Artículos

Salvavidas al transporte

Existe una deuda con el sistema de transporte masivo, integrado por TransMilenio y el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP). Varias administraciones se han enfrentado a la falta de recursos para sostener su operación. Al cierre de 2020, el sistema ya presentaba un déficit superior a los 2 billones de pesos, aumentando el déficit en un 124% en comparación el año 2019.

En las últimas semanas, la administración radicó un proyecto por 1.8 billones de pesos, denominado: “Plan de Rescate Social y Económico”. Este busca destinar 1.1 billones al Fondo de Estabilización Tarifaria del SITP (63%) y, el restante, para diferentes programas y proyectos dirigidos a jóvenes y mujeres en condiciones de vulnerabilidad de todas las localidades de la ciudad. Esta combinación ha generado preguntas sobre la pertinencia de mezclar ambos temas en el mismo proyecto. Si TransMilenio entra dentro de un componente social, entre otras. Ahora, esto no es lo importante en este momento; el tema relevante es ¿qué está haciendo o qué va a hacer de diferente la administración para lograr la sostenibilidad de largo plazo del sistema de transporte masivo?

Llena de esperanza el anuncio de la segunda línea de Metro o las iniciativas para seguir impulsando la movilidad en medios alternativos, como la bicicleta, la cual sigue creciendo. Sin embargo, la realidad es que el Metro tardará en llegar y, la bicicleta, no podrá reemplazar el transporte público; con lo cual, urge que no sigamos en medidas paliativas de rescate al sistema, como la que estará en discusión para aprobación en el Concejo en los próximos días.

Por: Felipe Bogotá, director de Bogotá Cómo Vamos. 

director@bogotacomovamos.org

Columna publicada en Diario ADN, 8 de julio de 2021

Noticias

Soluciones para el SITP

El Sistema Integrado de Transporte Público necesita mayor atención por parte del Distrito, pues aunque la Administración ha anunciado medidas para agilizar su total implementación, se deben priorizar estrategias de alto impacto que mejoren el servicio y disminuyan la accidentalidad que ha venido aumentando en los últimos años.

En materia de integración ya se han vistos los primeros avances. En los últimos días se conoció la decisión por parte de Transmilenio de declarar el incumplimiento de Coobus y Egobus, las dos empresas operadoras que llevan cuatro años sin prestar el servicio en Suba, Fontibón y Perdomo. Con esta decisión, Transmilenio puede hacer que otros operadores trabajen en esta zona o realizar una nueva licitación.

En cuanto a la accidentalidad, el aumento de personas lesionadas en accidentes de tránsito en donde se vieron involucrados vehículos del SITP, merece una atención especial. Según la Secretaría de Movilidad, en 2015 se registraron 2.444 lesionados, 387 más que en 2014; siendo los más afectados los pasajeros, seguido por los peatones y los motociclistas. Además, hay que focalizar las estrategias en los territorios donde más se están presentando estos accidentes, como son el caso de Kennedy, Engativá y Ciudad Bolívar.

Llama la atención que en el proyecto del Plan de Desarrollo radicado la semana pasada al Concejo de Bogotá, se plantea la necesidad de mejorar la calidad del servicio de transporte público, capacitar a los conductores, mejorar sus condiciones laborales y disminuir en un 15% las fatalidades por accidentes de tránsito, pero no se evidencian acciones que se centren exclusivamente en el SITP. Tener claras las estrategias y acciones para mitigar estos problemas es indispensable para impactar de manera positiva, el SITP, especialmente teniendo en cuenta que, según el Distrito, en enero del próximo año se espera que esté completamente implementado el Sistema en Bogotá.

 

Conoce cómo ven los ciudadanos el transporte público en nuestra Encuesta de Percepción Ciudadana

http://www.bogotacomovamos.org/documentos/encuesta-de-percepcion-ciudadana-2015/