Comparaciones necesarias

Hace pocos días el ICFES entregó los resultados de las Pruebas Saber 3°, 5° y 9° de 2013. Es la primera vez que se podrán comparar los resultados de los estudiantes en un ciclo completo de aprendizaje pues los estudiantes que estaban en quinto en 2009 (primer año del que se tienen resultados) estaban en noveno el año pasado. Comparar los resultados será muy importante para que la ciudad entienda dónde están los retos de enseñanza y aprendizaje de los estudiantes bogotanos.

En Bogotá, 51% de los estudiantes de Bogotá que presentó la prueba de matemáticas de quinto en 2009 no alcanzó a superar el nivel de desempeño mínimo, sin embargo, en 2013, el 74% de los estudiantes de noveno no alcanzó a pasar el nivel mínimo. En lenguaje, los resultados son igual de preocupantes, pues entre quinto y noveno el 41% de los estudiantes siguió por debajo del nivel mínimo pero se redujo a la mitad el porcentaje de estudiantes que superaron el nivel avanzado entre 2009 y 2013. Esto quiere decir que en los años de educación secundaria aumentó el número de estudiantes que no aprendieron los conocimientos básicos de matemática y disminuyó el número de estudiantes que tenía una compresión de lectura avanzada.

Estos son los primeros resultados comparables, por ello es difícil saber si es en los últimos años de la educación básica se deben ajustar los currículos o implementar nuevas estrategias de pedagogía, sin embargo deben servir como línea de base y abocar a una reflexión acerca de los conocimientos que los jóvenes reciben en la ciudad. Desafortunadamente, el ICFES no llevó a cabo las pruebas en 2010 y 2011, por lo que solo en 3 años se podrán volver a comparar los resultados entre quinto y noveno. También, es lamentable que el ICFES no haya incluido la prueba de ciencias naturales en 2013 pues no permite conocer el rendimiento de los estudiantes en esta área.

____

Esta columna fue publicada originalmente en ADN Bogotá