Los estudiantes y sus entornos


En los últimos días los entornos escolares han estado en la agenda de diversos actores distritales, públicos y privados; que buscan llamar la atención sobre cifras que no pueden pasar desapercibidas.

Por ejemplo, sigue preocupando que el consumo y expendio de sustancias sicoactivas sea una de las principales problemáticas; 4 de cada 10 presuntos casos de consumo se concentran en Usme, Bosa y Kennedy. En la más reciente Encuesta de Clima Escolar y Victimización realizada en 2015, 3 de cada 10 niños afirmaron que se vendían drogas cerca de su colegio, y 2 de 10 cada aseguraron que en su colegio se comercializaban sustancia sicoactivas.

A esto se suma la presencia de pandillas y actos de violencia que afectan a los estudiantes y, en algunas oportunidades, incitan a su participación. En 2016 se presentaron 30.241 presuntos casos que alteraron el clima escolar y la vulneración de derechos en los colegios del Distrito. Las localidades de San Cristóbal, Bosa, Rafael Uribe Uribe y Ciudad Bolívar concentraron 42% de los presuntos casos de abuso y violencia detectados en el colegio.

Para contrarrestar estas situaciones el Distrito propuso el aumento el pie de fuerza de policías de infancia y adolescencia, el funcionamiento cámaras articuladas con la Policía, la activación de 22 frentes locales de seguridad y la implementación del programa de corredores escolares seguros, entre otras.

Todas las alternativas para mejorar la seguridad de los entornos escolares son bienvenidas, pero este tema no es exclusivo del Distrito o el colegio. Un acompañamiento permanente por parte de los padres a sus hijos es fundamental, una buena educación en el hogar y la colaboración de la ciudadanía en general. Al final todos somos responsables de brindarles garantías a los niños para convivan en un buen entorno, este también hace parte de su formación.

Conoce la presentación que se utilizó en el foro acá