Concejo de Bogotá pide fortalecer medidas para mejorar la calidad del Aire en Bogotá


En los últimos dos meses, la Comisión Plan del Cabildo Distrital ha realizado debates de control político sobre la contaminación ambiental en la ciudad. Ampliar la cobertura de la Red de Monitoreo de la calidad del aire, revistar y ajustar el Plan Decenal de Descontaminación y establecer estándares más restrictivos en cuanto a los niveles de contaminación ambiental permitidos, algunas de las propuestas de los concejales.

En los meses de febrero y marzo, la Administración Distrital decretó la alerta amarilla ambiental en la ciudad debido a la mala calidad del aire -particularmente en algunas zonas- lo que derivó en restricciones de movilidad para vehículos y de operación para la industria. Semanas atrás, ante la elevada contaminación del aire, se adoptó el ‘Pico y Placa ambiental’, que incluye a las motos, anteriormente exentas de este tipo de medidas.

Datos oficiales muestran que el transporte aporta el 79% de las emisiones y la industria, el 21%. En material particulado PM10, los vehículos de carga aportan el 38% y el 27% lo aportan automóviles, camperos, camionetas y transporte especial (fuentes móviles). Por su parte, las calderas que utilizan carbón a gran escala y los hornos ladrilleros aportan el 74% de las emisiones de PM10 (fuentes fijas).

Dada la coyuntura, el tema de la calidad del aire llegó al Concejo de Bogotá. En un debate de control político en la Comisión Plan, la cabildante Carolina Arbeláez afirmó que la contaminación ambiental genera más muertes que las causadas por el SIDA, la tuberculosis y la malaria juntos. En Bogotá, agregó, el 10,5%, (3.219) de las muertes son atribuibles a la contaminación del aire urbano, lo que le cuesta aproximadamente $4,2 billones, equivalentes al 2,5% del PIB de la ciudad.

De otra parte, el concejal Julián Rodríguez señaló que en el país existe cierta laxitud frente a los niveles máximos permitidos de contaminantes en el aire, si se comparan las disposiciones nacionales con los estándares permitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de la Resolución No. 2254 de 2017. En Colombia se permiten 50 microgramos de PM 2,5 por metro cúbico en un tiempo de exposición de 24 horas, mientras la OMS habla de 25 microgramos por metro cubico durante el mismo periodo de tiempo.

Los concejales Nelson Cubides y Gloria Elsy Díaz señalaron un problema adicional en la ciudad: los altos niveles de ruido, lo que representa un riesgo para la salud mental y física. Entre 2015 y 2016, el nivel de incumplimiento normativo por contaminación sonora en Bogotá pasó del 19% al 69%.

Propuestas de los concejales

El concejal Yefer Vega propuso realizar e implementar las historias clínicas digitales con el fin de controlar aún más las enfermedades respiratorias; de igual forma, la generación de reportes diarios sobre la calidad del aire en las emisoras comunitarias. Por su parte, el concejal Rolando González sugirió ampliar la cobertura de la red de monitoreo, a nivel de UPZ, para determinar los eventos de excedencias de la norma de manera más localizada.

El concejal Juan Javier Baena propuso continuar con la renovación de la flota de TransMilenio, así como implementar la movilidad eléctrica y el uso de la bicicleta. Mientras tanto, el concejal Carlos Fernando Galán sugirió que el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) incorpore un enfoque de justicia ambiental y que se modernicen, amplíen y diversifiquen los instrumentos de la red de monitoreo del aire.

Promover la siembra de árboles, así como revisar y ajustar el Plan Decenal de Descontaminación del Aire fueron las propuestas de la concejal María Clara Name; sobre este último aspecto, el cabildante Emel Rojas comentó que dicho Plan debe ajustarse al nuevo CONPES 3943 e insistió en la importancia de establecer nuevas estaciones de monitoreo de la calidad de aire en la ciudad.

Sobre los vehículos de carga, el concejal Diego Laserna sugirió construir plataformas logísticas a la entrada de Bogotá para que allí se pueda hacer la transición de transporte pasado a uno más liviano que ingrese la ciudad y que en ambos casos los vehículos utilicen tecnologías limpias.

El concejal Celio Nieves planteó la necesidad de fortalecer la red de monitoreo de calidad del aire en Bogotá y establecer estándares más restrictivos en cuanto a los niveles de contaminación permitidos, de manera que se ajusten a las disposiciones de la OMS, a fin de dar cumplimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Por su parte, el concejal Álvaro Argote dijo que se debe implementar una sanción social a las industrias que contaminan: dejar de consumir sus productos.

El debate sobre la calidad del aire no ha concluido en la Comisión Plan del Concejo de Bogotá, pues faltan las intervenciones de concejales voceros, no voceros y la respuesta de la Administración Distrital, discusión que se espera continúe en los próximos días.