Plan de Ordenamiento Territorial – POT

La ciudad presenta desafíos frente a la planeación del territorio y enfrenta retos como, por ejemplo, el cambio climático, eficiencia energética, movilidad sostenible, entre otros. Por otro lado, el Covid-19 ha mostrado la importancia de planificar ciudades inclusivas, sostenibles y resilientes que le permitan adaptarse a los cambios. 

Este año Bogotá Cómo Vamos, en compañía de expertos, presentará recomendaciones para la formulación, el articulado del proyecto de Acuerdo y discusión del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), con el objetivo de contribuir en la visión de largo plazo de Bogotá; con un enfoque transversal hacia el Desarrollo Urbano Sostenible.  

Plan de Ordenamiento Territorial

¿Qué es el Plan de Ordenamiento Territorial (POT)?

Es la carta de navegación de los municipios y distritos para planear su desarrollo de tal forma que puedan prepararse a los desafíos del crecimiento, mejorar la calidad de vida de las personas y la competitividad de las ciudades. Esta norma establece los usos del suelo, y los lineamientos de crecimiento de la ciudad. Garantiza el cuidado de los recursos naturales y áreas protegidas. Le permite a los ciudadanos y a la Administración Distrital orientar sus acciones en materia de desarrollo urbano y rural.

El POT afecta a todos los ciudadanos. Por ejemplo, según lo establecido, evita que al lado de su casa ubicada en una zona residencial, le construyan una discoteca, pero también puede permitir que muy cerca funcionen equipamientos como un hospital o un jardín para garantizarle el fácil acceso a diferentes servicios. A esto se refiere los usos del suelo.

Con el POT también se deben proteger los recursos naturales, por ejemplo, debe garantizar que el humedal que es un recurso natural de toda la ciudad no se convierta en terreno urbanizable. Además destina los suelos en los que se realizarán la construcción de vías, áreas verdes y espacio público. Entre muchas otras disposiciones.

Tenga en cuenta que una de las premisas del POT es que prima el bien público sobre el particular.

  • Mejorar la calidad de vida de los habitantes, mediante el acceso a oportunidades y beneficios que ofrece el desarrollo de la ciudad.
  • Garantizar que todos los ciudadanos tengamos acceso a los servicios comunes de la ciudad: vías, parques, colegios, hospitales, servicios públicos, vivienda digna.
  • Procurar la utilización racional del suelo para favorecer el interés común, la sostenibilidad ambiental y la preservación del patrimonio.
  • Velar por la sostenibilidad ambiental y la seguridad de la población ante riesgos naturales.

Debe ser el resultado de un proceso de participación y concertación entre la Alcaldía, actores privados como gremios de diversos sectores y la ciudadanía en general. Entre estos actores se encuentra, por ejemplo: la Corporación Autónoma Regional (CAR), el Consejo Territorial - CTPD, el Concejo de Bogotá, gremios económicos, actores comunitarios, sociedad civil, entre otros.

Su elaboración tiene tres fases:

  • Formulación: es el periodo en el que se realiza el alcance, el prediagnóstico y diagnóstico y se elabora la propuesta de POT.
  • Concertación y consulta ciudadana:  es la etapa en la que se presenta a la CAR, la cual establece los determinantes ambientales y es responsable del manejo, asesoría y aprobación del proyecto de POT en lo concerniente a los asuntos ambientales. La CAR dispone de 45 días hábiles para pronunciarse después de presentada la propuesta. También se encuentra el CTPD, que es una instancia de participación ciudadana que agrupa a diferentes grupos y sectores de la ciudad, el cual estudia la propuesta y cuenta con 30 días hábiles para pronunciarse y dar observaciones.
  • Aprobación: fase en la que es presentado el proyecto de Acuerdo al Concejo de la ciudad, el cual estudia, debate y aprueba o no el POT. Si el Concejo no se llegara a pronunciar en un periodo de 60 días, el Alcalde lo podrá adoptar por decreto.

Cada 12 años.

Las autoridades municipales y distritales podrán revisar y ajustar los Planes de Ordenamiento Territorial o sus componentes una vez vencido el período constitucional inmediatamente anterior.

En las revisiones de los Planes de Ordenamiento se evaluará por los respectivos Alcaldes los avances o retrocesos y se proyectarán nuevos programas para el reordenamiento de los usos de servicios de alto impacto.

Recomendaciones en movilidad, ambiente y ruralidad para el POT de Bogotá

El POT es un instrumento fundamental para la construcción de una ciudad sostenible que brinde calidad de vida en...

Movilidad en el POT

En los próximos días la Secretaría de Planeación socializará el documento de formulación del Plan de Ordenamiento Territorial (POT)...

Artículos

Pandemia, percepción ciudadana y retos de ciudad

Al cumplirse un año de la llegada del Covid-19 al país y a Bogotá, ¿cómo está la percepción de los ciudadanos sobre su calidad de vida?, ¿cuáles son sus opiniones?, ¿qué los afecta? o, ¿qué les preocupa?

Al analizar los resultados de la encuesta virtual #miVozmiCiudad, se pueden resumir las necesidades de las personas en 3 retos de ciudad: cerrar las brechas sociales y económicas, recuperar y trabajar por mejorar el entorno urbano y ampliar la gobernanza.

Según el DANE, Bogotá es la tercera ciudad más desigual del país a cierre de 2019. Previo a la pandemia éste ya era un tema central para la capital; la crisis sanitaria, y sus impactos en la población, pudieron profundizar las brechas ya existentes. #miVozmiCiudad puede aportar algunos datos al respecto y mostrar cómo los ciudadanos perciben su calidad de vida en aspectos, como: situación económica, educación, salud, seguridad entre otros.

Si bien en la primera fase de #miVozmiCiudad el 29% de los encuestados se consideró pobre, en la tercera tuvo un resultado del 42%. Asimismo, el 45% dijo que los ingresos del hogar no alcanzan para cubrir los gastos mínimos y un 32% afirmó pasar hambre por falta de recursos. En cuanto a los servicios educativos, la principal razón de insatisfacción está asociada con sentir que la enseñanza virtual no ha sido de calidad y no tener una adecuada infraestructura en el hogar.

Me sumo a las palabras de Alicia Bárcena, Directora Ejecutiva de la CEPAL “no se puede seguir tolerando la desigualdad, la injusticia estructural. Es hora de poner fin a la cultura del privilegio, a las desigualdades y de erradicar la pobreza en todas sus formas”. Esto requiere de voluntad política para poder contar con programas de transferencias, ajustes fiscales bajo un modelo de progresividad e incentivar el empleo formal en la población más vulnerable.

Por otro lado, trabajar por el mejoramiento del entorno urbano es fundamental; el Covid-19 afectó las libertades y el disfrute de actividades que proporcionan calidad de vida. En este sentido, este aspecto se convierte, a su vez, en una oportunidad para la promoción y generación de ambientes más seguros, favorables para la convivencia y que contribuyen al desarrollo de la ciudad y sus habitantes.

#miVozmiCiudad, en su segunda fase, dio cuenta que solo el 28% de los encuestados está satisfecho con la calidad del espacio público; en la fase 3, dijo que el 9% se siente seguro en la ciudad y 16% en el barrio. Frente a temas de movilidad, la oportunidad está en los modos sostenibles: entre los medios de transporte más utilizados se ubicó la bicicleta (13%).

Ahora, abordar estas temáticas y trabajar en ellas, no solo pueden mejorar la cohesión social sino incentivar la reactivación económica; además de contribuir al desarrollo de la ciudad y al mejoramiento de la calidad de vida en tiempos de pandemia.

Por último, se encuentra la importancia del fortalecimiento de la gobernanza. “El sistema de gobernanza es la estructura institucional formal y organizativa del proceso de decisiones vinculantes del Estado moderno” (Garay, 2014). El resultado final de las tres mediciones evidenció una caída en la satisfacción con los mecanismos de consulta y participación. Mientras que en julio 2020, el 33% de las personas estaban satisfechas, en febrero el resultado fue del 26%.

Cuando se habla de ampliar la gobernanza en la ciudad, las decisiones pueden partir de la negociación y participación entre diferentes actores para dar solución, de manera conjunta, a asuntos públicos y que son de interés para la ciudadanía.

Es así como, involucrar actores no estatales en las decisiones de ciudad, donde el interés por lo público es plural, puede contribuir a disminuir los niveles de percepción de corrupción, aumentar la confianza en las instituciones y en las decisiones que toma el gobierno.

En el aniversario de la pandemia, se cierra un ciclo de medición de percepción ciudadana sobre el impacto del Covid-19; y que sigue posicionando la importancia de darle un rostro ciudadano a los datos, para fomentar el involucramiento de todos los actores en una recuperación sostenible y corresponsable de la ciudad.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org

Columna de opinión publicada en Periódico EL TIEMPO, 27 de marzo de 2021

Artículos

Percepción vs datos

El debate entre percepción versus datos desvía la conversación estratégica de ciudad y sobre cómo lo que piensan los ciudadanos complementan los datos. La percepción contribuye a los análisis sobre la evolución y los cambios en la calidad de vida desde la perspectiva de sus habitantes.

En este sentido, la percepción es vital porque permite visibilizar cómo el ciudadano evalúa la gestión pública y cuál es su satisfacción con las diferentes políticas y programas, entre otros temas. Los datos objetivos muestran que, en el aniversario de la pandemia en Colombia, estamos viviendo una crisis económica y que fuimos uno de los países más afectados en términos sanitarios.

Los resultados de la encuesta #miVozmiCiudad, realizada en julio y noviembre de 2020, complementan esto; evidenciando que solo el 19% de las personas encuestadas en la segunda fase, consideraba que las cosas iban por buen camino. Igualmente, en julio, el 40% afirmó que los ingresos del hogar no alcanzaban para cubrir los gastos mínimos, mientras que en noviembre el porcentaje fue de 47%.

El próximo miércoles socializaremos los resultados de la tercera fase de medición de percepción ciudadana, con el objetivo de compartir con la ciudad qué piensan y sienten los ciudadanos a un año de confirmase el inicio del Covid-19 en el país. Estos compartirán el optimismo, la situación económica, seguridad, educación, la gestión de 1 año de gobierno de la Alcaldía, vacunación, entre otros temas, que buscarán contribuir y complementar la discusión de ciudad y conocer los impactos en la calidad de vida de sus habitantes.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos.

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, jueves 18 de marzo de 2021.