Propuestas sobre seguridad ciudadana de los candidatos a la Alcaldía: viabilidad y alcance

La inseguridad se ha convertido en una preocupación creciente para los habitantes de Bogotá, y los candidatos a la alcaldía han reconocido su importancia al incluirla en sus Planes de Gobierno.

La importancia de la seguridad en el transporte público

El panel destacó que la seguridad en el transporte público no recibe la atención que merece en las propuestas de los candidatos. A pesar de que la percepción de seguridad en el sistema de transporte ha mejorado desde 2019, la brecha de género en esta percepción ha aumentado. Las mujeres se sienten cada vez más inseguras en TransMilenio en comparación con los hombres. Esto es relevante porque los indicadores convencionales a menudo ocultan factores que son importantes para la ciudadanía, como el acoso y la violencia sexual. Las propuestas de los candidatos carecen de esta «sensibilidad» hacia las preocupaciones de la ciudadanía, y sin abordar este aspecto, incluso las mejoras en otros puntos pueden dejar insatisfechos a los votantes. 

Conclusión

En resumen, la seguridad ciudadana es una prioridad indiscutible en Bogotá, y los candidatos deben ser capaces de ofrecer propuestas viables y efectivas. Esto implica un enfoque más concreto en la tecnología, una comprensión clara de las limitaciones en la gestión del pie de fuerza y una atención necesaria a la seguridad en el transporte público, especialmente en relación con el acoso y la violencia de género. Los bogotanos merecen un enfoque integral y sólido para abordar sus preocupaciones de seguridad en la ciudad. 

Para obtener más detalles sobre el foro y las discusiones completas, los invitamos a visitar la grabación en el canal de YouTube de El Tiempo. 

En un foro organizado por Bogotá Cómo Vamos, expertos analizaron las principales propuestas.

La inseguridad se ha convertido en una preocupación creciente para los habitantes de Bogotá, y los candidatos a la alcaldía han reconocido su importancia al incluirla en sus Planes de Gobierno. En un esfuerzo por analizar estas propuestas, Bogotá Cómo Vamos en colaboración con el Combo 2600 organizó el foro titulado «Las Propuestas de Seguridad de los Candidatos a la Alcaldía pasan al tablero«, donde tres expertas/os en el tema discutieron su viabilidad y alcance. En esta columna, compartiremos las conclusiones alcanzadas por Catalina Niño, Pamela Támara y Jairo García durante la tertulia. 

El contexto actual

Para comprender el panorama de seguridad en Bogotá, es esencial mirar las cifras. El «Informe de Calidad de Vida en Bogotá, 2022» de Bogotá Cómo Vamos indicó que, en dicho año, la seguridad mostró signos de mejora. Sin embargo, en 2023, algunos indicadores apuntan a una reversión de esta tendencia. Entre enero y agosto de este año se han registrado 43 homicidios y 18,775 hurtos más que en el mismo período del año anterior. Incluso la alcaldesa actual ha admitido que la seguridad es un área en deuda en su administración. Ante este contexto, surge la pregunta clave: ¿Qué proponen los candidatos y cuál es la viabilidad y alcance real de sus propuestas?

Tecnología y seguridad

Un tema recurrente en los Planes de Gobierno de los candidatos es la implementación de tecnología para combatir el crimen. Se mencionan cámaras de vigilancia, drones, robots e incluso globos aerostáticos. Además, se habla de conceptos como «Inteligencia Artificial» o «Big Data». Sin embargo, las/os invitadas/os coinciden en que estas propuestas deben ser más concretas antes de ser consideradas seriamente. Estas ideas conllevan costos significativos tanto en términos de capital como de operación, y su impacto directo en la prevención del delito es limitado. Es fundamental que estas inversiones tecnológicas no se centren únicamente en la seguridad, sino que se diseñen para abordar múltiples dimensiones de la ciudad, como la movilidad y el medio ambiente, sentando así las bases de una «Ciudad Inteligente» a largo plazo. 

El desafío del aumento del pie de fuerza

Cuatro de los nueve aspirantes a la alcaldía buscan aumentar el número de policías en la ciudad. Sin embargo, quedó claro que esta decisión no recae en el alcalde, ya que la Policía es una institución de carácter nacional. Gestionar un aumento en el pie de fuerza desde el Distrito es un proceso complejo, tanto que la administración actual intentó sin éxito y optó por proponer al Congreso la creación de una Policía Local, lo cual presenta desafíos técnicos que deben evaluarse minuciosamente. Esto resalta un punto crucial: el alcalde no puede resolver este problema solo. Su función principal es promover la coordinación interinstitucional en la gestión territorial de la seguridad. Sus estrategias deben alinearse con el Gobierno Nacional y trabajar en colaboración con la Policía Nacional a través de la Secretaría de Seguridad para lograr soluciones efectivas.