Informe de calidad de vida 2022: ¿Cómo Vamos en Movilidad?

Esta nueva versión del informe incorpora el capítulo de movilidad con algunas innovaciones en cuanto a las mediciones anuales de indicadores del sector, como también la estimación del índice de calidad de vida.

Agradecimientos:

Agradezco a Felipe Mariño, director del programa BCV, y a Paulo Federico Martínez, coordinador técnico del programa BCV, por su amable invitación para liderar la realización del capítulo de movilidad del Informe de Calidad de Vida 2022. 

También agradezco el apoyo de varios colegas para el desarrollo del capítulo. Agradezco a Diana Ramirez y Paula Martínez, estudiantes del Cider, quienes participaron como asistentes de investigación en el desarrollo del capítulo procesando datos y elaborando gráficas y mapas.

Además, agradezco al Comité Técnico del Informe de Calidad de Vida del programa Bogotá Como Vamos y a los integrantes del Semillero de Investigación en Movilidad Sostenible y Territorio, de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad de los Andes, por su apoyo para el desarrollo de este ejercicio.

Erik Vergel Tovar

Erik Vergel Tovar

Profesor Asistente en la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad de los Andes.

Erik Vergel Tovar

Erik Vergel Tovar

Profesor Asistente en la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad de los Andes.

El pasado 3 de agosto el programa Bogotá Cómo Vamos presentó los resultados del Informe de Calidad de Vida 2022

Esta nueva versión del informe incorpora el capítulo de movilidad con algunas innovaciones en cuanto a las mediciones anuales de indicadores del sector, como también la estimación del índice de calidad de vida. 

Tuvimos la oportunidad de liderar este último desde la Facultad de Arquitectura y Diseño, junto con el Centro interdisciplinario de Estudios sobre Desarrollo (Cider), de la Universidad de los Andes. 

En este artículo presentó un resumen de los hallazgos presentados en el informe y una serie de reflexiones asociadas con unas recomendaciones que brindan insumos para los debates de los candidatos a la Alcaldía de Bogotá.

El capítulo incluyó un análisis de datos anual de los cambios en los tiempos de viaje con base en datos de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (Geih). La medición anual de los datos del sector facilita el seguimiento y análisis del desempeño, especialmente cuando es posible desagregarlos por categorías como nivel socioeconómico. 

Aunque los tiempos de viaje tuvieron una importante reducción en el 2020 durante la pandemia, debido al encierro de la mayoría de los ciudadanos, la reactivación que se experimentó en 2022 muestra un aumento en los tiempos.

El análisis que se incluye en el capítulo muestra que existen brechas entre los niveles socioeconómicos, la población en los estratos más bajos experimentó los mayores tiempos de viaje, y la brecha con los estratos más altos aumentó entre 2018 y 2022. 

También se observaron diferencias en los tiempos de viaje entre hombres y mujeres, con tiempos de desplazamientos mayores para las mujeres y con una brecha que presenta un aumento desde 2018. 

El análisis de la demanda de pasajeros en el transporte público en la ciudad muestra cifras alentadoras para el Sitp, ya que superó los niveles observados antes de la pandemia. No obstante, en el componente troncal la ciudad aún no logra recuperar los niveles de pasajeros observados antes de la pandemia por Covid-19. 

Se espera que, con la fuerte inversión del distrito en obras de infraestructura para aumentar la cobertura de la red de transporte público masivo en la ciudad, los tiempos de viaje presenten mejoras en el mediano y largo plazo, y que se continúe el seguimiento a la distribución modal con miras a promover cada vez más viajes en modos sostenibles.

En el tema de seguridad vial el panorama es más complejo, la ciudad tuvo la tasa de fatalidades más alta desde 2009, presentando una tendencia en aumento en víctimas en siniestros viales, muy similar a lo que se observa a nivel nacional. 

Las principales víctimas en las colisiones son los ciclistas y motociclistas, seguidos por los peatones, con una tendencia en aumento de víctimas motociclistas.

Este panorama es complejo teniendo en cuenta que la tasa de motorización en la ciudad va en aumento, y que cada vez hay un mayor número de vehículos registrados en municipios vecinos circulando en la ciudad. 

En este tema es esencial retomar medidas relacionadas con las estrategias pedagógicas de la cultura ciudadana, revisar el diseño de ciudad de manera que permita incidir en comportamientos de los actores viales, y multiplicar los ejercicios de control en cuanto al cumplimiento de las normas, especialmente los límites de velocidad.

Cabe resaltar que el análisis de los resultados de la Encuesta de Percepción Ciudadana (EPC) del año 2022 del programa Bogotá Cómo Vamos muestra que los niveles de satisfacción de los ciclistas y usuarios de Transmilenio mejoraron, mientras que los usuarios de los vehículos particulares están más insatisfechos. 

Las estrategias de redistribución del espacio urbano implementadas por el distrito para aumentar la cobertura de la cicloinfraestructura claramente inciden en estos resultados, al igual que el proceso de renovación de flota. 

Ahora bien, los frentes de obra en la ciudad inciden en los niveles de percepción de los usuarios, especialmente aquellos que se desplazan en vehículos privados. 

En este tema es esencial continuar los esfuerzos desde la Secretaria Distrital de Movilidad para medir y hacer seguimiento a la experiencia de los usuarios de manera que se puedan definir estrategias que promuevan mejoras, especialmente para los usuarios de los modos más sostenibles de transporte. 

Uno de los aciertos de la actual administración es la consolidación del Sistema de Cuidado, tema en el cual el informe incorporó varios análisis de datos que permitieron mostrar que los viajes asociados a labores del cuidado son realizados en su mayoría a través de la caminata, y principalmente por mujeres. 

El segundo análisis muestra que las manzanas del cuidado que actualmente operan en la ciudad han logrado cubrir la demanda de las zonas que generan más viajes asociados al cuidado, lo cual permite garantizar un ejercicio efectivo del derecho a la ciudad a través de la articulación entre la proximidad en la movilidad y las labores del cuidado. 

Estos resultados demuestran que es esencial continuar con el proceso de expansión de la oferta de las manzanas del cuidado, articulando dichos esfuerzos con las políticas de movilidad para garantizar un mejoramiento de la calidad de vida, especialmente de la población más vulnerable.

El Informe de Calidad de este año innovó introduciendo el “Índice Multidimensional de Calidad de Vida”, el cual presenta puntajes para cada sector de manera anual.

En el caso del sector movilidad, los resultados son mixtos con una mejora en tiempos de pandemia, especialmente por la reducción en tiempos de viaje, en el número de víctimas en siniestros viales y un aumento de viajes en movilidad activa.

Sin embargo, el ejercicio muestra que el índice se reduce significativamente para el 2022, principalmente por los aumentos en la tasa de fatalidades en siniestros viales, en los tiempos de desplazamientos y en la tasa de motorización en la ciudad.

Estos resultados sugieren retos importantes para Bogotá en cuanto a la mitigación de los efectos de las múltiples obras de infraestructura en la ciudad.

Es necesario definir estrategias en conjunto con el gobierno nacional, departamental y municipios vecinos para responder a la creciente motorización, y para promover procesos de articulación entre la planificación del transporte y la movilidad con el desarrollo urbano a escala regional.

Finalmente, el capítulo incorpora una serie de recomendaciones para el próximo Plan Distrital de Desarrollo PDD. A partir de dicho ejercicio, comparto algunas reflexiones como insumo para los debates de los candidatos a la Alcaldía de Bogotá:

Es esencial consolidar la oferta del transporte público en la ciudad, y promover un mejoramiento de la integración de Bogotá y los municipios vecinos con una integración de los servicios de movilidad en el marco de los ejercicios de coordinación regional.
Definir mecanismos de seguimiento que sean de fácil lectura para la ciudadanía en cuanto a los grandes proyectos de infraestructura, entre ellos el proyecto Metro de Bogotá, la expansión de la red de troncales de Transmilenio, los cables aéreos, los trenes de cercanías y la red vial arterial.
Apoyarse en los resultados de la Encuesta de Movilidad 2023 para definir estrategias claras que permitan implementar mecanismos para mejorar las experiencias de viaje de los usuarios en la ciudad y la región.

Consolidación de la red de cicloinfraestructura, no solo mejorando su continuidad, sino también garantizando su integración con otros modos de transporte a través de una mayor oferta de cicloparqueaderos en la ciudad.

Revertir las tendencias de las fatalidades en siniestros viales a través de una aproximación integral al fenómeno, incorporando elementos de educación, diseño de infraestructura y control.

Implementar mecanismos que permitan incentivar el uso de modos más sostenibles en la ciudad, mejorando la accesibilidad a las áreas de oportunidad de la ciudad y articulando estos ejercicios con la consolidación de la red de manzanas del cuidado.

Continuar y escalar los procesos de renovación de flota de Bogotá, complementando esta dinámica con incentivos para la descarbonización del sector movilidad en la ciudad y la región.

Definir mecanismos que permitan adoptar fuentes de financiación para el sector movilidad más allá del mismo sector, explorando escenarios tanto en el sector de desarrollo urbano como también de manera conjunta con el sector privado y la cooperación internacional.
Articular la planificación del territorio con la gestión y manejo del transporte de carga y logística a escala regional, integrando las diferentes herramientas de planificación y gestión.

Incorporar la perspectiva de género en los procesos de planificación y gestión del transporte y la movilidad en la ciudad.