El predial: un debate necesario

Aunque la propuesta de asociar el impuesto predial al avalúo catastral ha sido polémica, hay que analizar que al hacer el cobro con base al estrato, solo se miden las características físicas de la vivienda y su entorno.

El lunes el Concejo de Bogotá decidió devolver a la comisión de Hacienda el proyecto que busca modificar el pago el impuesto predial en la ciudad, una iniciativa que presentó la Administración y que debe ser analizada con más detenimiento. Un impuesto que le representa al distrito un 30 % de sus ingresos tributarios gracias a que hoy la ciudad cuenta con 2.4 millones de predios.

Aunque la propuesta ha sido polémica, es sensato, asociar el predial al avaluó catastral del inmueble y no al estrato, pues este último solo mide las características físicas de la vivienda y su entorno. El inconveniente, es que un tema es el valor de la vivienda y otro la capacidad de pago de quienes la habitan.

Si bien hay predios que se han valorizado en los últimos años como consecuencia de su localización y mejores equipamientos a su alrededor, no significa que los ingresos de dichos propietarios se hubiesen incrementado en la misma proporción. No obstante, también hay algunos propietarios con altos ingresos que se benefician de manera indirecta de subsidios, como por ejemplo, servicios públicos por el hecho de vivir en estratos medio y bajo.

De fondo, el reto está en mejorar los instrumentos para la clasificación de los predios, adaptar el esquema tarifario a la capacidad de pago de los hogares, no solo facilitando el pago por cuotas, y mejorando la asignación de subsidios a quienes realmente lo necesitan. Esta iniciativa necesariamente implica una revisión del modelo de estratificación actual.