Rescate social


Este martes la alcaldesa Claudia López anunció el Plan cambio y rescate social. Según lo expuesto por la mandataria, es una ambiciosa apuesta para mitigar los impactos socioeconómicos de la crisis y reactivar la economía de la ciudad; focalizando a las familias en pobreza, jóvenes y mujeres. Sin embargo, ante este tipo de anuncios, es necesario preguntarse: ¿es pertinente el plan propuesto? Y, más importante, ¿es viable? Esta propuesta será presentada y sometida a debate en el Concejo de Bogotá para su aprobación, en las próximas semanas.

Este plan es pertinente, tanto por la coyuntura, como por las principales líneas estratégicas que plantea. Aumentar la cobertura de renta básica, incentivar el empleo, mayores oportunidades educativas para los jóvenes y apalancar las pequeñas y medianas empresas, es direccionar los recursos a los principales problemas sociales y económicos de la ciudad. Según el DANE, la pobreza extrema aumentó (9,1%), la tasa de desempleo juvenil está 9,8% por encima de la tasa general (20,1%) y la cantidad de jóvenes que no estudian ni trabajan, a cierre de 2020, fue de 541.626 de los cuales el 60% son mujeres.

Respecto a la viabilidad, hay un entorno habilitante denominado urgencia. La ciudad no aguanta más en perdida de empleo, cierre de empresas y personas pasando hambre; de esta manera las diferentes instituciones públicas y privadas están frente a un contexto de emergencia que haría suponer que las voluntades políticas, para avanzar en las diferentes iniciativas, estarán disponibles.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 27 de mayo de 2021