Artículos

Charlas bogotanas: Informalidad, un gran reto para los jóvenes

Informalidad, un gran reto para los jóvenes

Se suma a la falta de oportunidades de formación para el mercado laboral.

Con la mira puesta en la situación de los jóvenes con potencial en la capital, el informe ‘Global Opportunity Youth Network: Bogotá’ presenta un panorama complejo, especialmente en el eje de acceso a la educación posmedia, lo que impacta directamente en las oportunidades laborales. 

Cuando se refieren a jóvenes con potencial se refieren a aquellos que anteriormente se clasificaban como 'Ninis', que ni estudian, ni trabajan, sin embargo el cambio en la denominación responde a la carga negativa con la que se había relacionado esta expresión.

“En toda la agenda de inclusión y desarrollo el lenguaje es importante, por eso buscamos cambiar esos prejuicios cargados en la expresión de ‘Ninis’, porque es una forma que desconoce aspectos como el entorno”, explica Germán Barragán, gerente de Educación y Empleo de la Fundación Corona.

Jóvenes con potencial en Bogotá

Retos en la formación 

Durante el año pasado en la ciudad, cerca de 510 mil jóvenes se inscribieron a un programa de formación. De ellos, 279 mil fueron admitidos y solo 214 mil iniciaron su formación, poco menos de la mitad. 

De acuerdo con Germán Barragán, el acceso sin duda es distinto a cada una de las ofertas de educación posmedia, pero acceder a la universidad o formaciones técnicas no es lo mismo.

“La formación escolar está relacionada con las posibilidades de acceso y permanencia en la posmedia. Si no se adquieren las habilidades suficientes en los primeros años es posible que no pasen a la formación posmedia, que no se puedan mantener o que no puedan culminar sus estudios”, dice.

Desafortunadamente la virtualidad forzada por la pandemia impactará en esos niveles de aprendizaje para niños, niñas y jóvenes. 

A estas carencias, se suma la falta de acceso a información sobre las opciones de educación, que no se limitan a la universitaria, técnica o tecnólogica.

“Los jóvenes tampoco tienen acceso para vislumbrar las alternativas de formación vinculadas con un mercado laboral real y esa información se relaciona con sus entornos. Grandes segmentos de la población no tienen pares o familia vinculados al mercado laboral formal y sus expectativas están condicionadas a ello”, afirma el gerente.

En las cifras de jóvenes con potencial también se suman quienes están en el mercado laboral informal, pues en él no hay garantías a largo plazo.

“Es tremendamente importante que en estos años más productivos tengan la posibilidad de solventar necesidades a largo plazo y en la informalidad casi nunca se logra”, dice Barragán y advierte que vale la pena no confundir el emprendimiento con el rebusque, pues desde la necesidad, la consolidación de un negocio que genere empleo formal es improbable.

 

*Especial Charlas Bogotanas - Jóvenes con potencial, septiembre 2021

Por: Redacción Bogotá, Diario Gratuito ADN

Artículo publicado en impreso y digital el 20 de septiembre de 2021.

Artículos

Trabajo intersectorial para mejorar el estado nutricional de la…

Bogotá Cómo Vamos y Fundación Éxito presentaron a entidades distritales y nacionales los resultados de su más reciente informe de seguimiento a las recomendaciones realizadas al Plan de Desarrollo Distrital 2020- 2024  


Desde el año 2019, Bogotá Cómo Vamos, en alianza con la Fundación Éxito, realiza una serie de informes e investigaciones para conocer la situación nutricional y la seguridad alimentaria de la primera infancia en Bogotá.  

 Con el propósito posicionar la situación alimentaria de los más pequeños como una prioridad en la agenda pública, en el 2020 se elaboró un documento con una serie de acciones específicas para incorporar 4 metas infaltables al Plan Distrital de Desarrollo 2021-2024: disminuir a 13% la desnutrición crónica, a 12% el bajo peso al nacer, a 8% el exceso de peso en menores de 5 años y aumentar a 4 meses la mediana de lactancia materna exclusiva.  

 ¿Por qué establecer metas claras en la disminución de dichos indicadores? Bajar el índice de bajo peso al nacer favorece la disminución de la desnutrición crónica, la cual tiene un impacto negativo en el desarrollo cerebral de los infantes; a su vez, la prevención y disminución de la desnutrición crónica es un factor protector para prevenir la obesidad infantil a edad temprana. El exceso de peso se considera una epidemia y un problema de salud pública global. 

 El 26 de agosto de 2021, se socializó a la Secretaría de Salud, Educación, Integración Social, Gobierno, Desarrollo Económico, Secretaría General y a ICBF los resultados y principales hallazgos del informe de Seguimiento a las recomendaciones realizadas al Plan de Desarrollo Distrital 2020- 2024’ y cómo avanzan los indicadores de los infaltables.  

En 2019, el bajo peso al nacer fue de 14% y para el 2020 alcanzó un resultado de 13,6%. Por otro lado, en la prevalencia de desnutrición crónica se observó un aumento de cerca de 3 p.p. (15,5%) en comparación con el año 2019 (12,1%); y el indicador de exceso de peso, pasó de 3,6% (2019) a 5,1% (2020).  

Frente a las acciones realizadas por las diferentes instituciones, por ejemplo, frente a la disminución de desnutrición crónica, resaltaron, entre otras: el seguimiento de casos de desnutrición en los territorios, en jardines y colegios; orientaciones pedagógicas nutricionales; toma de talla y peso de niños y niñas con el fin de generar alertas tempranas; mesa estratégica de alimentación saludable a raíz de la pandemia.   

Por su parte, frente a la promoción de estilos de vida saludable y evitar el sobrepeso en niños y niñas, comentaron también: el desarrollo programas para acceder a ejercicios, actividad física y educación frente a la buena alimentación; acceso a alimentación más saludable; equipos pedagógicos alrededor del tema para su promoción; la implementación del Acuerdo No. 807 de 2021 de Bogotá para regular la publicidad de comidas azucaradas y procesadas; entre otros.    

Las diferentes entidades manifestaron la importancia del trabajo intersectorial para mejorar el estado nutricional de la primera infancia en Bogotá; incorporando a su vez, una perspectiva integral que va desde el hogar, las familias y los entornos.  


Bogotá Cómo Vamos y Fundación Éxito, seguirán trabajando por socializar, con información y datos estadísticos objetivos, las condiciones de vida de los niños y niñas menores de 5 años que residen en la capital del país. Su propósito es ayudarle a la Administración Distrital a trazar políticas públicas basadas en evidencia y promover la participación informada de la ciudadanía en decisiones dirigidas a garantizar el bienestar de la Primera Infancia en Bogotá. 

Artículos

Proyecto de Acuerdo POT Bogotá, 2022-2035

El POT es la carta de navegación de los municipios y distritos para planear su desarrollo de tal forma que puedan prepararse a los desafíos del crecimiento, mejorar la calidad de vida de las personas y la competitividad de las ciudades. Esta norma establece los usos del suelo, y los lineamientos de crecimiento de la ciudad. Garantiza el cuidado de los recursos naturales y áreas protegidas. Le permite a los ciudadanos y a la Administración Distrital orientar sus acciones en materia de desarrollo urbano y rural.

El viernes 10 de septiembre, la Administración Distrital radicó ante el Concejo de Bogotá el proyecto de Acuerdo del Plan de Ordenamiento Territorial, Bogotá Reverdece 2022-2035. A partir de esta fecha, el cabildo distrital tendrá 90 días para el tramité de revisión, discusión y debate de la iniciativa en la Comisión Plan y la Plenaria.

Puede consultar nuestra página Plan de Ordenamiento Territorial, para conocer más sobre la iniciativa y las discusiones que tendrá el proyecto en la Corporación.

Aquí puede descargar documento radicado ante el Concejo de Bogotá

Artículos

Informe de Pobreza y Desigualdad 2018- 2020

La Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos, presentó esta semana los resultados del segundo informe de pobreza y desigualdad, 2018-2020, en 14 ciudades capitales de Colombia y sus áreas metropolitanas (A.M.): Bogotá, Bucaramanga, Medellín Quibdó, Armenia, Pereira, Manizales, Ibagué, Cartagena, Cali, Santa Marta, Barranquilla, Montería y Cúcuta.

En Quibdó más del 60% de su población vive en condiciones de pobreza monetaria y alrededor del 30% de sus ciudadanos tienen ingresos inferiores a la línea de pobreza extrema. Por su parte, Manizales y su área metropolitana, registró las menores cifras de pobreza monetaria extrema para el 2018, 2019 y 2020; sin embargo, en Bogotá se presentaron los mejores resultados frente a la  pobreza multidimensional, posiblemente debido a la infraestructura de la ciudad, que reduce las privaciones de la población.

Este documento surge en el marco de los 5 retos urbanos propuestos por alianza entre Fundación Corona, el PNUD y la Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos, que identificaron las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que son relevantes y medibles a nivel urbano y transversales para todas las ciudades.

Conoce y descarga el documentos completo

Artículos

El retroceso en nutrición infantil

La nutrición infantil en Bogotá retrocedió. El aumento de la pobreza, la pérdida de empleo y la caída de ingresos de los hogares, también pusieron en alerta la situación de la niñez en la ciudad. Además, el sistema de salud tuvo que abocarse a contener la pandemia, lo cual pudo afectar la prestación de servicios para la atención integral a madres gestantes, niños y niñas; teniendo consecuencias en los principales indicadores de seguridad alimentaria para la primera infancia.

Frente al 2019, en el 2020 se observó un aumento de 3 puntos porcentuales (p.p.) en la desnutrición crónica (15,5%). El exceso de peso subió 1,5 p.p., quedando en 5,1% y retomando casi la situación inicial de hace 14 años. Cuando un niño o niña no puede acceder a una alimentación saludable, o una madre gestante no puede contar con una atención oportuna para los controles y asesorías, estamos frente a una situación que es necesario atender.

Este contexto fue analizado en el documento “Seguimiento a las recomendaciones realizadas al Plan de Desarrollo Distrital 2020- 2024 de Bogotá para mejorar el estado nutricional de la primera infancia en Bogotá”, elaborado por Bogotá Cómo Vamos y la Fundación Éxito, el cual hace un llamado a tomar acciones, y de manera intersectorial, para trabajar juntos por el bienestar futuro de los niños y niñas en la ciudad.

Este informe, nuevamente hace un llamado a la Administración a tener como hoja de ruta 4 infaltables por la primera infancia para el año 2024: 1) disminuir a 12% el bajo peso al nacer; 2) aumentar a 4 meses la duración mediana de la lactancia materna exclusiva; 3) disminuir a 14% la desnutrición crónica en la primera infancia; y 4) disminuir a 3,5 % el exceso de peso en niños y niñas menores de 5 años.

Es importante destacar que la Administración ha tomado medidas para mitigar estos impactos a través de programas como: transferencias monetarias, ayudas alimentarias, asistencias técnicas para la atención integral, mesas distritales, entre otras. Sin embargo, una de las lecciones que dejó la pandemia es que este es el momento para cambiar el paradigma sobre el cual tenemos construida la política pública. En este sentido, es indispensable un cambio de enfoque, pasar de una atención asistencial hacia uno de derechos y obligaciones; que promueva el trabajo intersectorial, articulado y de cara a la participación y la corresponsabilidad de la comunidad, para impactar de manera positiva a la primera infancia y a sus familias.

Finalmente, es esencial detener el aumento de la pobreza, recuperar la actividad económica y generar empleo inclusivo; principalmente para las mujeres, desde una perspectiva de género que comprende los determinantes sociales y económicos. También, que el sistema de salud pueda volver a trabajar a toda su capacidad en los retos de salud pública, como es la seguridad alimentaria, así como en los diversos temas estratégicos de ciudad; para esto, es fundamental el avance del proceso de vacunación masivo que vaya direccionando a Bogotá hacia la inmunidad de rebaño.

La capital del país ha avanzado en la garantía de derechos de los menores de 5 años; sin embargo, dentro de los efectos de la crisis sanitaria y económica generada por la pandemia, se puede observar retrocesos en los principales indicadores de seguridad alimentaria para la primera infancia; lo cual hace un llamado, a poder priorizar en la agenda pública acciones para la atención y programas específicos y diferenciales para mejorar la situación alimentaria y nutricional de los niños y niñas de Bogotá y sus familias.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en EL TIEMPO, 28 de agosto de 2021

Artículos

1.9 billones para garantizar la operación de TransMilenio y…

En segundo debate, el Concejo de Bogotá aprobó el proyecto de Acuerdo que busca hacer modificaciones en materia hacendataria y realizar una adición presupuestal para el sector movilidad, social y órganos de control; asignando recursos por $770.000 millones para programas sociales en primera infancia, generación de empleo, formación de jóvenes, subsidios de vivienda, transferencias monetarias, red pública hospitalaria; así mismo, se asignaron $1.1 billones para el Fondo de Estabilización Tarifaria (FET) porque los costos operacionales superan los ingresos de la tarifa de TransMilenio. La Personería de Bogotá tendrá recursos adicionales por $2.000 millones de pesos y la Contraloría Distrital por $3.000. 

La concejal Ati Quigua, del movimiento MAIS, ratificó su ponencia negativa, señalando que la iniciativa presentada por la Administración no era un rescate social sino a TransMilenio; sistema que presenta un déficit de 2.4 billones. Para ella, la prioridad debe ser atender la crisis social y económica, argumentando que la ciudad retrocedió en pobreza y desigualdad. Para la cabildante, la propuesta debería ser separada en dos proyectos: por un lado, uno que contemple el rubro de 1.1 billones para la operación de TransMilenio y, otro con los 770.000 millones para programas sociales; estando de acuerdo los concejales Diego Cancino y Heidy Sánchez. Celio Nieves, Álvaro Argote y María Fernanda Rojas, pese a votar negativamente la ponencia de la concejal Quigua, expresaron su deseo de no acompañar el traslado de recursos para TransMilenio.  

 Andrés Forero, Carlos Carrillo, María Victoria Vargas, Ana Teresa Bernal y Susana Muhamad manifestaron que es ilegal la iniciativa ya que destina recursos del cupo de endeudamiento para pagar deuda, además de incluir gastos de funcionamiento; por lo cual incumple la Ley 358 de 1997 en la que se dictan disposiciones en materia de endeudamiento de los entes territoriales. En el transcurso de la discusión se recordó que cursa una tutela por vulneración de derechos de los concejales de Carlos Carrillo y Ati Quigua, en primer debate, por la no discusión de artículo por artículo, y por someter a votación una proposición sustitutiva con el articulado en bloque. Por esa razón, para los concejales Carlos Galán, Manuel Sarmiento y Luis Carlos Leal el trámite del proyecto de Acuerdo está viciado.  

Los concejales Carolina Arbeláez y Rubén Torrado señalaron que el 62% de los recursos van dirigidos a TransMilenio y el 37% dirigido a la población vulnerable; confirmando su ponencia positiva. La concejal Arbeláez enfatizó en las ayudas para quienes tienen obligaciones con el Distrito y para quienes tributan, incluyendo en su ponencia alivios para ellos; “los contribuyentes, responsables, y deudores solidarios de los tributos distritales, que hayan entrado en mora por sus obligaciones tributarias durante el 12 de marzo de 2020, fecha en que se declaró la emergencia sanitaria, y la fecha de publicación del presente acuerdo, se exonerarán del 100% de los intereses y sanciones causados, siempre que a más tardar el 15 de diciembre de 2021, paguen el cien por ciento (100%) del capital adeudado”, así mismo, en los beneficios para deudores de obligaciones no tributarias; quienes podrán acceder a un descuento del 60% del capital y el 100% de los interés, siempre y cuando cancelen el 40% restante del total de la deuda antes del 15 de diciembre.  

El concejal del partido de la U, Rubén Torrado, resaltó que se introdujo en el proyecto la protección al sistema de transporte masivo del vandalismo; también, destacó que la Administración debe presentar un plan para garantizar la sostenibilidad de TransMilenio. Fue enfático en señalar que se incorporaron recursos para temas sociales; destacando que la Secretaría Distrital de Hacienda aprobó $100.000 millones adicionales por concepto de adelanto de recursos de cupo de endeudamiento a la Secretaría de Salud ($60.000 millones, que serán destinados para acreencia de las redes, y $40.000 millones al pago de talento humano de salud para lo que queda del año) y se aceptaron recursos para para órganos de control, fondo cuenta Concejo, Secretaría de Cultura, Atenea, IDPAC y Catastro.  

Otro de los temas de debate fue la destinación de 5.000 millones para la Contraloría y Personería de Bogotá. La concejal Marisol Gómez presentó una proposición supresiva para eliminar el artículo 3° del proyecto de acuerdo que asignaba los recursos a estas entidades; sin embargo, fue denegada por la plenaria 27 a 17. En reiteradas ocasiones los concejales solicitaron al Secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, explicar las razones del porqué de la solicitud de estos recursos. 

Finalmente, la concejal Lucía Bastidas recordó que a la Administración se le han dado todas las herramientas, por parte de la corporación, para enfrentar la crisis y deben dar resultados.  

 El Distrito contempla presentar al Concejo de Bogotá; otro rescate social para el año 2022.  

Después de 35 horas de discusión, y con la aprobación del proyecto de Acuerdo, se destinarán $1.1 billones para garantizar el funcionamiento TransMilenio; $15.000 millones para el funcionamiento de entidades del distrito y $770.000 millones para programas sociales. De ellos, $41.400 millones para proyectos dirigidos a la primera infancia; $389.303 millones para transferencias monetarias a hogares (renta básica); $114.277 millones para programas de educación, empleo y generación de ingresos de jóvenes y mujeres de diferentes entidades; $91.982 millones para vivienda; dentro de los cuales se incluyen subsidios que dará el Distrito para compra de vivienda nueva o en modalidad de arriendo, apoyo a las subredes de salud $100.000 millones, mejoramiento vial $32.450 millones y otros $9.000 millones. 

Ver más →  17 agosto, 18 agosto, 19 agosto

Concejo Cómo Vamos, ejercicio ciudadano de seguimiento y monitoreo al desempeño institucional del Concejo de Bogotá D.C. 

 

 

 

Artículos

Hambre y niñez

¿Cómo avanzan las metas infaltables propuestas para mejorar la nutrición de los niños y niñas en la primera infancia? ¿Cómo afectó la pandemia su situación en Bogotá?

Esto se ha evidenciado en el informe de Seguimiento a las recomendaciones realizadas al Plan de Desarrollo Distrital 2020- 2024 para mejorar el estado nutricional de la primera infancia, elaborado por Bogotá Cómo Vamos y la Fundación Éxito. Uno de los datos que expone es que el indicador de desnutrición crónica, durante el 2008-2019, tuvo una reducción del 5%; sin embargo, para el 2020 presentó un aumento de 3 puntos porcentuales (15,5%) en comparación con el año 2019 (12,1%).

A nivel territorial, las localidades que registraron una mayor prevalencia fueron: Usme (17,3%), Sumapaz (16,9%) y Ciudad Bolívar (14%); y las de menor: Engativá, Suba y Barrios Unidos. También se puede evidenciar junto con los resultados de la tercera fase de la encuesta #miVozmiCiudad; en la zona sur oriental y sur occidental, el 45% y 42% de las personas encuestadas manifestaron haber pasado hambre en la última semana por falta de recursos.

La desnutrición temprana puede presentar efectos en la primera infancia; reduce la capacidad de aprender, el rendimiento escolar y la productividad económica en la vida adulta. Es por esta razón que desde Bogotá Cómo Vamos, nuevamente se hace un llamado a priorizar la erradicación de la desnutrición crónica; formulando acciones integrales e intersectoriales, principalmente en los sectores salud, integración social, educación y desarrollo económico, para trabajar juntos por el bienestar futuro de los niños y niñas de la ciudad.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 26 de agosto de 2021

Artículos

¿Cómo avanzan los indicadores infaltables para mejorar el estado…

* El programa Bogotá Cómo Vamos y la Fundación Éxito entregan el documento “Seguimiento a las recomendaciones realizadas al Plan de Desarrollo Distrital 2020-2024 para mejorar el estado nutricional de la primera infancia en Bogotá”.                                            

* En él se identifican los avances respecto a las metas propuestas para la reducción de los indicadores de desnutrición crónica, bajo peso al nacer y exceso de peso en menores de 5 años y, sobre la lactancia materna exclusiva.

26 de agosto de 2021. Disminuir a 13% la desnutrición crónica, a 12% el bajo peso al nacer, a 8% el exceso de peso en menores de 5 años y aumentar a 4 meses la mediana de lactancia materna exclusiva, fueron los ‘4 infaltables’ propuestos al Plan de Desarrollo Distrital – PDD, para así mejorar el bienestar de la Primera Infancia en Bogotá a 2024.

El documento “Seguimiento a las recomendaciones realizadas al Plan de Desarrollo Distrital 2020- 2024 para mejorar el estado nutricional de la primera infancia en Bogotá”, elaborado por el programa Bogotá Cómo Vamos y la Fundación Éxito, realiza un seguimiento a la gestión del primer año de la Administración Distrital, para lograr las metas propuestas de estos 4 indicadores.

De igual manera, el informe propone cambiar hacia un enfoque de derechos; que también promueva un trabajo intersectorial y de frente a la participación y corresponsabilidad de la comunidad.

Ahora, teniendo en cuenta que el Sistema de Vigilancia Alimentaria y Nutricional (SISVAN) de la Secretaría Distrital de Salud reportó un cambio y recálculo para los indicadores de desnutrición crónica y exceso de peso, se propone, de igual manera, el ajuste a las metas propuestas quedando así: disminuir la prevalencia de desnutrición crónica al 14% y disminuir a 3,5% el exceso de peso, para el año 2024.

Desde 2019, Bogotá Cómo Vamos y Fundación Éxito trabajan en alianza para socializar, con información y datos estadísticos objetivos, las condiciones de vida de los niños y niñas menores de 5 años que residen en la capital del país. Su propósito es ayudarle a la Administración Distrital a trazar políticas públicas basadas en evidencia y promover la participación informada de la ciudadanía en decisiones dirigidas a garantizar el bienestar de la Primera Infancia en Bogotá.

El último aporte de esta alianza fue el documento “Una mirada a la situación nutricional de niños y niñas en Bogotá en tiempos de pandemia, análisis y recomendaciones de política pública” (noviembre 2020), que propone el Índice de Situación Nutricional en la Primera Infancia para Bogotá; y analiza el estado de salud y nutrición de los niños y niñas cuya situación de vulnerabilidad pudo verse agudizada por la emergencia sanitaria.


Seguimiento al Infaltable: Disminuir a 12% el bajo peso al nacer en Bogotá a 2024. El término ‘bajo peso al nacer’ se define como todo recién nacido con un peso inferior a 2.500 gramos.

En 2019, la prevalencia de bajo peso al nacer fue de 14% y, para el 2020, alcanzó un resultado de 13,6%. Ahora, según datos preliminares del Registro Único de Afiliados (RUAF) de la Secretaría Distrital de Salud, en el primer trimestre del 2021 la prevalencia llegó a un 14,9%; un aumento de 1 p.p. frente al primer trimestre del 2020, donde fue de 13,9%.

Las localidades con mayor prevalencia son: Los Mártires (18,1%), Chapinero (17,1%) y Usme (16,9%). A su vez, las localidades con la menor prevalencia fueron: Teusaquillo (12,2%), Tunjuelito (12,9%) y Suba (13,5%).

Recomendaciones:

* Fortalecer las acciones de Inspección, Vigilancia y Control, para exigir el cumplimiento de los estándares y requisitos mínimos de habilitación de servicios de atención materno perinatal. Pensar en metodologías pedagógicas para las atenciones prenatales que permita a la madre mejorar su alimentación, salud y preparar el entorno para favorecer la lactancia materna.

* Establecer una estrategia conjunta con Entidades Administradoras de Planes de Beneficios (EAPB) y con Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud para mejorar la calidad de la atención a través de las rutas de atención preconcepcional y concepcional.

* Priorizar acciones de prevención, planificación familiar, captación temprana y canalización, hacia los servicios de salud, el grupo de adolescentes gestantes; ya que el embarazo a edades tempranas es un factor de riesgo para presentar bajo peso al nacer.


Seguimiento al Infaltable: Aumentar a 4 meses la duración mediana de la lactancia materna exclusiva en Bogotá. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los niños y niñas deben ser amamantados exclusivamente durante los primeros 6 meses de vida y, de manera complementaria junto con los alimentos, hasta los 2 años o más. 

El indicador de lactancia materna cambió su forma de medición a porcentaje, lo cual no permite evidenciar la mediana de duración; sólo permite relacionar que, para el año 2020, 1 de cada 2 niños menores de 6 meses atendidos en consulta reciben lactancia materna exclusiva.

Según datos para el primer trimestre del 2021 del Sistema de Vigilancia Alimentaria y Nutricional (SISVAN) de la Secretaría Distrital de Salud, el 52,1% de los menores de seis meses que han estado en consulta médica, reportan tener lactancia materna exclusiva; también el 44,2% de los niños y las niñas entre 6 meses y 2 años reportan continuar con la lactancia materna complementaria.

Las localidades con mayor porcentaje de lactancia materna exclusiva son: Santa Fe (70,6%), La Candelaria (68,5%), San Cristóbal (67,7%), Suba (67,7%) y Los Mártires (67,7%). Por su parte, las localidades que presentaron menor porcentaje fueron: Usme (34,1%), Ciudad Bolívar (35,2%) y Tunjuelito (38,6%).

Recomendaciones:

* Fomentar en los controles prenatales el conocimiento de la importancia del inicio temprano de la lactancia materna durante la primera hora de vida del recién nacido.

* Intensificar la promoción de la práctica de la lactancia materna en los espacios de vida cotidiana donde está la madre: en el hogar, en el ámbito comunitario y en el espacio laboral, como sería a través de las Salas Amigas de la Familia Lactante (SAFL) o de salas móviles, teniendo también presentes las madres que están en espacios de trabajo informal.

*Crear una consulta especializada en lactancia materna en las instituciones de salud que asegure a la familia una atención personalizada.

* Crear incentivos para empresas y organizaciones que adelanten acciones de promoción de la lactancia materna con sus empleados y/o en su área de influencia.

* Desarrollar acciones intersectoriales para brindar apoyo a las familias lactantes; promover el encuentro, fortalecer la participación de los papás y crear grupos comunitarios de apoyo a través de la promoción de entornos protectores.


Seguimiento al Infaltable: Bajar a 14% la desnutrición crónica en la primera infancia. El niño que registra desnutrición crónica presenta un retraso en el crecimiento (no alcanza la talla recomendada para su edad) y sus capacidades cognitivas e intelectuales se ven afectadas, lo que tiene consecuencias irreversibles para su vida.

Entre 2008 y 2019, la prevalencia de desnutrición crónica ha tenido una tendencia decreciente, presentando una reducción de 5 p.p.; pasó de 17,1% a 12,1%. Sin embargo, para el 2020, se observó un aumento de cerca de 3 p.p. (15,5%) en comparación con el año 2019 (12,1%).

Ahora, durante el primer trimestre del año 2021, se tiene como dato parcial una prevalencia del 12,3%.

Las localidades que presentan una mayor prevalencia son: Usme (17,3%), Sumapaz (16,9%) y Ciudad Bolívar (14%). Por su parte, las localidades con menor prevalencia fueron: Engativá (10,3%), Suba (10,1%) y Barrios Unidos (8,7%).

Recomendaciones:

* Priorizar la erradicación de la desnutrición crónica como un problema social reversible. Formular acciones intersectoriales, en el marco de la Guía de Atención a la Desnutrición Crónica (2019).

* Considerar la educación alimentaria y nutricional de la familia como eje central.

* La desnutrición crónica está relacionada con determinantes del orden estructural, como son las condiciones de vulnerabilidad social y desempleo. Dentro de los sectores a vincular está la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico a través de sus políticas públicas (Política pública de trabajo decente y digno y Política Distrital de Productividad, Competitividad y Desarrollo Socioeconómico).

* Una de las líneas de acción incluidas en la Política Distrital de Seguridad Alimentaria y Nutricional es “Mejorar las condiciones de empleo y/o emprendimiento de las personas cabeza de hogar con menores de cinco (5) años reportados por desnutrición aguda en la SDS”; por lo que se sugiere incluir también los casos de desnutrición crónica y exceso de peso, fomentando estos procesos de articulación en los Comités Locales de Seguridad Alimentaria y Nutricional.


Seguimiento al Infaltable: Disminuir a 3,5 % el exceso de peso. El exceso de peso se define como la suma de sobrepeso y obesidad y se presenta cuando el consumo energético alimentario es mayor al gasto energético que realiza el cuerpo, lo que deriva en la acumulación excesiva de grasa. Ello trae implicaciones en la salud (desarrollo a futuro de enfermedades no transmisibles como diabetes e hipertensión) y secuelas de tipo psicosocial.

En el 2018 la prevalencia de este indicador alcanzó un 4% y en el 2019, tuvo un resultado de 3,6%. Ahora, para el año 2020 presentó un aumento de 1,5 p.p., llegando a un 5,1%. En lo que respecta al primer trimestre del 2021, SISVAN reporta de manera parcial una prevalencia de 5,3%.

Las localidades con mayores resultados de exceso de peso son: Tunjuelito (6,6%), Sumapaz (6,5%) y Usme (6,1%). A su vez, las localidades con una menor prevalencia fueron: La Candelaria (4,3%), Suba (4,5%) y Usaquén (4,7%).

Recomendaciones:

* Promover la articulación intersectorial para la intervención integral de los factores asociados al exceso de peso; como la promoción en hábitos de vida saludable, incluyendo la práctica de actividad física, tanto en el hogar como en los entornos escolares.

* Realizar promoción de hábitos saludables, desde las Entidades Administradoras de Planes de Beneficio (EAPB), así como la identificación de factores de riesgo como el sedentarismo, la presencia de entornos que favorecen la ingesta calórica elevada y la falta de acceso a una alimentación adecuada que permita una atención oportuna.

* Mejorar la disponibilidad de agua para consumo en los entornos escolares y, desincentivar la disponibilidad y el consumo de bebidas azucaradas y alimentos ultraprocesados.

* Apoyar iniciativas como el etiquetado frontal de alimentos, definiendo estrategias para que tengan efecto en el cambio de conducta en el consumidor.  Además de fomentar la regulación de la publicidad de alimentos ultraprocesados.

Artículos

Seguimiento a las recomendaciones realizadas al Plan de Desarrollo…

Bogotá Cómo Vamos y la Fundación Éxito entregan el documento “Seguimiento a las recomendaciones realizadas al Plan de Desarrollo Distrital 2020-2024 para mejorar el estado nutricional de la primera infancia en Bogotá”.

En él se identifican los avances respecto a las metas propuestas para la reducción de los indicadores de desnutrición crónica, bajo peso al nacer y exceso de peso en menores de 5 años y, sobre la lactancia materna exclusiva en la ciudad.

Descargar documento

Artículos

Financiar el progreso

Fueron presentados los resultados de “La misión de educadores y sabiduría ciudadana que aborda 6 ejes temáticos para establecer un impacto en la educación inicial, la formación integral, la transformación pedagógica y en jóvenes y adultos con capacidades de acceso, permanencia y financiación. Este es un ejercicio de importancia para Bogotá, que convocó a expertos y que tuvo en cuenta las aspiraciones de 9.000 ciudadanos, impulsando así una mirada a largo plazo en uno de los temas y sectores de relevancia para la ciudad.

Ahora, una de las conclusiones de ‘la misión’ es que el endeudamiento es la única solución posible y factible, en este momento, para financiar los 25 billones de inversión que requiere el plan. También, propone, otras posibles fuentes asociadas a impuestos; sin embargo, plantea, como desafío, buscar recursos para un plan ambicioso en un momento de crisis económica.

De igual manera, hace unas semanas, se presentó el CONPES 4034 referido a la actualización del programa integral de movilidad de Bogotá – Región, que planteaba proyectos pertinentes para la movilidad sostenible en el largo plazo; ahora, no es clara la estructura de financiamiento para llevar adelante megaproyectos que requieren de recursos significativos.

Esto nos debe llevar a la reflexión que estas grandes apuestas estratégicas son necesarias, pero deben ser miradas con cautela. Principalmente porque requieren de superar un desafío constante para ciudades y países como el nuestro, financiar el progreso, el cual, en muchas ocasiones, se enfrenta a las prioridades de los mandatarios de turno y de las múltiples demandas que se presentan en los territorios.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org 

Columna publicada en Diario ADN, 19 de agosto de 2021