Concejo de Bogotá instaló ‘Foro permanente sobre la emergencia de Coronavirus en la ciudad’


Sumario: En cada sesión virtual que realice el Cabildo Distrital, un sector de la Administración deberá exponer las acciones que ha puesto en marcha para atender a crisis que hoy genera el Covid-19 en al capital.

Desde el 27 de marzo pasado, el Concejo de Bogotá inició un foro sobre la emergencia por COVID-19 en la capital. Su propósito es conocer qué está haciendo la Administración Distrital para atender la crisis, cuáles son los retos que enfrenta, qué dificultades genera el incremento de casos en la capital, qué necesidades tiene el Gobierno Distrital y cómo se coordinan las acciones con las entidades nacionales, entre otros.

El foro será de carácter permanente, es decir, por cada sesión virtual se presentará un sector de la Administración para explicar sus acciones puntuales frente a la pandemia y responder las inquietudes que genera el comportamiento del contagio por coronavirus en Bogotá. En la primera sesión hizo presencia el sector salud.

Alejandro Gómez, Secretario Distrital de Salud, fue el encargado de iniciar el foro. El funcionario presentó un informe basándose en más de 300 preguntas elaboradas por los concejales, enfocándose en el plan de respuesta al COVID-19 en la ciudad.

Gómez informó que, a 26 de marzo de 2020, en Bogotá se había aplicado la prueba de diagnóstico del virus a 1.681 personas. La mayor parte de los casos importados de coronavirus proviene de España, Estados Unidos e Italia.

El funcionario indicó que, a la fecha, el contagio se ha ubicado predominantemente en el norte de Bogotá. Las localidades con más casos confirmados son Usaquén (38), Chapinero (30), Suba (27) Fontibón (15), Engativá (12) y Teusaquillo (12).

Explicó que el mayor reto que se presenta para enfrentar el COVID-19 es la hospitalización de alta complejidad. Ante esto se tomó la decisión de atender en casa al 80% de la población, en la cua el virus genera un cuadro poco grave a fin de disminuir la demanda de hospitalización.

En cuanto a la atención domiciliaria, aseguró que se aumentó el número de vehículos para este fin, pasando de 4 a 20. A 26 de marzo se han realizado 488 visitas que han generado 778 consultas -en un hogar se pueden atender a varias personas-. El Secretario informó que se han tomado 765 muestras a domicilio.

Gómez afirmó que Bogotá cuenta con 11.100 camas hospitalarias, de las cuales 967 corresponden a unidades de cuidados intensivos y cuentan con soporte respiratorio. El funcionario hizo hincapié en que Bogotá tiene camas de UCI vacías por la reducción en accidentes automovilísticos, violencia y riñas por consumo de licor, entre otros.  Aseguró que se va a reconvertir el 30% de las unidades de cuidados intensivos pediátricas en unidades de cuidados intensivos adultos, para lo cual se requieren 730 ventiladores, que ya están siendo gestionados por el Distrito.

¿Qué dijeron los concejales de Bogotá?

Varios concejales expresaron su preocupación con respecto a la información suministrada por el Secretario de Salud. El concejal Samir Abisambra señaló que el informe se quedó corto; criticó que se presentara información desactualizada. De igual forma, hizo un llamado frente al retraso en los datos, pues hoy se tienen muchos más infectados que las cifras que revela el gobierno.

En el mismo sentido, la concejal Diana Diago propuso georreferenciar los casos, por ejemplo, implementar mapas interactivos a los que la ciudadanía tenga acceso. El concejal Diego Laserna sugirió que la Secretaría de Salud realice un reporte diario de dónde se ubican los casos de COVID-19, por localidad. Así, se podría crear una aplicación para difundir esta información.

Los concejales Álvaro Acevedo y Humberto Amín aseguraron que el Concejo de Bogotá no está recibiendo información de primera mano frente a la crisis; no se está teniendo en cuenta que los concejales tienen un gran poder para comunicar a las comunidades que los eligieron.

Por su parte, el concejal Marco Acosta hizo hincapié en la capacidad presupuestal que tiene el Distrito para solventar la situación. Señaló que, según informes de la Secretaría de Hacienda, hoy el Distrito tiene en sus cuentas bancarias cerca de 9 billones de pesos que dejaron de ejecutarse en vigencias anteriores. Este dinero podría destinarse para atender la emergencia.

En la misma vía, el concejal Álvaro Argote afirmó que en caja hay muchos recursos disponibles para enfrentar la coyuntura. Recordó que hay recursos libres, por obras sin contratar, que podrían destinarse al fortalecimiento de la salud y las ayudas sociales.

A su vez, el concejal Juan Baena denunció que una persona que hoy llama al 123 para reportar un posible caso de COVID-19, recibe visita del personal de emergencia hasta 8 días después del contacto telefónico; adicionalmente, se le suman otros 8 días para recibir el resultado de la prueba.

Las concejales Lucía Bastidas y María Clara Name hicieron un llamado para que no se descuide la salud mental en esta crisis; es vital atender las necesidades psicológicas y emocionales de la población en confinamiento. Advirtieron sobre el aumento de casos de violencia intrafamiliar.

Por otra parte, varios concejales hicieron referencia a las condiciones bajo las cuales el personal de salud atiende a los pacientes infectados con el virus. La concejal Susana Muhamad expresó que hay desabastecimiento de insumos tanto en la red pública como en la red privada de salud y denuncias por la falta de batas antifluidos y tapabocas N95. A su vez, el concejal Martín Rivera aseguró que, en promedio, 6 de cada 10 médicos en Colombia han tenido problemas con el pago de sus salarios.

Otro punto que abordaron los concejales fue la necesidad de realizar pruebas masivas de detección del coronavirus. El concejal Andrés Forero manifestó que los países que han tenido mayor éxito en mitigar la crisis (Corea del sur y Alemania) realizan de 70.000 a 150.000 pruebas por semana. Al respecto, la concejal Sara Castellanos indicó que hay que tener precaución con la importación de estas pruebas, pues en el caso de España se importaron pruebas defectuosas con resultados poco fiables.

De otro lado, la concejal Andrea Padilla expresó preocupación por los primeros casos de abandono de animales de compañía en medio de la emergencia sanitaria. Afirmó que el Instituto de Protección y Bienestar Animal debe atender el tema y propuso que se difunda información sobre la no transmisión del COVID-19 por parte de los animales.