Artículos

Carrera de resistencia

Lograr educación y empleo para un joven en Bogotá, es una carrera de resistencia. En el cierre de 2020, 539.911 jóvenes no accedían a educación ni empleo en la ciudad (DANE – GEIH). Adicionalmente, según ha documentado GOYN Bogotá, preocupa la salida de jóvenes del mercado laboral a causa de la pandemia con especial afectación en jóvenes mujeres.

Esta carrera de resistencia tiene diversos obstáculos. El primero, es ingresar a la educación superior. En promedio en Bogotá se gradúan al año de educación media 81 mil jóvenes de los cuales solo el 48,2% transita inmediatamente a la educación superior. El segundo es que todos quienes ingresan a la educación superior no logran finalizarla, según el Sistema para la Prevención de la Deserción de la Educación Superior, solo el 48,9% terminan esta formación.

Finalmente, cuando un joven logró pasar la trayectoria de ingresar a la educación superior y finalizarla, se enfrenta a un reto de alta complejidad: ingresar al mercado laboral. La tasa de desempleo de los jóvenes durante el 2020 en la ciudad fue de 27,5%. En síntesis, de cada 100 jóvenes que se gradúan del colegio en Bogotá solo 48 accederían a formación superior, de estos solo 21 se graduarían y 14 conseguirían empleo.

Se puede concluir categóricamente que, si buscamos una reactivación económica inclusiva y sostenible, se debe posicionar la falta de oportunidades para los jóvenes. En esta agenda urge que sean escuchadas las demandas de la juventud y puedan ser canalizadas por el gobierno, instituciones educativas de todo nivel y el sector privado buscando generar puentes y escenarios de transformación de una realidad que es y será cada vez mas costosa para nuestra ciudad.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, jueves 3 de junio de 2021. 

Artículos

Charlas Bogotanas pone la lupa en la ocupación juvenil

Las razones para el descontento juvenil

#Charlas Bogotanas revisa golpe del desempleo en este grupo

Niveles de desempleo agravados por la pandemia, inactividad profundizada por la caída en la informalidad, las mujeres jóvenes las más afectadas, deserción escolar y universitaria al alza... Se trata de parte de los ingredientes de una receta llena de descontecto de los jóvenes que no quieren ser más etiquetados como #NINIS, porque la realidad es que Bogotá vibra con jóvenes llenos de potencial.

Por ello, la alianza #CharlasBogotanas puso la lupa al trabajo juvenil, que clama atención para que esta generación no caiga otra etiqueta: #Perdida.

"No hay antecedentes en los resultados. El panorama ya era retador en 2019, cuando el promedio nacional de desempleo era 9,10% y el de los jóvenes era del 18,7%. En el 2020, el nivel llegó a 27,5%. Un ascenso con más impacto en los jóvenes, a lo que se suma la falta de oportunidades de estudio. Pero la peor parte la llevan las mujeres jóvenes, con un desempleo del 31,7%", explicó Camilo Carreño, de Global Opportunity Youth Network.

Este grupo poblacional suele ser el primero en perder empleos ante crisis económicas. La razón es que su mano de obra está en la informalidad y en sectores como el turismo, el transporte y el comercio no electrónico, los más afectados: en 2020, 3.628.013 personas dejaron de estar ocupadas, de estas 902.903 eran jóvenes: el 31%.

"Toda esta falta de oportunidades afecta la salud mental. El 52% de los jóvenes menciona tener algún grado de depresión e insatisfacción" afirmó Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos.

Especial Charlas Bogotanas - Jóvenes y Empleo, mayo 2021

Por: Redacción Bogotá, Diario Gratuito ADN

Artículo publicado en impreso, 3 de mayo de 2021  y en digital, 3 de mayo de 2021