Dos recomendaciones para el POT


Para Bogotá Cómo Vamos – BCV – y sus socios, la discusión frente al Plan de Ordenamiento Territorial ha sido parte fundamental de la agenda de participación e incidencia del ejercicio ciudadano de control social y monitoreo de las condiciones de calidad de vida de la capital del país. Vinculando a nuestra red de expertos, no solo en la elaboración del informe de calidad de vida, sino en proyectos especiales de análisis y recomendaciones para asuntos tanto transversales como coyunturales, desde abril del presente año, BCV participó en la discusión del proyecto de Bogotá Reverdece 2022-2035.

El 10 de septiembre la Administración Distrital presentó el documento articulado del POT ante el concejo de la ciudad para cumplir con los trámites legales que exige este proceso. Si bien algunas de las recomendaciones realizadas por diferentes actores fueron acogidas dentro de ese documento, surgieron nuevamente dudas de procesos anteriores, así como nuevas preguntas. Por esta razón, basado en una estrategia de incidencia, Bogotá Cómo Vamos se reunió durante el mes de octubre con los 3 concejales ponentes para contribuir a la elaboración de dichas ponencias a partir de la información rigurosamente analizada para la última entrega del informe de Calidad de Vida del 2021.

El análisis arrojó 4 recomendaciones que se centran en el contenido programático de los artículos 565° a 571°, de las cuales quiero destacar dos.

Frente al programa de conectividad ecosistémica, en el subprograma de reasentamiento, el POT plantea una meta de 9.600 familias reasentadas por riesgo no mitigable. Ahora, si nos remitimos a la información disponible en este aspecto, durante la vigencia de la Política Integral del Hábitat 2007-2017, se tomó como línea base 23.000 hogares para ser reasentados, de los cuales solo se lograron reasentar 8.011 en esos 10 años. El POT que se está discutiendo hoy no propone articulación con los Planes de Desarrollo que regirán durante la vigencia de este plan en cuanto a cumplimiento de metas específicas de reasentamiento. Se recomendó a los concejales solicitar a la Alcaldía claridad sobre la línea base de esta meta y establecer metas de corto, mediano y largo plazo que se alineen con la meta final.

Ahora, con respecto al programa de vitalidad y cuidado, más específicamente el subprograma de manejo integral de residuos sólidos, el articulado propone aprovechar el 50% de los residuos aprovechables. De acuerdo con la información extraída del informe de calidad de vida en esta materia, entre 2016 y 2020, solo se ha aumentado en 1,21 p.p. la tasa de aprovechamiento pasando de 17.24% a 18.5%. En este sentido, los proyectos estructurantes descritos no dan cuenta de cómo se va a cumplir la meta y, de mantenerse dicha tendencia, necesitaríamos mucho más que los 12 años del POT para cumplir lo expuesto. La recomendación en este caso fue solicitar a la Administración Distrital mayor detalle en qué medida los proyectos planteados van a contribuir al cumplimiento de la meta.

En términos generales, y el tono del análisis y recomendaciones ofrecidos por Bogotá Cómo Vamos a los concejales ponentes, fue solicitar cómo se va a distribuir el cumplimiento de las metas del POT, teniendo en cuenta el corto, mediano y largo plazo, específicamente a la luz de la articulación de los próximos Planes de Desarrollo y los compromisos técnicos y políticos que describen la complejidad de plantear una política de ordenamiento territorial a 12 años que pueda ser efectivamente cumplida.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org 

Columna de opinión, publicada en Diario El Tiempo 28 de octubre de 2021