Artículos

Hurto a bicicletas

¿Cómo ha evolucionado el hurto a bicicletas? Según el Distrito, entre enero y febrero de 2022 el hurto a bicicletas se redujo un 23,1%. Kennedy (204), Suba (204), Engativá (174), Fontibón (102) y Usaquén (102) registraron más casos. Pese a ello, todas las localidades observaron reducciones, excepto por Usaquén. Las disminuciones se vieron, sobre todo, en Usme (-79,9%), La Candelaria (-40%), Bosa (-40%), Puente Aranda (-39,5%) y Rafael Uribe Uribe (-34,5%).

Si bien hay una tendencia a la baja desde el 2020, sería apresurado suponer que el hurto a bicis se redujo. Si comparamos los datos de 2019, encontramos que, en el año previo a la pandemia, hubo 8.129 hurtos, mientras que en 2020 se registraron 10.753 y para 2021 un total de 9.499. Esto significa que, durante el 2020, un año que se caracterizó por el confinamiento, este delito presentó un aumento de aproximadamente 32,2%; aunque el incremento, comparado entre 2019 y 2021, fue menor (16,8%).

Si bien en este 2022 el hurto a bicicletas comienza con una tendencia a la baja, es necesario reforzar los esfuerzos para llegar, por lo menos, a los niveles alcanzados al final de 2019. Durante este último, entre enero y febrero ocurrieron 1.267 hurtos; lo que significa 105 bicicletas menos robadas, comparadas con las 1.371 reportadas en 2022. Ahora, el 2019 no tuvo un buen desempeño con respecto al 2018; año que terminó con casi 10% menos hurtos que en 2019. Dadas las condiciones para la movilidad que presenta hoy Bogotá, resulta importante mejorar los resultados en este indicador de ciudad para que cada vez, la bicicleta, se convierta en una opción viable para transportarse en la capital.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 24 de marzo de 2022

Foto de Personas creado por freepik – www.freepik.es

Artículos

Calidad del aire y buses

En la entrega de 172 nuevos buses la alcaldesa habló del impacto ambiental: “…equivalen a haber sembrado 148 mil árboles para capturar CO2”. Este tipo iniciativas son una buena noticia: Bogotá es la segunda ciudad latinoamericana con mayor número de buses eléctricos después de Santiago de Chile. Entonces, ¿cómo impactan estos avances a la ciudadanía?

De acuerdo con #miVozmiCiudad, el 35% de las personas dijo estar satisfecho con su medio de transporte y un 44% insatisfecho. Esto es importante ya que el 54% de los participantes indicó utilizar mayoritariamente el TransMilenio, bus, colectivo y buseta (incluido SITP) para movilizarse. Son en estos modos donde se concentra la meta para el 2022: contar con 1.485 buses eléctricos.

La encuesta también muestra una deteriorada percepción con respecto a la calidad del aire: mientras que 1 de cada 10 personas dijo estar satisfecho, 7 de cada 10 expresó lo contrario. De las localidades que serán beneficiarias de estos buses, solo Rafael Uribe Uribe está por encima de la media distrital en satisfacción (13%). Esto es clave si recordamos que la contaminación proveniente de los vehículos corresponde a aproximadamente el 80% del material particulado de la ciudad.

Una política de movilidad sostenible debe procurar tener, como eje, servicios de transporte multimodal que promuevan tecnologías amigables con el medio ambiente. Además, estos esfuerzos deben ser parte de una gestión multisectorial por transformar los entornos productivos de la ciudad región; desde una apuesta decidida por mejorar la calidad de vida en comunión con la naturaleza.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en diario ADN, 17 de febrero de 2022

Artículos

¿Medidas de movilidad?

Las medidas adoptadas para la movilidad y mitigar los impactos de las obras en la ciudad llaman la atención en los primeros días del 2022.

Incentivar el uso de carro compartido, extender la restricción del pico y placa y promover alternativas sostenibles como el transporte público y la bicicleta, parecen ser las mismas opciones a las que han recurrido años atrás para solucionar la movilidad en Bogotá. Todo lo anterior cobra relevancia si se considera el grado de satisfacción que tienen los capitalinos con los modos de transporte que utilizan.

Según los resultados de la encuesta virtual #miVozmiCiudad publicados en marzo de 2021, el 32% de los encuestados usó el bus, buseta o colectivo como principal medio de transporte para ir a su trabajo o estudio. Le siguió TransMilenio (22%), el carro particular (12%) y la bicicleta (13%). Sin embargo, 4 de cada 10 personas dijo sentirse insatisfecho con el modo de transporte que utilizan.

Ahora, un factor que puede determinar el éxito o fracaso para desincentivar el uso del carro particular es la seguridad en los medios alternativos. Por un lado, el hurto a bicicletas, según las cifras de la Secretaría de Seguridad, se redujo con respecto al 2020 en un 11,6% entre enero y noviembre de 2021. Sin embargo, opciones como TransMilenio pueden ser cada vez más hostiles: comparado con el 2020, el hurto en las modalidades de atraco y raponazo aumentaron 9,3% y 18,9% de enero a noviembre.

En este sentido, las medidas para la movilidad que sean tomadas para atender las necesidades de los ciudadanos también deben considerar factores en materia de seguridad, para así poder impulsar e incentivar el uso de los demás medios alternativos y sostenibles en la ciudad.

Por: Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 20 de enero de 2022

Artículos

Movilidad en el POT

En los próximos días la Secretaría de Planeación socializará el documento de formulación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) ante varias instancias de revisión, participación y consulta. El POT es un instrumento fundamental para la construcción de una ciudad sostenible que brinde calidad de vida en el largo plazo; éste, toca aspectos cotidianos como las vías en las cuales van a transitar o el espacio público que ocuparán, hasta temas colectivos como la protección de los recursos naturales.

Uno de los ámbitos centrales que debe formularse el POT, es impulsar un modelo de movilidad sostenible que cumpla con las necesidades de Bogotá-Región. Esto significa la posibilidad de formular, de forma clara, la apuesta en movilidad con metas concretas como, por ejemplo: distribución deseada de los modos de transporte; satisfacción esperada de la ciudadanía; viajes seguros, inclusión y equidad.

Otro tema importante, es aprovechar el POT como un escenario para el desarrollo de proyectos que amplíen la capacidad de la red troncal, aumentar la accesibilidad y la frecuencia del sistema de transporte. También, plantear nuevas inversiones en movilidad como ciclorrutas articuladas con municipios vecinos y ampliar accesos viales existentes como la Calle 80, Calle 13, Autopista Norte, entre otros.

Finalmente, el POT debe articularse con el Plan Maestro de Movilidad, estableciendo cómo se van a articular los nuevos proyectos de movilidad regional con los actuales modos de transporte. El POT puede ser un factor determinante que fomente el esperado modelo de movilidad sostenible e integrado para las próximas décadas en la ciudad.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org 

Columna publicada en Diario ADN, 29 de abril de 2021

Artículos

Ni seguridad ni movilidad

Los medios sostenibles de transporte como el transporte público, bicicleta o caminar están siendo amenazados por problemas de inseguridad.

Algunas de estas problemáticas no son nuevas; por ejemplo, el hurto ha venido en aumento en Bogotá en los últimos dos años. Según nuestro Informe de Calidad de Vida hubo un incremento en los hurtos del 20% de 2018 a 2019, así como el de bicicletas que pasó del 5,1% al 6,5%. Esta tendencia es complementada por lo comunicado por el distrito para 2020, donde este año comenta del incremento  del robo de bicicletas en relación al año anterior en un 35%.

Ahora, al cierre del año pasado el 33,7% de los hurtos se llevaron a cabo en las troncales o portales de TransMilenio o, al menos, 100 metros alrededor de las troncales; es una alta concentración para una de las apuestas de movilidad masiva para la ciudad.

Desde Bogotá Cómo Vamos hemos analizado la percepción ciudadana en relación a la seguridad en nuestra Encuesta MiVozMiCiudad, resultados que corresponden a la percepción de más de 12 mil  personas que respondieron la encuesta entre julio y agosto. En ésta sólo el 28% afirmó sentirse seguro en el barrio durante la cuarentena, frente a un 49% inseguro.

Impulsar modos sostenibles de transporte requiere un abordaje determinado de seguridad y convivencia, de lo contrario grandes inversiones en infraestructura y tecnología serán contrarrestadas por el desincentivo a usar estos medios debido a la inseguridad.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org 

Columna publicada en Diario ADN, 5 de noviembre de 2020.