Artículos

Pandemia, nutrición y primera infancia

¿Cuáles han sido los posibles efectos de la pandemia en el estado nutricional de los niños y niñas en Bogotá? La segunda medición del ‘Índice de Situación Nutricional en la Primera Infancia’ identifica las localidades que tienen mayor presencia de hogares en situación de inseguridad alimentaria y nutricional de sus menores de 5 años. La información de este ejercicio es fundamental para el sector público en su trabajo de priorización y focalización de acciones de política pública; también, contribuye al debate que, desde los últimos resultados de la encuesta virtual #miVozmiCiudad, propone Bogotá Cómo Vamos en relación con los impactos de la pandemia del COVD-19 en las poblaciones más vulnerables.

Los resultados del índice evidencian las dificultades que, en materia de seguridad alimentaria y nutricional, presentó Bogotá. 14 localidades registraron un deterioro y 1 se mantuvo con igual calificación. Solo Los Mártires, Tunjuelito, Santa Fe y Ciudad Bolívar mejoraron sus resultados con respecto a la medición de 2019. Sin embargo, esto no significa que éstas hayan tenido un buen desempeño: únicamente Los Mártires pasó de nivel ‘medio alto’ a ‘alto’. Otras 2 se mantuvieron en niveles ‘medio-bajo’ (Tunjuelito y Santa Fe) y Ciudad Bolívar, con 21 puntos, se mantuvo en niveles ‘bajos’.

Resulta interesante observar cómo los resultados del índice guardan alguna correlación con otras mediciones de Bogotá Cómo Vamos. Las 3 mejores localidades, según su puntaje en el Índice 2020 de Situación Nutricional en la Primera Infancia, fueron Teusaquillo (89), Chapinero (77) y Usaquén (71). Así mismo, las 3 con peores desempeños fueron San Cristóbal (23), Ciudad Bolívar (21) y Usme (13). Teniendo en cuenta los límites superiores e inferiores de la medición, encontramos varias congruencias con los resultados de la encuesta virtual #miVozmiCiudad, aplicada en agosto del 2021.

El clima de opinión para Teusaquillo y Chapinero fue el más alto con el 13% de los encuestados respondiendo que las cosas van por buen camino. Contrario piensan los de Usme y San Cristóbal con un 6%, el más bajo de Bogotá. Adicionalmente, el 22% de las personas en Teusaquillo y Chapinero sienten que su situación económica ha mejorado, mientras que solo el 13% de los que viven en Usme y San Cristóbal, y el 14% en Ciudad Bolívar, así lo afirmaron. Estos resultados son los más bajos en la capital. Continuando con la tendencia, el 22% de los encuestados en Teusaquillo y Chapinero se auto perciben pobres, versus el 55% en Usme y San Cristóbal y el 57% en Ciudad Bolívar.

Esto puede explicarse con que Chapinero y Teusaquillo fueron las localidades que menos manifestaron haber perdido su empleo a causa de la pandemia con el 27%, mientras que las que más sufrieron esta problemática, justamente, fueron San Cristóbal y Usme con el 58%.

Para finalizar este análisis comparativo, estas vulnerabilidades expuestas, producto de la pandemia, se vieron reflejadas en la alimentación y su frecuencia. Con el 79% en Chapinero y Teusaquillo, y 75% en Usaquén, los encuestados de estas localidades fueron los que más manifestaron haber comido por lo menos 3 veces en el último mes. Usme, San Cristóbal (57%) y Ciudad Bolívar (58%), reportaron los porcentajes más bajos.

Los resultados del índice, como los de percepción, dan cuenta de los posibles efectos de la crisis sanitaria y económica generada por la pandemia. En este sentido, contribuyen a identificar los territorios que requieren mayor atención y la importancia de priorizar en la agenda pública acciones para la atención y mejorar el estado de la situación alimentaria y nutricional de la primera infancia en la ciudad.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna de opinión publicada en EL TIEMPO, 10 de diciembre de 2021

Artículos

Infancia y nutrición

El año pasado Bogotá Cómo Vamos junto con la Fundación Éxito, crearon el Índice de Situación Nutricional en la Primera Infancia: una herramienta que identifica las localidades que tienen mayor presencia de hogares en situación de inseguridad alimentaria y nutricional de sus niños y niñas menores de 5 años. Esta medición es única en el país pues ofrece información analizada a nivel localidad. De esta forma, se convierte en un insumo para la toma de decisiones, desde un enfoque multisectorial.  

Los resultados de la última medición dan cuenta que solo 4, de las 19 localidades analizadas, mejoraron sus cifras con respecto a la anterior (2019); por otro lado, 14 localidades evidenciaron un deterioro y 1 se mantuvo con igual calificación. Engativá, Antonio Nariño, La Candelaria y Bosa descendieron en las categorías de desempeño, mientras que Los Mártires subió.  

Si incorporamos a este análisis lo que se evidenció en términos de autopercepción de pobreza y alimentación en la última encuesta virtual #miVozmiCiudad, las localidades de Barrios Unidos, Chapinero y Teusaquillo fueron las que más aseguraron no haber dejado de comer 3 veces al día (79%) y las que menos se percibieron pobres (22%). Ahora los últimos resultados del Índice (2020), dentro de las 4 localidades que observaron los mejores resultados se encuentran Teusaquillo y Chapinero, en los primeros dos puestos, y Barrios Unidos en el cuarto lugar.  

Lo anterior evidencia que tanto indicadores objetivos como subjetivos están alineados en la identificación, tanto de los puntos críticos donde se necesita mayor atención de la institucionalidad, como de los territorios donde la ciudad se vive y se percibe mejor.  

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 2 de diciembre de 2021

Artículos

Situación de Seguridad Alimentaria y Nutricional en la Primera…

Bogotá Cómo Vamos y la Fundación Éxito entregan el documento “Situación de Seguridad Alimentaria y Nutricional en la Primera Infancia en Bogotá y sus Determinantes Sociales”

En él se incluye la segunda medición del Índice de la Situación Nutricional en la primera infancia en Bogotá (2020) que da cuenta de los posibles efectos de la pandemia en niños y niñas menores de 5 años en la capital del país. Esta segunda medición permite realizar un comparativo frente a los resultados del 2019; sin embargo, se realizaron recálculos en 3 de los indicadores, por cambios en el reporte. El índice se calculó para 19 localidades, a excepción de Sumapaz, que, por ser una localidad rural, los datos provenientes de la Encuesta Multipropósito no son comparables con los datos para el área urbana.

Entre los principales se encontró que, 4 de las 19 localidades, mejoraron sus resultados con respecto a 2019: Los Mártires, pasó de 65 a 71 puntos; Tunjuelito, de 39 a 40; Santa Fe, de 38 a 39; y Ciudad Bolívar, pasó de 18 a 21 puntos. 14 localidades registraron un deterioro y 1 se mantuvo con igual calificación.

Descargar el documento

Artículos

Primera Infancia

Los niños y niñas son el futuro. Esta frase debe ir con un compromiso certero. En Bogotá, previo a la pandemia, 10 de 19 localidades tenían una situación nutricional desfavorable; donde varios hogares no contaban con las condiciones necesarias para satisfacer una nutrición adecuada a los infantes.

Bogotá Cómo Vamos con Fundación Éxito creamos el Índice de Situación Nutricional en la Primera Infancia, que evidenció que las brechas sociales y económicas siguen profundizando los líos para el futuro de la niñez. La pandemia ha afectado los ingresos de los hogares más vulnerables, generando menores oportunidades para brindar una alimentación adecuada en niños y niñas; un aspecto fundamental en el desarrollo cognitivo y social de las nuevas generaciones.

En Bogotá, la desnutrición crónica (16,2%), desnutrición aguda (1,2%) y bajo peso al nacer (14%) venían mostrando resultados alarmantes previo a la pandemia. Estos indicadores, sumado a un 50% de localidades con un desempeño desfavorable en la situación nutricional, requieren focalizar esfuerzos en las zonas donde se identifica una mayor cantidad de niños y niñas menores de 5 años en situación de vulnerabilidad; especialmente a los hogares más susceptibles a los efectos negativos que se generan por la pandemia y el confinamiento.

En caso de no poner especial atención a la primera infancia en los próximos años, no solo estaremos preocupados por los jóvenes como una “generación perdida” sino que tendremos que buscar soluciones reactivas para mitigar el impacto en las futuras generaciones.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos.

director@bogotacomovamos.org 

Columna publicada en Diario ADN, 12 de noviembre de 2020