La transición demográfica de Bogotá

Bogotá experimenta una transición demográfica como resultado de las dinámicas económicas y sociales de las últimas décadas, en la cual la tasa de fecundidad se ha reducido mientras que la esperanza de vida se ha incrementado;
contrario a lo que sucedía en la década de los sesentas, donde las mujeres tenían en promedio 7 hijos, hoy en día, se estima un promedio de 2 hijos por mujer, siendo el grupo de mujeres de 20 a 24 años el de mayor nivel de fecundidad. Por su parte, se estima que la esperanza de vida al nacer de los bogotanos es de 78 años, para los hombres de 75,94 años y las mujeres de 80,19 años.

En 2013 la ciudad alcanzó 7.739.389 habitantes, 160.000 más que en el 2012. Esto la convierte en la ciudad más poblada de Colombia y una de las 10 ciudades más pobladas de América Latina. Atrás quedaron los 4.945.458 habitantes que registró el censo de 1993.

Sin embargo, la ciudad se está envejeciendo, pues se evidencia una reducción de población de 0 a 14 años y un progresivo aumento de la población de 15 a 64 años y de población con más de 65 años. En este sentido, en 15 años la población en Bogotá será principalmente adulta.

Esta transición demográfica afecta la planeación de las políticas públicas y la gestión del crecimiento urbano en la ciudad. Por un lado exige pensar en la provisión de bienes y servicios para una población que se va envejeciendo con nuevos requerimientos y necesidades de bienestar, frente a una población infantil se va reduciendo;
por otro lado, analizar las implicaciones del crecimiento demográfico en zonas con alta densidad poblacional, escaso suelo urbanizable y con problemas de asentamientos informales. Sin mencionar, los inconvenientes que trae la aglomeración urbana desordenada en relación a los problemas de los municipios vecinos de Bogotá.