Informe

de Calidad de Vida 2022

Bogotá como vamos

Presenta anualmente el Informe de Calidad de Vida en Bogotá, un documento que busca ser una herramienta para que tanto la administración, como los ciudadanos conozcan cómo va la ciudad y puedan tomar decisiones que mejoren su futuro. 

Felipe Mariño, director del programa Bogotá Cómo Vamos, enfatiza: “El valor agregado de este índice radica en su capacidad para identificar de manera más precisa las inequidades territoriales y poblacionales que más nos alejan de un desarrollo sostenible. Se convierte en una poderosa herramienta para orientar decisiones de política pública con el firme propósito de no dejar a nadie atrás”.   

Para el 2022 el Índice mostró un repunte en las condiciones de calidad de vida, cerrando con el mejor puntaje del periodo de estudio (85,8 puntos sobre 100), tras su peor puntaje en 2021 (78,2 puntos sobre 100). Lo anterior se debe a las mejoras en las condiciones de salud, seguridad, educación y empleo. Sin embargo, aún persisten retos en materia de movilidad y vivienda.

El Informe de Calidad de Vida 2022 cuenta con una propuesta metodológica innovadora orientada a posicionar al Programa como un actor fundamental del mejoramiento de la calidad de vida en la capital del país, vanguardia de los próximos 25 años. 

Dicha propuesta se conoce como el Índice Multidimensional de Calidad de Vida (IMCV), una herramienta que evalúa el progreso de la ciudad en los últimos 5 años, a través de 7 dimensiones y 47 indicadores. Para este último informe, el estudio arrojó un análisis más preciso de las brechas existentes en distintos territorios y poblaciones de la ciudad, que será un importante referente para los planes de desarrollo de Bogotá en el próximo cuatrienio.   

Conoce

cómo está la ciudad

Indicadores que explican mejoras

en la calidad de vida en 2022 

La Encuesta de Percepción Ciudadana

Reúne la voz de los y las bogotanos sobre su sentimiento de bienestar y satisfacción frente a los espacios y servicios que ofrece la ciudad. Esta es la versión Nro. 23 de la Encuesta de Percepción Ciudadana en la cual se entrevistó a 1.500 personas con representatividad por sexo, 3 grupos de estratos, 5 grupos de edad y 6 zonas urbanas, y con un margen de error del 2,6%.   

Para Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos, la Encuesta de Percepción Ciudadana 2023 “representa una valiosa contribución para la formulación del Plan de Desarrollo de Bogotá, ya que los resultados son fundamentales para la construcción de una ciudad que ofrezca mayores satisfacciones y promueva un espíritu optimista: “Estamos frente a una oportunidad excepcional para instar al próximo gobierno local a comprometerse con la ciudadanía en el contexto de la institucionalidad que conlleva un plan de desarrollo, tanto en términos de asignación presupuestal como en enfoque estratégico”.  

Esto son algunos de nuestros hallazgos

más importantes:

Orgullo, optimismo y satisfacción.

El orgullo aumentó notablemente entre 2022 y 2023 (pasó de un 35% a un 53%). Algo similar sucedió en la satisfacción de los ciudadanos con Bogotá como ciudad para vivir, pasó de 44% de ciudadanos satisfechos en 2022 a 53% en 2023.  

El porcentaje de bogotanos que consideran que las cosas van por mal camino aumentó (de 63% en 2022 a 69% en 2023). Los bogotanos parecen no ser muy optimistas, pero cuando comparamos estos datos con los de otras ciudades sale a la luz una tendencia nacional hacia el pesimismo desde 2022. 

Gestión :

Las personas que consideran que la gestión del alcalde fue mala pasó del 49% en 2019 a 33% en 2023, de la misma forma, las personas que consideran que la gestión del alcalde fue buena pasó del 19% en 2019 al 31% en 2023.  

Las mujeres perciben una mejor gestión que los hombres (35% consideran que la gestión fue buena frente a un 27% de los hombres).  

Recreación y Deporte, Cultura, Educación y Servicios Públicos:

Los aspectos que más mejoraron

Seguridad, Movilidad, Migración y Comportamiento Ciudadano:

Los aspectos que más mejoraron

La voz

de los bogotanos

Informe

Concejo Cómo Vamos 2023 - I

Informe de Concejo Cómo Vamos del primer semestre del 2023

Da pistas para que la corporación mejore varios indicadores de desempeño y de cómo es percibida por los bogotanos y bogotanas. Aunque el conocimiento que se tenía del Concejo pasó del 43% en 2002 al 84% en el 2022, aún existen retos en materia de cómo se percibe su gestión, pues desde que existe la medición de Bogotá Cómo Vamos, menos del 30% de la capital ha considerado buena su gestión de acuerdo con las Encuestas de Percepción Ciudadana de Bogotá Cómo Vamos.

Encontramos algunas pistas de estos resultados en el reciente informe de Concejo Cómo Vamos, en el que su principal característica es que da cuenta sobre los casi 4 años que va la presente cohorte de cabildantes. Aunque en el Concejo de Bogotá se trabajan muchas horas, se evidencian algunos problemas de eficiencia en el uso de ese tiempo. En este primer semestre del 2023, se realizaron 135 sesiones que, por el tiempo que tomaron, equivaldría aproximadamente a como si se hubiera trabajado todos los días hábiles del primer semestre calendario y 13 días de fines de semana adicionales. Estos números son muy superiores si se compara, por ejemplo, con lo que sesiona el Congreso de la República.

Ahora, los resultados obtenidos en este tiempo son significativos. En lo que va del cuatrienio, el Concejo de Bogotá realizó 967 sesiones, 466 destinadas a control político y 357 a actividad normativa. Ha debatido 690 proposiciones, es decir ha realizado 690 debates de control a la administración de la alcaldesa Claudia López y ha aprobado 288 proyectos de acuerdo.

Según la metodología de medición de Concejo Cómo Vamos, el índice de calidad del cuatrienio sería del 72%. Poniendo el foco solo en el primer semestre de 2023, el desempeño general del Concejo de Bogotá por componente encontramos lo siguiente: control político 83,05%, actividad normativa 86,5%, y cuórum y permanencia 65,09%.

Una de las hipótesis que se plantea desde Bogotá Cómo Vamos está más relacionada con el uso y aprovechamiento de ese tiempo, más que con la cantidad de tiempo que se destina al trabajo del cuerpo colegiado. La puntualidad, que es un aspecto que puede considerarse menor, empieza a cobrar relevancia si se analiza junto con otras variables en juego. En este caso, 127 de las 135 sesiones fueron citadas a las 9:00 am y ninguna comenzó puntual. Se evidenció cómo hubo sesiones en las que la aprobación del orden del día se dio hasta 1 hora después de la hora citada y el promedio del tiempo tomado en las 3 comisiones y en plenaria para conformar cuórum y aprobar el orden del día supera los 30 minutos y los 40 minutos respectivamente. La situación se agrava cuando el promedio de duración de cada sesión, que puede durar hasta 4 horas por reglamento, disminuyó de 3 horas y 42 minutos en el primer semestre del 2022, a 2 horas y 43 minutos en el primer semestre de este 2023. 

Lo anterior es relevante si se tiene en cuenta que la corporación solo pudo debatir 83 proposiciones de control político de 404 radicadas. La necesidad de llevar a cabo múltiples sesiones para debatir un mismo tema debido al bajo cuórum, la impuntualidad, la gestión inadecuada del tiempo o la dedicación excesiva a discursos introductorios ha provocado estos retrasos en el calendario de la corporación. 

Pero más allá del mensaje de eficiencia, es fundamental que la próxima cohorte de concejales y concejalas que arrancan su periodo de gestión el primero de enero del 2024, planteen herramientas de evaluación de la incidencia e impacto que tienen en la calidad de vida de Bogotá como el núcleo del propósito de la corporación. Una combinación entre el uso eficiente del tiempo y de los esfuerzos de los y las concejales/as y sus equipos y una gestión de sus atribuciones orientada a mejorar la cotidianidad de la ciudadanía, es el camino para mejorar el sentimiento de la capital frente a su gestión y su rol en la gobernanza de la ciudad. 

Resultados Generales del Concejo de Bogotá – Primer Semestre 2023:

Comparando con el semestre anterior (2022-2), hubo mejoras significativas en control político y actividad normativa, aunque cuórum y permanencia aún presenta desafíos. 

Datos para destacar del Primer Semestre 2023:

Concejo

Como Vamos

Concejo

Como Vamos

Informe

Primera Infancia 2022

Durante el cuatrienio 2020-2024 Bogotá Cómo Vamos y la Fundación Éxito han venido desarrollando una serie de informes para visibilizar el estado de la situación nutricional de la primera infancia en Bogotá, y para proponer recomendaciones de política pública que ayuden a avanzar en esta situación. 

En el contexto del Derecho a la Ciudad y del mejoramiento continuo de la calidad de vida, la seguridad alimentaria de los habitantes de las ciudades y, en especial del estado nutricional de la primera infancia, tiene un papel fundamental. En ese sentido, las principales preguntas que busca responder este informe son: ¿Cómo ha avanzado la situación nutricional de la primera infancia en Bogotá? Y de manera específica, ¿Cuáles son los avances en materia de los Cuatro Infaltables? (Desnutrición crónica en la primera infancia, Bajo peso al nacer, Exceso de peso en niños y niñas menores de 5 años, y Proporción de lactancia materna exclusiva) y ¿Cuáles son los avances reportados en materia de la situación nutricional de la primera infancia en el Plan Distrital de Desarrollo? 

Situación nutricional

en Bogotá

Índice de

Progreso de la Juventud 2016-2021

El Índice de Progreso de la Juventud- IPJ de la Red de Ciudades Cómo Vamos mide el bienestar de los jóvenes residentes en 15 ciudades colombianas entre 2016 y 2021. Desarrollado bajo el modelo conceptual del Índice de Progreso Social, el IPJ presenta una evaluación del bienestar de los jóvenes complementaria al progreso económico. Así, el IPJ se configura como una poderosa herramienta para detectar los retos presentan los territorios para el progreso social de sus jóvenes, evitando caer en las políticas que se centran exclusivamente en el desarrollo económico.   

La Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos adaptó el cálculo por países del Youth Progress Index del Social Progress Imperative a 15 ciudades colombianas. Esto permite evaluar la particularidad de cada ciudad en materia de bienestar juvenil, así como brindar una herramienta que permita repensar las políticas públicas locales y nacionales para los jóvenes. Dichas políticas deberían tener en cuenta que el desarrollo inclusivo se consigue persiguiendo de manera complementaria al desarrollo económico con el progreso social. 

El IPJ mide el bienestar de los jóvenes en tres dimensiones que deberían satisfacerse de manera transversal y simultánea: Necesidades Humanas Básicas, Fundamentos de Bienestar y Oportunidades. Cada dimensión se integra por cuatro componentes, y cada componente se construye a través de la trazabilidad de varios indicadores.   

Conoce

el bienestar de los jóvenes