Planificar regionalmente post-Covid


En la crisis, también está la oportunidad. No es novedad mencionar que durante este mes, Bogotá y el país se encuentran en el momento más crítico desde que inició la pandemia; con resultados alarmantes en términos sanitarios, económicos y sociales. Sin embargo, la pandemia terminará y tendremos que trabajar para reactivar, reconstruir y reiniciar los planes y proyectos necesarios para mejorar la calidad de vida.

Uno de los temas fundamentales, a retomar en la agenda pública, es la planificación de Bogotá-Región, que busque una integración y coordinación entre la capital y los municipios de la región metropolitana. Esta integración traería para la ciudad beneficios de orden económico, social, ambiental y cultural en temas claves como: movilidad sostenible, protección de la Estructura Ecológica Ambiental, provisión de servicios públicos de calidad, entre otros.

Según el Censo 2018, el crecimiento poblacional de la capital se ha desacelerado a favor del aumento en la población de los municipios de Cundinamarca vecinos. En promedio, la región metropolitana, creció un 3,22% anual mientras que la población en Bogotá creció menos del 1%. Adicionando, que la población de Bogotá es aproximadamente cinco veces la población de sus municipios cercanos.

Estos datos revelan que, en el momento de retomar procesos claves de planificación regional como del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), pausado por la coyuntura, los diferentes actores que participen en el proyecto de una mejor ciudad, planifiquen desde una perspectiva de región donde se busque armonizar y dar soluciones a problemas críticos como la aglomeración urbana; la cual ha sido una de las causas que han profundizado la crisis sanitaria en la mayoría de ciudades del mundo.

Por: Felipe Bogotá, Director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org

Columna de opinión publicada en Diario ADN, 20 de agosto de 2020