidad de la educación superior, el ambiente universitario, el costo de vida, la calidad de vida en las ciudades y la empleabilidad de los egresados.

Esta tercera entrega del ICU construye sobre sus dos primeras versiones, la primera publicada en 2017 y la segunda en 2019, y amplía su alcance a las 14 ciudades capitales que hacen parte de la Red Cómo Vamos. Estas ciudades son: Armenia, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Pereira, Manizales, Medellín, Ibagué, Montería, Quibdó y Santa Marta.

Al respecto de los resultados del ICU, Santiago Isaza, director de Educación de Fundación Luker comenta: “En una coyuntura como la actual, el ICU 2014-2019 ofrece una mirada valiosa al contexto de la calidad de vida de los estudiantes universitarios en las ciudades capitales del país, previo a los impactos que trajo la pandemia. Desarrollar políticas y programas orientados a fomentar, de forma integral, “ciudades universitarias” debe ser una prioridad de cara a la construcción de ciudades más sostenibles. El trabajo entre las alcaldías, las universidades y el sector privado es fundamental.”

La entrega de resultados del ICU contó con la participación como panelistas de: Ana Leonor Rueda, secretaria de Educación de Bucaramanga; Carolina Guzmán, Directora de Fomento de la Educación Superior del Ministerio de Educación; Pablo Jaramillo, Director Ejecutivo de la Fundación Luker; Daniel Uribe, Director Ejecutivo de la Fundación Corona, y David Emilio Mosquera, Rector de la Universidad Tecnológica de Chocó.

Resultados principales:

Los resultados generales del ICU evidencian una mejoría general de las ciudades evaluadas entre 2014 y 2019. Durante este periodo, el promedio de las ciudades pasó de 49,7 (2014) a 53,6 (2019), sin embargo, presentó un leve retroceso entre 2017 y 2018 para luego retomar una trayectoria ascendente en 2019.

Para el año 2019, las ciudades con los mejores resultados en el ICU fueron; Manizales, Medellín, Pereira, Barranquilla, Bucaramanga y Cali, respectivamente. Al otro lado del espectro, las ciudades que ofrecen las condiciones menos favorables para los estudiantes son Cúcuta, Armenia y Quibdó. Este grupo presenta problemas ligados a la calidad de la educación superior, el ambiente universitario y la empleabilidad de los egresados.

En cuanto a las dimensiones de análisis, para el año 2019 las dos dimensiones con mejores resultados son Ambiente Universitario y Calidad de Vida, ambas con los mayores progresos durante el periodo de análisis adicionalmente. La dimensión más rezagada en cambio fue la de empleabilidad, la cual fue a su vez la que mostró un mayor retroceso entre 2014 y 2019.

De las 14 ciudades analizadas en esta 3era entrega del ICU, 8 presentaron mejoras entre 2014 y 2019, donde se destacan Cali, Pereira, Barranquilla y Quibdó. Las únicas ciudades que presentaron un retroceso relevante durante dicho periodo fueron Santa Marta y Armenia. Medellín, Bucaramanga y Bogotá tuvieron ligeros retrocesos, pero inferiores a 2.0 pp.

  • En cuanto a las cinco dimensiones que analiza el ICU, se destaca que el ambiente universitario es la dimensión con el mejor resultado promedio en 2019 (62,3 puntos) y la dimensión con el tercer mayor incremento entre 2014 y 2019 con un crecimiento del 12%. La ciudad con el mejor resultado en 2019 es Manizales con un puntaje de 88.7%, más de 10 puntos por encima de Medellín, la 2da ciudad en esta dimensión. La ciudad con mejor progreso histórico es Pereira, con un progreso del 41%, es decir un aumento de 21,32 puntos entre el 2014 y el 2019.
  • La dimensión de calidad de la educación superior es la de mayor progreso con un aumento del 28% entre 2014 y 2019. En 2019, la ciudad con el mejor resultado es Bogotá (85.7%) mientras que la ciudad con el mayor progreso histórico es Barranquilla, que aumentó 24,73 puntos entre el 2014 y el 2019, equivalente a un progreso del 73%. La mejora generalizada en esta dimensión se debe, entre otros, la mayor disponibilidad de docentes con alto nivel de formación, que tuvo un aumento de 55% en el periodo de análisis.
  • La dimensión costo de vida fue la más estable y no presentó mayor incremento ni entre 2018 y 2019, ni en el periodo completo desde 2014. La ciudad con los menores costos de vida para los estudiantes universitarios en 2019 es Quibdó (94.1%) seguida por Cúcuta, Ibagué y Santa Marta, con resultados por encima del 70%. En contraste, la ciudad con peor resultado histórico es Medellín, que disminuyó 10,80%, entre el 2014 y el 2019.
  • La dimensión empleabilidad de los egresados presentó un aumento entre 2014 y 2016, pero descendió a partir de 2017 y continúo dicha senda en 2018 y 2019. En 2019 esta dimensión alcanzó un resultado de 47.4%, contrastante con el resultado del año 2014 donde alcanzó un valor de 52.3%. El retroceso se debe al comportamiento de las variables Salario de enganche y Tasa de Desempleo Juvenil que disminuyeron en promedio un 6,8%, frente al 2014, y un 3,8% frente al 2016.
  • Finalmente, la dimensión calidad de vida en las ciudades fue la segunda dimensión con mejor resultado promedio en 2019, con 60,4 puntos. Durante el periodo de análisis logró un crecimiento del 18,3%. Manizales presenta el mejor resultado en esta dimensión en el año 2019, mientras que Ibagué y Cartagena tuvieron el mejor progreso entre 2014 y 2019, con aumentos de más de 25 pp.

La Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos (RCCCV) es una iniciativa independiente de la sociedad civil y el sector privado, que tiene como objetivo contribuir al desarrollo de gobiernos locales más efectivos y transparentes, así como de ciudadanías más informadas, responsables y participativas. La RCCCV está conformada por la Fundación Corona y los 20 programas Cómo Vamos, que actualmente agrupan a más de 40 municipios del país, incluyendo 14 ciudades capitales. Si quieres conocer más detalles sobre el Índice y la Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos ingresa a: www.redcomovamos.org

Comunicado de prensa elaborado por la Red de Ciudades Cómo Vamos y Manizales Cómo Vamos

Artículos

Carrera de resistencia

Lograr educación y empleo para un joven en Bogotá, es una carrera de resistencia. En el cierre de 2020, 539.911 jóvenes no accedían a educación ni empleo en la ciudad (DANE – GEIH). Adicionalmente, según ha documentado GOYN Bogotá, preocupa la salida de jóvenes del mercado laboral a causa de la pandemia con especial afectación en jóvenes mujeres.

Esta carrera de resistencia tiene diversos obstáculos. El primero, es ingresar a la educación superior. En promedio en Bogotá se gradúan al año de educación media 81 mil jóvenes de los cuales solo el 48,2% transita inmediatamente a la educación superior. El segundo es que todos quienes ingresan a la educación superior no logran finalizarla, según el Sistema para la Prevención de la Deserción de la Educación Superior, solo el 48,9% terminan esta formación.

Finalmente, cuando un joven logró pasar la trayectoria de ingresar a la educación superior y finalizarla, se enfrenta a un reto de alta complejidad: ingresar al mercado laboral. La tasa de desempleo de los jóvenes durante el 2020 en la ciudad fue de 27,5%. En síntesis, de cada 100 jóvenes que se gradúan del colegio en Bogotá solo 48 accederían a formación superior, de estos solo 21 se graduarían y 14 conseguirían empleo.

Se puede concluir categóricamente que, si buscamos una reactivación económica inclusiva y sostenible, se debe posicionar la falta de oportunidades para los jóvenes. En esta agenda urge que sean escuchadas las demandas de la juventud y puedan ser canalizadas por el gobierno, instituciones educativas de todo nivel y el sector privado buscando generar puentes y escenarios de transformación de una realidad que es y será cada vez mas costosa para nuestra ciudad.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, jueves 3 de junio de 2021. 

Artículos

¿Es posible el rescate social?

La alcaldesa Claudia López acierta al impulsar una agenda de reactivación económica y social denominada el Plan de cambio y rescate social. El plan es pertinente en relación a los indicadores de pobreza, desempleo y recesión económica que han llegado a niveles históricos en la ciudad; oportuno frente a un momento en el cual el país no logra un camino claro a través de negociaciones; y viable debido a que los 1,7 billones destinados al plan, serán provenientes de redistribuciones del presupuesto de la ciudad utilizando fondos de la obra Circunvalar oriente, la nueva sede del Centro Administrativo Distrital (CAD), pago de dividendos del Grupo de Energía de Bogotá y excedentes no ejecutados en 2020 por la misma administración.

No obstante, desde Bogotá Cómo Vamos, fieles a nuestros principios, consideramos que es esencial poner “paños fríos” y compartir a la ciudadanía una opinión objetiva y aterrizada en un momento donde la polarización, exaltaciones de actores políticos y opiniones radicales con grandes anuncios, están a la orden del día.

El plan pretende llegar a un máximo de 950.000 hogares mediante tres transferencias económicas y otorgar subsidios de seguridad alimentaria a 50.000 hogares para mitigar la falta de ingresos para cubrir necesidades básicas. También, con foco hacia jóvenes y mujeres, se brindarán 134.000 cupos para jóvenes para acceder a educación superior, 15.000 empleos para mujeres (5 mil) y jóvenes (10 mil), 50.000 nuevos beneficiarios del programa Empleo Joven y 24.000 mujeres beneficiarias de apoyos para la dinamización de emprendimientos populares y micronegocios.

Sin embargo, las cifras exceden las inversiones de la administración. De acuerdo con las cifras del DANE, Bogotá a cierre de 2020 contaba con 3.357.585 personas en pobreza monetaria, 539.911 jóvenes no accedían a educación ni empleo en la ciudad y según la encuesta #miVozmiCiudad realizada en febrero del presente año, el 32% de las personas encuestadas manifestó pasar hambre en la última semana por falta de recursos. Adicionalmente, según ha documentado GOYN Bogotá, preocupa la salida de jóvenes del mercado laboral a causa de la pandemia con especial afectación en jóvenes mujeres, por ejemplo, de los jóvenes que no estudian ni trabajan una vez finalizado el colegio, el 61% son mujeres.

Las cifras evidencian que el plan de la alcaldesa es un símbolo que representa dónde deben estar las prioridades en este momento y cómo los diferentes actores que trabajamos por el bienestar de la sociedad nos debe movilizar la urgencia en un momento de emergencia. Ahora, los símbolos perduran en el tiempo cuando son acompañados de acciones sostenidas y determinadas que los vuelven un ritual. Es por esto, que el plan de rescate social tiene que estar acompañado de la reactivación plena de la economía y la dinámica social, siendo esto el principal motor para recuperar ingresos, empleo y generar oportunidades. Igualmente, el involucramiento del empresariado, las universidades y la sociedad civil se vuelve esencial, debido a que son las principales fuentes de movilización social y desarrollo económico.

Este plan será propuesto al Concejo de Bogotá para su aprobación en los próximos días. Por esto, es relevante preguntarnos: ¿Es posible mantener la actividad económica y dinámica social a un 100% de forma permanente en un momento alarmante de camas UCI? Sin claridad en esta repuesta será difícil hablar de un rescate social, debido a que estas dinámicas necesitan de certidumbre y un dinamismo constante que promueven la generación de oportunidades como es el empleo. Similarmente, ¿la ciudad y sus diferentes actores públicos y privados se encuentran alineados en el grado de urgencia de la situación, para cada uno proponer y ceder puntos que nos lleven a acuerdos comunes de reactivación económica? En este punto, somos optimistas debido a las acciones llevadas a cabo por universidades, gremios empresariales, fundaciones sociales, entre otros, en función de solucionar los estragos de la pandemia, todo será cuestión de demostrar que somos capaces de construir caminos conjuntos.

Finalmente, la pobreza en Bogotá es un problema de país. La capital representó el 31,3% del aumento del total nacional de pobreza monetaria y el 27,5% de pobreza monetaria extrema, seguido por Cali en un 10,6% y 8% respectivamente. Este indicador, debe llevar a la administración actual a seguir buscando dialogo con el gobierno nacional, para crear soluciones conjuntas que apalanquen la recuperación mediante inversiones como proyectos de infraestructura, obras, transferencias condicionadas y otros mecanismos que permitan a la ciudad volver a la senda económica previa a la pandemia.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos.

director@bogotacomovamos.org 

Columna de opinión publicada en EL TIEMPO, 7 de junio de 2021

Artículos

Rescate social

Este martes la alcaldesa Claudia López anunció el Plan cambio y rescate social. Según lo expuesto por la mandataria, es una ambiciosa apuesta para mitigar los impactos socioeconómicos de la crisis y reactivar la economía de la ciudad; focalizando a las familias en pobreza, jóvenes y mujeres. Sin embargo, ante este tipo de anuncios, es necesario preguntarse: ¿es pertinente el plan propuesto? Y, más importante, ¿es viable? Esta propuesta será presentada y sometida a debate en el Concejo de Bogotá para su aprobación, en las próximas semanas.

Este plan es pertinente, tanto por la coyuntura, como por las principales líneas estratégicas que plantea. Aumentar la cobertura de renta básica, incentivar el empleo, mayores oportunidades educativas para los jóvenes y apalancar las pequeñas y medianas empresas, es direccionar los recursos a los principales problemas sociales y económicos de la ciudad. Según el DANE, la pobreza extrema aumentó (9,1%), la tasa de desempleo juvenil está 9,8% por encima de la tasa general (20,1%) y la cantidad de jóvenes que no estudian ni trabajan, a cierre de 2020, fue de 541.626 de los cuales el 60% son mujeres.

Respecto a la viabilidad, hay un entorno habilitante denominado urgencia. La ciudad no aguanta más en perdida de empleo, cierre de empresas y personas pasando hambre; de esta manera las diferentes instituciones públicas y privadas están frente a un contexto de emergencia que haría suponer que las voluntades políticas, para avanzar en las diferentes iniciativas, estarán disponibles.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 27 de mayo de 2021

Artículos

Impactos percibidos en la calidad de vida durante el…

“Mi Voz Mi Ciudad” es el nombre de la serie de encuestas virtuales que la Red de Ciudades Cómo Vamos y Fundación Corona realizaron junto con 19 programas Cómo Vamos, a nivel nacional, con el fin de medir la percepción ciudadana y obtener información de reporte para entender mejor la realidad de los territorios en medio de la crisis sanitaria y económica generada por la pandemia del Covid-19

A lo largo de sus 3 fases, #miVozmiCiudad recopiló la opinión de más de 120 mil ciudadanos en 36 municipios del país en temáticas relacionadas con la vida urbana como la situación económica, la salud, la educación, el medio ambiente, la movilidad, la seguridad, la gestión pública, entre otros.

Impactos percibidos en la calidad de vida durante el primer año de la pandemia COVID-19, analiza los resultados de las 3 fases de la encuesta virtual permitiendo comprender cómo cambiaron los indicadores en el primer año de la pandemia e identifica las poblaciones más afectadas por estos impactos.

Para más información de la Red de Ciudades Cómo Vamos, puedes ingresar AQUÍ

Descargar documento