[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Image_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»A2A_SHARE_SAVE_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

Esta tercera fase cierra el ciclo de un año de medición que inició en julio de 2020 y que ha permitido conocer y comprender la evolución en los patrones de percepción en la ciudadanía, durante este primer año desde la llegada de la COVID-19 a Colombia.


Algunos de los principales resultados:

  • El 42% de los encuestados manifestaron sentirse satisfechos con la modalidad de teletrabajo o trabajo remoto; sin embargo, un 22% dijo lo contario. Las mujeres (45%), el nivel socioeconómico alto (62%) y las personas entre los 26 y 35 años (49%) fueron las más satisfechas. Por zonas de la ciudad, la satisfacción superó el 50% en el norte y en el centro oriente. Ahora, la encuesta también indagó sobre las principales razones de insatisfacción; entre las principales se encuentran: jornadas más largas e intensas (25%), los límites entre la vida laboral y la vida privada se vuelven difusos (23%) y por el aumento en los gastos en el hogar (17%).
  • El 58% de los encuestados aseguraron que se vacunarían contra la COVID -19; por su parte 23% dijo no saber y un 19% no. El nivel socioeconómico alto (84%), la población entre 36 y 45 años (60%) y los hombres (47%) son quienes más estarían dispuestos. Por zonas de la ciudad, el centro oriente (77%) y el norte (66%) reportaron los porcentajes más altos. No tener la suficiente información sobre la vacuna (35%), creer que tiene efectos adversos o secundarios (28%) y pensar que no sea efectiva (20%), se ubicaron entre las principales razones por las cuales las personas dijeron que no se la aplicarían.

Descargar documento

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

Resultados de la tercera fase de medición de la Encuesta Virtual Mi Voz Mi Ciudad, de la Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

Una de las principales consecuencias de las medidas de la mitigación de la pandemia fue el aumento del desempleo y del crecimiento de la pobreza, en especial en los niveles socio económicos medios y bajos, los cuales se vieron más afectados por la crisis económica. Por ejemplo, la autopercepción de pobreza mostró un aumento significativo entre las 3 fases y a través de todas las ciudades encuestadas. En la primera fase un 32% de los ciudadanos encuestados respondió considerarse pobre, mientras que este porcentaje incrementó a 41% en fase 3, evidenciando los impactos de la pandemia. Por ciudades se evidenció una situación aún más alarmante; en Montería (56%), Quibdó (55%), Buenaventura (53%), Cartagena (53%) y Cúcuta (51%), el porcentaje de ciudadanos que se consideran pobres superó el 50%.

Descargar documento

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]
[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]