Artículos

El reto de la percepción en seguridad

El año pasadosi bien varios de los principales indicadores de seguridad como homicidios, hurtos, lesiones personales, delitos en el transporte público, cerraron con un balance positivootros parecerían ser los resultados para el sector desde la percepción ciudadana.  

 Según la última encuesta de Percepción y Victimización de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB), la percepción de inseguridad aumentó 16 puntos al pasar de 60% en 2019, a 76% en 2020; registrando el nivel más alto en los últimos cinco años. De igual manera, la encuesta #miVozmiCiudad, realizada en noviembre por Bogotá Cómo Vamos, evidenció que el 7% de las personas dijo sentirse seguro en la ciudad y 13% en el barrio. 

Svarios de los resultados del sector han sido positivos, ¿por qué la percepción de seguridad está a la baja?, ¿por qué es importante trabajar en ella?; y, por consiguiente, ¿cómo mejorarla? Para analizar este tema, hay que tener presente dos elementos:  primero, es un indicador difícil de revertir en el corto plazo y, segundo, es afectada por factores directos e indirectos. 

Entre los factores directos se encuentra, por ejemplo, que si bien casi todos los tipos de hurtos han disminuido excepto el de bicicletas-, las armas empleadas, sumado a hitos como la muerte de una persona en el transporte público o los hechos ocurridos el 9 de septiembre de 2020, han tenido efectos en la ciudadanía y su percepción de seguridad 

Por otro lado, se encuentra la confianza en la policía. La calificación del servicio presenta una tendencia a la baja según la encuesta de la CCB; entre 2015 y 2020 la satisfacción de quienes acudieron a ella pasó de 20% a 16%. Por otro lado, #miVozmiCiudad reportó que el 18% de los encuestados dijo sentirse satisfecho con la forma en cómo ésta ha atendido la emergencia del coronavirus.  

Según el estudio estadístico y espacial para Bogotá de Gélvez, J. D. (2018), sobre los determinantes que se relacionan con la percepción de inseguridad, un factor indirecto es cómo la percepción de inseguridad es más alta en los grupos socioeconómicos bajos, la cual podría estar asociada a las dinámicas en las que se desenvuelven las personas y los territorios 

Entonces, ¿por qué es importante la percepción? Si las personas se sienten satisfechas con su entorno, éste puede llegar a convertirse en un escenario propicio para la buena convivencia; podrían disfrutar tranquilamente de los espacios públicos, caminar y usar la bicicleta, además de resultados positivos para la actividad económica, entre otros. Por otro lado, la percepción incluye la satisfacción con la prestación del servicio; la cual permite conocer la opinión de los usuarios en temas como: policía, líneas de atención de emergencia, acceso al sistema de justicia, etc 

Combinando las respuestas de la primera y segunda pregunta, se presenta un escenario complejo, pero, a la vez, es una oportunidad para mejorar la percepción de seguridad en la ciudad. 

Unpropuesta es la recomendación que realizó la CCB en su última encuesta: el diseño y ejecución de un proyecto para mejorar las habilidades blandas de los funcionarios y apoyo a la MEBOG en la construcción de confianza con el ciudadanoEsto, sumado a las acciones que viene desarrollando el distrito, como la reactivación de la obra para la sede de la Policía Metropolitana; además del anuncio de la llegada este año de cerca de 1.500 uniformados 

De igual manera, es importante seguir buscando la integración de la ciudadanía en temáticas esenciales. Por ejemplo, si el hurto de bicicletas ha crecido en la ciudad, indicador que aumentó un 32% entre 2019 y 2020, ¿cómo se incluye a la comunidad en la formulación de propuestas para contener y entender la problemática? En estos casos, es valioso y necesario, el fortalecimiento e involucramiento de los espacios de participación. 

Por otro lado, se destaca la periodicidad con la que el distrito ha comunicado los resultados del sector y nuevas iniciativas. Los escenarios de transparencia y rendición de cuentas son propicios para recuperar la confianza de la gente. 

Según Gélvez, J. D. (2018) la percepción no es un indicador de evaluación directa sobre la gestión institucional en la seguridad de la ciudad; sin embargo, podemos considerarlo un aspecto clave y, por eso, trabajar en la confianza ciudadana es fundamental para una reactivación sostenible. 

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org 

Columna de opinión publicada en Periódico El Tiempo, domingo 21 de febrero de 2021

 

Artículos

Percepción de seguridad

La seguridad sigue siendo un tema de preocupación para la ciudad. La Encuesta de Percepción y Victimización de la Cámara de Comercio de Bogotá  cuenta que en los últimos 10 años, en promedio, el 39% de los bogotanos expresó que su barrio es seguro, mientras que el 52% considera que, año a año, la inseguridad en la ciudad aumenta.

Esta situación ha requerido a la Policía brindar un servicio de alta complejidad, atender diversidad de problemas; y cobertura en una metrópoli de más de 7 millones de habitantes. Los resultados, desde la percepción ciudadana, no han sido los mejores. Según, la misma encuesta, la calificación del servicio de policía, presenta una tendencia decreciente; llegando a sus puntos más bajos en los últimos 7 años. Desde el 2012 al 2019 la calificación de quienes acudieron al servicio pasó de 46% a un 29% de satisfacción.

No se debe desconocer que la visibilidad, interacción y satisfacción con el servicio en los barrios aumentó. Desde el 2016 al 2019 la satisfacción con la interacción pasó de 60% a 80%.

En este momento que la policía está en el ojo del huracán debido a lo ocurrido días atrás, así como los hechos de corrupción de los últimos años, hace legítimo que se exija un cambio profundo al interior de ella; en el que se garantice el respeto y protección a los derechos humanos, la transparencia en su accionar y mecanismos de operación, así como un enfoque de convivencia y atención cercana a la población. No obstante, esta transformación también requiere no desconocer el aporte policial a las demandas ciudadanas que se ha visto en algunos resultados.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna de opinión, publicada en Diario ADN 17 de septiembre de 2020. 

Artículos

Reactivar el comercio y canales digitales

La semana pasada, la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico y CÍVICO Negocios anunciaron el lanzamiento del programa ‘Despega Bogotá’, el cual busca promover y aumentar las ventas de 30.000 pequeños negocios, locales de barrio y comercios MiPymes. Los beneficiarios de este nuevo Programa, podrán ofrecer productos y servicios para venderlos en línea o a través de chat; utilizando la aplicación móvil y el sitio web de CÍVICO.

‘Despega Bogotá’ es una iniciativa acertada por parte del Distrito para intentar apalancar, este gran nicho de mercado; teniendo en cuenta que, según la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) el 99% de las empresas de la capital están conformadas por micro, pequeñas y medianas Empresas.

De igual forma, resulta oportuno aprovechar la actual coyuntura para impulsar nuevas alternativas de comercio en las MiPymes utilizando canales digitales, los cuales, a raíz de la pandemia, pueden seguir acelerando su participación en el mercado; y es que, por infraestructura, suelen ser más fáciles de adaptar en las grandes empresas.

Se vuelve fundamental que este tipo de programas, hacía pequeños comerciantes, continúen posicionándose en la agenda público-privada, para que los avances tecnológicos y digitales busquen integrar a los pequeños comercios, negocios y establecimientos.

A cierre de 2019, según reporte de la CCB, Bogotá contaba con 504.985 empresas matriculadas, dato que evidencia que aún hay mucho camino por recorrer; y que estamos ante una buena oportunidad de no agrandar otra brecha más a nivel económico, en este caso, entre el avance tecnológico y la actividad empresarial.

Por: Felipe Bogotá, Director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org 

Columna de opinión, publicada en Diario ADN 13 de agosto de 2020