¿QUIÉN TIENE LA RAZÓN SOBRE LA CALIDAD DEL AGUA EN BOGOTÁ?


Después del informe presentado por Noticias UNO, en el que se puso en duda la calidad del agua en Bogotá, diferentes bancadas de la Corporación Distrital citaron a debate de control político al gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado “EAAB- para que respondiera a la denuncias presentadas sobre el caso.

El presidente del Concejo dejo constancia de la inasistencia de la secretaria de Ambiente Susana Muhamad y del director del FOPAE Javier Pava Sánchez, quienes también fueron invitados al debate. Voceros de los partidos Liberal, Verde, PIN, Cambio Radical, MIRA y la U, rechazaron públicamente la obstrucción de información para conocer los estudios que dan cuenta de la potabilidad del agua que se les suministra a los Bogotanos.

De acuerdo a las declaraciones presentadas por María Victoria Vargas, concejal del partido Liberal, se han presentado tres versiones diferentes sobre estos hechos (Noticias UNO y dos de la EAAB), los tres informes contienen imprecisiones de contenido (presencia de bacterias) y de fecha, por lo que cabe la pregunta “¿a cuál hay que hacerle caso?”.

Otros cabildantes como Antonio Sanguino (PV), señalaron que la información se esta manipulando para que la opinión pública no se alarme, pero en los últimos años el deterioro de la calidad del agua tratada es evidente.
Lo cierto, es que la Superintendencia de Servicios Públicos sancionó en 2011 a la Empresa por estos hechos y otras entidades del Distrito como la Personería, la Secretaría de Salud y el Instituto Nacional de Salud ya habían advertido sobre el tema.

El secretario de Gobierno Guillermo Asprilla y el gerente de la Empresa de Acueducto Diego Bravo, rechazaron las denuncias presentadas por los Concejales y por los medios, y catalogaron como “un falso positivo” para la ciudad la manera como se maneja la información.

A pesar de que los Concejales no quedaron satisfechos con las respuestas, el Gobierno Distrital reiteró una vez más que al agua de Bogotá es potable y se somete a las evaluaciones necesarias para entregarles a los ciudadanos el mejor servicio.