Artículos

El POT y la proximidad

Esta semana siguió el debate sobre el pronunciamiento de la Corte Constitucional y las facultades del POT, “Bogotá reverdece 2022-2035”, de crear 30 Unidades de Planeación Local – UPL. Discusión dada en el Concejo de Bogotá por el concejal Emel Rojas, quien lideró la demanda ante la Corte, al señalar que la corporación es la única facultada para hacer cambios relacionados con la delimitación y creación de localidades y que las modificaciones no pueden hacerse efectivas si el POT fue decretado.

¿Cómo afecta este pronunciamiento a la visión de ciudad? Una de las grandes apuestas en desarrollo urbano del POT está relacionada con crear la ciudad de los 30 minutos. Esto implica rediseñar la ciudad en torno a múltiples centralidades para combatir, entre otros, la segregación socioespacial, uno de los retos más exigentes. Ello, para orientar a Bogotá hacia el desarrollo sostenible basado en la accesibilidad universal y equitativa de todos los habitantes y visitantes,  de acuerdo con la visión de la Nueva Agenda Urbana y el Derecho a la Ciudad.

En este orden de ideas, y en un contexto en el que la demanda por parte del concejal Rojas ha tenido éxito en la Corte Constitucional, la iniciativa de reorganizar las localidades se suma a las dificultades que ha tenido el POT de Bogotá para su entrada en vigor. Sin duda, el hecho de tener un ordenamiento territorial de hace 17 años no es, bajo ninguna circunstancia, una buena noticia para la ciudad, y su transformación continua y compleja, al no contar con la actualización de un soporte técnico, administrativo y jurídico digno de la capital del país.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 04 de agosto de 2022

Artículos

Por tiempos se hundió el POT y presupuesto 2022…

La discusión y aprobación de los proyectos del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y del Presupuesto 2022, se suspendió en el Concejo de Bogotá por las diferentes tutelas y recusaciones presentadas.

El Cabildo tenía hasta el 8 de diciembre para aprobar el POT; sin embargo, días atrás, se conocieron nuevas acciones de tutela, por lo cual, se aplazó, una vez más, la discusión del proyecto de Acuerdo. Una de estas tutelas alegó la falta al debido proceso, la falsa motivación y la extralimitación de funciones; y, la otra, interpuesta por representantes de vendedores ambulantes, expuso su falta de participación en la formulación del proyecto, en especial en los temas de espacio público.

Así mismo, se presentaron recusaciones contra los concejales Germán García, Julián López y Samir Abisambra, integrantes de la comisión del Plan. En la plenaria se resolvieron dichos impedimentos . Cabe resaltar que algunas las sesiones, en las que se tramitaron las diferentes acciones, se suspendieron por falta de quórum lo que impidió el agendamiento del debate.

En la sesión del 7 de diciembre, varios concejales solicitaron agendar Comisión del Plan para votar las ponencias; dicha solicitud fue acogida por el presidente Celio Nieves. En esa misma sesión las bancadas de Cambio Radical, Polo Democrático, Colombia Humana-UP, Dignidad, Centro Democrático, y Liberal anunciaron su voto negativo a las ponencias positivas.

Adicionalmente, le solicitaron a la alcaldesa Claudia López que el POT no fuera decretado. Por el contrario, que el proyecto fuera retirado y radicado el próximo año; considerando que la iniciativa no contaba con participación ciudadana y que algunos puntos podrían ser perjudiciales para la ciudad. Pese a la iniciativa de algunos concejales, la sesión de la Comisión para el 8 de diciembre no se pudo realizar por nuevas recusaciones. Por otro lado, Los concejales se comprometieron discutir la modificación del reglamento interno y así proteger el debate del Proyecto de Acuerdo que actualiza el Plan de Ordenamiento Territorial el próximo año.

Ahora, en cuanto al proyecto de Acuerdo sobre el Presupuesto para 2022, este tenía como plazo el 9 de diciembre. Al igual que el POT, también se vio perjudicado por las recusaciones contra concejales, como: Sara Castellanos y Edward Arias; y por ello, la comisión se vio obligada a suspender la discusión hasta que se resolvieran. Ya resueltos, no se logró agendar sesión de la Comisión puesto que el 10 de diciembre se terminaba el periodo de sesiones ordinarias. En estas, se debía tramitar la renuncia de los concejales, la elección de la mesa directiva 2022, el proyecto de acuerdo de subsidios y el debate de oposición. Por lo anterior, se abrió la posibilidad a la administración de sacar por decreto el proyecto.


Concejo Cómo Vamos, ejercicio ciudadano de seguimiento y monitoreo al desempeño institucional del Concejo de Bogotá D.C.  

Artículos

¿POT por Decreto?

Este año, y después de la radicación ante el Concejo de una nueva propuesta de POT, Bogotá quedó atenta a la deliberación y debate de una iniciativa de trascendencia para la planeación y ordenamiento del territorio. Es así como, tras los esfuerzos de pasadas administraciones, las esperanzas estaban puestas en Bogotá Reverdece 2022-2035. ¿Cuáles podrían ser los contras de un Plan de Ordenamiento Territorial adoptado por Decreto?

Con recusaciones, impedimentos y tutelas, además de los trámites internos para tramitarlas y resolverlas, la discusión del POT en el Cabildo se paró desde el 10 de noviembre; y, con ello, la posibilidad de poder contar con un proceso de deliberación abierto para la construcción de consensos y de toma de decisiones de gobierno, legitimada por el Concejo de la ciudad.

Por otro lado, está la extemporaneidad del actual Decreto 190 de 2004 que lleva 17 años y de 2 iniciativas para contar un nuevo instrumento para la ciudad; después de varios intentos ¿qué pasa con la gobernabilidad? Sin gobiernos fuertes, producto de coaliciones y acuerdos, la agenda legislativa podría seguir representando la fragmentación y polarización.

Finalmente, un POT decretado desconoce los mismos esfuerzos institucionales realizados por la Administración en torno a la promoción de la participación. Las pérdidas se ven en los esfuerzos de los ciudadanos, de los sectores privados y de la sociedad civil que trabajaron para ser parte de la gobernanza de la ciudad; quienes nuevamente le apostaron a construir colectivamente la nueva hoja de ruta que necesita Bogotá.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 9 de diciembre de 2021

Artículos

Blog: ¿Qué opinan los concejales sobre el POT?

Los concejales voceros y no voceros de las distintas bancadas hicieron su intervención sobre el Plan de Ordenamiento Territorial en la Comisión del Plan, donde se escucharon argumentos frente a la poca participación incidente en la elaboración del POT; la protección de la Estructura Ecológica Principal; el déficit de vivienda y los tratamientos urbanísticos; y la implementación de las UPLs, entre otros.

Una de las críticas reiteradas fue la falta de participación incidente en las fases de formulación y socialización del POT, debido a que los casi 27 mil aportes ciudadanos que recogió la Secretaría de Planeación representan menos del 1% de la población. Concejales como Andrés Forero y Carlos Fernando Galán, afirmaron que en la propuesta del POT de la pasada Administración, hubo una mayor participación. Por su parte, el concejal Carlos Carrillo señaló que revisó a detalle algunos de estos aportes, encontrando que no todos tenían la relevancia para ser sistematizados.

El aumento en un 30% de la Estructura Ecológica Principal es una de las principales apuestas del POT, por lo que concejales como Diego Cancino, María Clara Name, Samir Abisambra, Julián Rodríguez, Andrés Onzaga, entre otros, reconocieron esta iniciativa como un avance para la ciudad y en dirección a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. No obstante, algunos cabildantes pidieron mayor coherencia en este tema, como es el caso de Luis Carlos Leal, quien afirmó que proyectos como Reverdecer del Sur van a afectar el caudal Río Tunjuelo.

En este mismo sentido, se pronunció el concejal Álvaro Acevedo, quien pidió una respuesta más efectiva para que el sur de la ciudad no siga siendo el único receptor de desechos y la construcción del Parque de innovación ciudadana de Doña Juana tenga una implementación más estructural. La concejal Susana Muhamad señaló que aún no hay una verdadera gobernanza del agua en la ciudad, y no se plantean las bases para la reutilización de aguas y protección de los cuerpos hídricos.

La implementación de las UPLs como las nuevas unidades de planeación en el territorio, fue uno de los temas más álgidos en la discusión. La bancada del Partido Liberal anunció que no votaría positivamente los artículos que les da viabilidad, debido a que no cuentan, como lo manifestó la concejal Sara Castellanos, con bases técnicas que evidencien su pertinencia. A este argumento se sumaron los concejales Humberto Amín, Marisol Gómez, Ana Teresa Bernal, Marco Acosta, entre otros. Con relación a esto, los concejales Lucía Bastidas, Andrés Forero, Heidy Sánchez, Emel Rojas y Carlos Carrillo, presentaron una demanda, que ya fue aceptada por la Corte Constitucional al Estatuto Orgánico de Bogotá que permitiría la creación de las UPLs.

En el tema de la construcción de la ALO Norte, hubo opiniones divididas. Por un lado, concejales como Carlos Fernando Galán, Juan Javier Baena, Gloría Elsy Díaz, Carolina Arbeláez, Marco Acosta, entre otros, dijeron que la construcción de esta vía es de vital importancia para la movilidad del occidente de la ciudad; la cual podría realizarse en armonía con la naturaleza. Por otro lado, concejales como María Fernanda Rojas, Andrea Padilla, Susana Muhamad, Ati Quigua, Celio Nieves, Diego Cancino, entre otros, manifestaron no estar de acuerdo con que se le dé vía libre a este proyecto, debido a que tendría un alto impacto ambiental y afectaría directamente humedales y ecosistemas de la Estructura Ecológica Principal.

En el tema del déficit de vivienda y tratamientos urbanísticos, algunos concejales plantearon que la construcción de 586.000 viviendas en 12 años puede incentivar la hiper densificación y obligar a los ciudadanos a desplazarse a zonas periféricas o municipios aledaños. El concejal Álvaro Argote, pidió revisar las 700 mil hectáreas que estarían destinadas para densificación. Luis Carlos Leal y Carlos Carrillo, consideraron que las proyecciones que se están haciendo en esta materia, no corresponde a la realidad, lo que podría generar especulación inmobiliaria, beneficiando exclusivamente a sectores de la construcción; como lo manifestó la concejal Heidy Sánchez.


Sobre la aplicación de la Ley de Bancadas en el Partido Alianza Verde

En el marco de la votación del POT en la Comisión del Plan, se conoció la decisión del partido Alianza Verde para acogerse a la Ley de bancadas y votar de manera unificada el articulado. Sin embargo, los concejales Lucía Bastidas, Luis Carlos Leal, Diego Cancino y Martín Rivera, manifestaron su descontento calificándola como “censura”, debido a las observaciones que tienen frente a algunos artículos. Diego Cancino y Luis Carlos Leal, anunciaron que objetarán conciencia.


De la llegada de impedimentos y recusaciones

El concejal Carlos Carillo presentó 608 proposiciones supresivas al articulado del POT, lo que implica discutir uno a uno los artículos. También radicó más de 50 proposiciones sustitutivas y aditivas que le apuestan a la equidad, justicia social y territorial en el POT. El concejal, radicó una recusación en contra del concejal Diego Laserna por ser propietario de la compañía Alias Marulanda, lo que podría generar un impedimento para pronunciarse a temas puntuales sobre el territorio y el POT. En plenaria esta recusación fue negada.

Por otro lado, a la mesa directiva del Concejo llegó una comunicación recusando a los 45 concejales para pronunciarse frente a la inclusión de las 33 UPLs, debido a que cada uno ellos representan los intereses de las 20 localidades que los eligieron. Estas recusaciones fueron negadas por la plenaria, así mismo, por 29 votos, el impedimento presentado por el concejal Martín Rivera, tras ser denunciado penalmente por injuria y calumnia por el secretario de gobierno, Luis Ernesto Gómez.

Días atrás, se conoció de una acción de tutela pidiendo garantías y el debido proceso en la discusión del POT. De igual forma, solicitó medidas cautelares para suspender la discusión en el Concejo de Bogotá D.C, las cuales fueron negadas por el juzgado 47 penal municipal. No obstante, este dio traslado a la Alcaldía Mayor de Bogotá, Secretaría Distrital de Planeación, Comisión Primera Permanente de Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial de la corporación y al Consejo Territorial de Planeación Distrital con el fin de darle respuesta al ciudadano. Por esta razón, los concejales María Clara Name, Julián Espinosa y Diego Laserna presentaron impedimentos, a lo que se sumaron otros concejales de la comisión del Plan y que tendrán que ser resueltos en plenaria.


¿Quieres conocer más? Ingresa y mira en detalle la discusión aquí. 

2 de noviembre de 2021   – 3 de noviembre de 2021 –  4 de noviembre de 2021 –  5 de noviembre de 2021  – 6 de noviembre de 2021 – 8 de noviembre de 2021 – 9 de noviembre de 2021 – 11 de noviembre de 202112 de noviembre de 2021 – 18 de noviembre de 2021 – 20 de noviembre de 2021  – 21 de noviembre de 2021  – 22 de noviembre de 2021 23 de noviembre de 2021 – 24 de noviembre de 2021


Concejo Cómo Vamos, ejercicio ciudadano de seguimiento y monitoreo al desempeño institucional del Concejo de Bogotá D.C. 

Artículos

Blog: ¿Cómo avanza la discusión del POT en el…

Los concejales Germán García del Partido Liberal (ponente coordinador), Nelson Cubides del Partido Conservador y Pedro Julián López del partido Cambio Radical, presentaron ponencias positivas con modificaciones a esta iniciativa.

 El concejal Germán García dejó claro en su ponencia, la preocupación por el déficit de vivienda, mencionando que la propuesta del POT reconoce que en los próximos doce años se necesitarán 1.067.025 viviendas, por lo que la apuesta para construir 586.000 debería tener un enfoque más integral. El cabildante manifestó no estar de acuerdo con la división del territorio en Unidades de Planeamiento Local (UPLs) y planteó modificaciones, como: retirar el parágrafo que niega la construcción a futuro de la ALO Norte; incluir el enfoque ambiental y de género; incorporar artículos vinculantes para el tema regional y de movilidad; prohibir la instalación de hornos crematorios en áreas de proximidad; impulsar la conectividad en la ruralidad; y garantizar el traslado de árboles cuando se realicen obras públicas.

 La ponencia positiva del concejal Nelson Cubides, contó con aportes de ciudadanos, gremios, asociaciones y concejales. El cabildante, enfatizó que esta nueva iniciativa de la Administración tuvo menor participación ciudadana que la de gobiernos pasados. El concejal reconoció que la iniciativa presenta una respuesta diferenciada para los territorios rurales y urbanos; con un novedoso modelo de ocupación del territorio, considerando la protección de la Estructura Ecológica Principal como una medida importante para mitigar la crisis climática.

De igual manera, mencionó que entre los puntos que considera de mayor preocupación, se encuentran tales como: la falta de claridad para su financiación; las posibles afectaciones a zonas ambientales protegidas; el cambio de división territorial con las UPLs; la mezcla de usos y la posibilidad de que se ubiquen servicios de alto impacto en zonas residenciales; la hiper densificación; el posible cobro a propietarios por el mantenimiento de los andenes; el plan de cierre del relleno sanitario Doña Juana y la gestión y tratamientos de residuos. Finalmente, solicitó no cerrarle la puerta a la ALO Norte y redefinir el espacio del perfil vial de las grandes avenidas, pasando de dos a tres carriles para vehículos particulares.

 Por su parte, el concejal Pedro Julián López con su ponencia positiva esbozó la importancia de construir la ALO Norte como nodo logístico y productivo; su no construcción afectaría a 4.218.174 ciudadanos. El cabildante planteó que la renovación urbana y planes parciales pueden generar una sobreoferta de usos, lo que puede generar problemas como la inseguridad en las zonas residenciales en las que sean permitidos servicios especiales. Además, solicitó eliminar la consideración que contempla áreas mínimas de construcción para la vivienda no VIS. Por otro lado, consideró que se debe tener un equilibrio en las cargas de la ciudad y los beneficios urbanísticos.

La discusión y revisión del proyecto de Acuerdo del POT en el Concejo de Bogotá, incluye la intervención por parte de concejales voceros y no voceros en las siguientes sesiones.


¿Quieres conocer más? Ingresa y mira en detalle la discusión aquí. 

Sesión del 29 de octubre de 2021Sesión del 30 de octubre de 2021 

Concejo Cómo Vamos, ejercicio ciudadano de seguimiento y monitoreo al desempeño institucional del Concejo de Bogotá D.C. 

Artículos

Falencias en el POT

¿Por qué es relevante el Plan de Ordenamiento Territorial en una ciudad? El POT es la hoja de ruta para la planeación del desarrollo; fundamental para la construcción de una urbe sostenible que brinde calidad de vida.

A la luz del último Informe de Calidad de Vida, Bogotá Cómo Vamos encontró que, para las metas propuestas en el POT, en materia de conectividad ecosistémica, vitalidad y cuidado, hábitat y vivienda popular, falta claridad en sus líneas base y no evidencian cómo los proyectos estructurantes van a contribuir directamente a su cumplimento. En estos términos, el POT necesitaría una vigencia de más de 50 años, en algunos casos, para cumplir lo propuesto; si se mantiene las tendencias de la actualidad.

Por ejemplo, llegar a aprovechar 50% de los residuos aprovechables, partiendo del 18,5% a una tasa de 1,21 puntos porcentuales (p.p.) de crecimiento anual en el indicador, representaría más de 50 años para cumplir la meta. Por otro lado, reasentar 9.600 familias por riesgo no mitigable, manteniendo la tendencia actual, no sería posible en 12 años. Ahora, la meta de otorgar 786.639 soluciones de vivienda, entre nueva y reúso, a una tasa de 3,6 viviendas por cada 1.000 habitantes, sería posible en 20 años.

Estos análisis más detallados fueron entregados a los concejales ponentes que, tanto en sus ponencias, como en los documentos que las soportan, mencionaron el aporte de Bogotá Cómo Vamos, específicamente en el llamado a definir metas de corto, mediano y largo plazo que sean capaces de articular los 3 planes de desarrollo que implementarán el POT durante los próximos 12 años.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 11 de noviembre de 2021

Artículos

Un POT que necesita cerca de 40 años para…

Las discusiones del POT que entraría a reemplazar el Decreto Distrital 190 de 2004 dan cuenta de la complejidad técnica y política que caracteriza este proceso y que ha tenido vigente durante 17 años una política planeada para solo 12. El programa Bogotá Cómo Vamos ha estado presente en este debate fundamental para la ciudad desde su rol como ejercicio ciudadano de control social monitoreando los cambios de la calidad de vida de los bogotanos. El pasado abril, el programa participó con un documento técnico de análisis y recomendaciones que destacaba cinco retos estratégicos para el POT.

Con el aporte de diferentes expertos en la materia, en el primer semestre se socializaron las recomendaciones a la ruta que el presente gobierno capitalino quería trazar en materia de ordenamiento territorial, pero el documento presentado por la Administración Distrital, el pasado 10 de septiembre, no resolvió buena parte de dichas recomendaciones.

¿Cómo se plantearon las metas del programa de hábitat y vivienda popular en sus subprogramas de cualificación del hábitat y viviendas de Interés Social y Prioritario? ¿Qué novedad evidencian los proyectos estructurantes de cada subprograma para revertir las tendencias actuales de las problemáticas de viviendas nuevas y reúso, entre otras? Estas son algunas de las preguntas que nos deja el articulado en materia de vivienda y que siguen sin resolverse.

Durante octubre, el equipo técnico de Bogotá Cómo Vamos se reunió con los tres concejales ponentes del POT para hacer incidencia en sus ponencias a partir de cuatro recomendaciones específicas al documento programático en los artículos 565 a 571 y que fue presentado al Concejo de Bogotá para su discusión. En este caso, queremos resaltar dos de esas cuatro recomendaciones que fueron muy bien recibidas por los cabildantes y que están relacionadas con el aporte que se hizo durante el primer semestre.

El subprograma de cualificación del hábitat plantea la meta de 786.639 soluciones de vivienda entre oferta nueva y otras alternativas, de las cuales, 197.457 corresponden a alternativas como reúso, así como también generación de oferta pública de vivienda. Bogotá Cómo Vamos, en su último informe de calidad de vida presentado en julio del 2021, junto con diferentes expertos, evidenció que entre el 2017 y el 2020 hubo una disminución de 12.647 viviendas iniciadas. Dicha cifra contrasta con la ambiciosa meta expuesta anteriormente y el articulado presentado no ofrece mayor detalle de cómo se va a cumplir la meta propuesta teniendo en cuenta la tendencia decreciente. Además, durante el 2020 se terminaron únicamente 3,6 viviendas por cada 1.000 habitantes, lo cual correspondería a aproximadamente 26.685 viviendas por año y, de mantenerse dicha tendencia, la ciudad necesitaría más de 20 años para alcanzar la meta planteada. La recomendación en este sentido es aclarar cuántas soluciones de vivienda aportan cada uno de los proyectos estructurantes contemplados (Lagos de Torca, reverdecer del sur, etc.) y su contribución a la meta propuesta.

Muy similar es el caso del subprograma de Vivienda de Interés Social y Prioritario. La meta propuesta en el documento es de 531.777 viviendas VIS y VIP iniciadas, incluyendo reúso y oferta pública. Si nos remitimos nuevamente al último informe de calidad de vida, la evidencia indica que existe también una tendencia de disminución en la iniciación de viviendas VIS y VIP que viene de hace años, incluyendo el 2020. La Secretaría Distrital del Hábitat para este caso reportó la iniciación de 11.874 viviendas VIS y VIP y, de mantenerse esta tendencia, necesitaríamos alrededor de 40 años para construir las 531.777 viviendas nuevas. En este caso, la recomendación es aclarar cómo se planea cumplir la meta y cuántas corresponderían a vivienda nueva y cuántas a reúso.

Como reflexión final, desde Bogotá Cómo Vamos queremos resaltar la importancia de contar con mayor claridad de cómo esta política de 12 años va a conversar con los tres próximos Planes de Desarrollo. Si nos remitimos a la evidencia, vemos que, según como están planteadas algunas de las metas del POT, no van a ser suficientes 20 o 40 años para cumplirle a la ciudadanía en un tema crucial para la calidad de vida de los capitalinos como es el de la vivienda.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna de opinión publicada en revista Hoy en la Javeriana, 10 de noviembre de 2021

Artículos

Blog: ¿Qué opinaron los expertos, académicos y gremios sobre…

En el marco de la discusión del proyecto de Acuerdo del POT en el Concejo de Bogotá, la Comisión del Plan abrió un espacio para escuchar las opiniones y reflexiones de expertos, académicos y gremios, con motivo de enriquecer el debate.

En las intervenciones, varios de los invitados resaltaron aspectos positivos de la propuesta:

  • En lo ambiental: la inclusión de desafíos orientados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS); el enfoque en la lucha y prevención contra el cambio climático; el reconocimiento de la Estructura Ecológica Principal (EEP) como eje integrador del territorio; la incorporación de medidas para armonizar la agricultura urbana en la ciudad; reconocimiento de los humedales como reservas distritales; la intensión de descarbonizar la movilidad en la ciudad; y la idea del reverdecimiento, como un valor esencial orgánico para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.
  • En movilidad: la inclusión de corredores verdes de transporte público; la orientación de una movilidad sostenible que tiene en cuenta los viajes a pie, en bicicleta y en trasporte público; la modificación de los perfiles viales que dan prioridad al peatón, ciclista, trasporte público y otros medios de transporte.
  • En vivienda: la inclusión de lineamientos que apuntan a mejorar la accesibilidad y la calidad; la promoción del reúso parcial o total de edificaciones como solución de vivienda; y la generación de incentivos para la construcción de Viviendas de Interés Social (VIS) y Viviendas de Interés Prioritario (VIP).
  • En uso del suelo: la mezcla de usos que permiten el reconociendo de economías a escala local y el acceso a diferentes servicios; la actividad comercial de bares y tabernas ya no es considerada como actividad de alto impacto; la figura de parques industriales ecoeficientes y la clasificación de usos industriales bajo categorías con enfoque multicriterio. También la modalidad de revitalización urbana, que promueve la permanencia de los moradores y de unidades productivas en el territorio; la comprensión de la dinámica de ocupación y aprovechamiento del suelo a través del manejo de tratamientos, mejoramiento integral y consolidación, ligados a la formalización y legalización de asentamientos de origen informal. Así mismo, plantearon que se da un paso importante en el tratamiento a los sistemas de urbanización popular, en donde se trata de entender las diferentes formas de urbanización y desarrollo.

Ahora, los asistentes al foro no solo coincidieron en los aspectos positivos del POT, sino también en aspectos por mejorar:

  • Consideran que el POT tiene unas metas fijadas, pero no plazos claros; por lo que solicitan que sean definidos cuáles son los proyectos de corto, mediano y largo plazo. Falla en la falta de definición específica de programas y proyectos; no se fijan prioridades, efectos estructurales, factibilidad y tiempo.
  • Sostenibilidad: no se define de manera específica; se debe profundizar más en las estrategias sobre la descarbonización.
  • Componente de patrimonio: es necesario comprenderlo en un sentido más amplio, reconociendo los patrimonios construidos históricamente por la ciudadanía; es necesario confrontar y analizar las complicaciones generadas por el tratamiento de renovación urbana que afectan las zonas patrimoniales; no se reconocen algunos núcleos productivos como el centro de Bogotá; es necesario incluir mayores garantías a las economías populares y culturales.
  • Unidades de Planeación Local (UPL): no es claro cómo van a funcionar, ni cómo será la distribución del presupuesto; no se tuvo en cuenta a la ciudadanía para su creación.
  • En equipamientos: se deben generar mecanismos normativos para garantizar su construcción.
  • Vivienda: la propuesta no es clara. Se debe aumentar la obligación de construcción de VIS/VIP, así como garantizar que sean destinadas específicamente a población de bajos ingresos. Preocupa que las metas trazadas no corresponden a las necesidades reales a 2025; también que las exigencias de cargas urbanísticas y de diseño arquitectónico, son para los proyectos. Advierten que los planes parciales dificultan el proceso de renovación urbana puesto que, en la gestión social, se tiene que entrar a negociar con los propietarios y con los moradores. Se debe contar con una formulación de política pública para garantizar la efectiva participación de los moradores y protegerlos de que sean expulsados. Es inconveniente abrir licenciamientos para el desarrollo de procesos de urbanización en zonas susceptibles de movimientos de masas, inundación, avenidas torrenciales y crecientes. En la definición de los bordes de la ciudad, se debe profundizar el concepto de “bordes” para entender su complejidad y dinamismo. En zonas receptoras de VIS, en sectores de estratos altos, se requiere de la definición de criterios y calificantes específicos para evitar situaciones de tensión y conflicto.
  • Usos de suelo: preocupa que se solicite licencia de construcción para acreditar el uso de suelo de establecimientos comerciales, esto incentivaría la informalidad. Las nuevas condiciones en el POT son una barrera para el reconocimiento y generación de nuevas actividades económicas. Se debe incluir nuevos usos de suelo por cambios tecnológicos o por la aparición de nuevas actividades económicas. Es necesario mantener los clústeres en sus territorios y contribuir a su fortalecimiento. También es importante respetar el uso de los antejardines, como espacio privado, sin que se genere un cobro por su uso. Es necesario definir zonas en el espacio público para que las empresas de servicio de distribución y domicilios hagan un uso adecuado. Se deben suprimir las nuevas exigencias adicionales para permitir el desarrollo empresarial.
  • Plusvalía: no se evidencia una adecuada recuperación. Se está convirtiendo la plusvalía en carga, lo cual es inconveniente, pues incrementa al precio final de los bienes y le quita la posibilidad de acceso a vivienda a personas de bajos ingresos.
  • Movilidad: algunos expertos consideran que la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO) es necesaria para el descongestionamiento de la ciudad. Existe la tecnología y los conocimientos urbanísticos y paisajísticos necesarios para que se pueda construir sin afectar la estructura ecológica.
  • Tema regional: se limita a proponer temas de interés regional más no un modelo de ordenamiento regional. Sin embargo, reconocen que el tema regional es complejo, en la medida en que se deben tener en cuenta unas delimitaciones territoriales muy concretas.
  • Aprovechamiento de residuos: el gremio del reciclaje indica que no fue tenido en cuenta para la construcción del POT por lo que encuentran inconvenientes para el desarrollo de su actividad. Se debe replantear la creación de las Estaciones de Clasificación y Aprovechamiento (ECAS), el nuevo metraje exigido para las bodegas de reciclaje y la relocalización de estas. No se debe limitar la actividad a un uso de suelo, de lo contrario el 95% de los recicladores de la ciudad desaparecerá, desconociendo las medidas especiales de protección a los que ellos están sujetos.

¿Quieres conocer más? Ingresa y mira en detalle la discusión aquí. 

8 octubre de 2021 – 9 octubre de 2021


Concejo Cómo Vamos, ejercicio ciudadano de seguimiento y monitoreo al desempeño institucional del Concejo de Bogotá D.C. 

Artículos

Blog: ¿Qué opina la ciudadanía sobre el POT?

En el marco de la discusión del POT, el Concejo de Bogotá escuchó en el Cabildo Abierto y en sesiones públicas las preguntas e inquietudes de los ciudadanos.

Una de las principales inconformidades de la ciudadanía, fue la falta de participación incidente en la formulación y socialización preliminar del POT. No obstante, varias integrantes del Consejo Consultivo de Mujeres reconocieron que sus aportes sí fueron incluidos en la versión final, aunque insistieron en que se debe fortalecer el enfoque de género en la visión de la ciudad cuidadora.

Por otro lado, habitantes de los barrios Santa Ana Occidental, Modelia, la Esmeralda, El Campin, entre otros, expresaron no estar conformes con los criterios de asignación para las categorías de renovación y consolidación, además de la posibilidad que en zonas residenciales o de proximidad, se permitan actividades de alto impacto. Estas preocupaciones se sumaron a casos puntuales como la posible desaparición, según los ciudadanos, de clústeres como el de muebles en el barrio 12 de octubre (Barrios Unidos); la concentración de centros carcelarios en la localidad de Rafael Uribe Uribe; el cambio de la vocación del suelo en parte de la localidad de Fontibón para la construcción de vivienda interés social; y el plan parcial del Triángulo de Fenicia en el centro de la ciudad.

La protección de la Estructura Ecológica Principal fue otro de los aspectos de mayor interés. Mencionaron la importancia que en la proyección de la ciudad se establezcan acciones de mitigación para el cambio climático, se disminuyan las amenazas de inundaciones, se priorice el cuidado tanto de los Cerros Orientales como de los bosques urbanos, y se prohíba el endurecimiento de humedales.

Uno de los casos con más intervenciones fue el de la defensa del cuerpo de agua del humedal Brazo El Salitre. Varios de los vecinos del sector pidieron que la construcción de la Avenida ‘El Salitre’ no pase por esta zona. También, se dieron pronunciamientos frente a la situación del parque ‘Cerro Seco’, para que vuelva a ser catalogado como reserva ambiental; la recuperación de los ríos Bogotá y el Tunjuelo, debido a sus altos índices de contaminación; la transición del relleno al Parque de innovación Doña Juana, que, según los ciudadanos, no es una solución estructural para el manejo de residuos en la ciudad; y la petición de frenar los proyectos de endurecimiento en el humedal Juan Amarillo. Por otro lado, dos habitantes de Lagos de Torca pidieron que se les respete los derechos adquiridos como propietarios en este sector.

El anuncio de la transición de Unidades de Planeamiento Zonal (UPZs) a Unidades de Planeamiento Local (UPLs) también generó inquietud. Varios expresaron que se genera una afectación a la identidad por el territorio; como lo expresaron los habitantes de las localidades de Los Mártires, La Candelaria y Santa Fe, las cuales quedarán unificadas en la delimitación del Centro Histórico.

El gremio de los recicladores hizo presencia de manera significativa para expresar su preocupación frente a dos temas puntuales: la delimitación del metraje de los puntos de reciclaje (que quedaría en 500 m2) y el desplazamiento de las bodegas privadas que se encuentran en zonas de proximidad (residenciales). Según el gremio,  son alrededor de 1.500 bodegas las que tendrían que ser reubicadas, lo que implicaría un desplazamiento adicional de entre 13 y 15 km para que los recicladores realicen su trabajo. Aseguraron, que estas dos medidas afectarían a más de 25.000 familias que se dedican a esta labor.

Además de lo anterior, se tocaron temas como los planes de reasentamiento de los barrios que están en peligro por remoción en masa; la situación de los vendedores informales; la inclusión de personas en condición de discapacidad en el ordenamiento territorial y las implicaciones de la región metropolitana en el desarrollo de Bogotá.

La sesión de Cabildo Abierto del día 19 de octubre de 2021, fue designada para que la Administración diera respuesta a las inquietudes manifestadas por la ciudadanía. La alcaldesa Claudia López se refirió a temas como la construcción de la ALO Norte que, según ella, no está contemplada en el POT, debido a que dicha vía no tiene la demanda suficiente, y lo que se busca es preservar la integralidad del suelo rural. En el tema de los recicladores hizo dos anuncios importantes: no se limitarán las áreas de las Estaciones de Clasificación y Aprovechamientos (ECA) y de las bodegas de reciclaje a 500 m2, y propuso la creación de un fondo de compensación para quienes tienen que trasladar sus actividades de zonas residenciales a áreas estructurantes, como es el caso de las bodegas de reciclaje. Por lo que, además se dará un plazo de dos años para esta reubicación.

La secretaria de planeación, María Mercedes Jaramillo, frente a la reiterada preocupación de permitir actividades de alto impacto en zonas residenciales, indicó que se van a realizar modificaciones para que no existan servicios o lugares para el encuentro sexual en áreas de proximidad. Estos servicios deberán localizarse a una distancia no menor a 20 metros de cualquier sitio donde haya usos residenciales como: hospitales, guarderías, biblioteca, sanatorios, hogares geriátricos, etc. En cuanto al tema de la participación, indicó que desde el mes de mayo del 2020 se han recibido 27.000 aportes ciudadanos, de los cuales el 64% fueron incorporados de manera incidente en el POT.

Con respecto al déficit de vivienda en Bogotá, la secretaria de Hábitat, Nadya Rangel, mencionó que este no es solo de tipo cuantitativo sino también cualitativo. También se contempla la calidad de la vivienda para la oferta a los hogares de la ciudad, en donde el 10,2% se encuentran en situación de hacinamiento, cuentan con poco acceso a servicios como el alcantarillado y la energía eléctrica, y presentan deficiencia en la recolección de basuras. Lo que, según ella, tiene que atenderse de manera estructural en las soluciones habitacionales de los diferentes tipos de vivienda y en las estrategias de producción de vivienda contempladas en el POT.

En lo referente a los usos mixtos del suelo, la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia expuso que el enfoque está pensando en acortar la distancias en la ciudad, cumpliendo la meta de ‘Bogotá en 30 minutos’, la cual busca una movilidad más eficiente en la ciudad. Según Urrutia, esto tendría un impacto directo en la situación medio ambiental del Distrito Capital, debido a que, si los ciudadanos tienen acceso a los servicios básicos cerca a sus lugares de residencia, lo que va a ser entendido como manzanas de cuidado, se generaría un menor impacto de gases efecto invernadero al no tener que usar los medios de transporte convencionales en trayectos más largos.

Con respecto a las inquietudes del sector salud, el secretario Alejandro Gómez, mencionó que se añadieron dos artículos adicionales. El primero, es considerar que la salud en Bogotá será para toda la población, no solamente para quienes se encuentren en el régimen subsidiado, en el marco de la ciudad cuidadora. Y el segundo, entender que el modelo de la salud tiene un enfoque diferencial y territorial, en donde además se contempla la universalidad.

Los demás sectores realizaron una intervención similar a la de la presentación del POT ante el Concejo de Bogotá, la cual culminó el pasado 6 de octubre.


Sesiones sobre el POT en las localidades

 La mesa directiva de la Comisión del Plan de Desarrollo antes de la celebración del Cabildo Abierto citó a cuatro sesiones por fuera del recinto para escuchar las inquietudes sobre el POT en las 20 localidades. Durante estos espacios, se presentaron preocupaciones similares a las del Cabildo Abierto, tales como la falta de participación ciudadana en las distintas etapas del POT; la situación de la población recicladora y la preocupación por la propuesta de las UPL, incluido su impacto fiscal.

En casos más puntuales concernientes a las localidades, se tocaron temas como la situación de los habitantes de Altos de Serrezuela (Usaquén) que quedaron en los límites de reserva forestal; el desplazamiento de los habitantes de calle que vivían en el Bronx y ahora se encuentran dispersos en barrios aledaños; la posible expansión de actividades de alto impacto en la localidad de Chapinero; la preocupación por la movilidad en el sur;  y de algunos ambientalistas, porque la Avenida Boyacá y la cuarta línea del Metro podrían pasar por la Reserva Thomas Van Der Hammen.

Estas sesiones contaron con la intervención de la administración para responder temas puntuales.


¿Quieres conocer más? mira las sesiones completas aquí:

Sesión del 2 de octubre de 2021 Localidades: Usaquén, Suba, Chapinero, La Candelaria y Santa Fe.

Sesión del 4 de octubre de 2021 Localidades: Fontibón, Teusaquillo, Barrios Unidos, Engativá, Los Mártires.

Sesión del 5 de octubre de 2021 Localidades: Ciudad Bolívar, Sumapaz, Usme, Rafael Uribe Uribe, San Cristóbal, y Tunjuelito.

Sesión del 7 de octubre de 2021 Localidades: Kennedy, Bosa, Puente Aranda, Antonio Nariño.

Cabildo Abierto 12 de octubre de 2021 Parte 1Parte 2

Cabildo Abierto 19 de octubre de 2021  Parte 1Parte 2


Concejo Cómo Vamos, ejercicio ciudadano de seguimiento y monitoreo al desempeño institucional del Concejo de Bogotá D.C. 

 

 

 

 

 

 

Artículos

Dos recomendaciones para el POT

Para Bogotá Cómo Vamos – BCV – y sus socios, la discusión frente al Plan de Ordenamiento Territorial ha sido parte fundamental de la agenda de participación e incidencia del ejercicio ciudadano de control social y monitoreo de las condiciones de calidad de vida de la capital del país. Vinculando a nuestra red de expertos, no solo en la elaboración del informe de calidad de vida, sino en proyectos especiales de análisis y recomendaciones para asuntos tanto transversales como coyunturales, desde abril del presente año, BCV participó en la discusión del proyecto de Bogotá Reverdece 2022-2035.

El 10 de septiembre la Administración Distrital presentó el documento articulado del POT ante el concejo de la ciudad para cumplir con los trámites legales que exige este proceso. Si bien algunas de las recomendaciones realizadas por diferentes actores fueron acogidas dentro de ese documento, surgieron nuevamente dudas de procesos anteriores, así como nuevas preguntas. Por esta razón, basado en una estrategia de incidencia, Bogotá Cómo Vamos se reunió durante el mes de octubre con los 3 concejales ponentes para contribuir a la elaboración de dichas ponencias a partir de la información rigurosamente analizada para la última entrega del informe de Calidad de Vida del 2021.

El análisis arrojó 4 recomendaciones que se centran en el contenido programático de los artículos 565° a 571°, de las cuales quiero destacar dos.

Frente al programa de conectividad ecosistémica, en el subprograma de reasentamiento, el POT plantea una meta de 9.600 familias reasentadas por riesgo no mitigable. Ahora, si nos remitimos a la información disponible en este aspecto, durante la vigencia de la Política Integral del Hábitat 2007-2017, se tomó como línea base 23.000 hogares para ser reasentados, de los cuales solo se lograron reasentar 8.011 en esos 10 años. El POT que se está discutiendo hoy no propone articulación con los Planes de Desarrollo que regirán durante la vigencia de este plan en cuanto a cumplimiento de metas específicas de reasentamiento. Se recomendó a los concejales solicitar a la Alcaldía claridad sobre la línea base de esta meta y establecer metas de corto, mediano y largo plazo que se alineen con la meta final.

Ahora, con respecto al programa de vitalidad y cuidado, más específicamente el subprograma de manejo integral de residuos sólidos, el articulado propone aprovechar el 50% de los residuos aprovechables. De acuerdo con la información extraída del informe de calidad de vida en esta materia, entre 2016 y 2020, solo se ha aumentado en 1,21 p.p. la tasa de aprovechamiento pasando de 17.24% a 18.5%. En este sentido, los proyectos estructurantes descritos no dan cuenta de cómo se va a cumplir la meta y, de mantenerse dicha tendencia, necesitaríamos mucho más que los 12 años del POT para cumplir lo expuesto. La recomendación en este caso fue solicitar a la Administración Distrital mayor detalle en qué medida los proyectos planteados van a contribuir al cumplimiento de la meta.

En términos generales, y el tono del análisis y recomendaciones ofrecidos por Bogotá Cómo Vamos a los concejales ponentes, fue solicitar cómo se va a distribuir el cumplimiento de las metas del POT, teniendo en cuenta el corto, mediano y largo plazo, específicamente a la luz de la articulación de los próximos Planes de Desarrollo y los compromisos técnicos y políticos que describen la complejidad de plantear una política de ordenamiento territorial a 12 años que pueda ser efectivamente cumplida.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org 

Columna de opinión, publicada en Diario El Tiempo 28 de octubre de 2021