No hay plan perfecto


Finalmente se aprobó el denominado Plan Marshall de la Alcaldía. El proyecto de Acuerdo 315 de 2020, para la Reactivación Económica y la Formalización Empresarial en el Distrito, impulsará reducciones tributarias a los sectores más afectados, promoverá la formalización empresarial y otorgará beneficios tributarios especiales a colegios, jardines infantiles y teatros.

La mayor crisis de los últimos años requiere de medidas contundentes para volver a apalancar la economía. Si bien las medidas de reactivación van aliviar algunos problemas de liquidez de hogares y MiPymes y e incentivar la creación de empresas, pueden ser insuficientes para dinamizar la economía más grande del país con un 25% del PIB Nacional. Sin inversión, especialmente en infraestructura, que incentiven la oferta de bienes y servicios no habrá forma de recuperar el empleo, la actividad económica de sectores claves como servicios, comercio e industria.

En este sentido el plan sin la confirmación de recursos para inversión pública, como sería el cupo de endeudamiento en proceso de aprobación en el Concejo, tendría impactos marginales para la ciudad. Tomar una deuda a varios años es algo que preocupa a diferentes actores y sectores; sin embargo, varios organismos internacionales como la CEPAL o el FMI han expuesto que la recuperación de la crisis será más lenta de lo esperado, esto exige que en un momento excepcional se tomen medidas excepcionales sin esperar a planes perfectos que cumplan con un pliego de requisitos y aprobaciones mientras que los hogares bogotanos siguen pasando uno de los peores momentos de su historia.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos.

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 29 de octubre de 2020