Pandemia, nutrición y primera infancia

¿Cuáles han sido los posibles efectos de la pandemia en el estado nutricional de los niños y niñas en Bogotá? La segunda medición del ‘Índice de Situación Nutricional en la Primera Infancia’ identifica las localidades que tienen mayor presencia de hogares en situación de inseguridad alimentaria y nutricional de sus menores de 5 años. La información de este ejercicio es fundamental para el sector público en su trabajo de priorización y focalización de acciones de política pública; también, contribuye al debate que, desde los últimos resultados de la encuesta virtual #miVozmiCiudad, propone Bogotá Cómo Vamos en relación con los impactos de la pandemia del COVD-19 en las poblaciones más vulnerables.

Los resultados del índice evidencian las dificultades que, en materia de seguridad alimentaria y nutricional, presentó Bogotá. 14 localidades registraron un deterioro y 1 se mantuvo con igual calificación. Solo Los Mártires, Tunjuelito, Santa Fe y Ciudad Bolívar mejoraron sus resultados con respecto a la medición de 2019. Sin embargo, esto no significa que éstas hayan tenido un buen desempeño: únicamente Los Mártires pasó de nivel ‘medio alto’ a ‘alto’. Otras 2 se mantuvieron en niveles ‘medio-bajo’ (Tunjuelito y Santa Fe) y Ciudad Bolívar, con 21 puntos, se mantuvo en niveles ‘bajos’.

Resulta interesante observar cómo los resultados del índice guardan alguna correlación con otras mediciones de Bogotá Cómo Vamos. Las 3 mejores localidades, según su puntaje en el Índice 2020 de Situación Nutricional en la Primera Infancia, fueron Teusaquillo (89), Chapinero (77) y Usaquén (71). Así mismo, las 3 con peores desempeños fueron San Cristóbal (23), Ciudad Bolívar (21) y Usme (13). Teniendo en cuenta los límites superiores e inferiores de la medición, encontramos varias congruencias con los resultados de la encuesta virtual #miVozmiCiudad, aplicada en agosto del 2021.

El clima de opinión para Teusaquillo y Chapinero fue el más alto con el 13% de los encuestados respondiendo que las cosas van por buen camino. Contrario piensan los de Usme y San Cristóbal con un 6%, el más bajo de Bogotá. Adicionalmente, el 22% de las personas en Teusaquillo y Chapinero sienten que su situación económica ha mejorado, mientras que solo el 13% de los que viven en Usme y San Cristóbal, y el 14% en Ciudad Bolívar, así lo afirmaron. Estos resultados son los más bajos en la capital. Continuando con la tendencia, el 22% de los encuestados en Teusaquillo y Chapinero se auto perciben pobres, versus el 55% en Usme y San Cristóbal y el 57% en Ciudad Bolívar.

Esto puede explicarse con que Chapinero y Teusaquillo fueron las localidades que menos manifestaron haber perdido su empleo a causa de la pandemia con el 27%, mientras que las que más sufrieron esta problemática, justamente, fueron San Cristóbal y Usme con el 58%.

Para finalizar este análisis comparativo, estas vulnerabilidades expuestas, producto de la pandemia, se vieron reflejadas en la alimentación y su frecuencia. Con el 79% en Chapinero y Teusaquillo, y 75% en Usaquén, los encuestados de estas localidades fueron los que más manifestaron haber comido por lo menos 3 veces en el último mes. Usme, San Cristóbal (57%) y Ciudad Bolívar (58%), reportaron los porcentajes más bajos.

Los resultados del índice, como los de percepción, dan cuenta de los posibles efectos de la crisis sanitaria y económica generada por la pandemia. En este sentido, contribuyen a identificar los territorios que requieren mayor atención y la importancia de priorizar en la agenda pública acciones para la atención y mejorar el estado de la situación alimentaria y nutricional de la primera infancia en la ciudad.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna de opinión publicada en EL TIEMPO, 10 de diciembre de 2021