La importancia de utilizar correctamente los contenedores


Omar Oróstegui Restrepo 

Director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

La instalación de contenedores de basura en las calles de Bogotá ya es una realidad. En varios barrios de la capital se vienen ubicando entre dos y cuatro recipientes distribuidos entre cuadras; los de tapa negra son para material ordinario y los de tapa blanca, para material reciclable.

Llama la atención, sin embargo, que en algunos espacios donde se están ubicando, particularmente bahías, no existe la debida señalización del lugar y se desconocen los horarios de recolección de los residuos que allí se van a depositar. Tampoco existe un número de contacto para resolver dudas sobre su operación, limpieza y mantenimiento.

A través de los recibos de pago, por ejemplo, se podría informar a los bogotanos cómo utilizar estos contenedores y a quién contactar sobre el uso de los mismos.

Aunque el propósito de su instalación es atender las zonas con mayor volumen de basuras y estimular el adecuado aprovechamiento de los objetos reciclables, se ha visto en algunos sectores la indebida disposición de escombros y desechos de remodelaciones (baldosas, muebles viejos), una situación que podría generalizarse en la ciudad y que afectaría el adecuado funcionamiento de los contenedores.

¿Existen horarios para depositar el material en estos recipientes? ¿Se ha informado a los vecinos del sector qué elementos pueden depositarse en ellos? ¿Se socializó su ubicación? ¿Se explicó cómo deben llegar a ellos el material reciclable?

No podemos olvidar lo que ha pasado con la disposición de llantas y colchones en las calles de la ciudad: la falta de información, sumado a una escasa cultura ciudadana, ha convertido estos objetos en un constante riesgo de contaminación ambiental.

Los contenedores no pueden convertirse en pequeños botaderos de basura, llenos de escombros, llantas o muebles viejos; éstos deben estimular el reciclaje y la correcta disposición de residuos, para lo cual se requiere fortalecer el proceso de gestión social sobre su ubicación, operación y propósito para no afectar la convivencia en las zonas donde se están instalando.

* Columna de opinión del director publicada en el Diario ADN