¿Para qué medimos a Bogotá?


El pasado miércoles el Programa Bogotá Cómo Vamos lanzó su Informe de Calidad de Vida. Se trata de un análisis de 14 sectores como la seguridad, la movilidad, la salud, la educación, entre otros, utilizando más de 500 indicadores objetivos para identificar los avances, pero también los retos de la ciudad.

Por supuesto, las cifras están sujetas a interpretaciones: así lo demostró el Alcalde Gustavo Petro en el evento de presentación de resultados. Él, desde su posición, mostró los logros de su administración; nosotros, como ejercicio ciudadano independiente, reconocemos lo positivo, pero a la vez, nos concentramos en mostrar dónde hace falta poner más esfuerzo.

Esto resulta indispensable en el marco de la actual campaña electoral. Los candidatos deben conocer cómo vamos en Bogotá, entender lo avanzado para no descuidarlo, identificar lo que nos hace falta, que aún es mucho, y proponer soluciones reales. Quien quede electo deberá construir un Plan de Desarrollo ambicioso, que jalone el avance de la ciudad, pero también, sustentado en la realidad para no hacer promesas que luego se incumplan y minen la confianza ciudadana.

Analicemos algunos sectores clave. Bogotá ha logrado avances indiscutibles en pobreza, tanto desde la perspectiva de ingresos como desde la llamada pobreza multidimensional, donde se tienen en cuenta otras variables como el empleo o la situación de la juventud y la infancia. La tendencia a la baja es una buena noticia, pero los 785.461 bogotanos en pobreza y los 147.760 en pobreza extrema a cierre de 2014 siguen necesitando soluciones, en una ciudad que es la segunda con mayor desigualdad de toda Colombia.

En seguridad, con excepción del hurto a comercio, todos los demás presentaron aumentos a cierre de 2014. En este sector, aunque resulte positivo el descenso de las lesiones personales o que la tasa de homicidio en Bogotá es menor a la de otras ciudades, no se deben invisibilizar otros problemas y la urgencia de buscar respuestas.

Estos ejemplos permiten entender que los avances existen, pero continuar identificando dónde hay problemas es indispensable. En la misma línea, el Informe señala aquellas localidades que concentran las principales problemáticas. Por sólo mencionar algunas: en Santa Fe se da la mayor deserción en la educación pública, Tunjuelito tiene la mayor mortalidad infantil por 1.000 nacidos vivos, Ciudad Bolívar concentra la mayor cantidad de ocupaciones ilegales y Los Mártires tiene el menor espacio público verde. Con ello, se busca no sólo ver el panorama general, sino identificar las realidades de los bogotanos en distintos territorios de la ciudad.

Este ejercicio, que se realiza desde hace 17 años y que hoy en día cuenta con 11 réplicas en Colombia y más de 50 versiones en Latinoamérica, busca hacer seguimiento a las políticas públicas y a los gobiernos. El objetivo no es sólo medir, sino hacer un llamado para que logremos una mejor calidad de vida urbana.