Transporte público sin plata

Según estimaciones, los recursos para financiar el transporte público en Bogotá están garantizados hasta el mes de junio de 2023, lo que plantea la necesidad de encontrar 580 mil millones de pesos que hacen falta del Fondo de Estabilización Tarifaria – FET para que el funcionamiento no se detenga. Sin embargo, aún no se ha determinado de dónde provendrán estos recursos adicionales. Además, hay que tener en cuenta que en octubre tendremos la primera vuelta de la elección del próximo gobierno de la ciudad y que definirá la ruta de los próximos 4 años. Es crucial que los candidatos y candidatas aborden de manera prioritaria este tema, para garantizar la movilidad y el bienestar de la ciudad.

Por eso el próximo 7 de junio, Bogotá Cómo Vamos liderará un foro que tiene como objetivo contarle a los bogotanos y bogotanas qué es eso del FET y cómo el no garantizar su financiación, podría tener resultados nefastos en la calidad de vida de la ciudad. En este evento, se busca reunir a varias expertas/os en materia fiscal y de movilidad para que puedan surgir ideas de alternativas de financiación del Fondo que sean útiles, no solo para abordar la urgencia actual, sino para evitar que este tema se convierta en una situación recurrente cada año.

De acuerdo con la Encuesta de Percepción Ciudadana 2022 de Bogotá Cómo Vamos, el TransMilenio y los buses zonales del SITP son los principales modos de transporte utilizados en la ciudad, con un 42% y un 14% de usuarios respectivamente. Sin embargo, ambos sistemas presentan altos niveles de insatisfacción entre los usuarios, con un 41% y un 32% respectivamente. Estos porcentajes contrastan con los niveles más bajos de insatisfacción registrados en otros modos de transporte, como la bicicleta con un 5%, la moto con un 2% y el carro particular con un 13%.

Si con la operación actual del transporte público los niveles de insatisfacción son elevados, no se necesita hacer un análisis exhaustivo para concluir que la falta de recursos tendría un impacto negativo en la calidad de vida de quienes dependen de este servicio para desplazarse a sus trabajos o centros educativos. Para una ciudad que busca desarrollarse de manera sostenible, es fundamental ofrecer un transporte público de calidad, eficiente en términos de tiempos y experiencia de viaje. Esto generaría mayores incentivos para utilizar el transporte público y, en última instancia, reduciría el uso de automóviles, motos y otros medios de transporte menos sostenibles desde el punto de vista social, económico y ambiental.

Por Felipe Mariño, director de Bogotá Cómo Vamos
director@bogotacomovamos.org

Columna de opinión publicada en el Diario ADN,  1 de junio de 2023.