Nada nuevo para Bogotá

El presidente Juan Manuel Santos anunció ayer las medidas que tomará su gobierno para mejorar la calidad de vida en Bogotá. Hizo anuncios en cuatro aspectos: movilidad, seguridad, salud y vivienda. En salud y seguridad simplemente recordó las acciones que ya se habían decidido en momentos anteriores: dinero distrital para mejorar la capacidad de atención de los hospitales y un plan de choque para 75 barrios peligrosos de la ciudad y Transmilenio.

El principal anuncio también es el refuerzo de varios proyectos que fueron plasmados en el Plan de Desarrollo. La construcción de la Troncal de la Boyacá y los cables aéreos de San Cristóbal y Ciudad Bolívar y el metro pesado ya tenían recursos a través del cupo de endeudamiento aprobado por el Concejo y están en etapas finales de estudios para iniciar licitaciones. Sin embargo, estas obras no estarán listas en el corto plazo. Los recursos para la ampliación de la Autonorte y la reconstrucción de la Caracas habían sido plasmados en el Plan de Desarrollo y estaban pendientes de financiación. En Transmilenio, el presidente olvidó la ampliación de la troncal El Dorado hasta el aeropuerto, una obra que debería ser prioritaria para los bogotanos.

Estos anuncios trazan la hoja de ruta del equipo del presidente en Bogotá pero es necesario insistir en que el alcalde encargado debe seguir con la ejecución del Plan de Desarrollo y sus esfuerzos se deben concentrar en ese sentido.