Noticias

NUEVA SEDE DEL PROGRAMA BOGOTÁ CÓMO VAMOS

El Programa BOGOTÁ CÓMO VAMOS iniciativa de la Fundación Corona, la Casa Editorial el Tiempo, la Cámara de Comercio de Bogotá y la Universidad Javeriana, se traslado de oficina.

La nueva sede del Programa está ubicada en la Calle 71 Nº 11-10, Edificio Corecol, Oficina 703. Pueden contactarnos en los teléfonos: 7425432 / 2558005 / 3492872.

Noticias

Conoce qué es el Sistema Integrado de Transporte Público

* El SITP es una red de transporte público articulada, organizada y de fácil acceso con cobertura en toda la ciudad que permite movilizar a los ciudadanos optimizando los recursos, las vías y el servicio.

* El SITP integra en una misma organización los agentes que gestionan los distintos componentes del sistema bajo la coordinación y vigilancia de Transmilenio, facilitando el acceso de los usuarios a través de un único sistema de recaudo y servicio.

* En su inicio, el SITP integrará el transporte masivo y colectivo de la ciudad a través de buses. En el futuro, podrá integrar otros modos de transporte como Metro, Tranvías y Cables.

* El sistema en esencia es público. Está diseñado y controlado por el Estado con el propósito de garantizar la prestación de un servicio público fundamental como es el transporte.

* La operación del sistema está estructurada alrededor de Transmilenio, que definirá las condiciones del servicio y vigilará el cumplimiento de las obligaciones de las entidades privadas vinculadas al SITP.

CAMBIOS MÁS IMPORTANTES:

* Paraderos fijos.
* Se deberá comprar el pasaje previamente. Habrán puntos de venta en toda la ciudad.
* Rutas fijas, claramente establecidas y con horarios organizados.
* Se reducen los transbordos para las personas que viven más lejos.
* La tarifa integrada beneficiará a las personas de menores recursos.
* La ciudad estará mejor señalizada y organizada.
* No habrá desorden ni guerra de los buses por recoger un pasajero.
* Progresivamente desaparecerán los buses más viejos y contaminantes.
* Habrá más rutas nocturnas.
* Menos trancón y desorden.
* Mayor accesibilidad y conectividad de los sectores periféricos y rurales de la ciudad.
* Mayor seguridad y menos accidentes en toda la ciudad.
* No habrá más conductores informales, todos deberán estar vinculados como trabajadores formales.
* No habrá buses parqueados en las calles, el sistema contempla patios y talleres organizados.
* Se reducirán los niveles de contaminación ambiental.
* Se generarán 25.000 empleos formales para conductores.
* Mejor infraestructura de paraderos, troncales y vías.

Noticias

NUEVO «PICO Y PLACA» NECESITA CRONOGRAMA DE OBRAS

El Programa Bogotá Cómo Vamos advierte que cualquier modificación a la medida de «pico y placa» en la ciudad podría colapsar si previamente no se establece un cronograma concreto de las obras que actualmente se están realizando en Bogotá y de las que se tienen previstas en el Plan de Desarrollo recientemente aprobado.

«Cualquier cambio que se adopte funcionará en el corto plazo pero en el futuro puede resultar ineficaz sino existe una efectiva planeación de las vías, cruces y frentes de obra que sufrirán cambios en la ciudad», aseguró Alexandra Rodríguez, coordinadora de Bogotá Cómo Vamos.

También es necesario analizar cómo funcionaría la medida con la entrada en operación del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP) y cuál será su impacto. Según Rodríguez, «las modificaciones al pico y placa se deben pensar a largo plazo y teniendo en cuenta todos los cambios que tendrá la movilidad en Bogotá. Las modificaciones de hoy pueden no ser funcionales con las nuevas demandas que tendrán las vías de Bogotá con la puesta en marcha del SITP ni con los desvíos por obras de infraestructura nuevas».

De acuerdo con la encuesta de percepción Bogotá Cómo Vamos realizada en el año 2011, solo el 41% de los bogotanos considera que los ciudadanos se comportan bien con respecto al acatamiendo del «pico y placa», pero el 25% considera que es poco probable que una persona sea castigada si incumple la medida.

De acuerdo con la coordinadora de Bogotá Cómo Vamos, «esta percepción resulta interesante si se tiene en cuenta que cualquier modificación supone una mayor capacidad de control y despliegue por parte de las autoridades encargadas del tráfico de la ciudad, y más si se plantean zonas que no serían sujetas a la medida restrictiva».

Noticias

EL PLAN DE DESARROLLO TIENE POCOS SUSTENTOS

El Plan de Desarrollo que actualmente está estudiando el Concejo de Bogotá sigue teniendo problemas con los indicadores. Según el Programa Bogotá Cómo Vamos, el documento está estructurado en torno a 127 proyectos prioritarios cuantificables y bien formulados, pero muy pocos son evaluables.

«Sólo 93 de los 315 indicadores de resultado, producto y proceso formulados en el Plan de Desarrollo tienen información sobre líneas de base, las cuales son indispensables para la validación de las metas. Es preocupante que la Administración Distrital esté dispuesta a emprender un camino sin hacer evidente de dónde parte», aseguró Alexandra Rodríguez, coordinadora de Bogotá Cómo Vamos.

Por ello insiste en que el Plan de Desarrollo cuente con datos y cifras provenientes de los distintos sistemas de información y de los informes técnicos sectoriales que hacen parte de los activos de la ciudad.

Por otro lado, llama la atención el bajo presupuesto asignado dentro del Plan de Desarrollo a dos de las grandes banderas del alcalde Gustavo Petro en campaña. De hecho, la Revitalización del Centro Ampliado contará con $43.890 millones de pesos, mientras que los programas de Recuperación de la Estructura Ecológica Principal (Rio Bogotá, Páramos, Reservas Forestales), tan sólo tienen asignados $476.734 millones.

De acuerdo con Rodríguez, «el Plan de Desarrollo es una carta de navegación pero también un instrumento de gestión. En este sentido, en los presupuestos se concretan las apuestas políticas de la Administración para la ciudad».

Cabe resaltar que sectores con grandes desafíos y tareas pendientes con la ciudad tendrán grandes partidas presupuestales, por ejemplo: movilidad (con $15.6 billones), educación (con $14.2 billones) y Salud (con 7.3% billones).

RIESGOS DE FINANCIACIÓN

Teniendo en cuenta que el Plan de Desarrollo «Bogotá Humana» pasó de costar $58.7 billones de pesos a $61.1 billones, para Bogotá Cómo Vamos es necesario conocer en detalle el origen de los recursos económicos.

Aunque el Secretario de Hacienda ha señalado que será necesario poner en marcha una modernización tributaria que garantice mayores ingresos para la ciudad y recursos para la ejecución del Plan de Desarrollo, «lo cierto es que este tipo de proyectos no cuentan con mucha acogida al interior del Concejo», aseguró Alexandra Rodríguez, coordinadora de Bogotá Cómo Vamos.

Cabe resaltar que la pasada Administración presentó tres veces al Cabildo una iniciativa de corte similar pero fue archivada en cada oportunidad por vencimiento de términos, sin alcanzar a ser debatida durante más de dos sesiones en la Comisión de Hacienda del Concejo.

Por último, Bogotá Cómo Vamos espera que las recomendaciones al Plan de Desarrollo realizadas por el Cabildo Distrital y diferentes expertos en el tema sean tenidas en cuenta por la Administración del Alcalde Gustavo Petro para enriquecer la versión final del documento con el fin de mejorar los índices de calidad de vida en la ciudad.

Noticias

BOGOTÁ ES LA CIUDAD CON MÁS BAJO NIVEL DE…

En Bogotá sólo el 32% de las personas considera que las cosas en la ciudad van por buen camino, mientras que el mayor número de optimistas está en Barranquilla (75%), Medellín (71%) y Pereira (68%). Así lo revela el más reciente informe de la Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos.El estudio, que parte de comparar las encuestas de percepción realizadas a 10.996 personas entre junio y noviembre de 2011 por los Programas Cómo Vamos en 9 ciudades de Colombia, indica que Bogotá es la ciudad donde las personas se sienten menos orgullosas de su ciudad (56%). Frente a este indicador, los más orgullosos se encuentran en Medellín (88%), Pereira (83%) y Barranquilla (79%). De acuerdo con Alexandra Rodríguez, coordinadora de Bogotá Cómo Vamos, estos resultados permiten evidenciar que «los bogotanos son bastante críticos con respecto a los programas que se implementan en la ciudad para mejorar sus niveles de bienestar;
la coyuntura de los últimos años es muy marcada en términos de la percepción ciudadana y además son muy estrictos al momento de juzgar resultados». Por otro lado, Bucaramanga se sitúa como la ciudad donde las personas se sienten más pobres (29%), le sigue Barranquilla (25%), Valledupar e Ibagué (24%) cada una. Los argumentos presentados por las personas para justificar esa sensación de pobreza se relacionan con carencias, principalmente de cosas materiales, dinero y empleo.EL DELITO MÁS COMÚN ES EL ATRACO La comparación realizada por la Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos evidencia que Pereira es la ciudad donde se registra el mayor porcentaje de percepción de seguridad (61%), seguida por Medellín (52%) y Bucaramanga (41%). Por el contrario, los niveles más bajos se encuentran en Cartagena y Cali (25% cada una) y Bogotá (20%). Durante el último año, el 26% de las personas encuestadas en Cartagena y Bogotá señalaron que fueron víctimas de algún delito;
mientras que en Medellín, Pereira y Valledupar este porcentaje no supera los 12 puntos. El delito más común en todas las ciudades es el atraco o raponazo, con un promedio del 75% de los casos entre las nueve ciudades. Le sigue el robo a residencia en Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cartagena e Ibagué, con un promedio del 14% entre esas ciudades, y el robo a vehículos en Cali con el 10%.»Los ciudadanos de la mayoría de ciudades perciben que el principal problema en su barrio son los atracos callejeros y que la solución a la inseguridad se identifica con una mayor presencia de policías», indicó Rodríguez. AUMENTARON TIEMPOS DE DESPLAZAMIENTOCon relación al tiempo de desplazamiento, las ciudades que presentan la situación más preocupante son Cali, Cartagena y Bogotá en donde más del 50% de los encuestados manifestó que gastan más tiempo para llegar de un lado a otro en comparación con lo que tardaban en 2010. Según el estudio de la Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos, con cifras superiores al 75%, Medellín es la ciudad donde más satisfechos están los habitantes encuestados con los diferentes modos de transporte que utilizan. Mientras que en Cartagena, por ejemplo, sólo el 16% de los ciudadanos están conformes con los buses, busetas y ejecutivos. PREOCUPA EL CAMBIO CLIMÁTICO Teniendo en cuenta los efectos de las temporadas de lluvias que ha vivido el país, para más del 90% de los encuestados por la Red en Bogotá, Cali, Ibagué y Valledupar, el cambio climático es un asunto negativo que afecta su calidad de vida.En Ibagué el 64% de las personas considera que el gobierno local no ha hecho nada para disminuir los impactos de este fenómeno. Le sigue Bucaramanga (54%), Valledupar y Barranquilla (39%) cada una. De acuerdo con la coordinadora de Bogotá Cómo Vamos, una de las conclusiones más importantes de este estudio tiene que ver «con la responsabilidad que debemos asumir los ciudadanos en planear, trabajar y ser parte de las soluciones a los problemas que aquejan nuestro entorno y la sostenibilidad del planeta».

Noticias

DECÁLOGO PARA SACAR A TRANSMILENIO DE LA CRISIS

Transmilenio necesita soluciones integrales en el corto y mediano plazo. En un comienzo este sistema de transporte fue muy exitoso, pero ahora necesita mejorar la oferta de buses y recorridos, la infraestructura técnica, y de forma muy sensible, la calidad en el servicio.

De acuerdo con la última encuesta de percepción ciudadana realizada por el Programa Bogotá Cómo Vamos, el 30% de los ciudadanos que utilizan Transmilenio a diario se encuentra insatisfecho con el servicio, el 44% afirma que los bogotanos se comportan mal en el sistema, mientras que para el 31% es necesario construir más troncales.

Teniendo en cuenta la situación actual del sistema, Bogotá Cómo Vamos convocó una mesa de trabajo con expertos, concejales de la ciudad y funcionarios del Distrito para recoger una lista corta de soluciones que se pueden poner en marcha en el corto plazo para salvar a Transmilenio de una posible crisis.

Lo anterior mientras se implementan medidas de mayor impacto en el mediano plazo con la llegada del Sistema Integrado de Transporte Público (SITP), el metro o nuevas fases de este sistema de transporte. Más que discursos y denuncias, Transmilenio necesita compromisos concretos. Por tanto, Bogotá Cómo Vamos y el grupo de expertos invitados, pone a consideración de la ciudad una serie de soluciones con el ánimo de contribuir al sistema y reducir la polarización vivida durante los últimos días:

  1. Apelar a la voluntad política (Administración y operadores) para concretar iniciativas destinadas al mejoramiento y evolución del sistema. Esto implica pensar en la definición de subsidios a la demanda y lograr la recuperación de la imagen de Transmilenio, buscando optimizar la calidad del servicio para los usuarios.
  1. Simplificar las rutas para descongestionar las estaciones y troncales. En la actualidad, el sistema cuenta con 120 rutas diferentes que hacen recorridos parecidos, por tanto, cada estación puede llegar a recibir entre 30 y 50 rutas que muchas veces no completan su capacidad sobre todo en horas valle, lo que genera trancones de buses y reduce la optimización de Transmilenio.
  1. Optimizar los tiempos para sincronizar la llegada y salida de los buses con los tiempos de espera frente a cada puerta de las estaciones. Esto con el fin de que las personas conozcan con precisión el momento en que llegarán los vehículos y se puedan organizar, evitando la conglomeración de usuarios en las puertas de los buses.
  1. Propiciar la venta de tiquetes de Transmilenio por fuera de las estaciones (supermercados, almacenes de cadena, etc.). También se podrían utilizar los carné de universidades y empresas como tarjeta para ingresar al sistema.
  1. Arreglar la infraestructura de las vías y troncales y estaciones de Transmilenio, así como los puntos de información, lo cual podría reducir los tiempos de desplazamiento y mejorar la dignidad del sistema. Adicional a esto, dar prelación al sistema de transporte en intercepciones y en la semaforización.
  1. Crear una estrategia de comunicación que integre las necesidades expresadas por los usuarios y presente claramente cómo funciona la totalidad del sistema Transmilenio, para conocer qué se hace con el dinero recogido, quiénes son los dueños y cuáles son las funciones que realiza, entre otros aspectos. Lo anterior para aclarar los mitos que giran alrededor del sistema.
  1. Ampliar el uso de Transmilenio de dos a tres carriles por la Av. Caracas, poner en marcha buses biarticulados por esta vía y cerrar algunos de sus cruces. Es necesario pensar en la posibilidad de ampliar la utilización de esta vía para el uso exclusivo del sistema, implementando un Plan de Manejo de Tráfico para los otros tipos de transporte.
  1. Contar con mayor número de auxiliares, o personal adicional de Misión Bogotá, dentro de las troncales y estaciones que regulen el número de pasajeros en los buses para evitar el sobre cupo e informen con claridad los recorridos que hace el sistema.
  1. Hacer un llamado a fortalecer la cultura ciudadana y empoderar a los bogotanos del sistema, ya que es parte de Bogotá y es necesario cuidarlo y quererlo.
  1. Abrir una nueva licitación para los contratos de la fase I de Transmilenio, mas no renegociarlos. En condiciones diferentes se generaría un menor costo de operación y mayores beneficios que podrían repercutir directamente sobre los usuarios.

Para el Programa Bogotá Cómo Vamos y esta mesa de expertos, es necesario reconocer a Transmilenio como parte de un sistema de movilidad público que se debe defender como tal. En la actualidad circula una gran cantidad de mensajes fragmentados y contradictorios que generan desinformación. De hecho, los temas relacionados con la tarifa y renegociación de contratos no representan las mayores inconformidades por parte de los ciudadanos, quienes resumen sus mayores descontentos en la calidad del servicio.

Desde Bogotá Cómo Vamos estamos convencidos que Transmilenio cuenta con la capacidad técnica para mitigar los problemas del sistema con la coordinación interinstitucional adecuada (Secretaría de Movilidad, Transmilenio e IDU), revisando los ajustes y acuerdos con los operadores. Sin embargo, es necesario pensar soluciones con calma, sustentadas en los datos técnicos y en la dignificación del sistema, todo ello de cara a la ciudadanía para mejorar su calidad de vida.