Artículos

Seis desafíos estratégicos para una reactivación sostenible y corresponsable…

* Bogotá en 2019, presentó avances en salud y economía, con la llegada de la Covid – 19, se presentan retos en cuanto a lucha contra la pobreza, mercado laboral, inequidades de algunos sectores de la población, desafíos en hábitat y ruralidad, además de movilidad.

*  El informe, que presenta indicadores 2019, incluye un análisis de los impactos de la Covid-19 y plantea principales retos de la ciudad,  fue divulgado hoy en un evento virtual, transmitido a través de EL TIEMPO, con la participación de Elkin Velásquez, Director de ONU Hábitat para Latinoamérica y el Caribe y Secretarios del gabinete Distrital y otros expertos.

* Bogotá Cómo Vamos y sus socios, a propósito de este informe, recalcan los aspectos especiales de la crisis de la  Covid-19 que repercutirán en los indicadores de calidad de vida y suponen retos históricos para la ciudad, por eso hace un llamado a la corresponsabilidad y al trabajo entre lo público y lo privado, para la reactivación  sostenible y responsable de los diferentes actores de la ciudad; que redunde en mejorar la calidad de vida de los bogotanos. 

 

Bogotá, 27 de agosto de 2020

En el Vigésimo Segundo Informe de Calidad de Vida del programa Bogotá Cómo Vamos se presentan avances en salud en cuanto a mortalidad materno infantil, situación nutricional y salud sexual y reproductiva, pero se notan retos en cuanto a lucha contra la pobreza, mercado laboral, inequidades estructurales de algunos sectores de la población. En medio ambiente se refleja una mejora en indicadores claves, no obstante hay desafíos en hábitat y ruralidad, además persisten los desafíos en materia de movilidad. La calidad del aire permanece aceptable y el entorno de las finanzas públicas es favorable.

El 2020 está marcado por la crisis sanitaria y económica de mayor impacto que ha sufrido nuestro país, en la historia reciente. La Covid-19 ha causado efectos negativos en la calidad de vida desde dimensiones básicas como salud, educación, mercado laboral, seguridad, hasta dimensiones del entorno económico público y privado; teniendo como resultado una recesión económica y productiva.

Esta crisis tiene causas estructurales y raíces profundas relacionadas a un modelo de ciudad que tiene desafíos en ser más inclusiva, sostenible, segura y resiliente; y que necesita de la corresponsabilidad de diferentes actores públicos, privados, así como de la participación ciudadana a nivel individual y colectivo.

El Informe de Calidad de Vida, muestra el estado general de la ciudad y de cada uno de los sectores en indicadores claves previo a la pandemia, las transformaciones generadas por la  Covid-19, así como los principales retos que enfrentará la ciudad y cada uno de los sectores.

Con base en esto, desde Bogotá Cómo Vamos, y a partir de los indicadores que dan cuenta cómo venía la ciudad en el último año en sectores como: entorno económico, salud, seguridad, movilidad, educación, entre otros; queremos socializar y posicionar en la agenda pública y privada 6 desafíos estratégicos de ciudad: 1) Contener la pobreza y abordar sus principales causas; 2) Territorializar las políticas y programas; 3) Trabajar hacia la equidad de género, juvenil y adulto mayor; 4) Mejorar el Hábitat Urbano; 5) Promover la Movilidad Sostenible y 6) Impulsar la reactivación económica privada y pública.

Bogotá Cómo Vamos busca aportar, a partir de los indicadores registrados por la ciudad en 2019, para que se tomen decisiones en políticas públicas para enfrentar la crisis.


¿CÓMO VA BOGOTÁ?

Educación

  • Reducción de matrícula. En 2019 se redujo la matrícula de niños, niñas y jóvenes matriculados en instituciones públicas y privadas en 14.321 estudiantes. El total de matriculados en el año fue de 1.328.268.
  • Baja la calidad de la educación. En 2019, sólo el 16,8% de las instituciones oficiales de la ciudad, tuvieron calificación A y A+ en las pruebas SABER 11. En 2018, esta cifra fue de 26,7%.

Salud pública

  • Baja la cobertura en salud. Para el año 2016, la cobertura de afiliación al Sistema General de Seguridad Social (SGSS) era de 95,3% y para el 2019 fue de 94,1%.
  • 773 casos de mortalidad infantil. En 2019, la tasa de mortalidad infantil (menores de 1 año) fue 9,1 nacidos vivos.
  • Embarazo en jóvenes. Los embarazos de mujeres entre los 15 – 19 años se redujeron un 10,59% en 2019, 1.131 casos menos.

Hábitat, medio ambiente y ruralidad. 

  • El número más bajo de viviendas VIS. En 2019 se iniciaron aproximadamente 16.000 viviendas no VIS, 1.000 VIS y 4.000 VIP. Estas cifras presentan los valores más bajo desde el año 2004.
  • Mejora la calidad del aire. Para 2019 se presentó la concentración más baja de PM10 de los últimos 5 años, (35 µg/m3).
  • Aumento del avalúo rural. En los últimos 4 años, aumentó a $ 269.804.035.500 el avalúo catastral para el predio rural.
  • Aumento en predios rurales: en los últimos 4 años se aumentó a 29.081 los predios de carácter rural, siendo las localidades de Bosa, Kennedy y Ciudad Bolívar las más representativas.

Movilidad

  • Aumento de vehículos. Entre 2009 y 2019 el número de automóviles aumentó en un 83%. En la ciudad se realizan más de 13 millones de viajes diarios.
  • Menos víctimas. Entre 2019 se logró una reducción del 16.3% en víctimas fatales de tránsito, lo que representa 80 personas menos.

Seguridad y Convivencia:

  • 3 casos menos en el total de homicidios: La tasa de homicidios fue de 13,9 en 2019, con un total de 1.086 casos, 3 casos menos frente a 2018. Las localidades con la tasa más altas fueron: Bosa (56,2), Fontibón (52,8), Rafael Uribe Uribe (27,2).
  • Aumento de 20,2% en hurto a personas: Pasó de 105.943 a 127.363 casos. Chapinero (10.737,2), Santa Fe (8.718,7), y La Candelaria (8.320,8) tienen las tasas de hurto a personas más altas.

Entorno económico.

  • Crecimiento del PIB: Bogotá creció 3,6% en su PIB en 2019, valor superior al crecimiento promedio (3,4%) de los últimos 10 años, la expectativa para el 2020 era un crecimiento de 4%.

Gestión y finanzas públicas

  • Aumento de los ingresos. Respecto al 2018, se presentó un aumento del 11,3% de los ingresos totales de la ciudad, los cuales ascendieron a 19,3 billones de pesos, con una variación de ingresos corrientes de 2 billones. El ICA, con el 42,5% fue el principal ingreso tributario de la ciudad, seguido por el impuesto predial con el 36,2%,

Desafío No. 1  – Contener la Pobreza y abordar sus principales causas

Bogotá venía disminuyendo la pobreza monetaria y multidimensional en los últimos años. Según el DANE, la capital había reducido la pobreza multidimensional para 2018 en 1,6 puntos porcentuales respecto al año 2017. Sin embargo, para el año 2019 se evidenció un incremento del 3% ubicándolo en 7,1%. Teniendo un comportamiento diferente al observado a nivel nacional, donde este pasó de 19,1% en 2018 a 17,5% en 2019.

De acuerdo a Naciones Unidas y a proyecciones de la CEPAL, la crisis de la Covid-19 puede revertir décadas el avance en la lucha contra la pobreza y aumentar los niveles de desigualdad, en América Latina el número de personas en situación de pobreza se incrementará en 45.4 millones en 2020, lo que podría ser dramático también para Bogotá.

En educación Bogotá tuvo avances relacionados en primera infancia, educación superior y algunos relativos respecto a jornada única. No obstante, hubo retrocesos relacionados a la calidad y cobertura del sector.

La preocupación es mayor puesto que la crisis sanitaria ha mostrado las desigualdades del sector a nivel  social, de infraestructura, cuerpo docente, métodos de aprendizaje y adaptabilidad a los nuevos retos en términos tecnológicos y pedagógicos.  Debido a la pandemia, muchos estudiantes están desertando de las aulas. Uno de los principales retos para el sector es evitar la deserción escolar y la disminución de la matrícula para el 2020 y 2021.

Previo a la pandemia ya preocupaba el aumento del porcentaje de población que no contaba con ningún tipo de cobertura en seguridad social, en el año 2016 la cobertura total de afiliación era del 95,3% y para el 2019 alcanzó el 94,1%. En el caso de las coberturas de afiliación al Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS), en particular el porcentaje de cobertura de aseguramiento en el régimen contributivo, se verá afectado por el desempleo que a agosto de 2020 presentaba tasas históricas.

En el mercado laboral, al terminar el 2019, en Bogotá había cerca de 4.2 millones de empleados y era la ciudad que más empleo generaba, principalmente en las actividades de servicios (50,2%), comercio (27,5%), industria (14%) y construcción (7,2%). Posterior al mes de marzo, en el periodo entre abril y junio la tasa de desempleo nacional se ubicó en un 20,3% y Bogotá en 23,6%; un poco más de 3 puntos porcentuales por encima del promedio nacional y de 13,3 puntos, frente al mismo periodo del año pasado (10,3%). En consecuencia, esto trae graves derivaciones en los ingresos de los hogares generando presión en los indicadores de pobreza.

Recomendaciones:

  • Focalizar las medidas en sectores claves de educación, salud y empleo. Creación de políticas públicas teniendo como base el cuidado de la salud pública.
  • Mantener las transferencias de recursos hacia poblaciones vulnerables que mitiguen el impacto que seguirá teniendo la pandemia en los ingresos de los hogares.
  • En educación toma relevancia aprovechar el contexto de la pandemia para buscar reducir las brechas existentes en el sistema educativo, por ejemplo, las brechas digitales, uso y apropiación de tecnologías desde la perspectiva docente y de los estudiantes.
  • Trabajar en conjunto con el Ministerio de Salud y Protección Social para buscar alternativas a la afiliación y poder garantizar el acceso a los servicios de salud para la población no asegurada.
  • Continuar la reactivación económica y el ingreso en la industria, la construcción, el comercio, y los servicios empresariales y personales; que son la fuente de empleo e ingresos de la mayor parte de la población ocupada.

Desafío No. 2  – Territorializar las políticas y programas

Para el sector de vivienda y hábitat, el déficit cuantitativo, se concentra en las localidades del Sur Oriente superando el 15% de los hogares, y que viene aumentando desde 2014. El déficit cuantitativo también aumentó en las localidades del Sur Occidente en 2017 frente a 2014.

La tasa de homicidios en la ciudad fue de 13,9 en 2019, con un total de 1.086 casos. Esto representa una reducción de apenas 3 casos frente al 2018 (1.089). Las localidades con la tasa de homicidios por cada 100.00 habitantes más altas se encontraban en Bosa (56,2), Fontibón (52,8), Rafael Uribe Uribe (27,2). Las localidades con mayor vulnerabilidad podrán verse impactadas en seguridad por la pandemia, debido a que son el epicentro de las diferentes problemáticas sociales y económicas que se han generado.

Los resultados en medio ambiente, evidencian la disparidad territorial. Para el año 2019 se registró la concentración más baja de PM10 de los últimos cinco años (35 µg/m3); sin embargo, continúa muy por encima de lo recomendado por la OMS (20 μg/m3); las estaciones que registraron la mayor concentración de PM10 fueron Suba y Carvajal-Sevillana. Asimismo, el promedio anual a nivel ciudad de PM2.5 para el año 2019 fue de 18 µg/m3, con un aumento de 1 µg/m3 respecto al año anterior, donde las estaciones con mayores valores de PM2.5 fueron Carvajal-Sevillana y Kennedy.

La población en áreas rurales es, particularmente, más vulnerable a los efectos de la pandemia, por lo que se debe pensar en invertir en infraestructura verde, promover alianzas con municipios cercanos, a fin de fomentar vínculos relacionados para fortalecer los servicios ambientales y las ofertas alimentarias.

Recomendaciones:

  • Focalización políticas públicas de forma eficaz y efectiva en los territorios donde se concentran las desigualdades sociales.
  • Focalizar acciones en UPZ de mayor vulnerabilidad, especialmente en territorios donde confluyen problemáticas a escala multidimensional.
  • Elevar la importancia de la UPZ como un espacio urbano donde se pueden generar soluciones más adaptadas a las necesidades de los contextos barriales.

Desafío No. 3 – Trabajar hacia la equidad de género, juvenil y adulto mayor

En materia de desempleo los grupos más afectados han sido los jóvenes, las mujeres y las personas con menor nivel educativo. La tasa de desempleo de los jóvenes de 14 a 28 años fue 33,3% y la de las mujeres 20,7% (trimestre marzo-mayo). Esto es explicado porque son grupos poblacionales en actividades con menor estabilidad laboral.

Desde el ámbito de seguridad se ha presentado otro factor alarmante durante la pandemia relacionado a la violencia de género e intrafamiliar, explicada por el confinamiento. Según la Naciones Unidas, durante el periodo de la Covid-19 se han incrementado las denuncias por violencia al interior de los hogares contra mujeres, niñas y niños. En el caso de Bogotá, la ciudad se ubicó en el primer lugar de llamadas por la línea nacional con el 42% del total, además de las llamadas a la Línea Púrpura de la Secretaría Distrital de la Mujer que aumentaron en un 225%.

En Bogotá la población de 60 años en 2005 representaba el 8,3% de la población, mientras que para el 2018 fue del 12,8%. La Covid-19 ha puesto alertas en la población mayor, ya que, una consecuencia derivada de las medidas de confinamiento, son las dificultades de acceso a los servicios de salud, en especial para aquellas personas con condiciones crónicas no transmisibles que requieren continuidad en sus tratamientos. Esta continuidad puede verse afectada tanto por las restricciones a la movilidad, así como por el cierre de servicios relacionados.

Recomendaciones:

  • Desarrollar estrategias que tengan en cuenta el enfoque diferencial de grupos poblacionales después de la pandemia.
  • Realizar medidas de emergencia, auxilio permanente y estructurales para combatir la violencia de género
  • Establecer estrategias de recuperación de empleo para la juventud y promover medidas en la etapa primer empleo como formación dual.
  • Acelerar el programa de ayuda a 20.000 estudiantes de Bogotá para ingresar a instituciones públicas y privadas de educación superior y de educación para el trabajo. Articular a las instituciones que ofrecen becas a estudiantes de bajos ingresos en alineación con la vocación productiva de la ciudad y los programas de subsidio a la matrícula.
  • Proyectar las medidas de protección social hacía la población mayor debido a su tendencia creciente.

Desafío No. 4 – Mejorar el Hábitat Urbano 

El censo 2018 evidenció un cambio en la demografía de Bogotá y la región, dado que el crecimiento poblacional de la capital se ha desacelerado a favor del aumento en la población de los municipios vecinos . En promedio, la región metropolitana, creció un 3,22% anual mientras que la población en Bogotá creció menos del 1%. Se destaca la voluntad política y regional del Distrito y los municipios de Cundinamarca en impulsar la conformación de la Región Metropolitana Bogotá-Cundinamarca, la cual es fundamental para poner en la agenda de trabajo, proyectos articulados sobre problemáticas que ya tienen interdependencia hace varios años entre Bogotá y la región.

En cuanto al hábitat urbano, la ciudad presentaba algunos avances en algunos indicadores claves de medio ambiente pero persistían grandes desafíos así como en hábitat y ruralidad, previos a la pandemia. Debido al alto nivel de contagios por Covid – 19, en Bogotá se estima que se puede dar un aumento en la tendencia de los ciudadanos de irse a vivir a municipios vecinos, para así evitar el tránsito por zonas urbanas densamente pobladas.

Bogotá tiene 25.666 viviendas con ocupación temporal y 118.729 viviendas desocupadas, según el censo 2018. La cantidad de viviendas desocupadas supera el número de hogares en déficit cuantitativo, cerca de 96.000, lo cual muestra la falla estructural en el modelo de vivienda para proveer soluciones a las necesidades de las familias. La pandemia de la Covid-19, que ha obligado al confinamiento de la población en sus viviendas, pone nuevamente sobre la mesa el debate de la calidad de la vivienda como un factor diferenciador ante el riesgo de contagio y sus implicaciones en la salud humana.

Recomendaciones:

  • Pensar en las transformaciones que se darán a partir de la pandemia para que se invierta en infraestructura verde y en alianzas con municipios cercanos.
  • Formular políticas que opten por fomentar los medios de transportes no motorizados y amigables con el medio ambiente.
  • Formular un modelo de ocupación sostenible del territorio.
  • Adelantar la Política Integral de Vivienda aprovechando el POT
  • Sacarle provecho a la creación de la Región Metropolitana.
  • Tener en cuenta la influencia de las zonas rurales para asegurar la interrelación urbano-rural que propone el POT.

Desafío No. 5 –  Promover la Movilidad Sostenible

Entre 2011 y 2019 los viajes en modos sostenibles (peatonal, bicicleta, SITP o TPC) han decrecido su participación, pasando del 72,3% al 67,3% . Estos indicadores son el resultado de la insatisfacción que existe en la ciudadanía con la movilidad. Según la Encuesta de Percepción de Bogotá Cómo Vamos, tan solo el 23% de los usuarios de TransMilenio se encontraba satisfecho con el sistema en 2019.

La pandemia ha obligado a transformaciones. En el caso del transporte público se ha mantenido su uso, pero redujo su ocupación máxima al 35%, cifra que puede variar a lo largo del año a medida que se flexibilizan las medidas. Adicionalmente, se destaca el aumento de los bici-carriles, los cuales mitigan un aumento del contagio al momento de movilizarse la población. Por último, es importante anticipar un problema de financiamiento del sistema que ha recaudado menos dinero este año por la disminución de pasajeros.

Recomendaciones:

  • Impulsar una agenda de movilidad sostenible en una articulación público-privada.
  • Buscar la sostenibilidad del modelo de movilidad, desde aspectos sociales, ambientales, económicos y de viabilidad financiera.
  • Continuar la expansión de la red de ciclo-infraestructura y mejorar su conectividad.
  • Mejorar la seguridad vial para los biciusuarios.
  • Proveer la infraestructura necesaria, gestionar eficientemente la operación y diseñar incentivos para que los ciudadanos opten por usar los modos sostenibles
  • Desarrollar nuevas estrategias financieras para asegurar la operación del sistema de transporte masivo y socializarlas a la ciudadanía en tiempos de pandemia.

6) Impulsar la reactivación económica privada y pública

Se estima que Bogotá tenga una caída del crecimiento puede estar entre -4,2% y -8% (SDH, 2020) dependiendo de la duración de la parálisis en la producción de bienes y servicios. A este panorama se suma que el 99% de las empresas son MiPymes, las cuales han sido las más afectadas por falta de liquidez y actividad productiva para mantener a flote sus negocios.

La Covid-19 ha forzado a que se estime que el recaudo disminuiría hasta en 1.3 billones y que haya que cubrir una pérdida de 3.5 billones de pesos.  En 2019 los ingresos totales de la ciudad presentaron un aumento del 11,3% en términos reales; respecto a lo registrado en 2018. Por su parte, el gasto,  representó un crecimiento real anual de 8,1%, respecto a 2018. Se debe destacar  la dinámica del servicio de la deuda de la Administración Distrital. Entre 2016 y 2018 el monto total de la deuda había venido disminuyendo constantemente, resaltando que el monto total de la deuda correspondía al 29% de los ingresos corrientes de la ciudad, lo que está muy por debajo del límite legal de endeudamiento crítico del 80%.

Recomendaciones:

  • Mantener el cuidado de la salud y su armonización con la reactivación económica que permita mantener la apertura de las actividades productivas.
  • Medidas que impacten directamente en los problemas de liquidez de las empresas, en especial a las MiPymes, que buscan mantener sus negocios y proteger el empleo.
  • Impulsar la transformación productiva y el desarrollo de sectores con potencial de crecimiento.
  • Aprovechar la estrategia de especialización inteligente y las iniciativas de clúster para elevar la productividad de las empresas y el desarrollo de proyectos que mejoren su entorno en materia de ciencia, tecnología e innovación.
  • Establecer incentivos y medidas para la generación de empleo a mujeres y jóvenes.
  • Fomentar la inversión pública para incentivar la oferta y demanda privada.

Durante varios meses, el equipo de Bogotá Cómo Vamos junto con el direccionamiento estratégico de sus cuatro (4) socios fundadores, Fundación Corona, El Tiempo Casa Editorial, la Pontificia Universidad Javeriana y la Cámara de Comercio de Bogotá, tuvo la colaboración de un grupo de alrededor de 50 expertos, además de la realización de mesas de trabajo con la participación de cerca de 150 especialistas.

Este Vigésimo Segundo Informe de Calidad de Vida es una invitación a trabajar por una reactivación sostenible y corresponsable. Viendo la crisis como una oportunidad única de soñar con un nuevo modelo de bienestar, con políticas y programas que mejoren la calidad de vida para la ciudadanía, donde exista corresponsabilidad de todos los actores. Bogotá cuenta con todos los atributos para soñar con seguir siendo un modelo de ciudad para el país y para América Latina.

Artículos

Lanzamiento Informe de Calidad de Vida en Bogotá

  • El evento se transmitirá En Vivo, a partir de las 9:00 a.m. y hasta las 6:00 p.m., a través de la cuenta YouTube de EL TIEMPO y la FanPage de Bogotá Cómo Vamos en Facebook (https://www.facebook.com/programabogotacomovamos)
  • Informe presenta datos de 2019 y hace un análisis de los impactos del Covid-19, así como plantea retos para la ciudad y en diferentes sectores. De igual manera, propone seis (6) desafíos estratégicos para una reactivación sostenible y corresponsable en la calidad en Bogotá.  
  • En el evento participará Elkin Velásquez, Director de ONU Hábitat para Latinoamérica y el Caribe; Secretarios del gabinete Distrital y expertos invitados.

Bogotá, 26 de agosto de 2020

Este jueves 27 de agosto, Bogotá Cómo Vamos presentará su vigésimo segundo Informe de Calidad de Vida de la ciudad, con los principales indicadores en materia de: entorno económico, seguridad, salud, educación, movilidad y hábitat, entre otros.

El documento presenta cómo avanzaba la ciudad a partir de datos 2019, y, en esta oportunidad y dada la coyuntura generada por la crisis sanitaria originada por la pandemia, analiza de los impactos del Covid-19 y plantea los principales retos para Bogotá y para cada uno de los sectores que refiere. De igual manera, propone seis (6) desafíos estratégicos para una reactivación sostenible y corresponsable en la calidad en Bogotá.

Este Vigésimos Segundo Informe de Calidad de Vida es una invitación a trabajar por una reactivación sostenible y corresponsable. Viendo la crisis como una oportunidad única de soñar con un nuevo modelo de bienestar, con políticas y programas que mejoren la calidad de vida para la ciudadanía, donde exista corresponsabilidad de todos los actores.

El Informe de Calidad de Vida en Bogotá de Bogotá Cómo Vamos, contó con el apoyo de la Pontificia Universidad Javeriana (Facultades de: Estudios Ambientales y Rurales; de Arquitectura y Diseño; de Educación; de la Maestría en Logística y Transporte; del Observatorio Fiscal y del Instituto de Salud Pública); de la Cámara de Comercio de Bogotá; de la Universidad de los Andes (Facultad de Medicina – Grupo de Salud Pública); del Observatorio Así Vamos en Salud y de la Fundación Universitaria Juan N. Corpas.

Al lanzamiento del informe asistirá Elkin Velásquez, Director de ONU Hábitat para Latinoamérica y el Caribe, quien hablará sobre cómo podemos afrontar los retos que nos pone la pandemia para ser una ciudad sostenible. De igual manera, en cada uno de los paneles programados, se encontrarán Secretarios del Gabinete Distrital: Movilidad, Seguridad, Educación, Salud; la Directora del Observatorio de Desarrollo Económico y la Subsecretaria de Planeación y Política de la Secretaría Distrital de Hábitat.

El informe de seguimiento y monitoreo a los cambios en la calidad de vida en la ciudad, es una herramienta de diagnóstico para que la Administración y los ciudadanos conozcan cómo avanza la calidad de vida en la capital; pero además, en esta oportunidad, expone las transformaciones y los retos para la ciudad a raíz de los impactos de la pandemia del Covid-19.


¡Los esperamos!

Fecha: Jueves, 27 de agosto de 2019

Lugar: www.youtube.com/ElTiempo y https://www.facebook.com/programabogotacomovamos

Hora: 09:00 a.m. – 06:00 p.m.   Evento Gratuito.


Programación:

HORA NOMBRE DEL PANEL
09:00 a.m. Impacto del Covid-19:

Por una reactivación sostenible y corresponsable en la calidad de vida de Bogotá.

10:00 a.m. Entorno económico.

¿Cómo trabajar por una reactivación del entorno económico y empresarial?

11:00 a.m. Salud Pública.

¿Cuáles son los aprendizajes y retos para el sector Salud?

12:00 a.m. Movilidad.

¿Cómo aprovechar el contexto del Covid-19 para impulsar a Bogotá hacia una Movilidad Sostenible?

2:00 p.m. Educación.

¿Qué estrategias se deben implementar para fortalecer la Educación en Bogotá?

3:00 p.m. Seguridad y Convivencia Ciudadana.

Panorama de la Seguridad en Bogotá: Una mirada antes y durante la cuarentena.

4:00 p.m. Hábitat Urbano.

¿Cómo nos soñamos el espacio urbano de Bogotá para una mejor calidad de vida de sus habitantes?

5:00 p.m. Cierre.

La importancia de un trabajo conjunto por una reactivación sostenible y corresponsable.

 


Sobre Bogotá Cómo Vamos

Bogotá Cómo Vamos nació en 1998 como un ejercicio ciudadano, independiente e imparcial. Desde entonces, se ha caracterizado por ejercer un control social a la gestión pública de la capital, por medir las transformaciones de Bogotá y por realizar una veeduría propositiva que fomenta la rendición de cuentas de las diferentes administraciones frente a los temas que afectan la calidad de vida de los bogotanos.

Durante este tiempo ha producido 22 informes de calidad de vida y 21 Encuestas de Percepción Ciudadana (EPC).

La Fundación Corona, El Tiempo Casa Editorial, la Pontificia Universidad Javeriana y la Cámara de Comercio de Bogotá se unieron hace 22 años para conformar esta iniciativa ciudadana, la cual ha sido replicada en otras ciudades de Colombia y en países de América Latina y el Caribe.

Esta alianza de la sociedad civil ha logrado mantenerse unida, por más de dos décadas, con el propósito de mirar cómo avanza Bogotá; su ejercicio ha sido un mecanismo para promover gobiernos más transparentes y abiertos a la participación ciudadana.

Artículos

Felipe Bogotá, nuevo Director de Bogotá Cómo Vamos.

Felipe Bogotá, economista y especialista en demografía, con 10 años de experiencia en temas de pobreza, ciudades, emprendimiento social, gerencia de organizaciones, liderazgo e investigación en temas de desarrollo, asume la dirección del programa Bogotá Cómo Vamos.

Dentro de sus principales apuestas está la generación de alianzas con actores, integrar el Desarrollo Urbano Sostenible en los productos del Programa y continuar posicionando a Bogotá Cómo Vamos como  un referente y modelo ciudadano de seguimiento y evaluación a la gestión pública.

“Seguiremos posicionándonos como un actor que incide en mejores políticas públicas, a través de un ecosistema de actores que contribuye al desarrollo urbano sostenible; en especial, en este momento de crisis. Conectaremos y fortaleceremos el ecosistema acercando a la ciudadanía con los tomadores de decisión. Queremos que nuestros estudios, proyectos e información sean cercanos y colaborativos; este será un indicador que medirá el éxito del Programa.”

Nuestro nuevo Director, fue además Gerente General para Colombia de TECHO –Un Techo para mi País– y Gerente General de la empresa B. Matteria, consultora experta en búsqueda y selección de profesionales con foco en la sostenibilidad. Se destacó también en el campo internacional en TECHO, liderando proyectos de vivienda, hábitat, atención a desastres humanitarios y voluntariado como Director General para América Latina y El Caribe.

 “He tenido la oportunidad de trabajar por una mejor Bogotá desde mi adolescencia; acercándome a las personas con los más altos niveles de vulnerabilidad, pobreza y desigualdad. También pude trabajar con 19 ciudades capitales de América Latina; conociendo de cerca sus avances y problemáticas. ¿Qué concluí de esta experiencia? “es más lo que nos une, que lo que nos separa”.


¿Qué novedades habrá para  Bogotá Cómo Vamos?

Además de mantener el Informe de Calidad de Vida, la Encuesta de Percepción Ciudadana y el informe semestral de Concejo Cómo Vamos, desde Bogotá Cómo Vamos trabajaremos en seguir construyendo un ecosistema de redes que impacte positivamente; como ha sido el espíritu que vio nacer este Programa. Apuntaremos a renovarnos; trabajaremos en nuevas tendencias de trabajo colaborativo, innovación social y gestión de la información aportando continuamente a la ciudad que soñamos.

En este mismo sentido “la participación ciudadana se convierte en un pilar fundamental para nosotros; es por ello que buscaremos acercar a la ciudadanía a la política pública. Queremos ser un facilitador entre el ciudadano, la sociedad civil de base, organizada, con los principales tomadores de decisión; es el camino para promover una incidencia positiva en la ciudad y en la política pública.”


¿Quién es Felipe Bogotá?

Felipe Bogotá está convencido, que las ciudades son uno de los principales focos de atención en la política pública para brindar mejor calidad de vida a la ciudadanía.

Hoy como director de Bogotá Cómo Vamos, tiene el propósito de contribuir a la construcción colectiva de una ciudad sostenible, a través del fortalecimiento de la gobernanza para el Desarrollo Urbano Sostenible. “El escenario actual nos desafía como equipo de Bogotá Cómo Vamos y como sociedad civil, a reinventar e innovar en estrategias que contribuyan a la recuperación de la ciudad. Es el momento de trabajar juntos, no hay otro camino que unir esfuerzos entre los actores que integramos la ciudad”.

 

Artículos

Por primera vez los “Cómo Vamos” realizarán una encuesta…

Por primera vez los “Cómo Vamos” realizarán una encuesta virtual para medir la percepción ciudadana

  • La Red de Ciudades Cómo Vamos y la Fundación Corona lanzan a partir de esta semana la primera de tres encuestas virtuales a realizarse entre 2020 y comienzos de 2021
  • Esta nueva apuesta, con la que se espera llegar a más de 60 mil personas en 36 municipios del país, es una propuesta innovadora para medir la percepción ciudadana en tiempos de la pandemia de COVID-19.
  • La iniciativa hace un llamado a los ciudadanos a participar masivamente de las encuestas virtuales para tomarle el pulso a sus ciudades durante los siguientes meses y contribuir a una mejor y más informada toma de decisión de los gobernantes.

Bogotá, 21 de julio de 2020

“Mi Voz Mi Ciudad” es el nombre de la serie de encuestas virtuales que la Red de Ciudades Cómo Vamos y Fundación Corona lanzan a partir de esta semana en 17 programas Cómo Vamos, a nivel nacional, con el fin de medir la percepción ciudadana en estos territorios. Además de lo anterior, se busca obtener información de reporte que permita entender mejor la realidad de los territorios en medio de esta coyuntura.

Debido a la coyuntura de la COVID -19 y como respuesta a las medidas de distanciamiento social, los Cómo Vamos adelantan esta iniciativa como una oportunidad para tener mediciones sobre la percepción de la calidad de vida en diferentes momentos del desarrollo de la pandemia durante el 2020; para aportar a herramientas de medición y adaptación y entender mejor el clima de opinión en los territorios, en tiempos de un profundo cambio social y económico. La encuesta virtual contará con varias entregas en los siguientes meses y los ciudadanos podrán acceder a él a través de las páginas de los programas Cómo Vamos o por medio de las redes sociales.

Este tipo de ejercicios contienen indicadores subjetivos e información de reporte que permiten conocer el punto de vista de la gente frente a su contexto de ciudad y ayuda a que los gobiernos orienten sus estrategias o políticas públicas hacia las áreas donde no se está visibilizando una implementación efectiva.

Los Cómo Vamos son un referente para medir y aportar en las discusiones de calidad de vida de las ciudades. Por lo tanto, estas encuestas virtuales son muy importantes para realizar mediciones periódicas que puedan aportar insumos sobre los cambios en las percepciones de los ciudadanos en el marco de la coyuntura” dice Mónica Villegas, gerente de proyectos de Fundación Corona.

Las mediciones de percepción ciudadana que realizan los Cómo Vamos, son distintivas de los programas por su solidez y por la información que revelan año a año, además permiten realizar diversos análisis sobre la evolución de la posición de los ciudadanos frente a temas como la provisión que hace el Estado de los bienes básicos.

Los habitantes de Armenia, Barbosa, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Buenaventura, Cajicá, Cali, Cartagena, Chía, Cogua, Cota, Cúcuta, Floridablanca, Gachancipá, Girón, Jamundí, Manizales, Medellín, Montería, Nemocón, Pereira, Piedecuesta, Puerto Colombia, Quibdó, Santa Marta, Socorro, Soledad, Sopó, Tabio, Tenjo, Tocancipá, Tuluá, Vélez y Zipaquirá, podrán acceder a la encuesta donde responderán preguntas alrededor del clima de opinión de su ciudad en medio de la coyuntura actual.

En Bogotá Cómo Vamos estamos innovando y trabajando de la mano de herramientas tecnológicas. La participación de los bogotanos en este ejercicio será valioso para entender los cambios en la calidad de vida en la ciudad y la percepción sobre nuestra nueva realidad», Carolina Bermúdez Olaya, directora (e).

Esta encuesta busca, a partir de la información recolectada con la información de reporte y los indicadores de percepción, complementar los indicadores objetivos que manejan los programas; con el fin de generar un entendimiento más holístico de la situación de cada territorio. Ambos tipos de indicadores tienen el mismo nivel de importancia y son contrastados unos con otros, a partir de resultados de anteriores encuestas para construir análisis que reflejen cambios, tendencias, retrocesos, progresos, entre otros.

Los “Cómo Vamos” constituyen programas generadores de conocimiento sobre la calidad de vida en las ciudades y son importantes referentes para los gobiernos locales y nacionales en su tarea de planeación; además de ser una oportunidad para que la ciudadanía se involucre de manera activa e informada en el desarrollo de su ciudad, al usar la información de los programas para actuar e incidir en política pública.

La Red de Ciudades Cómo Vamos está compuesta por 21 programas Cómo Vamos a nivel nacional, que reúnen a 45 municipios donde habita cerca del 60% de la población urbana de Colombia. Los socios nacionales de esta iniciativa son Fundación Corona, Casa Editorial El Tiempo, Pontificia Universidad Javeriana y la Cámara de Comercio de Bogotá, y cuenta con más de 150 socios a nivel local distribuidos en los diferentes programas Cómo Vamos.

Los resultados de la primera encuesta se revelarán a finales del mes de agosto y de manera paulatina, en los siguientes meses, se tendrá acceso a las demás mediciones.

Ingresa aquí y compártenos tu opinión. 

Comunicados

Entrega de observaciones al Plan de Desarrollo Distrital 2020-2024

Con el propósito de mejorar la calidad de vida y contribuir a la construcción colectiva de ciudad, Bogotá Cómo Vamos, después de un trabajo con organizaciones aliadas y expertos, entrega a la Administración Distrital recomendaciones al proyecto de Acuerdo del Plan de DesarrolloUn nuevo contrato social y ambiental para la Bogotá del siglo XXI”; actualmente en revisión y discusión en el Concejo de Bogotá.

Estas reflexiones fueron recopiladas durante los últimos 2 meses en varias mesas de trabajo, con la participación de cerca de 120 expertos en temas de ciudad. El ejercicio busca entregar recomendaciones al Plan de Desarrollo Distrital (PDD) en seis ámbitos temáticos: educación, salud pública, seguridad y convivencia ciudadana, movilidad sostenible, hábitat y medio ambiente.

El Plan de Desarrollo es la hoja de ruta de la Administración Distrital que determina el rumbo de la ciudad en los próximos cuatro años; y, ante la coyuntura de emergencia sanitaria, se presentan retos para el Gobierno Distrital. El ejercicio de análisis, observaciones y recomendaciones busca contribuir al mejoramiento de la calidad de vida y aportar insumos para la toma de decisiones. En este sentido, Bogotá Cómo Vamos espera que las recomendaciones sean escuchadas, atendidas y acogidas por las autoridades distritales.

A continuación, se presentan recomendaciones de política y observaciones a las metas trazadoras en los sectores de: educación, salud pública, seguridad y convivencia ciudadana, movilidad sostenible, hábitat y medio ambiente.


Recomendaciones en Educación:

  1. Cerrar la brecha en el acceso a las tecnologías digitales para que los estudiantes y docentes puedan tener igualdad de condiciones en la educación.
  2. Fortalecer las estrategias de reducción de la deserción para preservar los avances en la educación que se han logrado en la ciudad.
  3. Fortalecer la formación técnica y profesional y su articulación con la agenda de desarrollo productivo; construida entre el sector público y privado de Bogotá y la región.
  4. Formular e implementar una política de bilingüismo del Distrito, dado que no se plantean programas, estrategias, o metas para al respecto.
  5. Formular una política distrital de formación para la innovación, de manera colectiva con la comunidad educativa.
  6. Promover la creación de PEC (Proyectos Educativos Comunitarios) y PET (Proyectos Educativos Territoriales) que puedan construirse desde cada una de las sedes educativas; en relación con las necesidades de formación, reconstrucción del tejido social; en el marco de la pos-emergencia y transformación comunitaria.

Sobre los indicadores: Se recomienda incorporar los siguientes tres (3) indicadores de resultado y sus respectivas metas trazadoras:

Metas Trazadoras

Indicador Línea Base Fuente Meta 2024

A 2024 reducir a 1,1% la tasa de deserción pública en educación preescolar, básica primaria, básica secundaria y media vocacional.

Tasa de deserción educación preescolar, básica primaria, básica secundaria y media vocacional pública. 1, 65% en 2018 SED – Secretaría de Educación del Distrito 1,1%
A 2024 se ha incrementado el puntaje promedio de pruebas SABER 11 obtenido en lectura crítica. Puntaje promedio en pruebas SABER 11 obtenido en lectura crítica. 56,82 en 2017 ICFES.

57,7

A 2024 se ha incrementado el puntaje promedio de pruebas saber 11 obtenido en matemáticas. Puntaje promedio en pruebas saber 11 obtenido en matemáticas. 54,72 en 2017 ICFES.

58,82


Recomendaciones en Salud Pública:

  1. Incluir acciones intersectoriales para reducir la desnutrición crónica como infaltable en la agenda de política social; para mejorar la salud nutricional de los niños y niñas en primera infancia en Bogotá.
  2. Mantener una priorización por territorios o UPZ críticos en las intervenciones que se implementen en el marco de los programas; sin perder de vista la lógica intersectorial a través de alianzas público-privadas.
  3. Dejar explícito en el PDD el Plan Distrital de Gestión del Riesgo de Desastres y del Cambio Climático para Bogotá 2018-2030; y los lineamientos frente a la formulación de un nuevo Plan de Descontaminación del Aire en Bogotá.
  4. Emplear el enfoque de Curso de Vida y el enfoque de Interseccionalidad, en vez de usar el modelo de determinantes sociales; retomando el enfoque de derechos en vez del de necesidades.
  5. Reestructurar las redes de servicios públicas y privadas, con un enfoque territorial, hacia una asistencia social universalizada; dado que se han concentrado en los ámbitos clínico-hospitalarios.

Sobre los indicadores:  Se recomienda ajustar la meta de los siguientes tres (3) indicadores:

  1. Disminuir a 5,6 casos por 1.000 nacidos vivos la tasa de mortalidad infantil para el año 2024, en vez de 8,37 que propone el proyecto de PDD.
  2. Disminuir en un 25% los nacimientos en mujeres de 15 a 19 años para el año 2024, en vez del 10% que propone el proyecto de PDD.
  3. Disminuir en 46% la Razón de Mortalidad Materna por 100.000 nacidos vivos para el año 2024, en vez del 20% que propone el proyecto de PDD.

Se recomienda incorporar los siguientes cinco (5) indicadores de resultado y sus respectivas metas trazadoras:

Metas Trazadoras

Indicador Línea Base Fuente Meta 2024

A 2024 disminuir a 13% la desnutrición crónica en la primera infancia en Bogotá.

Prevalencia de desnutrición crónica en menores de 5 años en Bogotá 17,6% en 2018 Secretaría Distrital de Salud (SISVAN). 13%
A 2024 disminuir a 12% el bajo peso al nacer en Bogotá a 2024 Prevalencia de bajo peso al nacer en Bogotá

13,5% en 2018

Secretaría Distrital de Salud (Estadísticas Vitales).

12%
A 2024 aumentar a 4 meses la duración mediana de la lactancia materna exclusiva en Bogotá a 2024. Duración mediana de la lactancia materna exclusiva en Bogotá 3,4 meses en 2018 Secretaría Distrital de Salud (SISVAN).

4 meses

A 2024 disminuir a menos de un caso por 1.000 nacidos vivos la incidencia de sífilis congénita.

Incidencia de sífilis congénita en la ciudad de Bogotá 1, 21 casos por cada 1.000 nacidos vivos en 2017 Secretaría Distrital de Salud

Menos de 1 caso por cada 1.000 nacidos vivos

Disminuir a 8% el exceso de peso en niños y niñas menores de 5 años en Bogotá a 2024. Prevalencia de exceso de peso en niños y niñas menores de 5 años en Bogotá 10,1% en 2018 Secretaría Distrital de Salud

8%


Recomendaciones en Seguridad y Convivencia Ciudadana:

  1. Plantear estrategias en relación con el manejo de delitos de mayor impacto (DMI por subsistencia y oportunidad, desmantelamiento de crimen organizado (hurtos), frentes de seguridad actualizada, manejo en TransMilenio, delitos cibernéticos y mediados por lo digital).
  2. Generar un centro de estudios criminológico que robustezca los análisis y la gestión de conocimiento, como eje estratégico, para visibilizar resultados; evaluar y ajustar acciones.
  3. Visibilizar el enfoque territorial multiescalar, desde lo barrial, pasando por lo zonal, hasta lo regional y no sólo verificar el tema de la conurbación con Soacha o los territorios de Paz.
  4. Diseñar estrategias de abordaje a las tensiones de conflictividades, violencias y delitos, que se presentan en la ciudad de manera histórica (convivencia barrial (ruido, música, excrementos, basuras, escombros), ausencia de mecanismos de resolución de conflictos, coexistencia de maneras de vida: jóvenes en parques, etc.), y estrategia de consumo responsable de alcohol y SPA, persecución al tráfico de armas, cacería a la ESCNNA. 

Sobre los indicadores: Se recomienda ajustar la meta a “reducir la tasa de homicidios a 6,63 por cada 100.000 habitantes”, en vez de a 9,9 por cada 100.000 habitantes.


Recomendaciones en Movilidad Sostenible:

  1. Presentar estudios de factibilidad que confirmen, o no, la necesidad de los 16 corredores viales y siete ciclorrutas como conexiones regionales y vías periféricas y proyectos en ejecución.
  2. Establecer cuál es la intervención que se pretende hacer en la carrera Séptima, ampliando la descripción de éste como corredor ecológico y su impacto en el acuerdo de cofinanciación Nación-Distrito del metro y troncales alimentadoras.
  3. Contar con estudios de factibilidad, antes de la decisión definitiva de inversión, de Proyectos Estratégicos priorizados) tales como: la red de metro regional, conformada por la construcción de la fase I y la extensión de la fase II de la Primera Línea del Metro hasta Suba y Engativá; el Regiotram de Occidente, y el Regiotram del Norte, estructurada y en avance de construcción. Cable de San Cristóbal construido y cable en Usaquén estructurado.
  4. Fijar en el proyecto de acuerdo una meta/indicador o proyecto sobre el desarrollo de una herramienta que consolide, analice y monitoree el transporte de carga y logística para Bogotá y la región.
  5. Priorizar acciones para peatones y ciclistas como mecanismos de viaje de menor contagio, y muy baja ocupación en el transporte público; las cuales pueden implementarse tanto durante la crisis de salud pública, como después de ella para alcanzar a ser una ciudad más sostenible.

Sobre los indicadores: Se recomienda incorporar los siguientes cuatro (4) indicadores de resultado y sus respectivas metas trazadoras.

Metas Trazadoras

Indicador Línea Base Fuente

Meta 2024

Mantener o mejorar la distribución modal de viajes en la ciudad en modos de viajes sostenibles.

Porcentaje de viajes en modos sostenibles: a pie, en bicicleta y transporte público masivo y colectivo (TransMilenio, TransMiCable, SITP Zonal, SITP Provisional). 74% en 2019 Encuesta de Percepción Ciudadana de Bogotá Cómo Vamos.

Al menos un 75% de la distribución modal de viajes en la ciudad es en modos sostenibles

Mejorar la percepción de calidad de los modos sostenibles. Promedio ponderado de calificación de modos sostenibles. 32% en 2019 Encuesta de Percepción Ciudadana de Bogotá Cómo Vamos.

Aumentar al 50% la percepción de satisfacción de calidad de los modos sostenibles

Reducir el número de personas fallecidas en siniestros de tráfico.

Porcentaje de reducción de personas fallecidas en incidentes de tráfico en 2024 respecto a 2019, total y diferenciado por género, edad y usuarios de bicicleta. Línea base: 2019 507 total, 68 ciclistas; dato preliminar

 

Secretaría Distrital de Movilidad

Reducir el 20% en el número de personas fallecidas en siniestros de tráfico diferenciado por 20% reducción en mujeres fallecidas

20% reducción en niños y jóvenes fallecidos 0% de aumento de muertes de ciclistas.

Reducir la incidencia del transporte público en el porcentaje de gastos de las familias más pobres.

Estimación del porcentaje de costo de transporte en el gasto total de familias que viven en zonas de estrato 1 y 2.

 

26% según cálculo de SDM con base en encuesta de movilidad 2019 Secretaría Distrital de Movilidad. Encuesta de Movilidad.

Reducir un 15% la incidencia del transporte público en el porcentaje de gastos de las familias más pobres


Recomendaciones en Hábitat: Las recomendaciones son en relación con el Plan Terrazas y el Banco de Materiales:

  1. Especificar las responsabilidades en la ejecución del programa “Plan de Terrazas” por parte del Distrito, para no delegar en los hogares beneficiarios aspectos técnicos y legales que superan su capacidad de actuación.
  2. Especificar la relación que puede tener el programa “Plan de Terrazas” con otros, como por ejemplo, el de reasentamiento de hogares y arriendo protegido.
  3. Especificar objetivos, alcances esperados y metas específicas en el plan piloto del programa “Plan de Terrazas”, y su relación con el banco de materiales.
  4. Incluir el programa “Plan de Terrazas” como parte de la Política Integral del Hábitat para que la iniciativa tenga continuidad.
  5. Definir indicadores que permitan determinar si realmente se está haciendo alguna diferencia en relación con la situación precedente tanto del déficit, a atender, como de las condiciones de pobreza, a ser superadas o, al menos, aliviadas.

Sobre los indicadores: Se recomienda incorporar los siguientes cuatro (4) indicadores de resultado y sus respectivas metas trazadoras:

Metas Trazadoras

Indicador Línea Base Fuente Meta 2024

Titulación de predios de origen informal a población vulnerable.

Número de predios titulados. 5.000 predios titulados en el anterior cuatrienio. Secretaría Distrital de Hábitat. 8.000 en el cuatrienio

Reubicación de familias ubicadas en riesgo no mitigable.

Número de familias reubicadas. 3.025 familias en riesgo no mitigable reubicadas en 2017. IDIGER – Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático. 5.000
Mejoramiento de vivienda donde habita población vulnerable. Número de mejoramientos de vivienda gestionados. Secretaría Distrital de Hábitat.

5.000

Subsidios distritales complementarios a los nacionales para adquisición de vivienda nueva. Número de subsidios distritales de vivienda aplicados. 11.917 subsidios distritales de vivienda entre 2015 y 2018. Secretaría Distrital de Hábitat.

12.000 subsidios distritales de vivienda durante el cuatrienio

Al menos 3.000 de ellos en el Centro Expandido de la Ciudad


Recomendaciones en Medio Ambiente:

  1. Formular y ejecutar un Plan de Investigación Ambiental de Bogotá 2020- 2027 en temas de: calidad del aire, biodiversidad urbana y fuentes hídricas; incorporando iniciativas de ciencia ciudadana, instituciones académicas y empresas enfocadas en ciencia, tecnología e innovación.
  2. Priorizar programas específicos relacionados con la gestión de lo ambiental regional, integrada de lo urbano a lo rural; abordando de manera diferenciada los desafíos ambientales en los bordes norte y sur de la ciudad.
  3. Profundizar las propuestas hechas para la mitigación y adaptación de la ciudad a los riesgos derivados del cambio climático; especificando el alcance que pueden llegar a tener para enfrentar este fenómeno.
  4. Promover y reconocer cambios en la forma en que son declaradas, manejadas y recuperas las áreas protegidas urbanas, que son parte integral de la Estructura Ecológica Principal – EEP, previniendo conflictos comunes sobre la propiedad y la exclusión de diversos usos del suelo.
  5. Trabajar los desafíos ambientales desde el fortalecimiento de la cultura de los ciudadanos y los sectores productivos, para transformar sus patrones de comportamiento y producción, trascendiendo las acciones enfocadas principalmente en el reciclaje e incorporando principios y prácticas relacionadas con la economía circular.

Sobre los indicadores:

Se perciben las metas e indicadores propuestos como ambiciosos y difícilmente alcanzables. Se sugiere revisar y dar soporte basado en evidencia sobre la forma en que estos serán alcanzados.

Conozca el documento completo Aquí 

Artículos CCV

Comunicado a la opinión pública, Concejo Cómo Vamos

Para mantener la rigurosidad técnica y metodológica que siempre ha caracterizado a Concejo Cómo Vamos, a partir del mes de mayo suspende temporalmente sus actividades de monitoreo, seguimiento y evaluación al desempeño de la Corporación, las bancadas, los concejales y sus mesas directivas y reanudará su ejercicio en enero de 2021.

Bogotá, 25 de abril de 2020. En atención a la coyuntura de emergencia de la ciudad, las recomendaciones de las autoridades nacionales y locales y el des-escalonamiento de la cuarentena, Concejo Cómo Vamos suspende temporalmente, para este año 2020, el ejercicio de monitoreo, seguimiento y evaluación al desempeño de la Corporación, las bancadas, los concejales y sus mesas directivas.

En este sentido, el Programa no publicará los informes semestrales de seguimiento a la Corporación del año y reanudará sus actividades en enero de 2021. Se toma esta decisión para mantener la rigurosidad técnica y metodológica que siempre ha caracterizado al Programa. Se mantendrán actividades, en el marco de Concejo Cómo Vamos, de pedagogía ciudadana, entre otras.

Concejo Cómo Vamos es un ejercicio ciudadano que, desde 2002, realiza un monitoreo, seguimiento y evaluación al Concejo de Bogotá. Su objetivo es analizar el desempeño de los concejales, las bancadas y las mesas directivas con el propósito de fortalecer y hacer visible el desempeño institucional de la Corporación.

Surge como apoyo a la labor del programa Bogotá Cómo Vamos, una iniciativa ciudadana de la Fundación CoronaEl Tiempo Casa Editorial, la Cámara de Comercio de Bogotá y la Pontificia Universidad Javeriana que desde hace 22 años realiza un seguimiento periódico y sistemático a los cambios en la calidad de vida en la ciudad.

Comunicados

Cuatro infaltables en el Plan Distrital de Desarrollo para…

Aumentar a 4 meses la mediana de lactancia materna exclusiva y bajar a 13% la desnutrición crónica, a 12% el bajo peso al nacer y a 8% el exceso de peso en niños y niñas menores de 5 años, son ‘4 infaltables’ que debe contener el Plan de Desarrollo Distrital – PDD- para mejorar el bienestar de la Primera Infancia en Bogotá, a 2024.

En el documento “Recomendaciones al Plan de Desarrollo Distrital 2021-2024 para mejorar el estado nutricional de la primera infancia en Bogotá”, elaborado por el programa Bogotá Cómo Vamos y la Fundación Éxito, se proponen acciones específicas para alcanzar los infaltables propuestos. El objetivo es posicionar la situación alimentaria de los más pequeños como una prioridad en la agenda pública de la ciudad,

El actual proyecto de acuerdo del PDD no hace mención específica a la disminución de la prevalencia de la desnutrición crónica ni tampoco se plantean metas relacionadas con su actual indicador ni con los de lactancia materna exclusiva, bajo peso al nacer y exceso de peso en la primera infancia.

¿Por qué establecer metas claras en la disminución de dichos indicadores? Bajar el índice de bajo peso al nacer favorece la disminución de la desnutrición crónica, la cual tiene un impacto negativo en el desarrollo cerebral de los infantes; a su vez, la prevención y disminución de la desnutrición crónica es un factor protector para prevenir la obesidad infantil a edad temprana. El exceso de peso se considera una epidemia y un problema de salud pública global.

Lograr las metas propuestas requiere fortalecer las alianzas público-privadas, que permitan territorializar las intervenciones, dada la enorme brecha existente entre localidades. Se debe, incluso, avanzar en la desagregación de información por Unidad de Planeación Zonal (UPZ) y, a partir de allí, realizar una priorización territorial más específica. En Bogotá hay 116 UPZ, de las cuales 20 o 30 concentran la mayor parte de los problemas en salud.

Desde 2019, Bogotá Cómo Vamos y Fundación Éxito trabajan en alianza para socializar, con información y datos estadísticos objetivos, las condiciones de vida de los niños y niñas menores de 5 años que residen en la capital del país. Su propósito es ayudarle a la Administración Distrital a trazar políticas públicas basadas en evidencia y promover la participación informada de la ciudadanía en decisiones dirigidas a garantizar el bienestar de la Primera Infancia en Bogotá.

Un primer aporte de esta alianza fue el documento ‘Primera infancia en Bogotá: Balance de la última década’ (2019), que recoge el análisis de la situación de este grupo poblacional y presenta una serie de recomendaciones de política pública.

Primer infaltable. Bajar a 13% la desnutrición crónica en la primera infancia

En la propuesta de PDD se plantea la siguiente meta: A 2024 incrementar al 82% la proporción de niñas y niños menores de 5 años con estado nutricional adecuado según el indicador de peso para la talla”,para la cual no se indica línea de base ni fuente del indicador propuesto.

A nivel nacional, la meta es bajar la desnutrición crónica a un 8% en los niños y niñas menores de cinco años (Plan Decenal de Salud Pública 2012-2021). La agenda de Objetivos de Desarrollo Sostenible –ODS, por su parte, establece a 2030 una reducción mayor: bajarla al 5%.

El dato disponible (a 2018) de la prevalencia de desnutrición crónica o talla baja para la edad en Bogotá es del 17,3%, según datos del Sistema de Vigilancia Alimentaria y Nutricional (SISVAN). En Colombia es de 10,8% (ENSIN, 2015). La capital del país registra una cifra superior a Medellín y Cali.

Entre 2016 y 2018 hubo un incremento en el número de casos de desnutrición crónica en niños y niñas menores de 5 años: se pasó de 22.740 casos a 29.965. Sin embargo, el comportamiento de este indicador durante la década 2008-2018 evidencia una reducción de 3,3 puntos porcentuales en su prevalencia: de 20,9% a 17,6%.

Las localidades de Bogotá con la mayor prevalencia de desnutrición crónica son Sumapaz (24,9%), Ciudad Bolívar (22,8%), Usme (22,6%), San Cristóbal (22,6%), Santa Fe (21,4%) y Tunjuelito (20,4%). Las de menor prevalencia: Barrios Unidos (14,2%), Engativá (14,6%), Suba (15,6%) y Teusaquillo (15,8%).

Para lograr una reducción total de 4 pp para los cuatro años, se recomienda:

* Formular acciones intersectoriales en el marco de la Primera Guía de Atención a la Desnutrición Crónica (2019) a través de alianzas estratégicas.

* Focalizar la atención a gestantes para su captación e identificación oportuna de deficiencias nutricionales a partir de las Rutas Integrales de Atención (RIAS).

* Fortalecer las prácticas de nutrición adecuada a lo largo de todas las etapas del curso de vida y mejorar las condiciones de empleo y/o emprendimiento de familias en condición de vulnerabilidad.

Segundo infaltable. Reducir, a 12%, el bajo peso al nacer en Bogotá

Dentro del proyecto de acuerdo del PDD no se encuentra una meta relacionada con este indicador, a pesar de que en el documento de diagnóstico sí se menciona.

El término ‘bajo peso al nacer’ se define como todo recién nacido con un peso inferior a 2.500 gramos. En 2018, su prevalencia llegó al 13,5%, la más alta si se le compara con los 32 departamentos de Colombia.

Las localidades con mayor prevalencia son Sumapaz (20%), Chapinero (15,6%), San Cristóbal (14,9%), Barrios Unidos (14,7%), Engativá (14,6%) y Santa Fe (13,9%). A su vez, las localidades con la menor prevalencia son La Candelaria (10,3%), Antonio Nariño (12,1%), Tunjuelito (12,2%), Usaquén (12,6%), Fontibón (12,6%) y Teusaquillo (12,6%).

Para pasar del 13,5% al 12% se recomienda:

* Fortalecer las acciones de Inspección, Vigilancia y Control para ser más exigentes con el cumplimiento de los estándares y requisitos mínimos de habilitación de servicios de atención materno-perinatal.

* Mejorar la operación de los sistemas de información con el fin de disminuir las inconsistencias asociadas al reporte del peso al nacer.

* Establecer una estrategia conjunta con Entidades Administradoras de Planes de Beneficios (EAPB) y con instituciones prestadoras de servicios de salud para mejorar la calidad de la atención a través de las rutas de atención pre-concepcional y concepcional.

* Priorizar acciones de captación temprana y canalización hacia los servicios de salud de las adolescentes gestantes. El embarazo a edad temprana es factor de riesgo del bajo peso al nacer.

* Definir una meta relacionada con la disminución de la morbimortalidad, con enfoque en los primeros 1.000 días de vida.

* Promover la gestión de conocimiento en torno a las causas del bajo peso al nacer en Bogotá. Dada su multicausalidad es necesario un ejercicio de territorialización y problematización para identificar los determinantes asociados. Este ejercicio debe tener en cuenta la UPZ.

* Fortalecer el apoyo intersectorial para la promoción de los derechos sexuales y reproductivos, así como la prevención de la maternidad y la paternidad tempranas.

Tercer infaltable. Disminuir a 8% el exceso de peso

Dentro del proyecto de acuerdo del PDD tampoco se encuentra una meta relacionada con este indicador en la primera infancia. Sin embargo, se propone lo siguiente: “A 2024, el 65% de escolares de 5 a 17 años de las instituciones educativas intervenidas tienen estado nutricional adecuado según el indicador Índice de Masa Corporal para la Edad”. Aquí no se indica línea de base ni fuente para el cálculo de este indicador. Además, limita la intervención a instituciones educativas.

El exceso de peso se define como la suma de sobrepeso y obesidad y se presenta cuando el consumo energético alimentario es mayor al gasto energético que realiza el cuerpo, lo que deriva en la acumulación excesiva de grasa. Ello trae implicaciones en la salud (desarrollo a futuro de enfermedades no transmisibles como diabetes e hipertensión) y secuelas de tipo psicosocial.

Entre 2016 y 2018, según datos del SISVAN, la prevalencia de exceso de peso en los menores de 5 años en Bogotá aumentó 0,5 puntos porcentuales, al pasar de 9,6% a 10,1%.

Para lograr la reducción a 8%, se recomienda:

* Promover la articulación intersectorial para la intervención integral de los factores asociados al exceso de peso. Son claves la promoción de hábitos de vida saludable y la práctica de actividad física tanto en casa como en las instituciones educativas.

* Garantizar que las Entidades Administradoras de Planes de Beneficio (EAPB) promuevan hábitos de vida saludables e identifiquen factores de riesgo asociados.

* Fortalecer el sistema de abastecimiento de alimentos, dando prioridad a frutas y verduras.

* Mejorar la disponibilidad de agua para consumo en los planteles educativos y desincentivar la disponibilidad y el consumo de bebidas azucaradas y alimentos ultraprocesados.

* Apoyar iniciativas como el etiquetado frontal de alimentos y definir estrategias para que este etiquetado tenga efecto en el cambio de conducta del consumidor.

* Diseñar una estrategia de comunicación orientada a promover hábitos de vida saludables y a la regulación de la publicidad que incentiva el consumo de alimentos ultraprocesados.

Cuarto infaltable. Aumentar a 4 meses la duración mediana de la lactancia materna exclusiva en Bogotá

En el proyecto de acuerdo del PDD no se encontró ninguna meta relacionada con la promoción de la lactancia materna exclusiva, por lo cual se recomienda la oportunidad de incorporarla como una prioridad, en concordancia con la Política Distrital de Seguridad Alimentaria y Nutricional (PDSAN).

Si bien entre 2008 y 2018 hubo un aumento de 0,4 meses en esta práctica, ubicando la mediana en 3,4 meses, aún faltan 2,6 más para llegar a los 6 meses de lactancia materna exclusiva.

Según la Organización Mundial de la Salud, la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida es un factor protector de la situación nutricional de los lactantes y los niños y niñas menores de 5 años.

En 2018, las localidades que registraron menor duración de lactancia materna exclusiva fueron Usaquén, con 3,1 meses, y Fontibón, Engativá, Suba, Teusaquillo y Los Mártires, con 3,2 meses cada una. A su vez, las localidades con mayor duración de lactancia materna exclusiva fueron Rafael Uribe Uribe, con 3,7 meses, y Usme, San Cristóbal y Santa Fe, con 3,5 meses.

Para aumentar a 4 meses la mediana de lactancia materna exclusiva se recomienda:

  1. Promover y garantizar la práctica de lactancia materna durante la primera hora de vida del bebé a través de la formación del personal responsable de la madre y del recién nacido en las instituciones de salud.
  2. Brindar estímulos a los pediatras que promueven la lactancia materna y dicen NO a los biberones y leches de tarro.
  3. Intensificar la promoción de la práctica de la lactancia materna en los espacios de vida cotidiana donde está la madre: en el hogar, en el ámbito comunitario y en el espacio laboral; también tener en cuenta a las madres que están en espacios de trabajo informal.
  4. Fortalecer la estrategia de salas de lactancia en lugares de trabajo, escenarios públicos y comunitarios; crear salas móviles que disminuyan las barreras de acceso de las familias lactantes a los servicios de orientación y acompañamiento.
  5. Crear una consulta especializada en lactancia materna en las instituciones de salud que asegure a la familia una atención personalizada.
  6. Transformar las salas de lactancia en salas amigas de la familia lactante.
  7. Crear incentivos para empresas y organizaciones que adelanten acciones de promoción de la lactancia materna con sus empleados y/o en su área de influencia.
Comunicados

Bogotá avanza en política social e infraestructura pero tiene…

Disminuir el hurto a personas, reducir las emisiones de material particulado, bajar el desempleo juvenil y mejorar la calidad, eficiencia y seguridad del transporte público, algunos de los principales retos para la próxima Administración. Se destacan avances en: calidad educativa, disminución de deserción escolar, reducción de homicidios, descenso en la fecundidad adolescente y reducción del déficit de vivienda.

 

Bogotá, 1 de agosto de 2019

En los últimos tres años, la calidad de vida en Bogotá muestra avances significativos en sus indicadores de política social, pero persisten desafíos en materia de seguridad, movilidad sostenible, mercado laboral, hábitat y medio ambiente, temas relevantes en la agenda ciudadana.

En política social, se destaca el descenso de la mortalidad materna y la mortalidad infantil; la disminución de la fecundidad adolescente; el descenso de la deserción escolar y una mejora considerable en la calidad educativa de los colegios oficiales. También se registran avances significativos en la reducción de la tasa de homicidios y un menor número de víctimas fatales en accidentes de tránsito (bajó un 6% respecto al año anterior).

Preocupan, sin embargo, el aumento del hurto a personas (creció 17% entre el primer semestre de 2018 y el primer semestre de 2019), el crecimiento de la vivienda informal (entre 2.000 y 4.500 predios, por año, desde el 2010) y las elevadas tasas de violencia interpersonal y de violencia contra niños y adolescentes.

Así lo revela el más reciente Informe de Calidad de Vida en la ciudad, que anualmente realiza el programa Bogotá Cómo Vamos, una radiografía de cómo avanza la capital, en 12 sectores distintos, a partir del análisis de más de 400 indicadores.

También llaman la atención el alto índice de desempleo juvenil, el incremento del parque automotor, la contaminación de los ríos urbanos, los problemas de calidad del aire y la creciente insatisfacción ciudadana con el servicio del transporte público.

En esta nueva edición, y por tercer año consecutivo, el informe también evalúa el nivel de cumplimiento de 50 metas estratégicas del Plan Distrital de Desarrollo, seleccionadas por expertos, según lo esperado para el tercer año de gobierno de la Administración actual.

Se encontró avances en el 72% de las metas (54% avanza satisfactoriamente y 18% tiene avances relativos);el 26% no presenta avances significativos y un 2%, por cambios metodológicos, carece de concepto.

Algunas de las metas del Distrito con mayores avances son: reducir la tasa de trabajo infantil, disminuir la tasa de homicidios, disminuir en 15% las fatalidades en accidentes de tránsito, mejorar el estado de la malla vial, subir el desempeño de los colegios oficiales en las pruebas Saber 11 y reducir la mortalidad infantil. Entre las metas de avance relativo se destaca la construcción de 120 km de ciclorrutas, la gestión de suelo para proyectos de renovación urbana y los avances técnicos en la formulación del Plan de Ordenamiento Territorial – POT.

Las metas con pocos avances: disminuir los tiempos de espera para asignar citas con especialistas (la meta son 5 días de espera), aumentar la satisfacción con el transporte público troncal y zonal (la meta es alcanzar el 30%), calidad del agua y diseñar y poner en marcha un plan anti-evasión en el sistema de transporte público.

 

¿CÓMO VA BOGOTÁ?

EN SEGURIDAD Y CONVIVENCIA CIUDADANA

  •  Continúa reducción de homicidios. Se pasó de una tasa de 14,2 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2017 (1.150 casos) a 13,3 en 2018 (1.089 casos). En el último año, el 52% de éstos se cometió con arma de fuego y el 42%, con arma blanca, el cual subió un 13% con respecto a 2014. El 43% de los casos de homicidios se concentró en Ciudad Bolívar, Kennedy y Bosa.
  • Preocupa alta incidencia de hurto a personas. Durante el primer semestre de 2019 se registraron 58.092 hurtos a personas, un 17% más con respecto al mismo periodo del año anterior (49.049). Entre enero y junio de 2019, ocurrieron 9.836 robos en TransMilenio (54 al día) y 706 al interior de buses del SITP (4 diarios); así mismo, ocurrieron 5 hurtos diarios en buses del SITP provisional (828 casos). El 20% de los hurtos a personas sucedieron en el transporte público.

En el 2018, se reportaron 104.514 hurtos a personas. Chapinero, Santa Fe y La Candelaria, las localidades con mayor tasa de hurtos a personas. El celular fue el elemento más robado (65.066 en 2018). Vale anotar que disminuyó el hurto de automotores en un 8% y el de motos, en un 12%.

  • Una ciudad agresiva. Bogotá tiene la segunda tasa más alta de violencia interpersonal del país (358,7 casos por cada 100 mil habitantes) y la tercera más alta en violencia contra niños y adolescentes (47,26 casos por cada 100 mil habitantes). Adicionalmente, se registra un incremento en las tasas de violencia de pareja y contra la tercera edad.

 

Recomendaciones:

Continuar conel Plan Integral de Convivencia y Seguridad Ciudadana (PICS).

* Mantener el control al porte de armas blancas.

* Mejorar intervenciones en cadena criminal (receptación, comercialización y venta ilegal).

* Fortalecer la gestión e investigación policial y el proceso judicial.

* Desarrollar estrategias para la resolución pacífica de conflictos.

 

EN MOVILIDAD

  •  El parque automotor se duplicó en la última década. Hoy, por cada 3 habitantes hay 1 vehículo a motor y por cada moto, hay 4 carros. De continuar el ritmo de crecimiento actual, en 2025 habrá más de 3 millones de vehículos. Hoy circulan 2´393.077 matriculados en Bogotá.
  • A pesar de la baja satisfacción, el transporte público es el más usado. Seis de cada 10 capitalinos se mueven en él, pero solo el 13% de quienes usan TransMilenio se sienten satisfechos con su servicio y un 25% de los usuarios del SITP están conformes con éste. Entre 2016 y 2018, disminuyó en un 9% el número de pasajeros del SITP y en un 2%, el de TransMilenio.
  • Menos víctimas fatales en las vías. Entre 2014 (606) y 2018 (514), se redujo en un 15% el número de muertes (92 fallecimientos menos).
  • Peatones, los más vulnerables. Aunque las cifras vienen bajando, hoy representan el 47% de las víctimas fatales. Su interacción más peligrosa es con la motocicleta: 80 peatones murieron en siniestros viales donde la moto se vio involucrada. Los buses, incluyendo el TPC, zonal y troncal, se vieron involucrados en la muerte de 50 peatones. Hay que prestarle atención al incremento de ciclistas fallecidos en las vías (14% más entre 2014 y 2018).
  • La malla vial se expandió. En los últimos 3 años creció en 18 km, pasando de 13.971 km a 13.989 km. El 57% de la malla vial está en buen estado.

Recomendaciones:

* Priorizar la calidad del servicio y la seguridad en el transporte público masivo.

* Continuar con la estrategia Visión Cero.

* Trabajar en gestión del tráfico y planeación financiera.

* Favorecer un transporte amigable con el medio ambiente.

* Generar consensos en proyectos estratégicos de movilidad.

 

 EN POBREZA, SALUD Y EDUCACIÓN

  •  Cambios en los índices de pobreza. La pobreza multidimensional (aquella que identifica carencias a nivel del hogar y de las personas en salud, educación y nivel de vida) pasó de 5,4% en 2014 a 4,4% en 2018, mientras que la pobreza monetaria (incapacidad de la persona para satisfacer sus necesidades básicas) pasó de 10,1% en 2014 a 12,4% en 2018. Se estima que hoy, en la ciudad, existen cerca de 1’000.000 de personas con ingresos per cápita que no superan los $ 283.828 mensuales.
  • Logros y desafíos en salud pública. La razón de mortalidad materna pasó de 29,9 gestantes fallecidas por cada 100 mil nacidos vivos (2014) a 25,2 por cada 100 mil (2018). Entre 2014 y 2018, la tasa de mortalidad infantil bajó de 9,4 a 8,8 por cada 1.000 nacidos vivos. Los nacimientos en madres entre 10 y 19 años también disminuyeron: mientras en 2014 se registraron 17.101, en 2018 fueron 10.949.

Desafíos: Viene en aumento la notificación de casos de VIH-Sida (la tasa aumentó un 19% entre 2016 y 2018, es decir, 616 casos más en los últimos 3 años. En 2018 se notificaron 3.395). Disminuye cobertura de vacunación: el año anterior, solamente la vacuna de la tuberculosis BCG alcanzó una cobertura útil en el Distrito Capital (97,2%). Las demás no llegan al 90% de cobertura. Aumentan casos de desnutrición crónica: se pasó de 22.740 casos (2016) a 29.965 (2018), lo que conlleva un aumento en la prevalencia. Crece prevalencia de niños con bajo peso al nacer: En 2016 fue del 12,6% y en 2018, del 13,5%.

  • La educación viene avanzando, pero persisten los retos. La deserción escolar en el sector oficial viene bajando (en 2014 era de 2,5% y en 2017 se ubicó en 1,6%). Sin embargo, cerca de 62.000 niños en edad escolar están por fuera del sistema. Aumentó el porcentaje de colegios oficiales ubicados en las categorías A y A+: mientras en 2014 era el 11%, en 2018 subió al 26,7%. Se estima que por cada estudiante de colegio público en estas categorías hay 3 de colegio privado.

Desafíos: La implementación de la Jornada Única sigue siendo un reto. Mientras en 2016 el 4% de la matrícula de colegios oficiales se encontraba en esta modalidad, en 2018 llegó al 14%, sin embargo, aún dista de la meta que a 2020 se había fijado la Administración: 30%. Hay poco avance en bilingüismo: los resultados están por debajo del 15%.

  • En Bogotá, 1 de cada 5 jóvenes menores de 24 años no estudia ni trabaja y el 65% son mujeres. Frente a esto, es importante repensar la pertinencia de la Educación Orientada al Empleo – EoE-, aquella que contempla no solo la formación técnica y tecnológica sino los cursos por horas que imparten las instituciones de educación para el trabajo y el desarrollo humano.

Recomendaciones:

* Revisar asignación de subsidios.

* Consolidar estrategia para afrontar la continua migración.

* No bajar la guardia en: desnutrición aguda y crónica en menores de 5 años, cobertura en vacunación, bajo peso al nacer y VIH-Sida.

* Reducir las brechas en la calidad de la educación, continuar la implementación de la Jornada Única, apostarle al bilingüismo, mejorar la calidad y pertinencia de la educación superior y continuar los esfuerzos para bajar la deserción escolar.

 

EN MEDIO AMBIENTE

  •  Viene mejorando la calidad del aire, pero no cumple con los estándares establecidos por la OMS. En 2018, Bogotá tenía un nivel de concentración PM10 de 39 micras por metro cúbico, muy por encima del nivel permitido por la OMS: 20. En PM2.5, ese valor fue de 17 micras por metro cúbico (la OMS permite 10). Sin embargo, el aire viene mejorando: en 2014, esos valores eran de 52 y 24 micras por metro cúbico, respectivamente. En 2014, la industria aportó el 54% de las emisiones de PM por combustión en la ciudad; las fuentes móviles, el 44% y los incendios forestales, el 2%.Kennedy sigue registrando la peor calidad del aire de la ciudad.
  • Crece contaminación en los ríos urbanos. Hay una pérdida importante en los valores de calidad del agua, principalmente en el río Tunjuelo, donde se pasó de una clasificación de estado ‘aceptable’ a ‘marginal’.
  • Aumentan residuos que llegan a Doña Juana. Entre 2016 (2’253.072) y 2018 (2’333.568) creció en 3,6% la proporción de residuos que se disponen en el relleno sanitario. De otro lado, se estima que el 25% de los residuos que se producen en la ciudad son aprovechados.

 Recomendaciones:

Priorizar laimplementación del Plan decenal de descontaminación del aire.

* Regular el transporte de carga y ejercer mayor inspección y vigilancia a las industrias.

* Incrementar el arbolado urbano y la cobertura verde en el espacio público.

* Dar mayor énfasis al plan de gestión y manejo de residuos sólidos, a propósito de las grandes obras civiles que se avecinan.

* Mejorar la calidad hídrica de los ríos y continuar con las apuestas de descontaminación del Río Bogotá.

 

EN HÁBITAT

  •  Baja déficit de vivienda. Hoy, existe un 44% menos de hogares en déficit. El déficit general, que en el 2003 estaba en 325.796 unidades, bajó a 123.883 en el 2017. El déficit cuantitativo llegó a 54.518 en 2017 y el cualitativo, a 69.365, mientras que en 2014 se encontraban, respectivamente, en 87.262 y 133.538.
  • Crece la vivienda informal en la ciudad. La densificación en los barrios de origen informal es un fenómeno difícil de medir. Se estima que, anualmente, se realizan entre 12 mil y 13 mil ampliaciones de vivienda en sectores de origen informal. Esta cifra es similar a la producción anual de vivienda VIS y VIP. Desde 2010, la expansión informal ha fluctuado entre 2.000 y 4.500 predios por año. En 2018, las nuevas ocupaciones ilegales monitoreadas llegaron a 2.919.
  • El 2018, un año difícil para el sector de la construcción en Bogotá. Se iniciaron 26.798 viviendas, la cifra más baja desde 2004 cuando la ciudad se recuperaba de la crisis del año 2000; en el último año, se redujo la iniciación de vivienda en un 32% (se iniciaron 35.630 viviendas en 2017). El declive en las iniciaciones fue particularmente notorio en el segmento de Vivienda de Interés Prioritario – VIP (de 8.255 viviendas iniciadas en 2017 a 1.933 en 2018, es decir, un 76,6% menos).

 Recomendaciones:

* Establecer, por zonas de la ciudad, metas de generación de vivienda VIS y VIP.

* Continuar programas de vivienda social, titulación de predios y mejoramiento de entornos.

* Mantener e incentivar el desarrollo de proyectos de vivienda en el centro de la ciudad.

* Promover una mayor articulación entre la política pública habitacional integral y los instrumentos de planeación urbana.

* Ejercer mayor control sobre las ampliaciones ilegales, de manera que se garanticen la normatividad de habitabilidad y la de sismo-resistencia.

 

EN ENTORNO MACROECONÓMICO Y DESARROLLO EMPRESARIAL

  •  Bogotá es el motor de la economía nacional. Aporta el 26% del PIB, genera el 18,3% de las exportaciones del país y produce el 92% de los servicios creativos. En el último año, tuvo un crecimiento económico cercano al 3%, valor que en 2017 fue del 2,3%.
  • La capital se consolida como el mayor centro empresarial. Bogotá es la mayor plataforma empresarial del país, con más de 498.000 empresas y con la mayor actividad emprendedora. En los últimos diez años, el promedio anual de creación de empresas fue de 64.000.
  • La ciudad concentra el 29% de las empresas del país. Hoy, es la cuarta ciudad en América Latina más atractiva para invertir y la quinta mejor ciudad para los negocios. Además, concentra el 40% del mercado de moda en el país.
  • Los jóvenes, los más afectados por el desempleo. Mientras en 2018 la tasa de desempleo en la ciudad se ubicó en 10,5%, en la población joven llegó al 17,4%. De otro lado, las personas con mayor nivel de escolaridad tienen menores tasas de desempleo, pero tardan más semanas en encontrar trabajo (una persona con secundaria tarda 19 semanas y una persona con posgrado, 32 semanas).

Recomendaciones:

* Seguir con las apuestas en: especialización inteligente, iniciativas de clúster e innovación para el emprendimiento.

* Crear estrategias para disminuir el desempleo juvenil.

* Fortalecer la Educación Orientada al Empleo.

* Apoyar iniciativas en innovación, ciencia y tecnología.

* Crear estrategias para fortalecer el turismo especializado.

 

EN GESTIÓN Y FINANZAS PÚBLICAS

  •  En el 2018, los ingresos totales de la capital ascendieron a $ 16,7 billones, es decir, un aumento del 13,2% respecto al año 2017. El monto de ingresos corrientes (tributarios y no tributarios) superó el valor presupuestado para 2018: se recaudaron $ 9,07 billones frente a los $ 8,9 billones esperados.
  • El recaudo total de impuestos en la capital, entre 2016 y 2018, alcanzó los $ 23,1 billones (nominales). En Bogotá existen más de 26 gravámenes locales (14 impuestos, 1 tasa, 1 sobretasa, 6 contribuciones y 4 estampillas) y en esta Administración se crearon dos más, acentuando la carga tributaria.
  • Los gastos ascendieron a $ 23,9 billones en 2018. La mayor participación la tienen los gastos de la Administración Central, con el 48%, seguidos por el gasto de los establecimientos públicos, con el 27%.
  • Sector movilidad tiene la más baja ejecución presupuestal.Siete sectores superaron el 95% de ejecución presupuestal. Se evidencian porcentajes bajos, respecto al promedio, en sectores como Hacienda y Movilidad.
  • Bogotá tiene un buen nivel de endeudamiento. La deuda de la ciudad se estima en $ 1,192 billones, monto que representa un 11,1% de los ingresos corrientes, muy por debajo del límite legal de endeudamiento crítico (80%).

Recomendaciones:

* Estabilizar los procesos de actualización y liquidación del impuesto predial, ante quejas ciudadanas.

* Implementar estrategias para reducir la cantidad de vehículos que circulan en la ciudad y que no son matriculados en Bogotá.

* Mejorar la eficiencia en el uso de los recursos públicos.

 

EN DEMOGRAFÍA

  •  La población crece a un ritmo más lento y con una tendencia sostenida de envejecimiento. Entre 2005 y 2018 creció un 4%. Hoy, por cada 100 menores de 15 años hay 47 mayores de 64 años. En 2005, había 100 menores de 15 años por cada 20 mayores de 64 años. Mientras en 2015 nacieron 102.225 personas, en 2018 nacieron 87.349.
  • El promedio de personas por hogar tiende a reducirse. En 2005 eran 3,5 personas por hogar; en 2018, 2,9. Además, 2 de cada 10 hogares son unipersonales.
  • Las localidades cambiaron su composición. La población aumentó en las zonas Norte, Suroccidente y Occidente y disminuyó en Centro-oriente, Centro y Suroriente.
  • Los municipios de la Sabana crecieron más que Bogotá. Cifras preliminares señalan queMosquera creció 50%; Cajicá, 45%; Cota, 38%; Soacha, 37%; Funza, 33% y Chía, 24%.

 Recomendaciones:

* Desarrollar infraestructura urbana para el cuidado y crear oferta de vivienda ajustada a los cambios demográficos.

* Focalizar servicios.

* Ofrecer soluciones de movilidad al borde la ciudad.

* Mejorar los accesos a Bogotá.

* Hábitat con visión regional y equipamiento compartido.

 

Sobre Bogotá Cómo Vamos

Nació en 1998 como un ejercicio independiente e imparcial. Desde entonces, se ha caracterizado por ejercer un control social a la gestión pública de la capital, por medir las transformaciones de Bogotá y por realizar una veeduría propositiva que fomenta la rendición de cuentas de las diferentes administraciones frente a los temas que afectan la calidad de vida de los bogotanos.

El Tiempo Casa Editorial, la Pontificia Universidad Javeriana, la Cámara de Comercio de Bogotá y la Fundación Corona se unieron dos décadas atrás para conformar esta iniciativa ciudadana, la cual ha sido replicada en otras ciudades de Colombia -en el país ya existen 16 programas ‘Cómo Vamos’- y en 14 países de América Latina y el Caribe, donde funciona más de 60 iniciativas similares a la nuestra.

Comunicados

Gestión social: una tarea pendiente en obras de infraestructura…

Bogotá Cómo Vamos y la Veeduría Distrital diseñaron e implementaron una metodología de valoración y de seguimiento a las estrategias de gestión social en proyectos de infraestructura de la ciudad. La nueva herramienta consta de siete principios, 15 atributos y 145 criterios que fueron aplicadas a 6 obras de infraestructura pública.

Bogotá D.C., 13 de diciembre de 2019

Bogotá Cómo Vamos y la Veeduría Distrital diseñaron e implementaron una metodología para la valoración y el seguimiento a las estrategias de Gestión Social de Proyectos de Infraestructura Pública GESPI en Bogotá, con el propósito de brindar recomendaciones y generar alertas encaminadas a cualificar la formulación de los planes de gestión social que lleven a cabo las diferentes entidades del Distrito.

Se entiende por gestión social el conjunto de actividades mínimas e integradas que se implementan durante todo el ciclo de los proyectos para mejorar la calidad de vida, garantizar derechos de la ciudadanía y fomentar el cuidado de lo público. Además, permite identificar las características de los territorios, poblaciones o sectores donde se desarrollan las obras, anticiparse a los impactos negativos de la intervención e influir en la reducción de riesgos de corrupción e ineficiencias administrativas por sobrecostos de los proyectos que se ponen en marcha.

La nueva metodología se aplicó a seis proyectos: Transmicable, Primera Línea del Metro de Bogotá PLMB, Transmilenio por la carrera Séptima, Centro Felicidad del Parque El Tunal, Hospital de Bosa y Rehabilitación y reconstrucción de la malla vial local de la Localidad de Santa Fe.

El instrumento desarrollado por Bogotá Cómo Vamos y la Veeduría Distrital prioriza, como aspectos fundamentales para una adecuada gestión social de los proyectos de infraestructura pública la sostenibilidad, la mitigación de impactos, el cumplimiento de compromisos, el servicio a la ciudadanía, la participación ciudadana, el acceso a la información y la capacidad institucional.

Pese a que el análisis de las seis obras arroja un avance general del 66% en la inclusión de acciones mínimas que deben formar parte de las estrategias de gestión social, aún persisten varios retos en el acceso a información, en la comunicación con la ciudadanía, en el cumplimiento de compromisos, en la coordinación interinstitucional y en la participación ciudadana.

Para el caso de los proyectos la inclusión de acciones mínimas que deben formar parte de GESPI registra el siguiente avance: Transmicable 80 %; Transmilenio por la Séptima 79 %; Primera Línea del Metro 72 %; Hospital de Bosa 63 %; Malla vial en la localidad de Santa Fe 58 %; y Centro Felicidad El Tunal 46 %.

Los principios que registran mayor avance, según la información recopilada, son: Mitigación de impactos 77 %, Participación ciudadana 73 %, Servicio a la ciudadanía 71 %, y Sostenibilidad 70 %. Por su parte, los menores avances se presentan en el Cumplimiento de compromisos 54 %, la Capacidad institucional 58 % y el Acceso a la información 67 %. La meta es llegar al 100 % en el cumplimiento de las acciones mínimas en cada uno de los siete principios priorizados.

Uno de los retos identificados es que la ciudad no cuenta con lineamientos comunes que orienten las estrategias de GESPI de todas las entidades del Distrito, por lo cual las mismas dependen de la experticia acumulada de cada entidad, de la voluntad de quien lidere el proyecto a ejecutarse o de la capacidad de la ciudadanía para exigir la realización de acciones de relación con la comunidad.

La nueva Administración Distrital debe definir lineamientos generales para el diseño e implementación de estrategias de GESPI con el fin de que las mismas respondan a esfuerzos sistemáticos, intencionados e integrales de fortalecimiento de la relación de las entidades con la ciudadanía.

Además, se debe fortalecer una comunicación constante con la ciudadanía, a través de mecanismos de transparencia activa; acceso a la información pública clara y oportuna; cumplir los compromisos que se suscriban con la ciudadanía; promover veedurías ciudadanas e iniciativas de control social; fomentar la cultura ciudadana para la apropiación de las obras de infraestructura y el cuidado de lo público; favorecer la coordinación interinstitucional para el desarrollo de las obras; e implementar mecanismos de seguimiento y evaluación a las acciones de mitigación de riesgos en todo el ciclo de los proyectos de infraestructura, entre otros aspectos.

Artículos CCV

Comunicado a la opinión pública

Concejo Cómo Vamos realizará ajustes metodológicos a su ejercicio de seguimiento y monitoreo al Concejo de Bogotá con el fin de responder a la nueva dinámica del Concejo de la ciudad, alineada con la directriz local y nacional de prevenir y contener la transmisión del nuevo coronavirus. Leer más.

Bogotá, 17 de marzo de 2020. Con el fin de responder a la nueva dinámica de trabajo del Concejo de Bogotá, alineada con las recomendaciones de las autoridades locales y nacionales respecto a la prevención y contención de la transmisión del COVID-19 en la ciudad, Concejo Cómo Vamos realizará los ajustes metodológicos necesarios a su ejercicio de seguimiento y monitoreo a la Corporación.

A partir de la fecha, continuará con el seguimiento y monitoreo a través de la transmisión en vivo de las sesiones del Concejo de Bogotá en los canales oficiales y en las sesiones virtuales que éste disponga.

En este sentido, no se evaluará, por ahora, la variable de Quórum y Permanencia. Vale aclarar que, acorde con la evolución de la actual coyuntura, se llevarán a cabo los cambios que se estimen pertinentes.

Concejo Cómo Vamos es un ejercicio ciudadano que, desde 2002, realiza un monitoreo, seguimiento y evaluación al Concejo de Bogotá. Su objetivo es analizar el desempeño de los concejales, las bancadas y las mesas directivas con el propósito de fortalecer y hacer visible el desempeño institucional de la Corporación.

Surge como apoyo a la labor del programa Bogotá Cómo Vamos, una iniciativa ciudadana de la Fundación CoronaEl Tiempo Casa Editorial, la Cámara de Comercio de Bogotá y la Pontificia Universidad Javeriana que desde hace 22 años realiza un seguimiento periódico y sistemático a los cambios en la calidad de vida en la ciudad.