Artículos

Financiar la ciudad

El financiamiento de Bogotá depende del comportamiento de su ciclo económico. Si la economía va por buen camino, es decir, las empresas generan ingresos y empleo, se recaudan mayores tributos que permiten financiar obras e inversión social. Sin embargo, este no fue el panorama del 2020.

La principal fuente de ingresos de la ciudad es el Impuesto de Industria y Comercio  (ICA); el cual, a cierre 2019, representaba el 43% de los ingresos sobre los cuales tiene control el distrito. Le sigue, el Impuesto Predial, teniendo una participación del 36%. Ambos casos demuestran que su recaudo depende de la actividad económica y del poder adquisitivo de los bogotanos, para poder cumplir con las obligaciones tributarias por la posesión de bienes.

Estamos frente a un escenario complejo debido la contracción económica del año 2020 y el 2021 aún no muestra señales de recuperación; proyectando dificultades de sostenibilidad para los años 2022 y 2023.

En tiempos de menores ingresos y aumento del gasto social para contener la crisis, es indispensable pensar en soluciones innovadoras. Se destaca que se han buscado, de forma determinada, soluciones convencionales como: deuda e inversión en infraestructura. Sin embargo, se pueden acompañar de nuevas ideas. Acaso, ¿será el momento de pensar en tributos progresivos o de forma diferencial a quienes, por ventajas competitivas, les va mejor?. Decisiones complejas pero los tiempos que se avecinan también son complejos.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 4 de febrero de 2021