¿Es sostenible el modelo actual de vivienda en Bogotá?


El pasado 25 de noviembre, se llevó a cabo una mesa de discusión sobre la sostenibilidad del nuevo modelo de vivienda en Bogotá que busca incrementar la oferta de vivienda de interés social – VIS y de interés prioritario – VIP, a través del subsidio de vivienda en especie. El evento, organizado por Bogotá Cómo Vamos, investigadores de la Universidad Pontificia Javeriana y el Instituto Javeriano de Vivienda y Urbanismo – INJAVIU, profundizó en los retos de esta política pública en compañía de expertos y funcionarios del Distrito.

Como punto de partida se tuvo en cuenta que durante años la gestión estuvo enfocada a la demanda, es decir que la gente obtuviera una carta cheque con la cual pudiera ir a un proyecto de construcción y adquirir vivienda; en la actualidad el enfoque promueve el fortalecimiento a la oferta. Si bien, esto puede significar avances en una mejor gestión del suelo disponible para vivienda, aún no es claro cómo este nuevo modelo tendrá continuidad en el futuro.

Otras inquietudes

“Hablar de la política de vivienda va mucho más allá de pensar cómo se asigna el subsidio, debe hacerse una mirada integral a cómo la vivienda se convierte en una fórmula para mejorar la calidad de vida de las familias y sus comunidades”, afirma Mónica Villegas, directora del programa Bogotá Cómo Vamos. En este sentido, algunos de los temas que se deben seguir discutiendo en Bogotá son:

Hacinamiento:

En la Encuesta de Percepción Ciudadana 2013 se revela que el 34% de quienes se sienten insatisfechos con su actual vivienda afirman estarlo porque es muy pequeña y necesitarían adicionar habitaciones. El nuevo modelo puede contribuir a solucionar el déficit de vivienda a nivel cuantitativo, pero ¿qué se está haciendo a nivel cualitativo para evitar que las familias beneficiarías de las viviendas estén en condiciones de hacinamiento crítico?

Según el índice de selección de beneficiarios creado por la Secretaría del Hábitat, los hogares con más posibilidades de lograr un cupo de vivienda son aquellos que tienen una alta dependencia económica debido a la presencia de niños y adultos mayores. Teniendo en cuenta que las viviendas VIS y VIP no superan los 40 metros cuadrados, es posible que se aceleren los problemas de hacinamiento crítico no mitigable.

Equipamientos urbanos y convivencia ciudadana:

La construcción de vivienda debe ser pensada de manera integral: soluciones de educación, salud, movilidad, recreación, zonas verdes, son esenciales para lograr que los proyectos tengan éxito en mejorar las condiciones de vida de sus beneficiarios. ¿De qué forma se puede promover una mejor coordinación interinstitucional? y ¿cómo alinear las responsabilidades de la Nación y las del Distrito para lograrlo?, serán algunas de las preguntas a discutir mañana.

Así mismo, es indispensable que existan estrategias para lograr una adecuada convivencia entre personas con diferentes historias que llegan a compartir un espacio. Fórmulas para fortalecer estos procesos, también serán analizadas durante el evento.

Acceso a crédito:

En la Encuesta de Percepción Ciudadana 2013, elaborada por Bogotá Cómo Vamos, el 31% de quienes afirmaron considerarse pobres dio como razón no tener vivienda propia. El 18% de los encuestados afirmó además que el principal motivo por el cual no tiene vivienda es que no ha podido contar con un subsidio de vivienda, en 2012, era el 11%.

¿Cómo puede apoyarse la creación de créditos de vivienda a poblaciones con condiciones vulnerables que no pueden beneficiarse debido a que no cuentan con empleo formal, y por tanto, no son sujetos de crédito?