Infraestructura vial, una deuda pendiente

Con un 65% que afirma demorarse más en sus trayectos y sólo un 13% de personas satisfechas con las vías de Bogotá, según datos de la Encuesta, es indispensable que el próximo Alcalde incluya este tema como prioridad en su agenda.

Más de la mitad de los bogotanos, 54%, considera que la mejor alternativa para mejorar la movilidad en la ciudad es arreglar las vías, según datos de la Encuesta de Percepción Ciudadana 2014. Nos propusimos revisar cómo vamos y la situación no es alentadora, no sólo la malla vial se sigue deteriorando, sino también la confianza ciudadana en la gestión pública.

Las cifras del IDU muestran que al cierre de 2014 el 40% de la malla vial está en buen estado, y el 40% en malo; el 20% restante, en regular. Al analizar por tipo, la local se lleva la peor parte: el 56%, está deteriorada y en la malla intermedia es el 30%. La situación es más evidente al comparar con cifras de 2013: las vías en mal estado han aumentado un 19,7%. Es positivo que el 72% de las vías arterias esté bien, pero en los barrios la situación es preocupante.

Además, no sólo se trata del mantenimiento de las vías sino de la construcción de infraestructura. Por ejemplo, de las obras viales previstas en el cupo de endeudamiento, el 41% se encuentra en etapa de estudios, el 29% aplazada por falta de recursos y por tanto no estarán disponibles este año, lo cual impacta de forma directa los tiempos de desplazamiento.

Con un 65% que afirma demorarse más en sus trayectos y sólo un 13% de personas satisfechas con las vías de Bogotá, según datos de la Encuesta, es indispensable que el próximo Alcalde incluya este tema como prioridad en su agenda. De igual forma, debe evaluarse la eficacia de las Alcaldías Locales en la administración de recursos para la reparación de la malla vial local.