Mejorar la comunicación con los jóvenes


Omar Oróstegui Restrepo 

Director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Según cifras del Observatorio de Violencias del Instituto Nacional de Medicina Legal, cada mes se presentan en Bogotá cerca de 10 suicidios en personas entre 15 y 29 años.

El año pasado, de los 331 casos reportados, el 39% correspondió a población joven (41 casos).

Las  localidades con la mayor tasa de suicidios por 100.000 habitantes son La Candelaria, Chapinero, Teusaquillo, Santa Fe y Los Mártires.

Estos datos son aterradores y deben sacudirnos, como sociedad, para tomar acciones urgentes que nos permitan proteger la vida de los jóvenes.

Nuestro rol como padres y educadores no debe limitarse a estar presentes en su cotidianidad: debemos ayudarlos a tomar decisiones con criterio; a pensar de manera crítica; a edificar un proyecto de vida; a tener disciplina; a enfrentar las derrotas y seguir adelante; a tener esperanza; a ser empáticos; a ser solidarios; a poner límites; a ser tolerantes y, sobre todo, a aceptarse como son.

Es sumamente importante identificar en ellos, de manera temprana, síntomas relacionados con algún problema de salud mental o de abuso de sustancias, para intervenir a tiempo y evitar desenlaces lamentables.

El mayor reto, sin duda, es mejorar la comunicación con los jóvenes en una era mediada por las nuevas tecnologías, pues el rol y la presencia de los padres, centros educativos y red de amigos siempre tendrá relevancia.

* Columna de opinión del director publicada en el diario ADN