La movilidad en Bogotá, un compromiso


En 2014 se registró un deterioro de la velocidad en casi todos los modos de transporte. Por ejemplo, el vehículo privado pasó de 27 km/h en 2013, a 24 en 2014, y el taxi bajó de 27 km/h a 25. En promedio, un bogotano tardó 62,5 minutos por viaje en la ciudad. Este panorama, pone de manifiesto que la movilidad requiere acciones integrales para mejorar estos indicadores.

No sólo se trata de obras de infraestructura o la reparación de la malla vial: es necesario atender otros frentes que el movimiento ciudadano #YoMeMuevoBOG ha agrupado en un compromiso de 9 puntos dirigido a candidatos.

La promoción del uso de la bicicleta, la calidad del transporte público, la moderación del uso del automóvil, el mejoramiento del espacio público y los programas y políticas de cultura ciudadana, son algunos de los aspectos que menciona y que inciden en la construcción de una ciudad sostenible.
En esta línea resulta pertinente analizar las cifras de la Encuesta de Percepción Ciudadana 2014 de Bogotá Cómo Vamos. Los resultados muestran que la cantidad de personas que afirma desplazarse en vehículo privado (automóvil y moto), es igual al de las personas que se movilizan a pie o bicicleta: 13%. Esto invita a reflexionar sobre la forma en que se atienden las necesidades de movilidad en Bogotá.

La seguridad vial también requiere medidas urgentes: en 2014 la tasa de muertos en accidentes de tránsito fue de 8,2 por 100.000 habitantes según datos de Medicina Legal y el año cerró con 641 muertes por esta causa. Los peatones, con el 53% son las principales víctimas. En términos de lesionados en 2014 se registraron 6.928. Consolidar una base de datos unificada para monitorear los casos, puede ser una primera medida para pasar del compromiso a la acción.