Artículos

Concejo de Bogotá: ¿cuáles son los temas sobre los…

Informe de Concejo Cómo Vamos 2022-I les puso la lupa a las temáticas de los debates.

¿Sobre qué temas están debatiendo los concejales de Bogotá? Esta es otra de las preguntas que respondió Bogotá Cómo Vamos (BCV) en su nuevo ‘Informe de monitoreo, seguimiento y evaluación al Concejo’, en el primer semestre de 2022, a través de su equipo de Concejo Cómo Vamos.

Según las mediciones, el cabildo hizo el semestre pasado 67 sesiones de control político. En estas sesiones se identificaron 15 temas, entre los cuales predominaron la gestión pública (28 %), igualdad de oportunidades y equidad (11 %) y movilidad y transporte (9 %).

De acuerdo con Érika Huartos, coordinadora de Gobernanza y Participación de BCV, entre los temas más sonados en materia de gestión pública figuraron la revisión del manejo de recursos para el sistema integrado de transporte y el control a la ejecución de los recursos aprobados en cupo de endeudamiento para la administración. Asimismo, Felipe Mariño, director de BCV, destacó debates como el relacionado con la ETB, BogData y la gestión de la Secretaría de Seguridad.

Por otra parte, el informe también contabilizó un total de 41 debates para la actividad normativa. En estas sesiones se debatieron 24 proyectos de acuerdo que trataban, principalmente, asuntos como salud (21 %), movilidad y transporte (13 %) y medioambiente (8%). 

Huartos destaca que ese semestre se posicionaron proyectos de acuerdo alrededor de la salud mental, la discapacidad, la siniestralidad vial, el emprendimiento y el trabajo.
Además de las temáticas tratadas, hubo dos elementos que llamaron la atención del equipo de Concejo Cómo Vamos en cuanto a lo que se hablaba y debatía en el cabildo: la progresiva entrada de temáticas que responden al derecho a la ciudad y a la Nueva Agenda Urbana, y el nivel técnico de los debates.

BCV ha comenzado a posicionar en su trabajo el derecho a la ciudad, entendido por Naciones Unidas como “el derecho de todos a habitar, utilizar, ocupar, producir, transformar, gobernar y disfrutar ciudades, pueblos y asentamientos urbanos justos, inclusivos, seguros, sostenibles y democráticos, definidos como bienes comunes para una vida digna”.

Y, precisamente, en este nuevo informe de gestión del Concejo se implementó el concepto por primera vez.

De acuerdo con Mariño, si bien los concejales no mencionan explícitamente el derecho a la ciudad dentro de sus proposiciones y proyectos de acuerdo, sí se evidencia que los elementos de ese derecho están siendo promovidos y protegidos en el cabildo.
“Revisamos los debates de control político y la actividad normativa, y lo que tenga que ver, por ejemplo, con cuestiones diferenciales y poblacionales y temas de participación lo podemos relacionado con esos componentes de derecho a la ciudad”, dice Mariño.

En el informe, incluso, se cuantifica esa incidencia. Por ejemplo, uno de los elementos del derecho a la ciudad es tener espacios y servicios públicos de calidad, y este aspecto estuvo en 40 por ciento de las proposiciones hechas por los concejales en los debates.

A su vez, el elemento relacionado con la ciudades que cumplen funciones sociales y garantizan acceso a vivienda, bienes, servicios y oportunidades urbanas, en especial a grupos vulnerables, estuvo presente en el 17 por ciento de las proposiciones.
“Varios concejales y concejalas en sus intervenciones mencionan de manera recurrente en sus temas los enfoques diferenciales, poblacionales y de inclusión”, destacó Huartos.

Frente a la calidad de los debates, Huartos también reconoció que en estos se han incorporado elementos mucho más técnicos y rigurosos: “Hemos tenido la oportunidad de hablar con personas que hicieron parte de los procesos anteriores de Concejo Cómo Vamos y con las coordinaciones anteriores y sí reconocemos que hubo un avance de la corporación. En términos generales, se pulen mucho más los debates”.

Para mejorar

Los datos que arroja el informe del primer semestre de 2022 son, de cierta manera, el punto de partida para sugerir mejoras en la gestión en el Concejo de Bogotá.

Mariño, por ejemplo, dice que ya se envió un material a los concejales para que conozcan los cambios en las próxima mediciones. “Vamos a seguir subiendo al volumen al análisis cualitativo. Queremos profundizar un poco más en los proyectos de acuerdo”, afirma Mariño, y explica que esto permitirá saber qué tanto impacta la normativa que está saliendo de allí.

Otra oportunidad de mejora está en la participación ciudadana. “Una de las recomendaciones es seguir fortaleciendo sus debates tanto en la parte técnica como en la incorporación de la ciudadanía. Una innovación será premiar o reconocer que las actividades normativas lleven la voz de la ciudadanía, porque legitima ese trabajo que tienen como representantes de los ciudadanos”, argumenta Mariño. La participación ciudadana, anota Huartos, podría ocurrir mediante inclusión de videos en las ponencias o mediante la invitación de ciudadanos al cabildo.

Una recomendación adicional, agrega Huartos, tiene que ver con “ser más rigurosos en el uso del tiempo en los debates”. Esta conclusión se da luego de que el Informe de Concejo Cómo Vamos detectara que “al Concejo de Bogotá le toma 1,2 sesiones debatir una proposición” y que “el 60,4 % de proposiciones de control político tomaron más de una sesión en cerrarse”. La importancia de este dato solo se entiende si se tiene en cuenta que “durante el semestre se radicaron 270 proposiciones, lo que quiere decir que al Concejo le tomará 270 sesiones debatir las restantes, sin contar aquellas pendientes de segundo debate que no lograron culminarse”.

Huartos explica que estas proposiciones se traducen en “problemas de ciudad que los concejales identificaron y que aún no han sido resueltos. Si se genera una eficiencia en el uso del tiempo en las intervenciones, en que las mesas directivas sean mucho más rigurosas con el orden del día, va a facilitar que estos temas, estos problemas de ciudad sean resueltos”.

Ahora, una de las críticas más sonadas por parte de los concejales luego de conocido el informe fue que no se evaluó la presencia de los cabildantes y sus equipos en la calle y con trabajo en terreno. A esto, BCV respondió que tienen ese criterio en el radar, pero que no es tan fácil de incluir. “No lo tendremos en este semestre 2022-II y tampoco hemos logrado resolver cómo incorporarlo en el futuro. No significa que ese trabajo (en campo) no sea importante, sino que hay cuestiones técnicas que no se han podido resolver”, afirmó Mariño.

Por lo pronto, lo que sí llegará en la medición de 2022-II será la participación ciudadana en los debates de Concejo y, además, una caracterización de los temas particulares que abanderan algunos concejales. “Más allá de los grandes temas como seguridad y movilidad, estamos preguntando a los concejales cuáles son sus temas bandera y estamos encontrando defensa de sectores específicos como discapacidad, etnias o diversidades”, reconoce Huartos.

 

Por: Ana Puentes, Redacción Bogotá EL TIEMPO

Publicado en EL TIEMPO 11 de septiembre de 2022

Artículos

Durante el primer semestre de 2022, las sesiones del…

  • El Concejo adelantó 135 sesiones, casi la mitad de ellas dedicadas a Control Político. En promedio cada sesión tomó 3 horas y solo el 24 % de las sesiones alcanzaron o estuvieron cerca de llegar al máximo de 4 horas señaladas en el reglamento interno.
  • De las y los 45 concejales de la corporación, el 24,4 % contó con un desempeño destacado, el 51,1 % desempeño promedio, el 15,5 % bajo y el 8,8 % deficiente.
  • Las mujeres se destacan en el ranking general de desempeño. Siete concejalas se ubicaron entre los 11 lugares con desempeño destacado.
  • Por primera vez, Concejo Cómo Vamos hizo el cálculo de los costos para la ciudad de las sesiones del Concejo.
  • El Informe Concejo Cómo Vamos fue analizado a la luz de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a través de los componentes de la Nueva Agenda Urbana y el Derecho a la Ciudad.

Bogotá, 07 de septiembre de 2022. Concejo Cómo Vamos presenta a la ciudad el Informe de monitoreo, seguimiento y evaluación al Concejo de Bogotá, D.C. correspondiente al desempeño de las y los concejales durante el primer semestre de 2022.

Por primera vez, Concejo Cómo Vamos hizo una valoración económica de los componentes de actividad normativa, control político y los hitos del semestre para evidenciar el impacto financiero de las sesiones del Concejo y sus logros. Debido al retorno a la presencialidad, este informe retomó la tradicional variable de Quorum y Permanencia, donde se evidencia además de la asistencia, el tiempo que las y los concejales permanecen en las sesiones. Así mismo, el informe incorpora el enfoque de Derecho a la Ciudad y la Nueva Agenda Urbana a través de temáticas diferenciales, poblacionales y participativas para identificar la contribución del Concejo al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

PRINCIPALES HITOS
En el informe se destacan algunos de los principales hitos durante el semestre, entre ellos:

  • El partido Polo Democrático se declaró en oposición.
  • Se modificó el Reglamento Interno del Concejo.
  • Se radicó el Proyecto de Acuerdo sobre Región Metropolitana, para lo cual se desarrollaron dos audiencias públicas que permitieron escuchar a la ciudadanía, y el primer trámite de recusaciones, que puso a prueba las modificaciones del Reglamento.
  • Se eligió el Contralor Distrital.
  • Se debatió y aprobó el Cupo de Endeudamiento global por 11,7 billones de pesos destinados a cumplir objetivos del Plan Distrital de Desarrollo 2020 -2024.
  • Se presentó la modificación del presupuesto 2022.
  • Ingresaron nueve concejales en reemplazo de quienes renunciaron para lanzarse al Congreso de la República.

SESIONES Y PROPOSICIONES
Concejo Cómo Vamos estuvo presente en las 135 sesiones, distribuidas de la siguiente manera: 67 sesiones de Control Político, 41 de Actividad Normativa, y las 27 restantes para trámite de impedimentos y recusaciones, elección de Contralor Distrital e instalación de sesiones ordinarias y extraordinarias. Gestión Pública fue el tema más tratado durante el semestre, tanto en Control Político como en Actividad Normativa. Cada sesión tomó en promedio 3 horas y solo el 24 % de las sesiones alcanzaron o estuvieron cerca de llegar al máximo de cuatro horas especificadas en el reglamento interno, lo que contrasta con el hecho de que el Concejo está requiriendo más de una sesión para abordar y cerrar un tema. El 49, 6 % de las sesiones se dedicaron a Control Político y el 30, 3 % a Actividad Normativa, donde se debatieron 24 proyectos de acuerdo, de los cuales 10 fueron aprobados. Hay que tener en cuenta que ningún proyecto fue rechazado, los pendientes quedaron a la espera de nuevo agendamiento para continuar su trámite.

Durante el semestre se radicaron 270 proposiciones de Control Político y se debatieron 53. De las debatidas, el 60,4 % tomaron más de una sesión en cerrarse, lo que implica que para debatir las restantes se necesitan 260 sesiones, sin contar las pendientes de segundo debate. A ese ritmo el Concejo tardaría 4 semestres más en atenderlas, siempre y cuando no se presentaran más proposiciones. Desde Concejo Cómo Vamos se hizo una asociación de las proposiciones debatidas y la contribución a la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a través de los componentes de la Nueva Agenda Urbana y el Derecho a la Ciudad. En este ejercicio se pudo establecer que el componente de espacios y servicios públicos de calidad fue el más influyente al haber sido abordado en el 40 % de las proposiciones. Este componente se centra en mejorar las interacciones sociales y la participación política, promover las expresiones socioculturales, la diversidad, la cohesión social y contribuir a la construcción de ciudades más seguras.

COSTO DE SESIONES DEL CONCEJO
Para hacer el costeo de las diferentes sesiones del Concejo hay que tener en cuenta que a los Concejales se les reconocen honorarios por su asistencia a cada sesión plenaria o de comisión permanente, así no pertenezcan a la comisión a la que asisten o no estén presentes todo el tiempo que dure la sesión. Cada sesión representa $1.500.000 por cabildante. La metodología de cálculo que implementó Concejo Cómo Vamos consideró el valor de honorarios por sesión de los concejales, el costo por minuto de las Unidades de Apoyo Normativo (UAN) y el valor diario de las secretarías de las comisiones. Durante el primer semestre de 2022, el estimado es que las sesiones del Concejo de Bogotá costaron en total a la ciudad $14.263.122.440.

De manera particular, los costos por categoría de sesiones fueron los siguientes: Elección del Contralor Distrital $293.100.536; trámites de impedimentos y recusaciones $528.931.834; modificación del reglamento interno del Concejo $1.205.784.155; sesiones especiales (Día de la mujer y del cabildante estudiantil) $283.741.442; debates de Control Político $827.675.618; Comisión primera $1.894.809.145; Comisión segunda $1.675.728.851; Comisión tercera $1.406.708.076, Plenaria $1.037.169.586; Proyectos de Acuerdo presentados por la Administración Distrital (Cupo de Endeudamiento, Región Metropolitana, modificación del presupuesto) $1.764.660.226. Sobresale que, de estos tres proyectos, solo se aprobó el Cupo de Endeudamiento, el cual tardó 50 horas en 11 sesiones para ser aprobado. La modificación al presupuesto solo tuvo una sesión en la última jornada, en la que se anunció que se retomaría al siguiente semestre. El Proyecto de Acuerdo de Región Metropolitana fue retirado por la Administración luego de 3 sesiones.

DESEMPEÑO DE BANCADAS Y CONCEJALES
En bancadas los resultados se establecen con base en el desempeño individual de las y los concejales en proporción con el tamaño de la correspondiente bancada. Nuevo Liberalismo y Colombia Humana -UP fueron las bancadas más destacadas. El Polo Democrático, Alianza Verde y Centro Democrático las que tuvieron más debates de Control Político. Del total de las 13 bancadas, 7 contaron con concejales ocupando posiciones destacadas y 3 con concejales en calificación baja. Las bancadas minoritarias presentaron mejor resultado que las unipersonales y mayoritarias. Los cinco concejales con calificaciones más altas en el acumulado son de las bancadas Polo Democrático (2), Alianza Verde (1), Nuevo Liberalismo (1), Colombia Humana – UP (1).

En el desempeño individual de concejales, de la evaluación hecha por Concejo Cómo Vamos, se resalta que en el ranking general siete mujeres se ubicaron entre los 11 once lugares con desempeño destacado, y nueve, del total de las 12 mujeres que hacen parte del Concejo, quedaron entre los primeros 13 lugares. Las mujeres son el grupo con mayor representación en los cinco primeros puestos tanto en actividad normativa, como en control político. De los 45 concejales y concejalas de la corporación, el 24,4 % contó con un desempeño destacado, el 51,1 % desempeño promedio, el 15,5 % bajo y el 8,8 % deficiente. Dentro de los 10 primeros puestos de quorum, solo se encuentra 1 de los 12 integrantes de las mesas directivas de las comisiones y las Plenarias, lo que indica que ni los presidentes, primeros vicepresidentes y segundos vicepresidentes llegan puntual a las sesiones que deben ordenar y presidir. En promedio, concejales y concejalas permanecen en el recinto un 62 % del tiempo total que duran las sesiones de su comisión y de Plenaria. Es decir, si las sesiones toman en promedio 3 horas, la mayoría de concejales y concejalas permanecen 1,8 horas en las sesiones de su comisión y de plenaria.
Los primeros cinco Concejales del acumulado general del ranking de desempeño fueron en su orden: Luis Carlos Leal Angarita, Partido Alianza Verde; Segundo Celio Nieves Herrera, Polo Democrático; Carlos Alberto Carrillo Arenas, Polo Democrático; Juan Javier Baena Merlano, Nuevo Liberalismo; Ana Teresa Bernal Montañez, Colombia Humana-UP.


El ejercicio de evaluación y seguimiento al Concejo surge como contribución a la misionalidad de Bogotá Cómo Vamos, para la construcción de una ciudad sostenible y con mejor calidad de vida de las personas, y busca fortalecer y hacer visible el desempeño institucional del Concejo a partir del seguimiento de sus atribuciones normativas y de control político. Concejo Cómo Vamos es un ejercicio ciudadano que, desde 2002, realiza monitoreo, seguimiento y evaluación al Concejo de Bogotá con el objetivo de analizar el desempeño de la Corporación, los concejales, las bancadas y las mesas directivas.

#ConcejoCómoVamos

Descargar documento

 

Artículos

Avanza Metro Cómo Vamos

Sin duda, el proyecto Metro de Bogotá es uno de los desafíos de infraestructura más importantes en la historia reciente del país. Desde 1942, cuando el principal medio de transporte era el tranvía, el alcalde, Carlos Sanz, propuso la construcción de un metro para Bogotá. Ochenta años de debates, ilusiones, frustraciones y diversos estados de ánimo y gestión que hoy se trasladan a una ciudadanía con incertidumbre y desconfianza al actual proyecto. Con cierta incertidumbre, la ciudadanía recibe el anunció, divulgado por la Alcaldía Mayor, de una segunda línea para el Metro de Bogotá, que conectará Chapinero, Barrios Unidos, Engativá y Suba a través de 15,5 kilómetros y 11 estaciones, de las cuales 1 será elevada y las demás subterráneas.

En este contexto, Bogotá Cómo Vamos es consciente de la importancia del seguimiento al proyecto de infraestructura y de los sentimientos ciudadanos, relacionados con la movilidad urbana y la calidad de vida de los habitantes. Por tal razón, se gestó Metro Cómo Vamos, cuya visión se centra en diseñar una solución tecnológica, que de manera sencilla y al alcance de la mano, brinde información accesible, transparente y oportuna del proyecto Metro de Bogotá, y que a su vez promueva, desde un enfoque de desarrollo sostenible y de Derecho a la Ciudad, la acción y el empoderamiento de la ciudadanía.

La primera fase y los primeros kilómetros de esta iniciativa hacen parte de un trabajo en equipo, además del respaldo de los socios de Bogotá Cómo Vamos: Fundación Corona, Pontificia Universidad Javeriana, Casa Editorial El Tiempo y Cámara de Comercio de Bogotá, se han sumado como aliados tecnológicos Wingu, organización para Latinoamérica que potencia el impacto de proyectos e iniciativas sociales, y Civic house, organización internacional de innovación cívica de alto impacto, de la cual Wingu es una de las organizaciones miembro. En esta primera fase se implementó el Product Discovery, que como su nombre lo anuncia es descubrir el problema, la necesidad o necesidades y la definición de un producto mínimo viable.

Este proceso realizó tres sesiones en las que el producto principal es el diseño inicial de la solución tecnológica. Cabe resaltar que en la segunda sesión hubo un trabajo que incluyó a algunos de los posibles usuarios de Metro Cómo Vamos, se contó con representantes de la ciudadanía, medios de comunicación y el sector empresarial impactado por la primera y segunda línea del proyecto Metro de Bogotá.

 

Luego de esta primera estación, Metro Cómo Vamos se puso en marcha para rodar con Civic House. Así como el metro tiene como fases de construcción las siguientes: diseño conceptual, ingeniería básica y diseño de detalle y construcción, por analogía podríamos establecer que Metro Cómo Vamos ha avanzado a la fase de ingeniería básica a través de la propuesta de maqueta que entrará a prueba e iteración. Lo anterior, basado en conceptos y etapas que responden a la metodología de Diseño de Pensamiento o Design Thinking.

Los motores suenan y las vías se alistan. Durante lo que resta del año y los primeros meses del entrante, las siguientes etapas de Metro Cómo Vamos pondrán a prueba el modelo de sostenibilidad del proyecto, el desarrollo del Producto Mínimo Viable y el prototipo inicial.

Pronto conocerás más detalles de este emocionante proyecto. Desde ya, te invitamos a subirte a Metro Cómo Vamos.

Artículos

Informe de calidad de vida en Bogotá, una mirada…

Este 27 de julio, Bogotá Cómo Vamos presentará su Informe de Calidad de Vida, con los principales indicadores del bienestar de los bogotanos y bogotanas.

El documento incluye un análisis sobre los principales indicadores en sectores como educación, movilidad, seguridad, dinámica empresarial, pobreza, salud, hábitat y ambiente; también realiza un seguimiento y un balance a metas del Plan Distrital de Desarrollo, incorpora avances, retrocesos y aportes en el cumplimiento de los ODS y de la Nueva Agenda Urbana; así como presenta conclusiones y recomendaciones por cada uno de los 8 sectores analizados.

Con la participación de expertos se dialogará sobre Bogotá y calidad de vida, el desarrollo urbano sostenible y cómo avanza la capital hacia el Derecho a la Ciudad. El evento está dirigido a todas las personas interesadas en comprender los retos y oportunidades de las ciudades.

El informe de seguimiento y monitoreo a los cambios en la calidad de vida es una herramienta de diagnóstico para que la Administración y los ciudadanos conozcan cómo avanza la calidad de vida en la capital. El documento, contó con el apoyo de la Pontificia Universidad Javeriana, la Cámara de Comercio de Bogotá, la Universidad de los Andes, la Universidad del Rosario, la Fundación Universitaria Juan N. Corpas y Así Vamos en Salud.

Fecha: miércoles 27 de julio de 2022
Inscripciones: https://bit.ly/3OK6BLR


Bogotá Cómo Vamos es un ejercicio ciudadano, independiente e imparcial, iniciativa de la Fundación Corona, El Tiempo Casa Editorial, la Pontificia Universidad Javeriana y la Cámara de Comercio de Bogotá. Desde hace 24 años realiza un seguimiento periódico y sistemático a los cambios en la calidad de vida de la ciudad y al Concejo de Bogotá D.C. Se ha caracterizado por ejercer un control social a la gestión pública de la capital, por medir las transformaciones de Bogotá y por realizar una veeduría propositiva que fomenta la rendición de cuentas de las diferentes administraciones frente a los temas que afectan la calidad de vida de los bogotanos.

Artículos

¿Cómo se están sintiendo los capitalinos?

La última encuesta virtual #miVozmiCiudad de Bogotá Cómo Vamos recopiló la opinión de más de 3 mil capitalinos durante noviembre 2021 en temáticas que van desde clima de opinión hasta su percepción de seguridad, los modos de transporte más utilizados, entre otros aspectos que afectan su calidad de vida. También preguntó cuáles son los 3 temas principales a los que la Alcaldía debería prestarle atención.

Respondiendo esta pregunta, el 65% de los encuestados aseguró que la seguridad y convivencia es el tema prioritario, seguido por movilidad e infraestructura (47%) y empleo (46%).

Entonces, ¿cómo se están sintiendo las personas? El 9% aseguró que en general las cosas van por buen camino mientras que un 75% afirmó lo contario. Así mismo, 41% dijo sentirse orgulloso de Bogotá y, un poco más de la mitad, estar insatisfecho con la ciudad como un lugar para vivir (52%). Por otro lado, 15% calificó como ‘buena’ la gestión de la alcaldesa Claudia López; 4 puntos porcentuales (p.p.) por debajo de los resultados de la medición publicada en octubre de 2021 (19%).

Ahora, atendiendo los temas priorizados, encontramos que 4 de cada 100 encuestados se siente seguro en la ciudad; mismo resultado que la anterior. Adicionalmente, la percepción de seguridad en el barrio fue de 11%, 1 p.p. por debajo de la pasada edición. La razón principal por la que el 81% dijo sentirse inseguro es por la existencia de delincuencia, expresada en hurtos y homicidios. A pesar de lo anterior, el 61% manifestó no haber sido víctima de algún delito.

Con respecto a movilidad urbana, el 29% afirmó utilizar el TransMilenio como principal medio de transporte seguido por el bus, buseta y colectivo (incluido SITP) (25%), el vehículo particular (18%) y la bicicleta (10%). La satisfacción con el medio de transporte fue de 35% y 44% dijo estar insatisfecho.

En cuanto a situación económica, el 19% de los encuestados manifestó que durante el último año su situación económica mejoró; 3 p.p. por encima de los resultados de octubre. Por otro lado, la autopercepción de pobreza mejoró: pasó de 43% a 38%; y el 42% afirmó haber perdido su empleo.

Ahora, en términos de salud, encontramos que el 32% siente que su salud física está mejor hoy que al inicio de la pandemia y un 31% así lo dijo respecto a su salud mental. Los resultados en vacunación dieron cuenta que el 76% de los participantes están con el esquema completo de vacunación y, curiosamente, el 25% de los que manifestaron no tener la vacuna es porque cree que tiene efectos secundarios.

Por último, leer libros (35%) e ir al cine (21%) fueron las principales actividades culturales que los encuestados manifestaron realizar de manera frecuente en el último año; y en cuanto a recreación y deporte, las principales fueron: ir a parques (41%) y visitar centros comerciales (35%). Ahora, un poco más del 30% dijo estar satisfecho con la oferta cultural, deportiva y recreativa en la ciudad.

Como reflexión general: contar con herramientas de medición, que permiten conocer cómo se sienten las personas, contribuye a los análisis sobre la evolución y los cambios en la calidad de vida en la ciudad desde la perspectiva de quienes la habitan. También brindan insumos para la toma de decisiones; pero, además, fomentan el involucramiento de todos los actores para la construcción colectiva de la ciudad. Las políticas públicas pueden incorporar en su planeación y metas buscar un impacto en la percepción y en el sentir ciudadano; beneficiario de todos los esfuerzos institucionales.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna de opinión publicada en Periódico EL TIEMPO, 11 de febrero de 2022

Comunicados

Seguridad, movilidad y empleo: temas de atención según última…

  • Los resultados para Bogotá corresponden a la percepción de más de 3 mil ciudadanos que respondieron la encuesta entre el 3 y el 24 de noviembre de 2021.
  • Esta última versión cierra el ciclo de un segundo año de medición que inició en agosto de 2021 y que ha permitido conocer y comprender la evolución de la percepción ciudadana en la capital del país durante el último año.
  • Seguridad y convivencia (65%); movilidad, vías e infraestructura (47%), y empleo (46%) fueron los 3 principales temas que los encuestados consideraron debería prestarle atención la Alcaldía.
  • Las personas entre 46 y 55 años (48%) y los mayores de más de 55 años (46%) fueron quienes más reportaron haber perdido su empleo durante el último año.
  • El 4% de los encuestados afirmó sentirse seguro en la ciudad y un 88% ‘inseguro’. Frente a la percepción de seguridad en el barrio, el 11% dijo sentirse seguro mientras que un 75% afirmó lo contario.

7 de febrero de 2022

TransMilenio (29%) se ubicó entre los ciudadanos como el principal medio de transporte para ir al trabajo, estudio u otras actividades cotidianas. Este indicador fue mayor en mujeres (31%), en mayores de 55 años (34%), en el nivel socioeconómico (NSE) bajo (33%) y en la zona ‘sur oriental’ (41%) de la ciudad. Por otro lado, solo el 35% dijo estar satisfecho con el modo de transporte que utiliza versus un 44% que manifestó estar insatisfecho.

Las personas entre 46 y 55 años tuvieron el porcentaje más bajo de satisfacción con el medio de transporte (31%) y también con la ciudad como un lugar para vivir (24%). De igual manera, fue el grupo que más aseguró haber perdido su empleo en el último año (48%) y el que menos manifestó sentirse seguro en la ciudad (3%).

Estos datos se desprenden de la más reciente medición de la Encuesta Virtual #miVozmiCiudad, realizada por 16 programas Cómo Vamos, la Red de Ciudades Cómo Vamos y la Fundación Corona. La encuesta es una iniciativa de medición y monitoreo que usa herramientas digitales y las redes sociales como mecanismos para la medición y análisis de información, apoyándose en una metodología rigurosa, tanto en la recolección como en el análisis de los datos.

Los resultados dan cuenta de una posible relación entre el medio de transporte y quienes aseguraron NO haber sido víctimas de algún delito. El 64% de los encuestados pertenecientes al NSE alto dijeron movilizarse en vehículo particular y, el 33% de los encuestados de NSE bajo afirmó hacerlo en TransMilenio. Por otro lado, el 74% del NSE alto manifestó NO haber sido víctima de algún delito mientras que en el NSE bajo alcanzó un resultado del 55%. Con relación a zonas de la ciudad, fue el ‘centro oriente’ (32%) donde más afirmaron movilizarse en carro particular y también aquellos que mayoritariamente manifestaron NO haber sido víctimas de algún delito (70%).


Principales resultados en Bogotá. 

CLIMA DE OPINIÓN: el 41% manifestó sentirse orgulloso de su ciudad, 25% estar satisfecho con Bogotá como un lugar para vivir y 9% dijo que las cosas van por ‘buen’ camino’. El optimismo fue mayor en mujeres (10%), en el NSE bajo (11%), en la zona ‘sur oriente’ (11%) y en las personas entre 26 y 35 años (11%). Estos dos últimos, registraron un aumento de 5 puntos porcentuales (p.p.) frente a la medición anterior, al pasar de 6% a 11% respectivamente.

SITUACIÓN ECONÓMICA: el 38% de las personas afirmó considerarse pobre. Si bien el NSE bajo tuvo uno de los resultados más altos de pobreza subjetiva, presentó una variación de 6 p.p. respecto a la versión anterior (pasando de 57% a 51%). Por otro lado, el 46% de los encuestados dijo que los ingresos de su hogar alcanzan para cubrir los gastos mínimos y 19% manifestó que la situación económica de su hogar mejoró.

SITUACIÓN LABORAL: el 42% dijo perder su empleo a causa de la pandemia y el 64% aseguró no tener empleo aún. Por otro lado, el 32% manifestó sentirse satisfecho con su situación laboral mientras que un 44% dijo estar insatisfecho. Los hombres (33%), el NSE alto (42%) y las personas entre los 36 y 45 años (40%) nuevamente se ubicaron como las más satisfechas. Por zonas de la ciudad, la mayor satisfacción continuó en el ‘centro oriente’ (38%) y los resultados más bajos en el ‘sur occidente’ (28%) y ‘sur oriente’ (26%).

SALUD: el 76% aseguró estar completamente vacunado (esquema completo) contra la COVID-19. Al igual que en la pasada etapa, el NSE alto (93%) y los mayores de 55 años (88%) reportaron el porcentaje más alto de vacunación en la ciudad; mientras que los jóvenes, entre 18 y 25 años, los que menos (55%). Creer que la vacuna tiene efectos secundarios (25%) fue la principal razón por la que las personas dijeron no estar vacunadas y el 43% dijo sentirse satisfecho con la vacunación en la ciudad.

EDUCACIÓN: el 17% aseguró estar satisfecho con la educación que han recibido los niños, niñas y jóvenes del hogar. La satisfacción fue mayor en mujeres (19%), en el NSE bajo (19%) y en las personas entre 36 y 45 años (24%). Por otro lado, 5 de las 6 zonas de la ciudad mostraron una mejoría: el ‘sur occidente’ registró un aumento de 8 p.p. (pasó de 15% a 23%); y el ‘sur oriente’ fue la única que disminuyó (pasó de 17% a 14%).

MOVILIDAD: el 54% de los encuestados aseguró movilizarse en TransMilenio (29%) y en bus, buseta y colectivo (25%) y, solo 15% dijo hacerlo en modos de transporte sostenibles como lo son a pie (5%) o la bicicleta (10%). La satisfacción con el modo de transporte utilizado fue mayor en hombres (42%), en el NSE alto (39%), en las personas entre 36 y 45 años (41%) y en el ‘centro oriente’ de la ciudad (43%).

SEGURIDAD: La percepción de seguridad en el barrio continuó siendo mayor en el NSE alto (14%), en los jóvenes (15%) y en el ‘centro oriente’ (15%). Los resultados para el indicador de ciudad variaron: si bien en la versión anterior el NSE alto tuvo la percepción más alta (5%) en esta oportunidad registró el más bajo (3%). Los jóvenes pasaron de tener el porcentaje más bajo (3%) al más alto (6%). Por otro lado, el 81% de los encuestados aseguró que lo que más inseguro lo hace sentir en la ciudad es la existencia de delincuencia (hurtos y homicidios).

CULTURA, RECREACIÓN Y DEPORTE: leer libros (35%) e ir al cine (21%) se ubicaron entre las principales actividades culturales que los encuestados manifestaron realizar de manera frecuente en el último año. Ahora, frente a recreación y deporte, las principales fueron: ir a parques (41%) y visitar centros comerciales (35%). Un poco más del 30% dijo sentirse satisfecho con la oferta cultural, deportiva y recreativa en la ciudad. Ahora, los jóvenes entre 18 y 25 años fueron los que más aseguraron haber participado en actividades culturales (23%) y recreativas o deportivas (40%); además quienes mayoritariamente dijeron sentirse satisfechos con la oferta de estas actividades en la ciudad (52% y 53%, respectivamente).

MEDIO AMBIENTE: mientras que el 51% de los encuestados manifestó estar satisfecho con la calidad del agua en la ciudad, solo el 11% así lo dijo respecto a la calidad del aire. En este último, la satisfacción fue menor en el NSE alto (8%), en las personas entre 26 y 35 años (8%) y en el ‘centro’ (7%) y norte (8%) de la ciudad. Por otro lado, desconectar los aparatos electrónicos cuando no están en uso (29%), llevar bolsas reutilizables al supermercado (25%) y no arrojar basuras en calles, ríos y quebradas (23%), fueron las 3 principales actividades que los encuestados reportaron realizar para ayudar a cuidar el medio ambiente.

GESTIÓN PÚBLICA: el 15% de la población encuestada calificó como ‘buena’ la gestión de la alcaldesa; 4 p.p. por debajo de la medición anterior (19%). Con porcentajes superiores al resultado general, las mujeres (17%), el NSE bajo (16%), las personas entre 36 y 45 años (17%) y los mayores de 55 años (17%) registraron los resultados más altos. En lo que respecta al Concejo de Bogotá, entre las personas que participaron en esta última versión de la encuesta, nuevamente el 6% calificó de ‘buena’ la gestión de la Corporación.


Sobre la encuesta en Bogotá: En la nueva versión de la encuesta participaron 3.678 personas de todos los niveles socioeconómicos; con rangos de edad que van desde 18 a más de 55 años y fue dividida en las siguiente zonas: norte (Usaquén y Suba), Centro Oriente (Barrios Unidos, Teusaquillo y Chapinero), Centro (Puente Aranda, Los Mártires, La Candelaria y Santa Fe), Sur Oriente (Rafael Uribe Uribe, Antonio Nariño, Usme y San Cristóbal), Sur Occidente (Bosa Tunjuelito y Ciudad Bolívar), y Occidente (Engativá, Fontibón y Kennedy).

 

Comunicados

Resultados del Índice de Situación Nutricional en la Primera…

Índice de Situación Nutricional en la Primera Infancia en Bogotá 2020: 4 de 19 localidades, mejoraron sus resultados con respecto a 2019

* El programa Bogotá Cómo Vamos y la Fundación Éxito entregan el documento “Situación de Seguridad Alimentaria y Nutricional en la Primera Infancia en Bogotá y sus Determinantes Sociales”

*En él se incluye la segunda medición del Índice de la Situación Nutricional en la primera infancia en Bogotá (2020) que da cuenta de los posibles efectos de la pandemia en niños y niñas menores de 5 años en la capital del país.

*Esta segunda medición permite realizar un comparativo frente a los resultados del 2019; sin embargo, se realizaron recálculos en 3 de los indicadores, por cambios en el reporte.

* El índice se calculó para 19 localidades, a excepción de Sumapaz, que, por ser una localidad rural, los datos provenientes de la Encuesta Multipropósito no son comparables con los datos para el área urbana.

2 de diciembre de 2021. El Índice de Situación Nutricional en la Primera Infancia es una herramienta que permite identificar aquellas localidades que tienen presencia de hogares en situación de inseguridad alimentaria y nutricional de sus niños y niñas menores de 5 años. Este estudio busca contribuir para que los diferentes sectores de la administración distrital puedan establecer los territorios con mayor presencia de hogares con peor situación nutricional, para así focalizar el trabajo intersectorial.

Al analizar los resultados 2020 del Índice de Situación Nutricional en la Primera Infancia en Bogotá se evidenció que solo 4 de las 19 localidades mejoraron sus resultados con respecto a 2019: Los Mártires, pasó de 65 a 71 puntos; Tunjuelito, de 39 a 40; Santa Fe, de 38 a 39; y Ciudad Bolívar, pasó de 18 a 21 puntos.

Contrario a lo anterior, 14 localidades registraron un deterioro. Antonio Nariño, que pasó de 60 a 51 puntos; Barrios Unidos, de 76 a 68 y La Candelaria de 60 a 52, fueron las 3 localidades que más registraron una caída frente a la medición anterior. Por su parte, San Cristóbal se mantuvo igual, con un resultado de 23 puntos.

Ahora bien, 4 localidades bajaron en su clasificación: Engativá pasó de desempeño ‘alto’ a ‘medio alto’; Antonio Nariño y La Candelaria pasaron de ‘medio alto’ a ‘medio bajo’, y Bosa pasó de ‘medio bajo’ a ‘bajo’. Por su parte, solo la localidad de Los Mártires subió en la tabla, pasando de desempeño ‘medio alto’ a ‘alto’.


Resultados 2020

Las localidades con un desempeño alto para el año 2020 se encuentran, en su mayoría, al norte de la ciudad y, en la medida en que se avanza hacia el sur, se observa un deterioro paulatino en el desempeño del índice. Cinco (5) localidades se ubicaron en la categoría de desempeño alto, otras 5 en medio alto, 4 en medio bajo y 5 en la última categoría de bajo.

Teusaquillo (89 puntos) y Chapinero (77 puntos) fueron las 2 localidades con mejores resultados 2020 en la medición del Índice de la Situación Nutricional en la primera infancia en Bogotá. Por su parte, Ciudad Bolívar (21) y Usme (13) registraron los más bajos.  

Desempeño Alto (67 y más): se encuentran las localidades de Teusaquillo (89), Chapinero (77), Usaquén (71), Los Mártires (71) y Barrios Unidos (68); las cuales cuentan con condiciones que, en su conjunto, favorecen la situación nutricional de niños y niñas menores de 5 años en la ciudad y, con ello, su derecho a la alimentación.

Desempeño Medio-Alto (53 a 66): se encuentran las localidades de Engativá (66), Suba (63), Puente Aranda (60), Kennedy (53) y Fontibón (53); y su puntaje se da por el detrimento en las dimensiones de seguridad alimentaria y nutricional. Lo anterior quiere decir que, este nivel de desempeño no logra garantizar totalmente la seguridad alimentaria y nutricional de los niños y niñas en la primera infancia y, con ello, su derecho a la alimentación.

Desempeño Medio-Bajo (38 a 52): se encuentran las localidades de La Candelaria (52), Antonio Nariño (51), Tunjuelito (40) y Santa Fe (39).  En este grupo existe un nivel moderado de inseguridad alimentaria y nutricional; es decir, no se garantiza la seguridad alimentaria de las familias y, con ello, el derecho a la alimentación de los niños y niñas en la primera infancia.

Desempeño Bajo (menos de 38): se encuentran las localidades de Bosa (37), Rafael Uribe Uribe (28), San Cristóbal (23), Ciudad Bolívar (21) y Usme (13). En estas localidades hay un deterioro en las tres dimensiones del índice, siendo las localidades con las peores condiciones de situación nutricional en la primera infancia.

Se hace necesario ahondar un poco más en los determinantes sociales relacionados con el derecho a la alimentación de la primera infancia, con el fin de entender las situaciones que impiden o favorecen su garantía.”, agrega el informe.


Recomendaciones generales:

*Redireccionar las políticas públicas dirigidas a la Primera Infancia para que tengan un enfoque integral, que incluyan a las familias y su entorno socioeconómico.

*Mantener los programas que permiten monitorear la salud y bienestar de los niños y garantizar la provisión de canastas de alimentos de alto contenido nutricional.

*Implementar la Guía de Atención a la Desnutrición Crónica, que incluye la articulación intersectorial.

*Atender los problemas emergentes como las repercusiones en la salud mental y mejorar la cobertura de los diferentes servicios de salud dirigidos a la primera infancia.

*Realizar monitoreos y seguimientos integrales con respecto no sólo a la garantía del Derecho a la Alimentación en la primera infancia, sino para los demás derechos de todos los niños y niñas.


Metodología de cálculo del Índice:

Se calcula a partir de variables en 3 dimensiones que lo componen: dimensión socioeconómica: relacionada con determinantes socioeconómicos de la situación nutricional en los hogares que se recogen en el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM); dimensión de seguridad alimentaria: relacionada con la percepción de seguridad alimentaria en los hogares (contiene la variable de prevalencia de seguridad alimentaria); y la dimensión del estado nutricional: es la expresión de condiciones de vulnerabilidad, así como de estados de inseguridad alimentaria en los hogares (para ésta se tomaron 4 variables: bajo peso al nacer – desnutrición crónica-  exceso de peso y lactancia materna). Todas las variables tienen un proceso de normalización; es decir, se llevan a una escala entre 0 y 100. Los valores se encuentran enmarcados entre un límite superior de 89 (dado por Teusaquillo) y un límite inferior de 13 (por Usme). Ahora, al ser un cruce de diferentes indicadores el índice como tal no tiene una unidad de medida específica.


Alianza por la Primera Infancia, Bogotá Cómo Vamos y Fundación Éxito.

Desde 2019, Bogotá Cómo Vamos y Fundación Éxito trabajan en alianza para socializar, con información y datos estadísticos objetivos, las condiciones de vida de los niños y niñas menores de 5 años que residen en la capital del país. Su propósito es ayudarle a la Administración Distrital a trazar políticas públicas basadas en evidencia y promover la participación informada de la ciudadanía en decisiones dirigidas a garantizar el bienestar de la Primera Infancia en Bogotá.

El último aporte de esta alianza fue el documento Seguimiento a las recomendaciones realizadas al Plan de Desarrollo Distrital 2020-2024 para mejorar el estado nutricional de la primera infancia en Bogotá’ publicado en agosto de 2021, que identifica los avances respecto a las metas propuestas para la reducción de los indicadores de desnutrición crónica, bajo peso al nacer y exceso de peso en menores de 5 años y, sobre la lactancia materna exclusiva en la ciudad.

Artículos

Confianza y optimismo, especialmente en la población joven, uno…

  • Los resultados para Bogotá corresponden a la percepción de más de 6 mil ciudadanos que respondieron la encuesta entre el 4 y el 25 de agosto de 2021.
  • Esta nueva versión de la encuesta virtual #miVozmiCiudad, corresponde a la primera de dos fases y recolectó información de bienestar subjetivo en temas como: orgullo de ciudad, situación económica, educación, plan de vacunación, seguridad, equipamientos del barrio y la vivienda, gestión pública, entre otros.
  • El 44% de los encuestados dijo sentirse orgulloso de su ciudad; el 8% manifestó sentir que las cosas van por buen camino y el 25% consideró que en 5 años las cosas van a estar mejor que hoy.
  • Los mayores de 55 años (90%) y los encuestados pertenecientes al nivel socioeconómico alto (94%), son quienes más aseguraron estar vacunados contra la COVID-19.

Bogotá, 12 de octubre de 2021

Pese a que los resultados de optimismo son bajos, existe un mayor número de encuestados que se encuentran más positivos frente al futuro y que dicen estar orgullosos de su ciudad. Los hombres inclinan positivamente la balanza en el clima de opinión: el 47% de los que participaron en la encuesta manifestó sentirse orgulloso de Bogotá. Al ver el dato por grupos de edad, las personas entre los 46 y 55 años (50%) registraron el resultado más alto en este indicador, seguido por aquellos de más de 55 años (49%). Caso contrario lo refleja los jóvenes entre 18 y 25 años: solo el 36% dijo sentirse orgulloso de su ciudad.

Estos datos se desprenden de la más reciente medición de la Encuesta Virtual #miVozmiCiudad, realizada por 16 programas Cómo Vamos, la Red de Ciudades Cómo Vamos y la Fundación Corona. La encuesta es una nueva iniciativa de medición y monitoreo que usa herramientas digitales y las redes sociales como mecanismos para la medición y análisis de información, apoyándose en una metodología rigurosa, tanto en la recolección como en el análisis de los datos.

En lo que corresponde a la población joven, los resultados muestran que los encuestados entre los 18 y los 25 años son quienes mayoritariamente dicen haber perdido su empleo por causa de la pandemia (52%), los que menos aseguraron estar satisfechos con su situación laboral (23%); también, quienes más se consideraron pobres (47%) y los que menos dijeron sentirse orgullosos de su ciudad (36%). Esto podría estar relacionado con que el 23% de los pertenecientes a este grupo afirman que en 5 años las cosas van a estar mejor que hoy.

Por otro lado, las personas mayores de 55 años (90%) y los pertenecientes al nivel socioeconómico (NSE) alto (94%), fueron quienes más aseguraron estar vacunados contra la COVID-19 y, al mismo tiempo, quienes mayoritariamente manifestaron sentir que las cosas van por buen camino (11% y 10%) y los que tienen una visión más optimista frente al futuro de la ciudad (31% y 34%). ​

De igual manera, los mayores de 55 años (51%), las personas de NSE alto (61%) y las mujeres (42%) fueron quienes dijeron estar más satisfechos con la vacunación contra la COVID-19. Estos grupos, también coincidieron en ser los que más calificaron como ‘buena’ la gestión de la alcaldesa (22%, 21% y 22% respectivamente).

Ahora, quienes mayoritariamente aseguraron sentirse satisfechos con el manejo que le ha dado la Alcaldía a la emergencia del Coronavirus y quienes calificaron como ‘buena’ la gestión de la alcaldesa, fueron los mayores de 55 años (31% y 22%), los del NSE alto (31% y 21%) y las mujeres (31% y 22%). Por su parte, los que menos consideraron que se le ha dado un buen manejo a la emergencia fueron las personas entre los 18 y los 25 años (24%) y los hombres (26%).


Principales resultados en Bogotá:

CLIMA DE OPINIÓN: el 8% manifestó sentir que las cosas van por buen camino y el 25% consideró que en 5 años van a estar mejor que hoy. En ambos indicadores, por grupos de edad, los mayores de 55 años se mostraron como los más optimistas, con un 11% y 31% respectivamente; sin embargo, las personas entre 26 y 35 años (6% y 19%) registraron los resultados más bajos.

SITUACIÓN ECONÓMICA: el 43% de las personas afirmó considerarse pobre; los mayores de 55 años (39%) reportaron el porcentaje más bajo de pobreza subjetiva. Por zonas de la ciudad, el centro oriente (22%) registró la percepción más baja y el sur occidente (57%) y sur oriente (55%) las más altas. Así mismo, el 45% de las personas dijo que los ingresos de su hogar alcanzan para cubrir los gastos mínimos y 16% consideró que la situación económica de su hogar ha mejorado.

SITUACIÓN LABORAL: el 46% dijo perder su empleo a causa de la pandemia y el 66% aseguró no tener empleo aún. Por otro lado, solo el 28% manifestó sentirse satisfecho con su situación laboral mientras que un 49% dijo estar insatisfecho. Los hombres (31%), el NSE alto (47%) y las personas entre los 26 y 35 años (32%) fueron las más satisfechas. Por zonas de la ciudad, la mayor satisfacción se encontró en el centro oriente (40%) y norte (32%), mientras que los resultados más bajos se ubicaron en el sur occidente (24%) y sur oriente (24%).

SALUD – VACUNACIÓN: el 68% aseguró estar vacunado contra la COVID-19. El NSE alto (94%) reportó el porcentaje más alto, a diferencia del bajo (61%). Por grupos de edad, la población mayor de 55 años (90%) fue la que más dijo estar vacunada, mientras que los jóvenes, entre 18 y 25 años, los que menos (31%). No encontrarse priorizados (42%) fue la principal razón por la que las personas dijeron no estar vacunadas; y el 41% dijo sentirse satisfecho con la vacunación en la ciudad.

EDUCACIÓN – SATISFACCIÓN: el 15% aseguró estar satisfecho con la educación que han recibido los niños, niñas y jóvenes del hogar en lo que va transcurrido del 2021.​ El 16% de los encuestados dijo sentirse satisfecho con la educación superior que recibe; en este último, la satisfacción fue mayor en hombres (18%) que en mujeres (14%), en el NSE alto (21%), en las personas entre 18 y 25 años (27%) y en la zona centro de la ciudad (19%).

SEGURIDAD: el 12% de los encuestados afirmó sentirse seguro en el barrio y 4% en la ciudad. La percepción de seguridad en el barrio fue mayor en el NSE alto (22%), en los jóvenes (15%) y en el centro oriente (21%). Los resultados para el indicador de ciudad fueron similares: las percepciones más altas se registraron en el NSE alto (5%), en la población mayor de 55 años (6%) y en el centro oriente (7%). El 82% de los encuestados aseguró que lo que más inseguro lo hace sentir en la ciudad es la existencia de delincuencia (hurtos y homicidios).

SEGURIDAD – CONVIVENCIA: el 52% dijo que el diálogo es muy efectivo para la resolución de conflictos. Los hombres (54%), el NSE alto (61%) y la población entre 18 y 25 años (58%) fueron quienes más afirmaron estar de acuerdo. Por otro lado, el 7% de los encuestados aseguró que los habitantes de la ciudad ‘siempre’ cumplen con las normas de convivencia; 27% respondió ‘a veces’ y 65% ‘nunca’.

BARRIO – SATISFACCIÓN: el 34% aseguró sentirse satisfecho con el barrio en el que vive. El NSE alto (71%), los mayores de 55 años (41%) y el centro oriente (49%), registraron los resultados más altos. Por otro lado, el 25% de los encuestados dijo estar satisfecho con la calidad del espacio público, parques y áreas verdes de la ciudad. 

VIVIENDA: el 37% afirmó vivir en vivienda propia, 43% en arriendo o subarriendo y 20% en otro tipo de vivienda (familiar, usufructo, ocupante de hecho). Por su parte, el 56% aseguró estar satisfecho con la vivienda que habita. ​Por otro lado, entre las principales razones por las que las personas aseguraron no tener vivienda propia se encuentran: no contar con recursos para las cuotas mensuales (32%), no tener la cuota inicial (30%) y no haber podido acceder a un subsidio (18%).

GESTIÓN PÚBLICA – SATISFACCIÓN: el 19% de la población encuestada calificó como ‘buena’ la gestión de la alcaldesa. Con porcentajes superiores al 20%, las mujeres, el NSE alto, los mayores de 55 años y la zona centro oriente registraron los resultados más altos. Por otro lado, el 28% manifestó estar satisfecho con la forma como la Alcaldía ha atendido la emergencia del Coronavirus. En lo que respecta al Concejo de Bogotá, entre las personas que participaron en esta nueva versión de la encuesta, el 6% calificó de ‘buena’ la gestión de la Corporación.


Sobre la encuesta en Bogotá: En la nueva versión de la encuesta participaron 6.132 personas de todos los niveles socioeconómicos; con rangos de edad que van desde 18 a más de 55 años y fue dividida en las siguiente zonas: norte (Usaquén y Suba), Centro Oriente (Barrios Unidos, Teusaquillo y Chapinero), Centro (Puente Aranda, Los Mártires, La Candelaria y Santa Fe), Sur Oriente (Rafael Uribe Uribe, Antonio Nariño, Usme y San Cristóbal), Sur Occidente (Bosa Tunjuelito y Ciudad Bolívar), y Occidente (Engativá, Fontibón y Kennedy).

Artículos

Manizales y Medellín lideran la 3era medición del Índice…

  • El ICU 2019 ofrece un panorama claro y valioso para la comprensión del contexto en las ciudades del país, previo a los impactos que ha traído la pandemia del COVID-19 a partir del año 2020.
  • Manizales y Medellín lideraron esta entrega del ICU, con las mejores condiciones para los estudiantes universitarios, y se destacan especialmente por la calidad de la educación superior, la calidad de vida y el ambiente universitario.
  • De las 14 ciudades analizadas en esta 3era entrega, 9 ciudades presentaron mejoras entre 2014 y 2019, donde se destacan Cali, Pereira, Barranquilla y Quibdó.
  • El ICU demuestra una importante mejoría en sus componentes de “Calidad de la Educación Superior” y la “Calidad de Vida”, y un retroceso en el componente de “Empleabilidad”, pasando de 52,3 (2014) a 47,4 (2019). 

3 de junio de 2021. Este jueves 3 de junio se hizo entrega de la 3era versión del Índice Cómo Vamos de Ciudades Universitarias- ICU, el cual hace un análisis de las condiciones que ofrecen las ciudades colombianas a los estudiantes universitarios durante el periodo 2014-2019. Si bien existen múltiples indicadores que miden la calidad de la educación superior, estos se centran en evaluar las instituciones educativas y no se involucran en la medición del concepto de ‘ciudad universitaria’.

El Índice es una iniciativa de la Fundación Luker y la Red de Ciudades Cómo Vamos, que propone una mirada integral al concepto de “ciudad universitaria”, combinando la medición de diferentes dimensiones para evaluar el bienestar del estudiante universitario y la calidad de servicios y bienes que le ofrece la ciudad. Las cinco dimensiones de análisis son: calidad de la educación superior, el ambiente universitario, el costo de vida, la calidad de vida en las ciudades y la empleabilidad de los egresados.

Esta tercera entrega del ICU construye sobre sus dos primeras versiones, la primera publicada en 2017 y la segunda en 2019, y amplía su alcance a las 14 ciudades capitales que hacen parte de la Red Cómo Vamos. Estas ciudades son: Armenia, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Pereira, Manizales, Medellín, Ibagué, Montería, Quibdó y Santa Marta.

Al respecto de los resultados del ICU, Santiago Isaza, director de Educación de Fundación Luker comenta: “En una coyuntura como la actual, el ICU 2014-2019 ofrece una mirada valiosa al contexto de la calidad de vida de los estudiantes universitarios en las ciudades capitales del país, previo a los impactos que trajo la pandemia. Desarrollar políticas y programas orientados a fomentar, de forma integral, “ciudades universitarias” debe ser una prioridad de cara a la construcción de ciudades más sostenibles. El trabajo entre las alcaldías, las universidades y el sector privado es fundamental.”

La entrega de resultados del ICU contó con la participación como panelistas de: Ana Leonor Rueda, secretaria de Educación de Bucaramanga; Carolina Guzmán, Directora de Fomento de la Educación Superior del Ministerio de Educación; Pablo Jaramillo, Director Ejecutivo de la Fundación Luker; Daniel Uribe, Director Ejecutivo de la Fundación Corona, y David Emilio Mosquera, Rector de la Universidad Tecnológica de Chocó.

Resultados principales:

Los resultados generales del ICU evidencian una mejoría general de las ciudades evaluadas entre 2014 y 2019. Durante este periodo, el promedio de las ciudades pasó de 49,7 (2014) a 53,6 (2019), sin embargo, presentó un leve retroceso entre 2017 y 2018 para luego retomar una trayectoria ascendente en 2019.

Para el año 2019, las ciudades con los mejores resultados en el ICU fueron; Manizales, Medellín, Pereira, Barranquilla, Bucaramanga y Cali, respectivamente. Al otro lado del espectro, las ciudades que ofrecen las condiciones menos favorables para los estudiantes son Cúcuta, Armenia y Quibdó. Este grupo presenta problemas ligados a la calidad de la educación superior, el ambiente universitario y la empleabilidad de los egresados.

En cuanto a las dimensiones de análisis, para el año 2019 las dos dimensiones con mejores resultados son Ambiente Universitario y Calidad de Vida, ambas con los mayores progresos durante el periodo de análisis adicionalmente. La dimensión más rezagada en cambio fue la de empleabilidad, la cual fue a su vez la que mostró un mayor retroceso entre 2014 y 2019.

De las 14 ciudades analizadas en esta 3era entrega del ICU, 8 presentaron mejoras entre 2014 y 2019, donde se destacan Cali, Pereira, Barranquilla y Quibdó. Las únicas ciudades que presentaron un retroceso relevante durante dicho periodo fueron Santa Marta y Armenia. Medellín, Bucaramanga y Bogotá tuvieron ligeros retrocesos, pero inferiores a 2.0 pp.

  • En cuanto a las cinco dimensiones que analiza el ICU, se destaca que el ambiente universitario es la dimensión con el mejor resultado promedio en 2019 (62,3 puntos) y la dimensión con el tercer mayor incremento entre 2014 y 2019 con un crecimiento del 12%. La ciudad con el mejor resultado en 2019 es Manizales con un puntaje de 88.7%, más de 10 puntos por encima de Medellín, la 2da ciudad en esta dimensión. La ciudad con mejor progreso histórico es Pereira, con un progreso del 41%, es decir un aumento de 21,32 puntos entre el 2014 y el 2019.
  • La dimensión de calidad de la educación superior es la de mayor progreso con un aumento del 28% entre 2014 y 2019. En 2019, la ciudad con el mejor resultado es Bogotá (85.7%) mientras que la ciudad con el mayor progreso histórico es Barranquilla, que aumentó 24,73 puntos entre el 2014 y el 2019, equivalente a un progreso del 73%. La mejora generalizada en esta dimensión se debe, entre otros, la mayor disponibilidad de docentes con alto nivel de formación, que tuvo un aumento de 55% en el periodo de análisis.
  • La dimensión costo de vida fue la más estable y no presentó mayor incremento ni entre 2018 y 2019, ni en el periodo completo desde 2014. La ciudad con los menores costos de vida para los estudiantes universitarios en 2019 es Quibdó (94.1%) seguida por Cúcuta, Ibagué y Santa Marta, con resultados por encima del 70%. En contraste, la ciudad con peor resultado histórico es Medellín, que disminuyó 10,80%, entre el 2014 y el 2019.
  • La dimensión empleabilidad de los egresados presentó un aumento entre 2014 y 2016, pero descendió a partir de 2017 y continúo dicha senda en 2018 y 2019. En 2019 esta dimensión alcanzó un resultado de 47.4%, contrastante con el resultado del año 2014 donde alcanzó un valor de 52.3%. El retroceso se debe al comportamiento de las variables Salario de enganche y Tasa de Desempleo Juvenil que disminuyeron en promedio un 6,8%, frente al 2014, y un 3,8% frente al 2016.
  • Finalmente, la dimensión calidad de vida en las ciudades fue la segunda dimensión con mejor resultado promedio en 2019, con 60,4 puntos. Durante el periodo de análisis logró un crecimiento del 18,3%. Manizales presenta el mejor resultado en esta dimensión en el año 2019, mientras que Ibagué y Cartagena tuvieron el mejor progreso entre 2014 y 2019, con aumentos de más de 25 pp.

La Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos (RCCCV) es una iniciativa independiente de la sociedad civil y el sector privado, que tiene como objetivo contribuir al desarrollo de gobiernos locales más efectivos y transparentes, así como de ciudadanías más informadas, responsables y participativas. La RCCCV está conformada por la Fundación Corona y los 20 programas Cómo Vamos, que actualmente agrupan a más de 40 municipios del país, incluyendo 14 ciudades capitales. Si quieres conocer más detalles sobre el Índice y la Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos ingresa a: www.redcomovamos.org

Comunicado de prensa elaborado por la Red de Ciudades Cómo Vamos y Manizales Cómo Vamos

Artículos

Pandemia, percepción ciudadana y retos de ciudad

Al cumplirse un año de la llegada del Covid-19 al país y a Bogotá, ¿cómo está la percepción de los ciudadanos sobre su calidad de vida?, ¿cuáles son sus opiniones?, ¿qué los afecta? o, ¿qué les preocupa?

Al analizar los resultados de la encuesta virtual #miVozmiCiudad, se pueden resumir las necesidades de las personas en 3 retos de ciudad: cerrar las brechas sociales y económicas, recuperar y trabajar por mejorar el entorno urbano y ampliar la gobernanza.

Según el DANE, Bogotá es la tercera ciudad más desigual del país a cierre de 2019. Previo a la pandemia éste ya era un tema central para la capital; la crisis sanitaria, y sus impactos en la población, pudieron profundizar las brechas ya existentes. #miVozmiCiudad puede aportar algunos datos al respecto y mostrar cómo los ciudadanos perciben su calidad de vida en aspectos, como: situación económica, educación, salud, seguridad entre otros.

Si bien en la primera fase de #miVozmiCiudad el 29% de los encuestados se consideró pobre, en la tercera tuvo un resultado del 42%. Asimismo, el 45% dijo que los ingresos del hogar no alcanzan para cubrir los gastos mínimos y un 32% afirmó pasar hambre por falta de recursos. En cuanto a los servicios educativos, la principal razón de insatisfacción está asociada con sentir que la enseñanza virtual no ha sido de calidad y no tener una adecuada infraestructura en el hogar.

Me sumo a las palabras de Alicia Bárcena, Directora Ejecutiva de la CEPAL “no se puede seguir tolerando la desigualdad, la injusticia estructural. Es hora de poner fin a la cultura del privilegio, a las desigualdades y de erradicar la pobreza en todas sus formas”. Esto requiere de voluntad política para poder contar con programas de transferencias, ajustes fiscales bajo un modelo de progresividad e incentivar el empleo formal en la población más vulnerable.

Por otro lado, trabajar por el mejoramiento del entorno urbano es fundamental; el Covid-19 afectó las libertades y el disfrute de actividades que proporcionan calidad de vida. En este sentido, este aspecto se convierte, a su vez, en una oportunidad para la promoción y generación de ambientes más seguros, favorables para la convivencia y que contribuyen al desarrollo de la ciudad y sus habitantes.

#miVozmiCiudad, en su segunda fase, dio cuenta que solo el 28% de los encuestados está satisfecho con la calidad del espacio público; en la fase 3, dijo que el 9% se siente seguro en la ciudad y 16% en el barrio. Frente a temas de movilidad, la oportunidad está en los modos sostenibles: entre los medios de transporte más utilizados se ubicó la bicicleta (13%).

Ahora, abordar estas temáticas y trabajar en ellas, no solo pueden mejorar la cohesión social sino incentivar la reactivación económica; además de contribuir al desarrollo de la ciudad y al mejoramiento de la calidad de vida en tiempos de pandemia.

Por último, se encuentra la importancia del fortalecimiento de la gobernanza. “El sistema de gobernanza es la estructura institucional formal y organizativa del proceso de decisiones vinculantes del Estado moderno” (Garay, 2014). El resultado final de las tres mediciones evidenció una caída en la satisfacción con los mecanismos de consulta y participación. Mientras que en julio 2020, el 33% de las personas estaban satisfechas, en febrero el resultado fue del 26%.

Cuando se habla de ampliar la gobernanza en la ciudad, las decisiones pueden partir de la negociación y participación entre diferentes actores para dar solución, de manera conjunta, a asuntos públicos y que son de interés para la ciudadanía.

Es así como, involucrar actores no estatales en las decisiones de ciudad, donde el interés por lo público es plural, puede contribuir a disminuir los niveles de percepción de corrupción, aumentar la confianza en las instituciones y en las decisiones que toma el gobierno.

En el aniversario de la pandemia, se cierra un ciclo de medición de percepción ciudadana sobre el impacto del Covid-19; y que sigue posicionando la importancia de darle un rostro ciudadano a los datos, para fomentar el involucramiento de todos los actores en una recuperación sostenible y corresponsable de la ciudad.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org

Columna de opinión publicada en Periódico EL TIEMPO, 27 de marzo de 2021