Puntualidad y permanencia, dos retos para los concejales de Bogotá

Del total de las sesiones desarrolladas por el Concejo de Bogotá durante el segundo semestre de 2022, menos del 4% iniciaron puntuales y más del 30% arrancaron luego de los 30 minutos de citadas.

Debates de ciudad como Región Metropolitana se demoraron más de 40 minutos en iniciar, así como debates de control político de temas apremiantes de ciudad los cuales cuentan con la presencia tanto de secretarios como de delegados de la Administración Distrital.

El equipo de Concejo Cómo Vamos, como ejercicio ciudadano de veeduría y control social al Concejo de Bogotá realiza un acompañamiento diario a las sesiones de la corporación, evidenció que este tiempo no es repuesto durante las sesiones. El Concejo de Bogotá no solo inicia tarde las sesiones, sino que acaban antes de las 4 horas sin haber culminado los temas como se sugiere en el Acuerdo 741 de 2019, del reglamento interno de la corporación, y sus modificaciones.

Durante el segundo semestre de 2022 de las 142 sesiones que realizó el Concejo de Bogotá en el segundo semestre, el 58% duraron menos de 3,5 horas, y de estas, el 43% se terminaron sin haber cerrado el debate, esto, en parte, porque no hubo la cantidad de concejales suficientes para continuarlas y aprobar sesión permanente.

Concejo Cómo Vamos ha evidenciado a su vez que el promedio de permanencia de los concejales y concejalas en las mismas es del 58% del total de cabildantes que deberían acompañar las sesiones. Sin embargo, el 100% ellos hacen efectivo el pago de las sesiones, independiente de cuánto tiempo estuvo en ella o si se logró dar cierre al debate.

Lo anterior deriva en que el Concejo tome más de una sesión en los debates de ciudad y provoca un represamiento de temas en la agenda. Por ejemplo, durante el segundo semestre 2022 se aprobaron 354 proposiciones, pero sólo se debatieron 56; es decir sólo el 15% de estas.

En el informe que publicará en los próximos días Concejo Cómo Vamos se conocerán más detalles de esto y, sobre todo, del desempeño individual de cada concejal frente a su asistencia y permanencia; así como la gestión de cada comisión y Plenaria.

Así pues, tal vez la implementación del nuevo hábito de llegar a tiempo a las sesiones podría traer consigo una mayor eficiencia en el trámite de los debates para la evacuación de temas o al menos que se pueda llegar a las 4 horas de sesión.

Por: Érika Huartos Castañeda de Bogotá Cómo Vamos

Columna de opinión publicada en el diario EL TIEMPO, 07 de febrero de 2023