Celebrar sólo la firma


El martes se celebró un acto histórico para Bogotá. Se firmó el acta de inicio del contrato de concesión de la Primera Línea del Metro de Bogotá (PLMB), un proyecto de 23.9 km y la cual será una de las líneas más grandes de América Latina. La ciudad tiene dos desafíos fundamentales por delante: asegurar el correcto progreso del proyecto y seguir trabajando por las falencias en temas críticos de movilidad.

Asegurar el correcto progreso de la PLMB no es tarea sencilla. El proyecto del Metro requiere de un compromiso de la Alcaldía en liderar un proceso transparente, informado y participativo. De igual manera, la Empresa Metro, junto con el gobierno, debe empezar con el pie derecho el cumplimiento de los tiempos, acuerdos y ejecución presupuestal acordada para la obra.

Ahora, las necesidades en materia de movilidad en la ciudad son apremiantes y el Metro tiene un largo camino por recorrer. Según nuestra Encuesta de Percepción Ciudadana, para 2019 solo el 23% de los usuarios de TransMilenio estaban satisfechos. Por otro lado, el sistema de transporte público está en déficit presupuestal; sólo el 55,9% de la malla vial se encuentra en buen estado y el promedio diario de un pasajero en Bogotá movilizándose durante el día es de los más altos de las capitales de América Latina.

Esta es una semana para celebrar el inicio de un proyecto que se le debe a la ciudad de tiempo atrás; sin embargo, la capital del país deberá seguir trabajando en los pasivos urgentes en movilidad que afectan la calidad de vida de los habitantes.

Imagen: Cortesía Empresa Metro de Bogotá

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org 

Columna publicada en Diario ADN, 22 de octubre de 2020