Artículos

Inseguridad local

La seguridad en Bogotá se ha tomado la agenda de la ciudad. Conocimos el asalto a tres apartamentos en Usaquén, el robo a una joyería en Gran Estación y, recientemente, la convocatoria de la Alcaldesa a un Consejo de Seguridad con el Gobierno Nacional.

Los problemas de inseguridad en Bogotá son recurrentes y, a pesar que las cifras mostraban una ligera disminución, es posible que estemos evidenciado cambios en los tipos y modalidades; con bandas criminales más organizadas.

Los resultados de nuestra encuesta de percepción dan cuenta que para el 2019 solo el 37% de los bogotanos se siente inseguro en la ciudad y el 27% en el barrio. Sin embargo, entre los problemas más graves en el barrio se ubicó en tercer lugar con un 21% los asaltos a vivienda.

El año pasado se registraron cerca de 9.634 hurtos a residencias; lo que significa 26 al día. Las localidades más afectadas fueron Kennedy, Engativá y Suba. Si bien prevalece el factor oportunidad, en 1 de cada 4 casos predominó la violencia de la cerradura y, en un 14%, el uso de llaves maestras; en más de la mitad de los casos no usaron armas.

El hurto a vivienda se ha convertido en una problemática que no puede subestimar la capital; convirtiéndose en un reto más para de la Administración en medio de la pandemia.

En este momento se hace necesario fortalecer el trabajo entre el Distrito y la Policía, mejorar la seguridad en el barrio, los procesos de investigación, el trabajo con la policía comunitaria y vigilancia privada, así como contar con el apoyo de la ciudadanía. La ciudad requerirá de una estrategia articulada para la atención integral de la problemática.

Por: Omar Oróstegui Restrepo, director Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna de opinión, publicada en Diario ADN 26 de junio de 2020

Artículos

Tecnología COVID-19

Para hacerle frente al COVID-19, muchas ciudades han migrado hacia el uso de nuevas tecnologías para evitar la propagación del virus y poder intervenir eficientemente.

Estas aplicaciones han tomado fuerza y hay una gran variedad de herramientas, como cámaras de calor, aplicaciones de autodiagnóstico y plataformas web, con registro de los lugares de mayor contagio.

En Corea del Sur, India o China los resultados han permitido respuestas para modelar la propagación del virus. Sin embargo, estas aplicaciones no han sido ajenas a debates de privacidad, libertades civiles y protección de datos. Se han presentado problemas al exponer información privada; afectando la vida de las personas y el desarrollo de actividades.

A lo anterior se suma: limitaciones técnicas. Investigaciones señalan que depende de que el 60% de las personas descarguen y compartan su información; así el algoritmo, tiene suficientes datos, para reducir su margen de error. En segundo lugar: vigilancia epidemiológica. Responder, de manera eficiente y realizar test rápidos ante un posible contagio; o la ventaja tecnológica no tendría el efecto esperado.

Este tipo de app de rastreo son iniciativas que buscan predecir, prevenir y evaluar un brote por COVID-19. Aunque las tecnologías pueden ayudar ante la pandemia, la experiencia da cuenta que también traen impactos sociales no deseados e, incluso, rechazo. Es por eso que, el desarrollo y uso de este tipo de herramientas son un reto para los gobiernos, tanto en temas de regulación, aplicación y uso de la información.

Por: Omar Oróstegui Restrepo, director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

Columna de Opinión, publicada en Diario ADN, 12 de junio de 2020

Foto de Tecnología creado por freepik – www.freepik.es

Artículos

Ejercicio en cuarentena

La recreación y el deporte son elementos claves en el desarrollo humano. Con la noticia de la extensión del aislamiento preventivo, se conoció que a partir de este lunes los ciudadanos podemos salir a hacer deporte al aire libre.

La decisión, llega con restricciones: actividades moderadas como: caminar, correr, trotar o montar en bicicleta, entre las 5 y las 8 de la mañana; por un tiempo máximo de una hora y en un radio de 1 kilómetro de distancia de la casa.

En la decisión, no está permitido el uso de los Lo que nos lleva a tener en cuenta que en Bogotá hay 5.260 parques; las localidades de Suba (19%), Kennedy (10%) Engativá (10%) y Usaquén (9%) concentran la mayor cantidad.

Según los resultados de la Encuesta Bienal de Culturas 2017, se evidencia que el 79% de los bogotanos viven cerca de un parque o de un espacio público recreativo. Las actividades que prefieren los bogotanos prefieren hacer en los parques cerca de casa son: hacer ejercicio (22%), acompañar a niños u otras personas (13%) y pasear a la mascota (13%). Nuestra Encuesta de Percepción Ciudadana dice, además, que el 61% de los bogotanos fue a los parques en el último año.

Por ello es clave establecer controles que permitan a la población salir a ejercitarse haciendo énfasis en la importancia del aislamiento social.

Se hace un llamado a todos seguir las instrucciones y acatar con responsabilidad la autorización que permite ejercitarse al aire libre. Ésta es una ventaja para todos contribuyendo a mejorar nuestra salud física y mental; que no se convierta en una oportunidad para violar la cuarentena.

Por: Omar Oróstegui Restrepo – Director de Bogotá Cómo Vamos

director@bogotacomovamos.org

*Columna de opinión publicada en el Diario ADN

Artículos

Blog: Epidemiólogos hablan sobre la cuarentena por Covid-19

En el foro permanente sobre Covid-19, liderado por el Concejo de Bogotá, epidemiólogos insistieron en la importancia de cumplir con aislamiento social y usar tapabocas.  Leer más…

 

El Presidente del Concejo, Carlos Fernando Galán, continuó con el desarrollo del foro informando que, de común acuerdo con los concejales, se decidió invitar a epidemiólogos para tratar de responder preguntas como: ¿qué tipo de cuarentenas se están aplicando en el mundo?; ¿qué tan efectivo es el confinamiento?; ¿qué hacer durante y después del aislamiento social preventivo?. Esto teniendo en cuenta que la cuarentena nacional está programada para terminar el próximo 13 de abril y se necesitan recomendaciones de expertos para tomar la decisión de prolongarla o no.

El primer experto en intervenir fue Guillermo Gonzálvez de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Gonzálvez inició haciendo un barrido de la situación actual mundial. Informó que hay más de 900.000 casos reportados en el mundo en los 206 países afectados. En las Américas se han contabilizado 247.000 con 6.600 muertes. 

Aclaró que las etapas que Colombia ha experimentado para atender la pandemia han sido las mismas que han atravesado todos los países del mundo: una fase de preparación, una de contención y otra de mitigación. En estos momentos el país se encuentra en etapa de mitigación del virus.

Gonzálvez explicó que una persona infectada puede reproducir en 24 horas millones de partículas de virus a partir de una célula infectada. En este sentido, el distanciamiento social tiene como objetivo reducir la velocidad de propagación del virus. Para esto, Gonzálvez afirmó que, de acuerdo con la OMS, la cuarentena debe durar entre 8 a 12 semanas. 

Otro de los expertos invitados, Camilo Prieto, inició su intervención aclarando que aún no existe ningún fármaco o medicamento para interrumpir la biología molecular del virus. De la misma manera, Prieto expuso que, normalmente, el virus se transmite a través de la saliva o el flujo nasal de gotas de 5 a 10 micras. Cuando el tamaño de esas gotas es menor a 5 micras estas partículas quedan suspendidas en el aire.

Pietro también sugirió que, en esta pandemia, deben replicarse las acciones de otros países. Uno de los casos más exitosos para mitigar el virus es Corea del Sur, donde una de las primeras medidas que se tomaron fue aislar los grupos de riesgo y mantenerlos así durante un tiempo. 

Por su parte, Juan Simbaqueba se refirió al aislamiento y a la dinámica de la cuarentena; recomendó tener una gestión del distanciamiento social, pues la cuarentena no tendrá un efecto potente si no está acompañada de un monitoreo. Igualmente, señaló que se deben tener reglas claras para el abastecimiento, acompañamiento psicológico para las personas confinadas que lo requieran, flexibilización obligatoria de horarios y ambientes laborales saludables para aquellos que tengan que salir a trabajar, entre otros.

Por último, Gabriel Carrasquilla propuso que la cuarentena debe abrirse progresivamente y mantener a la vez a los grupos más riesgosos aislados. Sugirió un tipo de cuarentena llamada aislamiento en acordeón, el cual consiste en periodos interrumpidos de confinamiento. Dijo que, bajo esta modalidad, se puede aminorar el impacto en el sistema de salud y la población puede ganar cierto nivel de inmunidad. Sin embargo, recalcó que aún no se tiene clara la respuesta inmune de los seres humanos frente al COVID-19.